El oí­do de Az­co­na

Tres no­ve­las pri­me­ri­zas del gran guio­nis­ta del ci­ne es­pa­ñol.

Tiempo - - CULTURA - LUIS ALGORRI

Es­tra­fa­la­rio. Ra­fael Az­co­na (Al­fa­gua­ra).

un cha­val de vein­ti­po­cos es­cri­be una no­ve­la hu­mo­rís­ti­ca­men­te fe­roz en la que una pa­re­ja de no­vios ya en­tra­dos en años, pe­ro sin un du­ro, de­ci­de que él se ca­se con una vie­ja ri­ca pa­ra he­re­dar am­bos el pi­so cuan­do es­ta mue­ra. El tex­to cae en ma­nos de Mar­co Fe­rre­ri y el cha­val que ha es­cri­to la no­ve­la en­tra “pro­vi­sio­nal­men­te” en el mun­do del ci­ne co­mo guio­nis­ta. Pe­ro él se lla­ma Ra­fael Az­co­na, la no­ve­la era El pi­si­to y, co­mo to­dos sa­be­mos, la pro­vi­sio­na­li­dad del in­ge­nio­so ra­paz du­ra­rá ca­si seis dé­ca­das, por­que Az­co­na es­ta­ba des­ti­na­do a ser el me­jor guio­nis­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­co de la his­to­ria de es­te país. Aho­ra, des­pués de su muer­te, Al­fa­gua­ra tie­ne la de­li­ca­de­za de pu­bli­car no sus guio­nes, que eso es asun­to de pro­fe­sio­na­les, sino las no­ve­las que Az­co­na es­cri­bió y de las que na­cie­ron aque­llos. Es de­cir, lo que se le ocu­rría al chi­qui­llo aquel. Van tres, muy pri­me­ri­zas: Los muer­tos no se to­can, ne­ne; El co­che­ci­to y la alu­di­da El pi­si­to. Prue­ben a leer­las y com­pro­ba­rán al­go ex­tra­or­di­na­rio: ape­nas han en­ve­je­ci­do des­pués de sus 50 o 60 años. Su tex­to es fres­co. ¿Có­mo pue­de ser? El se­cre­to es­tá en el oí­do. Az­co­na es uno de los me­jo­res crea­do­res de diá­lo­gos del úl­ti­mo si­glo por­que te­nía un oí­do in­fa­li­ble pa­ra cap­tar la for­ma de ha­blar de la gen­te, su tono, sus gi­ros, su es­ti­lo. Eso in­mu­ni­za los tex­tos con­tra los pa­rá­si­tos de la ve­jez. Y los vuel­ve tan es­tra­fa­la­rios co­mo de­li­cio­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.