La her­man­dad de los sa­nos

Tiempo - - ZOOM -

en una ma­ra­tón po­pu­lar es muy di­fí­cil to­par­se con al­guien pe­si­mis­ta y tris­tón. So­bre to­do al co­mien­zo de la ca­rre­ra. Ca­si to­dos los co­rre­do­res pa­re­cen sa­ca­dos de una gran fá­bri­ca de vi­ta­li­dad, de sa­lud y de en­tu­sias­mo. Quien desea co­rrer jun­to a mi­les de per­so­nas no ofre­ce des­de lue­go el per­fil de un agua­fies­tas con ten­den­cias sui­ci­das. Si no hu­bie­se tan­tos in­di­vi­duos ilu­sio­na­dos con la prác­ti­ca del de­por­te, no hay du­da de que en las ciu­da­des ha­bría mu­chos más pro­ble­mas de or­den pú­bli­co. Ima­gi­nen que to­da es­ta gen­te que co­rre la ma­ra­tón de Nue­va York hu­bie­ra pre­fe­ri­do pa­sar la ma­ña­na del do­min­go ti­ra­da en la ca­ma o em­bo­rra­chán­do­se en di­fe­ren­tes ba­res de Brooklyn. ¿No creen que ha­bría si­do ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­so? Un jo­ye­ro neo­yor­quino me di­jo una vez: “Da­le un lar­go ra­to de ocio a un ame­ri­cano con com­ple­jos y no des­car­tes que te pon­ga una bom­ba ca­se­ra en el re­tre­te”. Un po­co exa­ge­ra­do. Aho­ra bien, la se­gu­ri­dad mun­dial, aunque pue­da so­nar a chis­te, de­pen­de en gran me­di­da de que se ce­le­bren en el fu­tu­ro mu­chas más ma­ra­to­nes. Es­tas ci­tas ma­si­vas sir­ven pa­ra apla­car las an­gus­tias del per­so­nal y pa­ra re­du­cir sus ín­di­ces de nihi­lis­mo. Co­rre, de­ja co­rrer y sé fe­liz. Esa es la con­sig­na. Por­que mien­tras co­rre­mos, nos cree­mos los due­ños de nues­tra vi­da y unos ti­pos fuer­tes y es­tu­pen­dos. Po­cos con­sue­los re­sul­tan tan ba­ra­tos y eco­ló­gi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.