Es­pa­ña, país del hu­mor (ne­gro)

El pe­rio­dis­ta Jo­sé Ma­ría Iz­quier­do aca­ba de pu­bli­car Las mil fra­ses más fe­ro­ces de la de­re­cha de la ca­ver­na, una an­to­lo­gía que, al fi­nal, es de hu­mor más que de mie­do.

Tiempo - - CULTURA -

El li­bro se pre­sen­ta en el Círcu­lo de Be­llas Ar­tes an­te mu­cho pú­bli­co y con al­go que el au­tor, el pe­rio­dis­ta Jo­sé Ma­ría Iz­quier­do, qui­zá no es­pe­ra­ba: mu­chí­si­mas ri­sas. El pro­lo­guis­ta, Iña­ki Gabilondo, tra­ta de ha­blar en se­rio, se es­fuer­za en de­cir que pa­re­ce men­ti­ra, que qué bar­ba­ri­dad, que có­mo es de bru­ta la gen­te (al­gu­na), pe­ro pron­to que­da cla­ro que su es­fuer­zo es inú­til: la gen­te se par­te de ri­sa.

Lue­go ves el li­bro y en­tien­des que no po­día ser de otra ma­ne­ra. El pro­pio Gabilondo, en sus ape­nas tres pá­gi­nas, no pue­de re­sis­tir la ten­ta­ción de to­mar­se a gua­sa el asun­to: “Una vez ad­ver­ti­dos los lec­to­res de la con­ve­nien­cia de acer­car­se al tex­to con pre­cau­ción y man­te­ner­lo le­jos del al­can­ce de los ni­ños...”. Tam­bién Iz­quier­do, en su in­tro­duc­ción, em­pie­za con ges­to ce­ñu­do y un tan­to doc­to­ral, pe­ro no hay ma­ne­ra: en prác­ti­ca­men­te to­dos los pá­rra­fos que es­cri­be pa­ra pre­sen­tar ca­da uno de los ca­pí­tu­los -son do­ce, co­mo los Após­to­les- se le es­ca­pa la ri­sa, no lo pue­de evi­tar. Creo que na­die po­dría.

El li­bro tie­ne un tí­tu­lo al­go lar­go: Las mil fra­ses más fe­ro­ces de la de­re­cha de la ca­ver­na (Agui­lar) y es exac­ta­men­te eso: una mi­nu­cio­sa an­to­lo­gía de atro­ci­da­des. Iz­quier­do ha te­ni­do la fran­cis­ca­na pa­cien­cia de, du­ran­te los úl­ti­mos años, leer­se de ca­bo a ra­bo de­ter­mi­na­dos pe­rió­di­cos, es­cu­char de­ter­mi­na­dos pro­gra­mas de ra­dio, se­guir cier­tas webs y blogs, y pa­de­cer esas ter­tu­lias te­le­vi­si­vas re­ple­tas de ca­ñas que se vuel­ven lan­zas, ga­tos con pro­pen­sio­nes na­ta­to­rias o gen­tes que se que­dan li­te­ral­men­te afó­ni­cas de tan­to ha­blar al­to, al­tí­si­mo, y no de­ma­sia­do cla­ro, por­que es sa­bi­do que la in­dig­na­ción, el ca­breo co­lec­ti­vo y el aco­jo­ne de ma­sas se lo­gran me­dian­te el me­jun­je y la de­ma­go­gia, y nun­ca me­dian­te la cla­ri­dad. Pe­ro ca­da uno le da a su pro­gra­ma el nom­bre que le da la ga­na.

