El asal­to al Pa­la­cio de In­vierno

PE­TRO­GRA­DO, 7 DE NO­VIEM­BRE DE 1917 · Los bol­che­vi­ques to­man el po­der, cam­bian la His­to­ria y crean un mi­to re­vo­lu­cio­na­rio.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Es el triun­fo de la Re­vo­lu­ción, la cul­mi­na­ción del pro­ce­so de lu­cha por el po­der, de lo que el pe­rio­dis­ta ame­ri­cano John Reed, que es­ta­ba allí, lla­ma­ría

Diez días que es­tre­me­cie­ron al mun­do. El asal­to al Pa­la­cio de In­vierno es tam­bién el pun­to cul­mi­nan­te de una pe­lí­cu­la mí­ti­ca, Oc­tu­bre, del ge­nio del ci­ne so­vié­ti­co Ser­gei Ein­sens­tein.

Pe­lí­cu­la mí­ti­ca en un do­ble sen­ti­do, pa­ra el ci­ne, pues se con­vier­te en una obra maes­tra del sép­ti­mo ar­te, y pa­ra la His­to­ria, pues crea uno de los más que­ri­dos mi­tos re­vo­lu­cio­na­rios, el del glo­rio­so y dra­má­ti­co asal­to a aquel edi­fi­cio que sim­bo­li­za­ba la ba­rre­ra a la Re­vo­lu­ción, el fas­tuo­so pa­la­cio re­ple­to de sig­nos za­ris­tas don­de pa­re­cía en­con­trar­se có­mo­do el Go­bierno mo­de­ra­do de Ke­rens­ki. Vien­do las se­cuen­cias del asal­to en Oc­tu­bre se asis­te al de­rri­bo de los em­ble­mas del Zar, águi­las bi­cé­fa­las y co­ro­nas, cuan­do en reali­dad el za­ris­mo ha­bía caí­do de­fi­ni­ti­va­men­te nue­ve me­ses atrás.

Tras la re­vo­lu­ción de fe­bre­ro de 1917 que des­tro­nó al Zar, en Pe­tro­gra­do (co­mo se ha­bía re­bau­ti­za­do a San Pe­ters­bur­go du­ran­te la Pri­me­ra Guerra Mun­dial) sur­gie­ron dos cen­tros de po­der. El Go­bierno Pro­vi­sio­nal es­ta­ba for­ma­do por li­be­ra­les bur­gue­ses y so­cia­lis­tas mo­de­ra­dos. El So­viet (con­se­jo de tra­ba­ja­do­res) de Pe­tro­gra­do reunía a las fuer­zas so­cia­lis­tas, en­tre las que po­co a po­co su fue im­po­nien­do el ala más ra­di­cal, los bol­che­vi­ques.

A pri­me­ros de ju­lio los bol­che­vi­ques in­ten­ta­ron to­mar el po­der por las ar­mas, pe­ro fra­ca­sa­ron. Asu­mió en­ton­ces la pre­si­den­cia del Go­bierno un mi­nis­tro so­cia­lis­ta mo­de­ra­do, Ke­rens­ki, con­ver­ti­do en el hom­bre fuer­te. Pe­ro Ke­rens­ki que­ría man­te­ner a Ru­sia en la Gran Guerra, y cuan­do dio or­den de que fue­ra al fren­te la guar­ni­ción de Pe­tro­gra­do –que ha­bía im­pe­di­do el gol­pe bol­che­vi­que de ju­lio-, los sol­da­dos le re­ti­ra­ron su apo­yo y se pa­sa­ron a los bol­che­vi­ques, que pro­me­tían la paz in­me­dia­ta.

Oc­tu­bre.

A pri­me­ros de no­viem­bre de 1917, oc­tu­bre pa­ra los ru­sos, que se­guían el ca­len­da­rio ju­liano (en ade­lan­te da­re­mos las fe­chas ru­sas, pues­to que la His­to­ria la lla­ma Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre), el Go­bierno de Ke­rens­ki era una fru­ta más que ma­du­ra, pa­sa­da, a pun­to de caer del ár­bol. El Go­bierno se ha­bía ins­ta­la­do en el Pa­la­cio de In­vierno, la fas­tuo­sa re­si­den­cia im­pe­rial que hoy es Mu­seo del Her­mi­ta­ge, y se reunía en el an­ti­guo co­me­dor del Zar, una ha­bi­ta­ción de un lu­jo ex­tra­va­gan­te, de­co­ra­da con ma­la­qui­ta y oro. Te­nía al­go de sim­bó­li­co aquel ape­go a un es­ce­na­rio del pa­sa­do, Ke­rensky se­ría ba­rri­do por la mis­ma ola que sacó a Ni­co­lás II de la His­to­ria. El So­viet por su par­te te­nía una se­de más aus­te­ra, el an­ti­guo Ins­ti­tu­to Smolny. Allí lle­gó Le­nin, dis­fra­za­do con pe­lu­ca, en la no­che del 24 al 25 de oc­tu­bre, pa­ra em­pu­jar al So­viet al pa­so de­fi­ni­ti­vo, el asal­to mi­li­tar a la se­de gu­ber­na­men­tal, la to­ma del po­der por las ar­mas; des­de allí Trotsky con­tro­la­ba y mo­vía las fuer­zas bol­che­vi­ques, la Guar­dia Ro­ja, a la que se ha­bían uni­do mi­les de sol­da­dos y ma­ri­ne­ros, has­ta unos 40.000 hom­bres.

