“El amor es la me­di­ci­na más mi­la­gro­sa”

TXU­MA­RI AL­FA­RO EX­PER­TO EN ME­DI­CI­NA NA­TU­RAL

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

Txu­ma­ri Al­fa­ro (Ar­gue­das, Na­va­rra, 1952) se hi­zo fa­mo­so por apa­re­cer en di­ver­sos pro­gra­mas de te­le­vi­sión ‘re­ce­tán­do­le’ a la au­dien­cia re­me­dios ca­se­ros pa­ra to­do ti­po de ma­les y en­fer­me­da­des. Aho­ra ha reuni­do en ‘El gran li­bro de la vi­da sa­na’ (Edi­cio­nes B), es­cri­to a me­dias con Raúl de la Ro­sa, mu­chos de los co­no­ci­mien­tos acu­mu­la­dos du­ran­te años.

¿Apli­ca to­do lo que re­co­mien­da? Sí, pe­ro no al 100%, por­que uno no es due­ño de su vi­da al 100%. ¿Cuál es el me­jor re­me­dio que exis­te? El amor es la me­di­ci­na más mi­la­gro­sa, no he en­con­tra­do na­da me­jor pa­ra cu­rar. ¿Hay al­go pa­ra lo que no ten­ga re­me­dio? Por pu­ra ley bio­ló­gi­ca no pue­de ha­ber una en­fer­me­dad del hom­bre que no pue­da ser cu­ra­da por la pro­pia na­tu­ra­le­za. ¿Us­ted se po­ne en­fer­mo al­gu­na vez? Sí, cla­ro. ¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que lo es­tu­vo? Ha­ce cua­tro años, e in­clu­so me die­ron la ex­tre­maun­ción por­que me es­ta­ba mu­rien­do. Me ope­ra­ron y me sal­va­ron. En esa oca­sión le sal­vó la vi­da la me­di­ci­na tra­di­cio­nal, no una plan­ta mi­la­gro­sa... Me sal­vó la ci­ru­gía, no la me­di­ci­na. La ci­ru­gía es el 5% de la me­di­ci­na. A los dia­bé­ti­cos no los sal­va la me­di­ci­na y a los hi­per­ten­sos tam­po­co... La me­di­ci­na tra­di­cio­nal da re­me­dios pa­ra qui­tar los sín­to­mas, pe­ro no ata­ca las en­fer­me­da­des. ¿To­ma me­di­ca­men­tos? Des­pués de ha­ber es­ta­do in­gre­sa­do no he to­ma­do. Y an­ti­bió­ti­cos no re­cuer­do ha­ber to­ma­do des­de ha­ce 40 años. ¿Y de qué pien­sa mo­rir? ¿De vie­jo? No lo sé, pe­ro si soy una per­so­na in­jus­ta, mo­ri­ré por un pro­ble­ma fí­si­co cau­sa­do por esa in­jus­ti­cia que he co­me­ti­do. Si soy un ti­rano, mo­ri­ré co­mo con­se­cuen­cia de ese com­por­ta­mien­to. To­das las en­fer­me­da­des tie­nen una base psi­co­so­má­ti­ca. El cuer­po tar­de o tem­prano nos de­vuel­ve el re­cuer­do del su­fri­mien­to y del do­lor. Eso me re­cuer­da una fra­se que le leí: “Las aler­gias son con­se­cuen­cia de desamo­res”. Efec­ti­va­men­te. To­da aler­gia tie­ne que ver con un mo­men­to de desamor. El cuer­po nos di­ce a tra­vés de una aler­gia que, o so­lu­cio­na­mos el con­flic­to emo­cio­nal pen­dien­te y li­be­ra­mos la emo­ción que de­ja­mos se­cues­tra­da, o se­gui­re­mos con ello has­ta que lo so­lu­cio­ne­mos. El do­lor es la hue­lla en el cuer­po de un con­flic­to. ¿Cuál es el me­jor ali­men­to que exis­te? Los ali­men­tos que más ener­gía nos apor­tan y que más re­sis­ten­cia a la en­fer­me­dad nos dan son aque­llos que son fru­to y se­mi­lla a la vez. Es de­cir, los ce­rea­les, las le­gum­bres y los fru­tos se­cos. ¿Y los peo­res? To­dos los de­ri­va­dos de los ani­ma­les. La le­che, por ejem­plo, es uno de los peo­res ali­men­tos. Nin­gún ma­mí­fe­ro to­ma le­che des­pués del des­te­te. To­ma­mos le­che por­que tie­ne cal­cio, pe­ro de­be­ría­mos to­mar no­ta de lo que co­me la va­ca pa­ra que su le­che ten­ga cal­cio: hier­ba y ver­du­ra. ¿Y la car­ne tam­bién es ma­la? De­pen­de de su pro­ce­sa­mien­to. Aho­ra los ani­ma­les vi­ven tor­tu­ra­dos en jau­las y eso se trans­mi­te en to­das sus cé­lu­las. Co­me­mos tro­zos de ca­dá­ve­res en su­fri­mien­to. Lo mis­mo pa­sa con los hue­vos: co­me­mos hue­vos de ga­lli­nas tor­tu­ra­das. Us­ted se ha he­cho muy co­no­ci­do por de­cir que la ori­na cu­ra. ¿Có­mo es po­si­ble que al­go que no­so­tros ex­pul­sa­mos del cuer­po nos pue­da cu­rar? La ori­na tie­ne unas pro­pie­da­des in­creí­bles y me re­mi­to a los da­tos ofi­cia­les: ocho de ca­da diez po­ma­das que se ven­den en far­ma­cias lle­van ori­na por­que ayu­da a re­ge­ne­rar la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.