PP y PSOE, an­te la gran opor­tu­ni­dad de en­cau­zar la cues­tión te­rri­to­rial

Las en­cues­tas au­gu­ran en Ca­ta­lu­ña y País Vas­co una ro­tun­da vic­to­ria de los par­ti­dos na­cio­na­les fren­te a los na­cio­na­lis­tas.

Tiempo - - PORTADA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Amás de uno le sor­pren­dió que en el úni­co debate elec­to­ral que man­tu­vie­ron los can­di­da­tos de los dos gran­des par­ti­dos a la pre­si­den­cia del Go­bierno no se di­je­ra ni una so­la pa­la­bra del mal lla­ma­do pro­ble­ma te­rri­to­rial que, se­gún pa­re­ce, aco­go­ta a los es­pa­ño­les. A mí no. Quiero de­cir, que a mí no me sor­pren­dió. Y ca­da día me aco­go­ta me­nos. Con­si­de­ro a Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba y Ma­riano Ra­joy ti­pos con la in­te­li­gen­cia su­fi­cien­te co­mo pa­ra de­tec­tar de qué no quie­ren ni oír ha­blar los ciu­da­da­nos, ha­bien­do, co­mo hay, pro­ble­mas mu­cho más acu­cian­tes que el te­rri­to­rial. Con el des­em­pleo ga­lo­pan­do sin con­trol y la hu­cha de mu­chas fa­mi­lias con te­la­ra­ñas en la ra­nu­ra, ha­ber de­di­ca­do un so­lo mi­nu­to del ca­ra a ca­ra a pu­bli­ci­tar el ar­ti­fi­cio­so de­cá­lo­go lo­ca­lis­ta de turno ha­bría so­na­do en mu­chos ho­ga­res a al­go peor que una bro­ma de mal gus­to. Su­pon­go que Ru­bal­ca­ba y Ra­joy, que aunque no lo pa­rez­ca tie­nen al­gu­nos ob­je­ti­vos co­mu­nes, se que­da­ron muy tran­qui­los cuan­do ana­li­za­ron el es­tu­dio pre­lec­to­ral que hi­zo pú­bli­co el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS) el pa­sa­do 4 de no­viem­bre. Co­mo es evi­den­te, no me es­toy re­fi­rien­do a po­si­bles ma­yo­rías ab­so­lu­tas o su­pues­tos ba­ta­ca­zos elec­to­ra­les, sino pre­ci­sa­men­te a las preo­cu­pa­cio­nes com­par­ti­das. Con­si­dé­re­se una ma­nía, qué le voy a ha­cer, pe­ro cuan­do en vís­pe­ras elec­to­ra­les me echo a la ca­ra una encuesta tan am­plia co­mo es­ta (17.236 en­tre­vis­tas di­se­ña­das y tra­ba­ja­das por el me­jor plan­tel de in­ves­ti­ga­do­res so­cio­ló­gi­cos que hay en Es­pa­ña), lo pri­me­ro que ha­go es ir­me a los apar­ta­dos de Ca­ta­lu­ña y País Vas­co. O sea, al meo­llo del pro­ble­ma te­rri­to­rial.

En los re­sul­ta­dos asig­na­dos a Ca­ta­lu­ña es­pe­ra­ba en­con­trar una he­ri­da aún abier­ta. Des­pués de las tor­pe­zas co­me­ti­das en es­ta le­gis­la­tu­ra por unos y otros, des­de y con­tra Ca­ta­lu­ña, no era des­ca­be­lla­do pen­sar en un re­for­za­mien­to de la man­cha de acei­te del ca­ta­la­nis­mo. Así lla­ma al fe­nó­meno Fran­cesc-marc Ál­va­ro, quien es­cri­bía en La Van­guar­dia: “Es in­du­da­ble que el vie­jo ca­ta­la­nis­mo se es­tá ha­cien­do so­be­ra­nis­ta (...), pe­ro eso no re­suel­ve la de­bi­li­dad de­mo­grá­fi­ca del ca­ta­la­nis­mo en ge­ne­ral, que es ser, to­da­vía, un gran des­co­no­ci­do pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos ca­ta­la­nes, so­bre to­do en el pri­mer y se­gun­do cin­tu­rón me­tro­po­li­tano”. Tal cual, Fran­cesc-marc. Da la im­pre­sión de que en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de 2010 se die­ron por zan­ja­das las deu­das. Ga­nó CIU; de for­ma in­con­tes­ta­ble. Pe­ro so­lo acu­dió a las ur­nas un 59,9% del elec­to­ra­do. En las ge­ne­ra­les de 2008 fue a vo­tar el 71,2% del cen­so, y la su­ma de PSOE, PP e ICV se iba has­ta los 33 dipu­tados, con­tra los 14 de las for­ma­cio­nes na­cio­na­lis­tas. El CIS au­gu­ra un re­sul­ta­do muy si­mi­lar el 20-N. Con una va­rian­te: el des­gas­te de los so­cia­lis­tas, que no obs­tan­te vuel­ven a ga­nar, be­ne­fi­cia ma­yor­men­te a PP e ICV. Pe­ro la cues­tión cla­ve es otra: ¿cuál de las Ca­ta­lu­ñas es más real: la del 59% o la del 71%? ¿La del vie­jo ca­ta­la­nis­mo que “agu­je­rea la pie­dra ca­da día”, o la del pri­mer y se­gun­do cin­tu­rón?

Lo que nos es­pe­ra en el País Vas­co, se­gún la encuesta del CIS, no es muy dis­tin­to: 14 (PSE-PP) con­tra 3+3. Los he­re­de­ros de Ba­ta­su­na vuel­ven al Par­la­men­to des­pués de par­tir por la mi­tad la re­pre­sen­ta­ción del PNV. En Euskadi los son­deos no siem­pre han si­do fia­bles. El mie­do, ya se sa­be. Pe­ro la ten­den­cia es cla­ra: los par­ti­dos na­cio­na­les ocu­pan los dos pri­me­ros es­ca­lo­nes del po­dio. Una vic­to­ria de la de­mo­cra­cia fren­te a los ul­tras de uno y otro signo. Un es­ce­na­rio im­pa­ga­ble pa­ra afron­tar la rec­ta fi­nal del te­rro­ris­mo.

La cri­sis eco­nó­mi­ca aca­rrea enor­mes tras­tor­nos, pe­ro tie­ne una vir­tud: je­rar­qui­za la reali­dad, reor­de­na los pro­ble­mas se­gún su ver­da­de­ra im­por­tan­cia. Y da la im­pre­sión de que los ciu­da­da­nos han de­ci­di­do co­lo­car la “cues­tión te­rri­to­rial” en el si­tio que le co­rres­pon­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.