Fies­to­nes y mu­si­ca­les ha­cen ol­vi­dar la cri­sis

El Rey León El es­treno del mu­si­cal ba­te ré­cord de ven­ta de en­tra­das, mien­tras Ele­na Be­na­rroch inau­gu­ra nue­va tien­da ro­dea­da de ami­gos.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Bi­bia­na Fernández es­ta­ba im­po­nen­te jun­to a Lo­les León, que se de­di­ca a pro­mo­cio­nar ja­món

Se­me­ja­ba el tú­nel del tiem­po, to­dos pa­re­cían a la bús­que­da del tiem­po y la glo­ria per­di­dos. Eran lán­gui­dos y ca­rí­si­mos es­ter­to­res de una épo­ca que aca­ba, lo acu­sa­ba el ros­tro pe­si­mis­ta de Car­los Sol­cha­ga a la que opo­nía bo­bo­na son­ri­sa na­da com­pro­me­te­do­ra Ma­le­ni Ál­va­rez ba­jo cla­si­co­rro ter­cio­pe­lo ne­gro. La ex­mi­nis­tra re­co­no­cía es­tar fe­liz en Bru­se­las don­de es con­se­je­ra de al­go, una es­pe­cie de bien re­mu­ne­ra­da ex­pa­tria­ción na­da com­pro­me­ti­da co­mo en su po­lé­mi­ca y car­ca­jean­te eta­pa po­lí­ti­ca más ac­ti­va. Ape­nas char­ló con Sol­cha­ga y se­me­jan­te dis­tan­cia­mien­to fue ob­ser­va­do por ese pro­di­gio de ex­qui­si­tez –¡qué ca­sa tie­ne en Ma­llor­ca!– que es Sandra Ma­ca­ya, a quien más de uno con­fun­dió con Car­men Ro­me­ro en al­to y re­fi­na­do. Vi­ve de ex­por­tar ba­ra­ti­jas nor­te­ame­ri­ca­nas bien acep­ta­das siem­pre, es­tá a la ca­za y cap­tu­ra de no­ve­da­des, exal­ta­ron an­te la im­po­nen­te Bi­bia­na Fernández que tam­po­co se em­pa­re­jó a su dúo tea­tral que es la siem­pre có­mi­ca Lo­les León, aho­ra de­di­ca­da a pro­mo­cio­nar el ja­món pa­ta ne­gra co­mo en tiem­pos lo hi­zo An­to­nio Ban­de­ras. La mar­que­sa de San Eduar­do dio un tras­piés en­do­min­ga­da siem­pre co­mo pa­ra ama­dri­nar por­que los es­ca­lo­nes de ac­ce­so es­ta­ban di­si­mu­la­dos por la im­po­nen­te al­fom­bra ro­ja de las gran­des oca­sio­nes, es­pe­ra­ban a Preys­ler aún do­lien­te.

“Es por si vie­ne Felipe Gon­zá­lez, un co­la­bo­ra­dor de Ele­na Be­na­rroch. El ex­pre­si­den­te ha­ce pa­ra ella apa­ra­to­sas jo­yas con gran­des tro­zos de ám­bar”, des­cu­brían ha­cien­do hin­ca­pié en que cues­tan más que si las idea­ra la El­sa Peretti es­tre­llón de Tif­fany’s de la Quin­ta Ave­ni­da neo­yor­qui­na. En las vi­tri­nas ma­dri­le­ñas com­pe­tían con los jo­yo­nes en oro ma­ci­zo, ca­si pie­zas de ai­re prehis­pá­ni­co, de Adol­fo Bar­na­tán, ex­ma­ri­do de la pe­le­te­ra cin­co es­tre­llas.

La di­se­ña­do­ra es­tre­na tien­da.

