Al­ber­to Ol­mos, una es­to­ca­da a la so­li­da­ri­dad

Ejér­ci­to enemi­go Es la sen­sa­ción de es­te oto­ño. (Mon­da­do­ri) es una no­ve­la pro­vo­ca­do­ra que ha ti­ra­do una pie­dra al char­co de oe­ne­ge­ros. las ra­nas de los nue­vos biem­pen­san­tes, so­li­da­rios y

Tiempo - - CULTURA - POR JUAN SO­TO IVARS

“la so­li­da­ri­dad ha fra­ca­sa­do”, di­ce el per­so­na­je cen­tral de Ejér­ci­to enemi­go, la nue­va no­ve­la de Al­ber­to Ol­mos. San­tia­go, pu­bli­cis­ta cí­ni­co y de­sen­can­ta­do, re­ci­be un so­bre con la cla­ve de co­rreo elec­tró­ni­co de un ami­go ase­si­na­do. Se ini­cia a par­tir de es­ta pa­la­bra má­gi­ca, de es­te ábre­te sé­sa­mo de la pos­mo­der­ni­dad, una no­ve­la de in­tri­ga en la que San­tia­go in­ves­ti­ga­rá la muer­te de su ami­go sin mo­ver­se ape­nas de ca­sa. Des­de In­ter­net.

El fa­lle­ci­mien­to de un ser querido tie­ne en nues­tros días una com­pli­ca­ción aña­di­da, te­ma cen­tral en es­ta no­ve­la: du­ran­te nues­tra vi­da ge­ne­ra­mos mi­llo­nes de pa­la­bras que via­jan por In­ter­net a mi­les de cuen­tas de co­rreo. Crea­mos una ima­gen de no­so­tros mis­mos en las re­des so­cia­les, don­de tam­bién guar­da­mos se­cre­tos (in­fi­de­li­da­des, trai­cio­nes, en­chu­fes, mo­vi­mien­tos ex­tra­ños). Al mo­rir la mano que te­clea la con­tra­se­ña, la in­for­ma­ción per­ma­ne­ce ahí. En al­gu­na par­te.

Se pre­gun­ta Ol­mos du­ran­te nues­tra en­tre­vis­ta “qué pa­sa­rá, qué es­tá pa­san­do con nues­tras cuen­tas de co­rreo cuan­do mo­ri­mos. Si­go sin en­ten­der có­mo no se ha ar­ma­do un sis­te­ma pa­ra que eso sea bo­rra­do al me­nos, o le­ga­do a la fa­mi­lia, o ges­tio­na­do de al­gu­na ma­ne­ra. Si to­da nues­tra vi­da se es­tá di­gi­ta­li­zan­do, ¿en qué baúl de los re­cuer­dos va a que­dar to­da nues­tra vi­da una vez mu­ra­mos? La di­gi­ta­li­za­ción pue­de ser nues­tra eter­ni­za­ción o nues­tro com­ple­to bo­rra­do del pla­ne­ta. Con dar­le so­lo a un bo­tón”.

San­tia­go, el pro­ta­go­nis­ta, se ve en­vuel­to en es­te di­le­ma. Amar­ga­do, sin vi­da so­cial y fre­cuen­ta­dor del ci­ber­se­xo, vi­ve más en la Red que en las ca­lles y tie­ne la ma­nía de guar­dar to­das las pa­la­bras que los de­más di­cen so­bre él. Apun­ta sus con­ver­sa­cio­nes, trans­cri­be los SMS a un archivo de or­de­na­dor, me­mo­ri­za fra­ses. Al abrir la cuen­ta de co­rreo de su ami­go muer­to, co­mien­za el via­je de San­tia­go ha­cia las en­tra­ñas de la Per­so­na On­li­ne. Ha­cia los mo­vi­mien­tos que lle­va­ron a su ami­go a la muer­te, en­vuel­tos en to­ne­la­das de se­cre­ta co­ti­dia­ni­dad.

¿Un ase­si­na­to so­cial?

Vol­vien­do a la no­ve­la, te­ne­mos a San­tia­go aden­trán­do­se co­mo un Co­lom­bo ona­nis­ta en el ca­so de su ami­go muer­to. Des­cu­bre una cons­pi­ra­ción re­vo­lu­cio­na­ria de la que el ami­go era lí­der: Ejér­ci­to enemi­go. En es­te as­pec­to se abre el otro gran te­ma de la no­ve­la: ¿son los mo­vi­mien­tos so­cia­les de nues­tro tiem­po efec­ti­vos? ¿Es una hi­po­cre­sía la so­li­da­ri­dad?