Pon­ga­mos al­gún ejem­plo. Pá­gi­na 30. El co­men­ta­ris­ta ha­bla de una se­sión ce­le­bra­da en el Par­la­men­to Europeo a prin­ci­pios de ju­lio de 2010. Y es­cri­be: “Una par­te con­si­de­ra­ble de la sa­la es­ta­ba es­can­da­lo­sa­men­te va­cía por­que so­lo ver a ZP pro­vo­ca­ba en los ocu­pan­tes de los es­ca­ños una in­so­por­ta­ble mez­cla de náu­sea y re­pug­nan­cia”. Cla­ro, es­to lo di­ce un se­ñor cu­ya so­la pre­sen­cia produce en quie­nes lo mi­ran un arre­ba­to de emo­ción es­té­ti­ca muy se­me­jan­te al que se ex­pe­ri­men­ta cuan­do se con­tem­pla el Adán de Al­ber­to Du­re­ro que hay en el Mu­seo del Pra­do, ¿ver­dad? Y, cla­ro, có­mo no te vas a reír. Ade­más: es­tá cla­ro que al pro­lí­fi­co es­cri­bien­te le cae mal Za­pa­te­ro. Per­fec­to, es­tá en su de­re­cho. Pe­ro de ahí a tra­tar de con­ven­cer a los lec­to­res del pe­rió­di­co de que, ca­da vez que en­tra el pre­si­den­te es­pa­ñol en el he­mi­ci­clo, cien­tos de eu­ro­dipu­tados co­rren ha­cia los la­va­bos aguan­tán­do­se las ar­ca­das, co­mo si al­gún mal­va­do - Ru­bal­ca­ba, se­gu­ra­men­te- hu­bie­se co­la­do áci­do sulf­hí­dri­co en los con­duc­tos de ven­ti­la­ción, pues es una pa­to­cha­da sin mal­di­ta la gra­cia; o que tie­ne la mis­ma que aque­llos chis­tes de can­ti­na cuar­te­le­ra que co­men­za­ban to­dos igual: “Un fran­cés, un in­glés y un es­pa­ñol...” Y al fi­nal del chis­te que­da­ba cla­ro que el es­pa­ñol era, por el me­ro he­cho de ser­lo, el bo­bo, el bru­to, el ig­no­ran­te, el que se ti­ra­ba pe­dos, el ton­to del cu­lo.

El lec­tor del li­bro se ríe, pues, no de Za­pa­te­ro o de las in­ven­ta­das náu­seas de los eu­ro­dipu­tados; se ríe de quien ha es­cri­to eso. Se ríe de que ha­ya al­guien lo bas­tan­te cu­tre co­mo pa­ra ex­pe­lir esa sandez y pu­bli­car­la en un pe­rió­di­co con la in­ve­ro­sí­mil pre­ten­sión de que al­guien se ría.

El mi­la­gro del con­tex­to.

Pe­ro lo ge­nial de la idea de Jo­sé Ma­ría Iz­quier­do es la eli­mi­na­ción del con­tex­to. Me ex­pli­co: to­das las ci­tas es­tán com­ple­tas, con sus co­mi­llas, su au­tor, su fe­cha, el me­dio y has­ta con los erro­res sin­tác­ti­cos, na­da es­ca­sos. Pe­ro fal­ta el cal­do. Uno se po­ne a ver una “ter­tu­lia” y con­tem­pla có­mo una lum­bre­ra del aná­li­sis po­lí­ti­co di­ce que Za­pa­te­ro ha lla­ma­do a los pa­ra­dos “ra­tas de la­bo­ra­to­rio” (¿de ver­daaad?) y aña­de lue­go es­to: “Y a mí me gus­ta­ría re­cor­dar­le que otro so­cia­lis­ta, del par­ti­do na­cio­nal­so­cia­lis­ta ale­mán, el doc­tor Men­ge­le, tam­bién ex­pe­ri­men­ta­ba con se­res hu­ma­nos”.

Pues es muy pro­ba­ble que el es­pec­ta­dor se li­mi­te a arru­gar un po­co la na­riz pen­san­do que ha oí­do mal. No se asom­bra­rá ni se echa­rá a reír, por­que el con­tex­to, o sea el res­to del pro­gra­ma, es igual o muy pa­re­ci­do; el tono bru­tal es el mis­mo, las bar­ba­ri­da­des son de pa­re­ci­do ca­li­bre y quien ve la te­le es­tá co­mo anes­te­sia­do, co­mo si se ha­lla­se en una dis­co­te­ca con el so­ni­do al­tí­si­mo: se­rá di­fí­cil que un rui­do lo so­bre­sal­te más que otro.

