7.000 mi­llo­nes de in­cer­ti­dum­bres

Tal vez pa­ra aler­tar­nos de los nue­vos ries­gos, la ONU cal­cu­la que he­mos lle­ga­do a los 7.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Tiempo - - SOCIEDAD TAL COMO SOMOS - NATIVEL PRE­CIA­DO

Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es que ese be­bé des­co­no­ci­do tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des de ha­bi­tar en la po­bre­za

ne­ce­si­ta­mos es­ta­ble­cer ci­fras re­don­das pa­ra to­mar­nos un res­pi­ro y re­ca­pa­ci­tar so­bre lo que es­ta­mos ha­cien­do mal. Tal vez pa­ra aler­tar­nos de los nue­vos ries­gos, la ONU cal­cu­la que es­ta se­ma­na he­mos lle­ga­do a los 7.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en el pla­ne­ta. Hay un mar­gen de error que os­ci­la en­tre 56 mi­llo­nes arri­ba o aba­jo, de ma­ne­ra que el di­cho­so na­ci­mien­to po­dría ha­ber­se producido seis me­ses an­tes o des­pués, pe­ro eso es lo de me­nos. Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es que ese be­bé des­co­no­ci­do tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des de ha­bi­tar en la po­bre­za. Cuan­do yo na­cí éra­mos apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad y ya en­ton­ces se ha­bla­ba con mu­cha con­vic­ción de que po­día ex­plo­tar la bom­ba de­mo­grá­fi­ca si se­guía­mos a ese rit­mo de cre­ci­mien­to ace­le­ra­do. Una vez su­pe­ra­dos aque­llos te­mo­res iniciales, a los que con­tri­bu­yó el in­for­me del Club de Ro­ma en el que un cen­te­nar de es­pe­cia­lis­tas ad­ver­tían del pe­li­gro que im­pli­ca­ba el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción mun­dial, los pro­ble­mas ac­tua­les de­ri­van de un mo­de­lo de desa­rro­llo que no fun­cio­na.

Así no po­de­mos se­guir, se­ña­lan de nue­vo los ex­per­tos, pe­ro dis­cre­pan so­bre las po­si­bles so­lu­cio­nes a la cri­sis ac­tual y, so­bre to­do, a sus fu­tu­ras con­se­cuen­cias. Si nos fia­mos de sus pro­nós­ti­cos y na­da lo re­me­dia, en 2050 ha­brá 9.000 mi­llo­nes de per­so­nas con­cen­tra­das en me­ga­ló­po­lis, los re­cur­sos se­gui­rán mal re­par­ti­dos, au­men­ta­rá la bre­cha en­tre ri­cos y po­bres y a con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co se pro­du­ci­rán des­pla­za­mien­tos ma­si­vos de per­so­nas afec­ta­das por desas­tres na­tu­ra­les. El pa­no­ra­ma que va­ti­ci­nan, se­gún avan­za el si­glo XXI, es de­sola­dor. In­sis­to en la idea de que las pre­vi­sio­nes ca­tas­tro­fis­tas sir­ven, al me­nos, pa­ra ac­ti­var nues­tros sis­te­mas de aler­ta. Así que aten­ción a los si­guien­tes re­tos que, de mo­men­to, van por mal ca­mino: la pro­duc­ción agra­ria, el abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co y las po­lí­ti­cas me­dioam­bien­ta­les. Las tres cla­ves pa­ra lo­grar un mo­de­lo sos­te­ni­ble que lo­gre ali­men­tar a to­do el mun­do, sin que se ago­ten los re­cur­sos y sin con­tri­buir al ca­len­ta­mien­to glo­bal. En el diag­nós­ti­co de los sín­to­mas coin­ci­den la ma­yo­ría de los ex­per­tos, de­jan­do a un la­do a los ne­ga­cio­nis­tas, pe­ro dis­cre­pan pro­fun­da­men­te en cuan­to a qué me­di­das se de­ben adop­tar pa­ra evi­tar una po­si­ble ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria. Lo que na­die nie­ga es que la in­dig­na­ción au­men­ta, se ma­ni­fies­te o no, en la mis­ma pro­por­ción que los ri­cos mul­ti­pli­can sus for­tu­nas.

Por más que los ram­plo­nes lí­de­res de la glo­ba­li­za­ción que nos han caí­do en suerte nos qui­tan mo­ti­vos pa­ra la es­pe­ran­za, es­pe­re­mos que al­gún acon­te­ci­mien­to ines­pe­ra­do nos sa­que del agu­je­ro. Ya que las pre­dic­cio­nes de los po­li­tó­lo­gos y los eco­no­mis­tas ja­más se cum­plen, con­fie­mos en los cien­tí­fi­cos cuan­do di­cen que el pro­gre­so es una sim­ple combinación de ac­ci­den­tes y que no hay le­yes pre­de­ci­bles e in­mu­ta­bles. Pues eso, avan­za­mos ca­si a tien­tas, co­mo so­nám­bu­los, en me­dio de la in­cer­ti­dum­bre y el azar, y en­ton­ces nos tro­pe­za­mos con al­go que no es­tá­ba­mos bus­can­do, al­go po­si­ti­vo que nos ayu­de a ir re­sol­vien­do los pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.