“La no­ve­la par­te de una pre­mi­sa de ob­ser­va­ción so­cial que apun­ta ha­cia el ex­ce­so de so­li­da­ri­dad; en­ten­dien­do es­to co­mo una so­bre­abun­dan­cia de jus­ti­fi­ca­cio­nes mo­ra­les; jus­ti­fi­ca­cio­nes que uti­li­zan tan­to las per­so­nas co­mo las em­pre­sas. Me pa­re­ce in­tere­san­te afir­mar de una vez que bue­na par­te del dis­cur­so so­li­da­rio es una com­po­nen­da de los nue­vos tiem­pos y, en ri­gor, una for­ma más de már­que­tin”, apun­ta Ol­mos, y re­ma­ta: “En reali­dad Ste­ve Jobs o Geor­ge Cloo­ney o Ro­nal­do, que re­pre­sen­tan sin du­da al sis­te­ma, son más so­li­da­rios que to­dos no­so­tros jun­tos, aunque so­lo sea en tér­mi­nos de do­na­cio­nes reales de par­te de su pa­tri­mo­nio a fun­da­cio­nes y de­más”.

Es el pun­to de vista del au­tor y del per­so­na­je cen­tral, que re­ga­la al lec­tor fra­ses tan con­tun­den­tes co­mo es­ta: “Mez­clar men­ti­ras y ver­da­des es una for­ma de men­tir avan­za­da, co­mo la alea­ción del ace­ro”. Ol­mos aña­de que “la cul­pa, en prin­ci­pio, es lo que ha­ce que tan­tos ciu­da­da­nos de vi­das aco­mo­da­das se preo­cu­pen de for­ma tan sol­ven­te por los pro­ble­mas de los des­fa­vo­re­ci­dos, nor­mal­men­te pro­ble­mas que mo­lan; por­que no es lo mis­mo ser so­li­da­rio con el del quin­to iz­quier­da que con Hai­tí o Ja­pón.”

Con to­do, Ejér­ci­to enemi­go es una no­ve­la tan de nues­tro tiem­po que no hu­bie­ra po­di­do es­cri­bir­se ha­ce tan so­lo diez años. Mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios lle­va­dos a ca­bo por los hi­jos del bie­nes­tar, per­so­na­jes es­co­ra­dos en el ra­di­ca­lis­mo, di­fe­ren­cias su­til­men­te abis­ma­les en­tre los ba­rrios ri­cos y po­bres de nues­tra pro­pia ciu­dad y la des­truc­ción vo­lun­ta­ria de la in­ti­mi­dad que co­me­ten mi­llo­nes de jó­ve­nes en In­ter­net... Tan­to los ele­men­tos co­mo la tra­ma de es­ta no­ve­la la con­vier­ten en un li­bro de enor­me de in­te­rés.

Con seis no­ve­las a sus es­pal­das, es­te se­go­viano na­ci­do en 1975 y se­lec­cio­na­do por la re­vis­ta Gran­ta co­mo uno de los me­jo­res es­cri­to­res his­pa­noha­blan­tes del mo­men­to ha si­do el pri­me­ro en em­pren­der es­te ca­mino ac­tual.

To­do es­tá cam­bian­do de­ma­sia­do de­pri­sa, in­tu­ye Ol­mos: “Es to­do otro pla­ne­ta. El ci­ber­se­xo, por ejem­plo, es una for­ma de se­xua­li­dad que ha­bía que tra­tar en una no­ve­la. La fi­de­li­dad, sin ir más le­jos, es­tá sien­do ma­ti­za­da. ¿Eres in­fiel si vi­deo­cha­teas con una chi­ca de Sui­za cu­yo nom­bre no co­no­ces? La res­pues­ta es: no”.

Por eso se per­mi­te Ol­mos una re­fle­xión so­bre la li­te­ra­tu­ra de nues­tros días: “No creo que mu­chos au­to­res con­si­gan in­ter­ve­nir en el diá­lo­go cul­tu­ral de su tiem­po, el de la gen­te de la ca­lle, si se de­di­can a con­tar chorradas que no le im­por­tan ape­nas ni a ellos mis­mos.”

Al­ber­to Ol­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.