Echa­ban ojo a la ca­li­dad de las múl­ti­ples mar­tas ci­be­li­nas, to­das de co­lor na­tu­ral, del ca­mel al ma­rrón in­ten­so. Re­sul­ta­ban sun­tuo­sas, aca­ri­cia­do­ras ater­cio­pe­la­das ca­si en abun­dan­cia ca­pi­lar so­lo al al­can­ce de bol­si­llos bien fo­rra­dos: un cha­que­tón a me­dio mus­lo cues­ta 58.000 eu­ros, mien­tras una es­pe­cie de ta­bar­do en vi­són ra­sa­do y des­pin­za­do po­nía ojos en blan­co ta­sa­do en 24.000. No son pre­cios pa­ra tiem­pos de cri­sis, ob­je­ta­ron an­te el en­tu­sias­mo de Ma­nuel Ban­de­ra, que en se­ma­nas fes­te­ja sus bo­das de pla­ta ma­tri­mo­nia­les. Ver­lo ca­si re­sul­tó an­ti­ci­po. Ya tie­nen un hi­jo de 18 años. “Nos co­no­ci­mos bai­lan­do en el gru­po de Gior­gio Are­su –evo­ca­ba ple­tó­ri­co–. Es­toy vi­vien­do una mag­ní­fi­ca tem­po­ra­da, no pa­ro”, y con un sus­pi­ro re­to­có sus gor­das pa­ti­llas evo­ca­do­ras de ban­do­le­ros ro­mán­ti­cos.

Es lo su­yo en la se­rie de An­te­na-3 que pa­re­ce im­ba­ti­ble. “Re­to­mo el mu- si­cal Chica­go y ten­go que cor­tár­me­las por­que así lo exi­ge mi per­so­na­je de abo­ga­do lio­so”, la­men­tó en su ga­la­nu­ra pe­ren­ne a la que nun­ca se co­no­ció un mal ro­llo sen­ti­men­tal. Re­pa­sa­ron las per­chas don­de col­ga­ban es­tas jo­yas re­ves­ti­do­ras ca­si to­das en mo­der­nos o ca­si iné­di­tos co­lo­res co­mo be­ren­je­na, an­tra­ci­ta y ver­de oli­va con es­pi­ga. Re­nue­van el gé­ne­ro.

“¿Pe­ro Ele­na y tú no es­táis se­pa­ra­dos?”, in­te­rro­ga­ban a Bar­na­tán que so­bre­sa­lía por al­tu­ra y ele­gan­cia por­te­ña. Con­ser­va el acen­to ar­gen­tino 60 años re­cién cum­pli­dos, de ellos alar­dea­ba con fal­sa co­que­te­ría an­te su hi­ja Gael de 37, ins­pi­ra­do­ra de una co­lo­nia he­cha con nar­dos. Son san­to y se­ña de la fir­ma aho­ra re­ins­ta­la­da en su tien­da primitiva de Zur­ba­rán.

Lo re­cu­pe­ran de­jan­do la ca­rí­si­ma Mi­lla de Oro por­que siem­pre se vuel­ve al pri­mer amor. Y es­te re­sul­ta me­nos os­ten­to­so: con ai­re de loft nor­te­ame­ri­cano en una so­la plan­ta ba­ja, una ex­hi­bi­ción so­bre su­per­fi­cies ace­men­ta­das sin pin­tar, ta­ller don­de so­bre­sa­lían tí­mi­da­men­te las crea­cio­nes de la ni­ña de sus ojos que ocul­ta­ba los ojos ba­jo un bor­sa­lino de pa­ja ne­gra so­bre mi­ni de as­tra­cán gris, el cá­li­do des­pa­cho de Be­na­rroch ati­bo­rra­do de sus em­ble­má­ti­cos co­lla­res -aunque siem­pre usa uno lar­go de per­las a me­dio pe­cho- un saloncito de des­lum­bran­te araña ma­de in Mu­rano y has­ta un jar­dín ur­bano cu­bier­to des­de el que se otea el in­me­dia­to áti­co de Iña­ki Gabilondo y Lo­la Ca­rre­te­ro. Siem­pre im­pac­ta por sen­ci­llez aunque su ho­gar co­bi­je im­por­tan­te mo­bi­lia­rio art dé­co del que el pe­rio­dis-

ta vas­co es adic­to y en­ten­di­do. Co­men­tó al­gu­na de sus pie­zas con Bar­na­tán que no de­ja­ba de jus­ti­fi­car su pre­sen­cia en la con­cu­rri­da apertura don­de