Pe­ro si lle­ga al­guien y sub­ra­ya esa bar­ba­ri­dad, la ha­ce des­ta­car o la co­pia pa­ra po­ner­la ne­gro so­bre blan­co en otra par­te, el lec­tor se que­da­rá es­tu­pe­fac­to al com­pro­bar que no, que no ha­bía oí­do mal, que es ver­dad que de­jan sa­lir por la te­le a un ti­po que, sin ser Be­lén Es­te­ban, con­fun­de el so­cia­lis­mo con el na­cio­nal­so­cia­lis­mo (o sea, los na­zis) y que tie­ne los atri­bu­tos lo bas­tan­te cua­dra­dos co­mo pa­ra com­pa­rar a Za­pa­te­ro con Men­ge­le. Ahí es cuan­do lle­ga la car­ca­ja­da. En su con­tex­to, esa bes­tia­li­dad pue­de, si acaso, ofen­der a al­guien que ha­ya ter­mi­na­do la en­se­ñan­za pri­ma­ria. Pe­ro ais­la­da y des­ta­ca­da, da lo que tie­ne que dar: ri­sa. Por­que ha­ce si­glos que los es­pa­ño­les, ten­ga­mos la ideo­lo­gía o las creen­cias que ten­ga­mos, so­mos los campeones ab­so­lu­tos del hu­mor ne­gro.

Y tie­ne ra­zón Go­ya en ese gra­ba­do que ven us­te­des ahí: ¿Por qué es­con­der­lo? No ha­ce fal­ta ser un lin­ce pa­ra dar­se cuen­ta de que esos me­dios de co­mu­ni­ca­ción (me pre­gun­to por qué les lla­man así) no es­tán pa­ra que el lec­tor, oyen­te o es­pec­ta­dor se in­for­me. Se le su­po­ne no so­lo “in­for­ma­do” sino co­mul­gan­te fer­vo­ro­so con lo que sa­be que le van a con­tar, con lo que exi­ge que le cuen­ten pa­ra ob­te­ner su do­sis de ca­len­ta­mien­to de ca­be­za. Y pa­ra con­se­guir eso no hay na­da me­jor que la fal­ta de com­ple­jos, de me­di­da o de es­crú­pu­los. Es el mé­to­do, tam­bién tan es­pa­ñol, de “a ver quién la tie­ne más gran­de”. ¿Que uno di­ce que Ru­bal­ca­ba es un si­mio feo, vie­jo y cal­vo? Pues tú com­pa­ras a Za­pa­te­ro con Men­ge­le. ¿Que es­ta se­ño­ri­ta ase­gu­ra que ETA es­tá di­ri­gi­da, en reali­dad, por Za­pa­te­ro? Pues tú di­ces que tam­bién por los jue­ces del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. O das por sen­ta­do ( Pío Moa: es­te nom­bre sí que no me lo ca­llo) que en­tre los lec­to­res del dia­rio El País hay “mu­chos más pe­dó­fi­los que den­tro de la Igle­sia, una de cu­yas tra­di­cio­nes es la con­de­na y opo­si­ción a ta­les prác­ti­cas” (pág. 192). Y se que­da el tío tan an­cho. ¿Que co­rres el ries­go de que al­guien te lle­ve an­te los tri­bu­na­les? Ya ve­rás có­mo no: to­dos los me­dios afi­nes en­tre sí ar­ma­rían un es­po­lín im­pre­sio­nan­te en “de­fen­sa de la li­ber­tad de ex­pre­sión”. Así que to­do va­le. Y pa­ra qué es­con­der­lo.

Es­te li­bro es mu­cho me­jor que la cé­le­bre An­to­lo­gía del dis­pa­ra­te de Luis Díez

Jiménez. Y, al fi­nal, tran­qui­li­za: es ob­vio que nues­tra ul­tra­de­re­cha es­tá in­te­gra­da por un chillón y cel­tí­be­ro club de la

co­me­dia que to­ma a los ciu­da­da­nos por ni­ños, por idio­tas o por ni­ños idio­tas. Y no lo so­mos. Así que, apar­te de que se nos pue­de sa­lir la man­dí­bu­la de tan­to reír, no veo mu­chos más mo­ti­vos de alar­ma.

Campeones del hu­mor ne­gro. Gra­ba­do de la se­rie ‘Los ca­pri­chos’ de Fran­cis­co de Go­ya y Lu­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.