En el Pa­la­cio de In­vierno, mien­tras tan­to, ha­bía una pa­té­ti­ca fal­ta de efec­ti­vos mi­li­ta­res. Ke­rensky ha­bía reuni­do una pin­to­res­ca fuer­za: 400 ca­de­tes, al­gu­nos co­sa­cos, un des­ta­ca­men­to de ci­clis­tas y, má­xi­ma ex­tra­va­gan­cia, un ba­ta­llón fe­me­nino. Los pri­me­ros en de­ser­tar fue­ron los ci­clis­tas, pa­sa­dos al enemi­go; lue­go los co­sa­cos; por úl­ti­mo los ca­de­tes, que lle­va­ban 24 ho­ras sin co­mer por­que na­die ha­bía pre­vis­to dar­les un ran­cho.

En el otro ban­do tam­bién ha­bía di­fi­cul­ta­des pro­pias del caos del mo­men­to. Le­nin or­de­nó que bom­bar­dea­sen el Pa­la­cio de In­vierno des­de la for­ta­le­za de Pe­dro y Pa­blo, pe­ro los ca­ño­nes es­ta­ban vie­jos o su­cios y no fun­cio­na­ban. Se pro­cu­ra­ron en­ton­ces unos ca­ñon­ci­tos de ins­truc­ción, que sí fun­cio­na­ban, pe­ro no en­con­tra­ron mu­ni­ción pa­ra ellos. Qui­sie­ron ha­cer des­de la for­ta­le­za la se­ñal con­ve­ni­da con los ma­ri­ne­ros re­vo­lu­cio­na­rios, una luz ro­ja, pa­ra que el crucero Au­ro­ra abrie-

se fue­go, pe­ro tam­po­co en­con­tra­ron un fa­rol de ese co­lor...

Así, el dra­ma­tis­mo he­roi­co con el que la pro­pa­gan­da vis­tió el asal­to al Pa­la­cio de In­vierno, fue de­ri­van­do ha­cia la farsa en la reali­dad de los he­chos. In­clu­so ges­tos ga­llar­dos co­mo el del al­cal­de de Pe­tro­gra­do, el ve­ne­ra­ble Gri­go­ri Sh­rei­der, que al fren­te de los con­ce­ja­les, des­ar­ma­do y a cuer­po des­nu­do qui­so evi­tar el asal­to, ter­mi­na­ron co­mo en una co­me­dia. La co­mi­ti­va mu­ni­ci­pal acu­dió al Pa­la­cio de In­vierno can­tan­do la Mar­se­lle­sa, pe­ro an­tes de lle­gar los pa­ró un con­trol de la Guar­dia Ro­ja. El an­ciano al­cal­de exi­gió pa­sar o que los de­tu­vie­ran a ti­ros. “No va­mos a dis­pa­rar con­tra gen­te des­ar­ma­da”, le di­jo el je­fe del con­trol. “¡Pues no­so­tros pa­sa­re­mos! ¿Qué vais a ha­cer?”. Tras un ins­tan­te de ten­sión el je­fe re­sol­vió: “Os da­re­mos una azo­tai­na”. Los guar­dias rojos se echa­ron a reír, y el he­roi­co in­ten­to de­ge­ne­ró en es­car­nio.

Por fin, a las 21.40 del 25 de oc­tu­bre, el crucero Au­ro­ra dis­pa­ró una sal­va de ar­ti­lle­ría, dan­do la se­ñal de asal­to. Las ame­tra­lla­do­ras de los co­ches blin­da­dos ta­ble­tea­ron, ro­cian­do de im­pac­tos las fa­cha­das; en la for­ta­le­za de Pe­dro y Pa­blo ha­bían en­con­tra­do al­gu­nos pro­yec­ti­les y abrie­ron fue­go, y aunque so­la­men­te dos bom­bas al­can­za­ron el Pa­la­cio y no cau­sa­ron ca­si da­ños, aque­llo que­bró la mo­ral del ba­ta­llón fe­me­nino, aban­do­na­do por los hom­bres en la de­fen­sa. Hu­bo llan­tos y ata­ques de his­te­ria y tu­vie­ron que ser re­ti­ra­das de las po­si­cio­nes de­fen­si­vas.