Miguel Bo­sé por pri­me­ra vez ha­bló de sus ni­ños. “Vi­vo pa­ra ellos, cui­dán­do­los, no re­apa­re­ce­ré has­ta ma­yo en una nue­va gi­ra”. En­gor­dó nue­va­men­te tras el es­pec­ta­cu­lar adel­ga­ce ayur­vé­di­co de ha­ce me­ses. An­da mal­hu­mo­ra­do y ape­nas po­só, re­co­no­cie­ron co­mo el

ex de Ele­na po­nía a mal tiem­po bue­na ca­ra. Se en­tre­gó a la es­cul­tu­ra: “La se­ma­na pró­xi­ma inau­gu­ro una ex­po con al­go tan sen­ci­llo co­mo pa­pe­les que re­co­jo por ca­lles o pa­re­des. Ge­ne­ral­men­te son car­te­les en­gor­da­dos con el en­gru­do. Yo les doy cuer­po y for­mas”, re­co­no­ció an­te la im­po­nen­te Bi­bia­na a quien An­to­nia San Juan no lle­ga a los za­pa­tos de al­tí­si­mos ta­co­nes. Y eso que ex­hi­bió am­bi­guo es­co­te an­te la com­pla­cen­cia de su no sé si ma­ri­do, pa­re­ja o el de turno.

An­to­nio Car­mo­na se hi­zo no­tar con Ma­rio­la igual que lle­van­do a sus hi­jas al

Rey León. Si en lo de Be­na­rroch jus­ti­fi­ca­ron las in­com­pa­re­cen­cias de Felipe y Preys­ler –mu­sa de la ca­sa- por lu­to fra­terno que man­tie­ne al mo­do orien­tal y no lo rom­pe, otras re­to­za­ron an­te un vi­deo en siete episodios pu­bli­ci­ta­rios pro­ta­go­ni­za­do por las gen­tes adic­tas a Ele­na: Da­vid Del­fín, Alas­ka y el pre­po­ten­te y opor­tu­nis­ta Ma­rio Va­que­ri­zo, la San Juan, Lo­les y Bi­bi en­vuel­ta en apa­ra­to­sos vi­so­nes... To­da una es­tam­pa de gla­mour pa­re­ce que im­po­si­ble. Pe­ro Ele­na lo in­ten­ta, ge­nio y ya po­ca fi­gu­ra aunque no de­jó de mor­dis­quear las al­men­dras dis­tri­bui­das en pla­tos co­mo al­ter­na­ti­va al ya in­ter­na­cio­na­li­za­do pan con to­ma­te del que Mar Gar­cía Va­que

ro, com­pa­ñe­ra de Felipe, re­pi­tió con su her­ma­na Be­go­ña y Pe­dro Tra­po­te.

Los gus­tos de las fa­mo­sas.

“¿Qué le gus­ta a Isa­bel, cuál es su piel?”, de­man­da­ban a la crea­do­ra que aca­ba de cum­plir su 40 aniver­sa­rio en el ta­jo re­no­va­dor ali­ge­ra­do de pren­das que siem­pre que­da­ban apel­ma­za­das. “El vi­són des­pin­za­do en tono ca­mel”. “¿Y a la pre­si­den­ta Son­so­les?”, tam­bién la es­pe­ra­ban pe­ro no apa­re­ció por­que el pa­no­ra­ma no es­tá pa­ra alar­des. Aunque nun­ca fal­ta a las ce­nas que su re­ves­ti­do­ra Be­na­rroch mon­ta en su in­me­dia­to pi­so de 500 me­tros cua­dra­dos, jus­to en­ci­ma de la nue­va tien­da a la que se en­tra es­qui­van­do la ba­rre­ra pro­tec­to­ra de cua­tro im­po­nen­tes vi­gas an­ti­alu­ni­za­je. “El mou­ton ne­gro. En Es­pa­ña te­ne­mos los me­jo­res cor­de­ros

El ac­tor y bai­la­rín Ma­nuel Ban­de­ras fes­te­ja­rá sus bo­das de pla­ta ma­tri­mo­nia­les en po­cas se­ma­nas

del mun­do”. “¿Qué le re­co­men­da­ría a la rei­na So­fía si a ella le gus­ta­se po­ner­se pie­les?”. “Qui­zá al­go de as­tra­cán ne­gro. El ne­gro es el co­lor su­mo. El col­mo de la ele­gan­cia”, ma­ti­zó an­te una Mar­ti­rio cual viu­da en­lu­ta­da, buen di­si­mu­lo o ta­pa­de­ra de un im­po­nen­te tra­se­ro que no se le veía.

