La gran cam­pa­ña elec­to­ral de Cicerón

Quin­to Tu­lio Cicerón, ha­ce 2.075 años, tra­ba­jó pa­ra que su her­mano ma­yor Mar­co ga­na­ra las elec­cio­nes al Con­su­la­do ro­mano. Su “breviario de cam­pa­ña” pa­re­ce aho­ra el guion de Ra­joy o Ru­bal­ca­ba.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor. tiem­po@gru­po­ze­ta.es

ele­na va­len­ciano (psoe) y ana ma­to (PP), je­fas de la cam­pa­ña elec­to­ral de Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba y de Ma­riano Ra­joy no han in­ven­ta­do na­da. Tam­po­co Pe­dro Arrio­la, el pro­to­ase­sor del lí­der del PP, ni el ex­per­to elec­to­ral del can­di­da­to so­cia­lis­ta, Ignacio, Na­cho, Va­re­la. “Da­do que hay tres co­sas en con­cre­to que con­du­cen a los hom­bres a mos­trar una bue­na dis­po­si­ción y a dar su apo­yo en unas elec­cio­nes, a sa­ber, los be­ne­fi­cios, las ex­pec­ta­ti­vas y la sim­pa­tía sin­ce­ra, es pre­ci­so es­tu­diar aten­ta­men­te de qué ma­ne­ra pue­de uno ser­vir­se de es­tos re­cur­sos”, acon­se­ja­ba Quin­to a su her­mano Mar­co el año 64 a. C., que com­pe­tía en las elec­cio­nes -ya ha­bía co­mi­cios, in­clu­so pri­ma­rias, que se ce­le­bra­ban en las cen­tu­rias o agru­pa­cio­nes de ciu­da­da­nos en edad mi­li­tar- con otros cin­co as­pi­ran­tes pa­ra el Con­su­la­do ro­mano.

Ru­bal­ca­ba y Ra­joy, 2.076 años des­pués, cen­tran sus cam­pa­ñas en las ex­pec­ta­ti­vas de los elec­to­res, sin des­cui­dar, sin em­bar­go, a los in­con­di­cio­na­les y tam­po­co -aunque na­die se atre­va a de­cir­lo así- a los po­ten­cia­les be­ne­fi­cios fu­tu­ros que po­drían ob­te­ner los vo­tan­tes. El pri­mer gran mo­men­to de la cam­pa­ña, el debate te­le­vi­sa­do del lu­nes 7 de no­viem­bre, ya es his­to­ria. Ga­nó Ra­joy o qui­zá per­dió Ru­bal­ca­ba. No fue apa­bu­llan­te, ni mu­cho me­nos, pe­ro la afi­ción so­cia­lis­ta es­pe­ra­ba mu­cho más de la mí­ti­ca ha­bi­li­dad dia­léc­ti­ca del can­di­da­to del PSOE. Al­gu­nos eran cons­cien­tes de los ries­gos. “No ten­go cla­ro que Alfredo ga­ne el debate”, de­cía una de sus per­so­nas de más con­fian­za. Ent0n­ces, el CIS ya ha­bía pu­bli­ca­do la de­mo­le­do­ra encuesta que con­ce­de una muy am­plia ma­yo­ría ab­so­lu­ta al PP. Tam­bién en­ton­ces Ru­bal­ca­ba y sus es­tra­te­gas ha­bían op­ta­do por la es­tra­te­gia de la hu­mil­dad, de pre­sen­tar­se ca­si co­mo víc­ti­mas de to­do y de to­dos en las pró­xi­mas elec­cio­nes y así ju­gar has­ta el lí­mi­te la ba­za de “la sim­pa­tía sin­ce­ra” de la que ha­bla­ba Quin­to Tu­lio, es de­cir, los in­con­di­cio­na­les. Los so­cia­lis­tas cal­cu­lan que un mi­llón de sus vo­tan­tes de 2008 han cru­za­do la ori­lla y aho­ra es­tán en el PP. Con­fían en que la san­gría se ha­ya de­te­ni­do y tam­bién ape­lan a la his­to­ria, por­que el PSOE siem­pre ha me­jo­ra­do -y mu­cho- las ex­pec­ta­ti­vas de las en­cues­tas, in­clui­das las del CIS. Siem­pre, ex­cep­to en 2000, cuan­do Joa­quín Al­mu­nia fue arro­lla­do por la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP de Az­nar. Y los po­pu­la­res, cla­ro, es­tán con­ven­ci­dos de que se dan las cir­cuns­tan­cias pa­ra que aho­ra se re­pi­ta la his­to­ria. Ma­riano Ra­joy es el que me­nos se fía, y eso ex­pli­ca tam­bién que, a pe­sar de to­do, en el debate su ob­je­ti­vo fue­ra no per­der na­da. Es pro­ba­ble que no ga­na­ra vo­tos, pe­ro hay coin­ci­den­cia ge­ne­ral -in­clu­so en­tre los más fo­ro­fos del PSOE- en que no per­dió nin­guno.

