Pro­duc­tos que vuel­ven

Han sa­li­do del baúl de los re­cuer­dos. Unos se de­ja­ron de pro­du­cir, otros han su­fri­do li­ge­ras trans­for­ma­cio­nes... La nos­tal­gia ven­de.

Tiempo - - SOCIEDAD - LU­CÍA MAR­TÍN

El re­torno de la pe­se­ta pe­ro no co­mo di­vi­sa sino en for­ma de com­ple­men­to mas­cu­lino; los re­lo­jes Ca­sio que se con­vier­ten en ar­tícu­lo de mo­da; la Nancy de nues­tra in­fan­cia ves­ti­da por di­se­ña­do­res y co­ti­zan­do a pre­cios de in­far­to; la ex­tin­ta cer­ve­za Mo­ritz que vuel­ve a de­gus­tar­se en ba­res de to­do el mun­do... No to­do va a ser cri­sis en las em­pre­sas: mu­chas mar­cas dis­fru­tan de un re­na­ci­mien­to, in­clu­so al­gu­nas reaparecen en el mer­ca­do des­pués de ha­ber ce­rra­do.

Es­te ha si­do el ca­so de las cá­ma­ras Po­la­roid. ¿Quién no re­cuer­da aque­llas di­ver­ti­das fo­to­gra­fías que apa­re­cían al ins­tan­te? Las Po­la­roid ins­tan­tá­neas se em­pe­za­ron a po­pu­la­ri­zar a prin­ci­pios de los 70 cuan­do se lan­zó la SX 70, una cá­ma­ra ca­paz de ha­cer fo­tos ins­tan­tá­neas. Sin em­bar­go, con el au­ge de lo di­gi­tal, las ven­tas ca­ye­ron y la fir­ma de­jó de fa­bri­car las pe­lí­cu­las en 2008, ce­rran­do su fá­bri­ca en Ho­lan­da. Pe­ro ese no iba a ser el fi­nal de la mar­ca. An­ti­guos tra­ba­ja­do­res se reunie­ron ba­jo el pa­ra­guas de The Im­pos­si­ble Pro­ject (una de­no­mi­na­ción sin­to­má­ti­ca) y de­ci­die­ron re­lan­zar la em­pre­sa. La fá­bri­ca vol­vió a re­abrir­se: “Em­pe­za­mos re­to­man­do la fa­bri­ca­ción de pe­lí­cu­las y ven­dien­do cá­ma­ras que pre­via­men­te ha­bía­mos lo­ca­li­za­do vía

Las ma­dres que ju­ga­ron con la Nancy en su in­fan­cia la han re­lan­za­do aho­ra re­ga­lán­do­se­la a sus hi­jas

Ebay pe­ro ya es­ta­mos tra­ba­jan­do en un nue­vo pro­to­ti­po de cá­ma­ra que es­ta­ría dis­po­ni­ble el año que vie­ne”, cuen­tan des­de la tien­da que tie­nen en el Soho neo­yor­quino (dis­po­nen de dos es­ta­ble­ci­mien­tos más en otros paí­ses). Otro ca­so me­nos co­no­ci­do pe­ro bien cu­rio­so es el de la be­bi­da Vi­ta Co­la, un re­fres­co de co­la que se lan­zó en la an­ti­gua RDA ale­ma­na y que de­jó de fa­bri­car­se tras la caí­da del Mu­ro pe­ro que vol­vió al mer­ca­do ha­ce unos años. En el sec­tor au­to­mo­vi­lís­ti­co tam­bién triun­fa el re­vi­val: su­ce­dió con el Fiat 500 que de­jó de pro­du­cir­se en 1975 o con el Mi­ni, mo­de­lo re­lan­za­do por BMW en 2001.

La va­ji­lla de to­da la vi­da.