Más apa­ren­te con pan­ta­lo­nes ama­ri­llos la siem­pre pi­ca­sia­na Rossy de Pal­ma muy re­pa­sa­da por las her­ma­nas Ma­ría y Pe­pa Frai­le, que han re­lan­za­do la fir­ma de ro­pa len­ce­ra que en tiem­pos fue de su cu­ña­do Jo­sé Ma­ría Gar­cía. Lo de­ja­ron por cri­sis y vuel­ven a las an­da­das con­ver­ti­das en pro­vee­do­ras de la Ca­sa Real, son fre­cuen­tes los pe­di­dos de ta­llas y jue­gos de ca­ma que re­ci­ben de Zar­zue­la. De man­te­ner­se po­drán os­ten­tar el dis­tin­gui­dor tí­tu­lo de “pro­vee­dor de la Real Ca­sa”, que sue­na a mo­nar­quías de otro tiem­po co­mo al­gún en­tris­te­ci­do sem­blan­te re­mar­ca­ba el adiós que im­pon­drá las elec­cio­nes en puer­tas. Al­gu­nos no se re­sig­nan y

Sol­cha­ga, re­li­quia de po­lí­ti­cos me­jo­res, sus­pi­ra­ba an­te su glo­ria bien re­pa­sa­do­ra. Cuan­do al­guien se di­ri­gía a él co­mo mi­nis­tro ca­si da­ba un res­pin­go. “Aquí no se es­ti­la man­te­ner el car­go cuan­do ya no ejer­ces, eso que­da pa­ra Fran­cia y otros paí­ses”, re­cha­za­ba mo­les­to sin es­cu­rrir cier­ta nos­tal­gia.

No la hu­bo, más bien lo con­tra­rio, an­te esa pa­sa­re­la de fa­mo­sos que su­pu­so el es­treno ofi­cial del Rey León. Lle­va

14 años inin­te­rrum­pi­dos en Broad­way ex­pri­mien­do al má­xi­mo las can­cio­nes de El­ton John. Un es­pec­tácu­lo mí­ti­co que por pri­me­ra vez do­blan al cas­te­llano. Una pi­ca en Flan­des que cos­tó mon­tar. Tie­ne en­tra­das ago­ta­das has­ta la Se­ma­na San­ta y eso su­po­ne ré­cord iné­di­to en nues­tras car­te­le­ras. Se lo an­ti­ci­pa­ron a un Ruiz-ga­llar­dón ca­si di­cien­do adiós a la al­cal­día ma­dri­le­ña. Aunque mu­chos con­cu­rren­tes no en­ten­dían que pre­fie­ra ser mi­nis­tro –uno más por tan­to- a re­gi­dor de la ca­pi­tal de Es­pa­ña que él trans­for­mó a base de di­ne­ro. To­da­vía no di­gie­ren el fas­to desor­bi­ta­do que su­pu­so de­jar el ve­tus­to Ayun­ta­mien­to del XVI –his­to­ria pu­ra en el Ma­drid de los Aus­trias- por esa es­pe­cie de em­pas­te­la­mien­to ar­qui­tec­tó­ni­co que re­pre­sen­ta ese al­me­na­do edi­fi­cio que fue pa­la­cio de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

El gran mu­si­cal de la tem­po­ra­da.

Ana Mi­lán alar­deó de su per­so­na­je de ma­la en la ver­sión te­le­vi­si­va del Tiem­po

en­tre cos­tu­ras. Es el úl­ti­mo gran bes­tse­ller es­pa­ñol y lle­va cien se­ma­nas -que se di­ce pron­to- en la lis­ta de los más ven­di­dos. Aunque se le apro­xi­ma ya el re­cién in­cor­po­ra­do Yo, Ca­ye­ta­na, in­su­fi­cien­te au­to­bio­gra­fía de la

du­que­sa de Al­ba, a quien una caí­da en su sevillano ba­ño pa­la­cie­go le im­pi­dió bau­ti­zar a es­te pri­mer hi­jo li­te­ra­rio que tie­ne un se con­ti­nua­rá. Tal fi­su­ra de