“Mien­tras seas can­di­da­to, no de­bes in­ter­ve­nir en nin­gún asun­to de Es­ta­do, ni el Se­na­do, ni en las asam­bleas po­pu­la­res; es ne­ce­sa­rio, por tan­to, que te con­ten­gas”, acon­se­ja­ba Quin­to a su her­mano Mar­co. El equi­po elec­to­ral de Ru­bal­ca­ba tam­bién ha de­ba­ti­do -era inevi­ta­ble- có­mo de­bía abor­dar el anun­cio del “ce­se de la ac­ti­vi­dad ar­ma­da” de ETA en la cam­pa­ña elec­to­ral. No hu­bo una­ni­mi­dad, ni mu­cho me­nos. Al­gu­nos no es­ta­ban de acuer­do en que no se ha­bla­ra del fin de ETA. To­dos, sin em­bar­go, acep­ta­ron que el can­di­da­to, Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, sí de­bía elu­dir el asun­to. To­do y tam­bién la es­tra­te­gia de la cam­pa­ña acon­se­ja­ba que él no en­tra­ra en esa cues­tión. Tam­bién acep­ta­ron el cri­te­rio, im­pues­to por el pro­pio Ru­bal­ca­ba, de elu­dir el te­ma eta­rra en la cam­pa­ña. A pe­sar de to­do, eso no im­pi­dió una alu­sión de Felipe Gon­zá­lez, ni tam­po­co que otros mi­ti­ne­ros so­cia­lis­tas co­mien­cen sus in­ter­ven­cio­nes con la cons­ta­ta­ción ex­plí­ci­ta de que es­ta es la pri­me­ra cam­pa­ña elec­to­ral de la de­mo­cra­cia sin ETA.

“Las pro­me­sas -ex­pli­ca Mar­co Tu­lio en su Breviario de cam­pa­ña elec­to­ral- que­dan en el ai­re, no tie­nen un pla­zo de­ter­mi­na­do de tiem­po y afec­tan a un nú­me­ro li­mi­ta­do de gen­te; por el con­tra­rio, las ne­ga­ti­vas te gran­jean, in­du­da­ble e in­me­dia­ta­men­te, mu­chas ene­mis­ta­des”. El to­da­vía pre­si­den­te y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, el des­apa­re­ci­do en cam­pa­ña Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, no ha te­ni­do pro­ble­mas por pro­me­sas que no ha po­di­do cum­plir. La más fa­mo­sa pro­me­sa elec­to­ral de la de­mo­cra­cia, los 800.000 pues­tos de tra­ba­jo de 1982, nun­ca pa­só fac­tu­ra al PSOE de Felipe Gon­zá­lez, que, sin cum­plir­la, re­pi­tió dos ve­ces ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Aho­ra, en ple­na cam­pa­ña, ni tan si­quie­ra Ma­riano Ra­joy con­cen­tra sus dia­tri­bas con­tra los so­cia­lis­tas en las pro­me­sas in­cum­pli­das, sino en los as­pec­tos más ne­ga­ti­vos de la era Za­pa­te­ro, de la que se­ña­la he­re­de­ro a Rub-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.