His­to­ria y mi­to.

No hu­bo por tan­to na­die que dis­pa­ra­se des­de el Pa­la­cio cuan­do va­rios mi­les de asal­tan­tes se lan­za­ron con­tra él. Pa­ra ha­cer la de­fen­sa más ri­dí­cu­la, ni si­quie­ra es­ta­ban ce­rra­das sus puer­tas. El Go­bierno mien­tras tan­to es­ta­ba reuni­do dis­cu­tien­do si nom­bra­ba un Dic­ta­dor, co­mo ha­cía la Re­pú­bli­ca ro­ma­na cuan­do se en­con­tra­ba en pe­li­gro. Un debate in­te­rrum­pi­do cuan­do se abrió la puer­ta y en­tró un hom­bre con ga­fas y me­le­na pe­li­rro­ja, jo­ven y de ras­gos fi­nos aunque con la ca­mi­sa muy su­cia. Era el je­fe de la ope­ra­ción de asal­to, Vla­di­mir An­to­no­vOv­seen­ko, que pro­nun­ció las his­tó­ri­cas pa­la­bras: “En nom­bre del Co­mi­té Mi­li­tar Re­vo­lu­cio­na­rio les pon­go a to­dos ba­jo arres­to”. Se ha­bía producido el cam­bio de po­der.

Pe­ro el nue­vo po­der no te­nía to­da­vía el con­trol, la si­tua­ción se le fue de las ma­nos a An­to­nov-ov­seen­ko, el Pa­la­cio de In­vierno, con sus 1.500 ha­bi­ta­cio­nes, le ve­nía gran­de. Se pro­du­je­ron pi­lla­jes de obras de ar­te, pe­ro so­bre to­do de va­ji­llas, al­fom­bras, sá­ba­nas y cor­ti­nas, e in­clu­so al­gu­na vio­la­ción de las mu­cha­chas del ba­ta­llón fe­me­nino, es­ce­nas de in­dis­ci­pli­na in­to­le­ra­bles pa­ra la mo­ral bol­che­vi­que.

Pe­ro lo peor lle­ga­ría al des­cu­brir el te­so­ro más pro­fun­do del Pa­la­cio. El edi­fi­cio era una au­tén­ti­ca cá­ma­ra de las ma­ra­vi­llas: la co­lec­ción de ar­te, jo­yas y ob­je­tos sun­tua­rios de los za­res, que hoy cons­ti­tu­yen el Mu­seo del Her­mi­ta­ge, se ha ca­ta­lo­ga­do en tres mi­llo­nes de pie­zas. Pe­ro na­die sa­be los mi­llo­nes de bo­te­llas que ha­bía en las bo­de­gas, al­gu­nas tam­bién obras de ar­te, co­mo las de Châ­teau d’yquem 1847, el vino fa­vo­ri­to de Ni­co­lás II.

An­to­nov-ov­seen­ko, en sus me­mo­rias, con­ta­ría des­car­na­da­men­te los he­chos: “El re­gi­mien­to Preo­braz­hens­ki, que ha­bía man­te­ni­do la dis­ci­pli­na has­ta en­ton­ces, se em­bo­rra­chó com­ple­ta­men­te mien­tras mon­ta­ba guar­dia en el Pa­la­cio. El re­gi­mien­to Pa­vlovs­ki, nues­tro ba­luar­te re­vo­lu­cio­na­rio, tam­po­co pu­do re­sis­tir la ten­ta­ción. En­via­mos guar­dias es­co­gi­das en­tre di­fe­ren­tes uni­da­des y tam­bién se em­bo­rra­cha­ron. Miem­bros de los co­mi­tés de los re­gi­mien­tos se en­car­ga­ron de la vi­gi­lan­cia y tam­bién su­cum­bie­ron. Los blin­da­dos que de­bían dis­per­sar a la mul­ti­tud em­pe­za­ron a ha­cer eses... ‘Aca­be­mos con los re­ma­nen­tes del za­ris­mo’, fue la ale­gre con­sig­na que se apo­de­ró de la mul­ti­tud. Tra­ta­mos de de­te­ner­la ta­pian­do las en­tra­das, pe­ro se co­la­ba por las ven­ta­nas. In­ten­ta­mos inun­dar con agua las bo­de­gas y los bom­be­ros en­car­ga­dos de ha­cer­lo se em­bo­rra­cha­ron”.

Así ter­mi­nó la gran jornada re­vo­lu­cio­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.