Car­los Sol­cha­ga re­cha­za mo­les­to, sin es­cu­rrir cier­ta nos­tal­gia, cuan­do al­guien se di­ri­ge a él co­mo “mi­nis­tro”

pel­vis pos­po­ne su via­je a Tai­lan­dia y Bir­ma­nia con las ma­le­tas he­chas. “He ol­vi­da­do mu­chí­si­mas co­sas vi­vi­das, per­so­na­jes que­ri­dos pe­ro nun­ca re­pu­dia­dos. Por­que ya no odio, me li­mi­to a ig­no­rar”, sue­le re­pe­tir cla­rí­si­ma a sus ín­ti­mas don­de des­ta­ca, y bien que lo re­mar­ca en la exal­ta­ción que ha­ce de la amis­tad, Car­men Te­llo. Le otor­ga lu­gar úni­co y so­bre­sa­lien­te, ig­no­ra así a otras pró­xi­mas co­mo la mar­que­sa de Sal­ti­llo, la an­ti­cua­ria cor­do­be­sa Ma­ría Do­lo

res del Pozo, la siem­pre dis­pues­ta Te­re Pick­man o Ana Mary y Na­ti Abascal. Ca­ye­ta­na apro­ve­cha pa­ra po­ner­las en su si­tio por­que le en­can­ta el or­den con con­cier­to.

Es una es­pe­cie de re­pa­so don­de le­van­ta am­po­llas, se­ña­la­ron an­te el siem­pre im­pa­si­ble em­ba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano Sa­lo­món o Án­ge­la Ca­rras­co,

Pa­lo­ma San Ba­si­lio y Lorenzo Val­ver­de –ya a pun­to de 80- pio­ne­ros del au­ge mu­si­cal en Es­pa­ña. La pri­me­ra hi­zo

Je­su­cris­to Su­pers­tar con Ca­mi­lo Ses­to en los 70, Lorenzo man­tu­vo años El

di­lu­vio que vie­ne con Franz Johan y Pa­lo­ma creó im­por­tan­tes ver­sio­nes de

Evi­ta y El hom­bre de la Man­cha don­de

Na­ti Mis­tral hi­zo épo­ca con Sa­gi Ve­la, un éxi­to lue­go ex­por­ta­do a Mé­xi­co y Ar­gen­ti­na. “Aho­ra pre­pa­ro My Fair Lady con

Jai­me Az­pi­li­cue­ta. Me ape­te­ce mu­cho por­que dis­fru­to ha­cien­do mu­si­ca­les”.

Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va lle­gó con hi­jos es­con­dién­do­se ba­jo pan­ta­lo­nes bom­ba­chos y cha­le­co re­ca­ma­do en pe­dre­ría co­mo pa­ra ha­cer Hair, otro éxi­to de Broad­way re­ins­ta­la­do en la Gran Vía. Je­sús Váz­quez alar­deó de lu­cir va­que­ros co­mo na­die. Jor­di Gon­zá

lez de es­ca­pa­da eró­ti­co-fes­ti­va a Río, Pipa y Na­tal, bue­nas pla­yas bra­si­le­ñas.

Lu­cía Eche­va­rría lu­ció gor­du­ra y An­ne Igar­ti­bu­ru pre­su­mió del des­par­pa­jo de Moa, su ni­ña hin­dú, ya con 10 años, mien­tras la jo­vial Patricia Pé­rez qui­ta­ba im­por­tan­cia a có­mo in­ten­ta­ba opa­car­la una com­pa­ñe­ra que pre­sen­ta con ella

Vuél­ve­me lo­ca. Es­tá por en­ci­ma de las que pre­ten­den pa­sar so­bre su si­nuo­so ca­dá­ver.

Pi­lar Ru­bio no de­ses­pe­ra de te­ner al­gu­na otra gran opor­tu­ni­dad te­le­vi­si­va aunque los dra­má­ti­cos no son lo su­yo, to­dos año­ra­mos aquel tiem­po de re­por­te­ra rien­te y di­ver­ti­da siem­pre cual Cam­pa­ni­lla es­par­cien­do luz aho­ra mor­te­ci­na. Y si em­pe­za­mos nos­tál­gi­cos, eso au­men­ta al ver­la ba­jo en­cue­ra­da ca­za­do­ra. Ani­mo­sa, sí pe­ro re­cor­dan­do, ¡ay!, tiem­pos me­jo­res cual Sol­cha­ga y Ma­le­ni.

Ma­nuel Ban­de­ra con su mu­jer, Ma­ri­sol

Iña­ki Gabilondo con su mu­jer, Lo­la Ca­rre­te­ro

Mag­da­le­na Ál­va­rez

Car­los Sol­cha­ga con Mar Gar­cía Va­que­ro

Ch­ris­tian Gál­vez con su

mu­jer, Al­mu­de­na Cid

Rossy de Pal­ma

Je­sús Váz­quez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.