Si va­mos a ejem­plos más cer­ca­nos, en Se­vi­lla te­ne­mos a La Car­tu­ja de Se­vi­lla. Es­ta fá­bri­ca cen­te­na­ria que fa­bri­ca­ba va­ji­llas des­de 1841 tu­vo que ce­rrar a fi­na­les de 2010 por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. Sin em­bar­go, lo que pa­re­cía un pun­to fi­nal se con­vir­tió en un pun­to y apar­te: a prin­ci­pios de es­te año un em­pre­sa­rio ma­la­gue­ño re­to­ma­ba las rien­das de la com­pa­ñía y 84 tra­ba­ja­do­res re­cu­pe­ra­ban su pues­to. “Ac­tual­men­te es­ta­mos tra­ba­jan­do 89 per­so­nas. Se­gui­mos con el mis- mo pro­duc­to, de he­cho an­ti­guos clien­tes que de­ja­ron su pe­di­do pa­ra­do tras el cie­rre, vuel­ven a so­li­ci­tar­nos lo mis­mo. Aunque ha­brá no­ve­da­des –co­men­ta Ana Muñoz–. Aho­ra es­ta­mos cen­tra­dos en re­cu­pe­rar a los an­ti­guos clien­tes”, en­tre los cua­les es­tá por ejem­plo, la du­que­sa de Al­ba, que se lle­vó co­mo re­ga­lo pa­ra su en­la­ce una de las va­ji­llas más ven­di­das de la fir­ma: el mo­de­lo 202 Ro­sa.

Otro pro­ce­so si­mi­lar vi­vió la cé­le­bre mu­ñe­ca Ma­ri­qui­ta Pé­rez. La mu­ñe­ca, fa­bri­ca­da por una py­me va­len­cia­na, vio la luz a fi­na­les de la Guerra Ci­vil con­vir­tién­do­se en un fe­nó­me­nos so­cial en la Es­pa­ña de los años 40, en la que muy po­cos po­dían cos­teár­se­la (cos­ta­ba cien pe­se­tas). Se lle­ga­ron a ven­der más de un mi­llón de uni­da­des in­clu­so fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Su pro­duc­ción se pa­ra­li­zó en 1972 pe­ro se vol­vió a re­to­mar a fi­na­les de los no­ven­ta. La com­pa­ñía ofre­ce ac­tual­men­te dis­tin­tos mo­de­los, uno en plás­ti­co con ro­pa mo­der­na y otro en car­tón pie­dra, tal y co­mo era la an­ti­gua. Si se­gui­mos en el sec­tor ju­gue­te­ro, el di­se­ña­dor Ion Fiz se ha en­car­ga­do re­cien­te­men­te de ves­tir a la tra­di­cio­nal Nancy de Fa­mo­sa, que vuel­ve aho­ra con fuer­za. Las ma­dres que ju­ga­ron con ella de pe­que­ñas sien­ten nos­tal­gia y les en­can­ta com­prár­se­la a sus hi­jas.

Re­cu­pe­rar mer­ca­do.

La his­to­ria tam­bién ha si­do ca­pri­cho­sa con la cer­ve­za ca­ta­la­na Mo­ritz. Co­rría 1865 cuan­do Louis Mo­ritz lan­za­ba en Bar­ce­lo­na es­ta be­bi­da de eti­que­ta ama­ri­lla. A fi­na­les de los años trein­ta se con­ver­tía en la cer­ve­za más ven­di­da de Ca­ta­lu­ña, con una cuo­ta de mer­ca­do del 34%. Tras ser co­lec­ti­vi­za­da du­ran­te la Guerra Ci­vil, Mo­ritz, siem­pre en ma­nos de la mis­ma fa­mi­lia, re­cu­pe­ró en los 70 las ta­sas de mer­ca­do de an­ta­ño pe­ro fue tam­bién en es­ta dé­ca­da cuan­do se vio obli­ga­da a ce­rrar por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. En 2004 la quin­ta y sex­ta ge­ne­ra­ción de­ci­die­ron vol­ver a co­mer­cia­li­zar­la ba­sán­do­se ade­más en una in­te­li­gen­te es­tra­te­gia: aso­ciar su nom­bre a ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y ar­tís­ti­cas. Una

de las ma­yo­res ac­cio­nes que lle­van a ca­bo es la res­tau­ra­ción de la fá­bri­ca Mo­ritz en el co­ra­zón de la Ciu­dad Con­dal. Ade­más, han sa­bi­do aso­ciar su nom­bre a mar­cas de mo­da co­mo Mu­nich o Hel­met­dress. La cer­ve­ce­ra si­gue uti­li­zan­do los mé­to­dos de fa­bri­ca­ción de sus ini­cios (son los úni­cos en uti­li­zar agua de ma­nan­tial en la pro­duc­ción). “Ac­tual­men­te ven­de­mos en el Reino Uni­do, Aus­tra­lia, Ja­pón, Nue­va Ze­lan­da...”, co­men­ta Al­bert Cas­te­llón, di­rec­tor ge­ne­ral de Mo­ritz. En 2010 el gru­po, que tam­bién cuen­ta con aguas mi­ne­ra­les, pro­du­jo diez mi­llo­nes de li­tros, fac­tu­ran­do 36 mi­llo­nes de eu­ros.

Vuel­ve el to­ca­dis­cos.

Los aman­tes del vi­ni­lo han vis­to asi­mis­mo có­mo al­gu­nos ar­tis­tas re­to­man es­te for­ma­to de dis­tri­bu­ción, co­mo ha si­do el ca­so de los gru­pos Ra­diohead, Me­ta­lli­ca, los na­cio­na­les Hé­roes del Si­len­cio o de Amy Wi­nehou­se. Por otra par­te, el to­ca­dis­cos tam­bién vuel­ve: eso sí, co­mer­cia­li­za­do co­mo gadget ul­tra­mo­derno y so­fis­ti­ca­do ya que sue­len in­cor­po­rar sa­li­das USB.

Los re­lo­jes di­gi­ta­les Ca­sio han vuel­to co­mo ten­den­cia y mu­chos fa­mo­sos los lu­cen en su mu­ñe­ca

Re­cien­te es el fe­nó­meno de los re­lo­jes Ca­sio: quién más quién me­nos tu­vo al­guno en su ju­ven­tud y aho­ra es­tos re­lo­jes ja­po­ne­ses vuel­ven a con­ver­tir­se en ten­den­cia gra­cias a los fa­mo­sos que los lu­cen en sus mu­ñe­cas, co­mo la pe­rio­dis­ta y pre­sen­ta­do­ra Sa­ra Car­bo­ne­ro. La com­pa­ñía apos­tó por las re­la­cio­nes pú­bli­cas y por si­tuar­los en­tre gen­te co­no­ci­da, más que por pu­bli­ci­dad con­ven­cio­nal, pa­ra re­po­si­cio­nar la ga­ma Ca­sio Co­llec­tion. Y fun­cio­nó. Las re­des so­cia­les tam­bién ayu­da­ron a que jó­ve­nes que no ha­bían na­ci­do en 1974, cuan­do la com­pa­ñía ni­po­na lan­zó su pri­mer mo­de­lo, se ha­yan con­ver­ti­do en fo­ro­fos. In­clu­so una mo­ne­da que ha pa­sa­do a la his­to­ria se pue­de re­cu­pe­rar: diez años des­pués de su des­apa­ri­ción, la fir­ma Ge­me­los a Pe­se­ta ha de­ci­di­do em­plear la di­vi­sa co­mo com­ple­men­to de mo­da mas­cu­lino, el ge­me­lo, uti­li­zan­do pa­ra ello mo­ne­das de una, cin­co, diez, cien y has­ta dos­cien­tas pe­se­tas.

Son pro­duc­tos que for­ma­ban par­te de los ob­je­tos del baúl de los re­cuer­dos. Eso sí, al­gu­nos, aunque sean los mis­mos de siem­pre, no re­gre­san con los pre­cios de an­ta­ño. No to­do pue­de que­dar­se en el pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.