Me­tal de tran­si­ción

Tiempo - - OPINIÓN - ELISA BENI

gris, bri­llan­te, frío, pe­sa­do y muy du­ro. Buen con­duc­tor de la elec­tri­ci­dad que en los me­dios opo­si­to­res se en­cres­pa en ra­yos y cen­te­llas. Mi­nis­tro tan­ta­lio, Ru­bal­ca­ba su­pers­tar. Las me­tá­fo­ras de ta­bla pe­rió­di­ca no se pue­den apli­car a cual­quier ele­men­to. Al vi­ce­quí­mi­co, sí. En tran­si­ción ha­cia sí mis­mo, ha­cia un ZP mi­la­gro­sa­men­te res­tau­ra­do o ha­cia la rui­na so­cia­lis­ta, sus tan­tá­li­cas ca­pa­ci­da­des co­mo ca­ta­li­za­dor le han per­mi­ti­do ya aglu­ti­nar al par­ti­do-par­ti­do e ins­ta­lar­lo en el sue­ño de que la des­truc­ción ma­si­va es to­da­vía una ba­ta­lla que es­tá por li­brar. Li­man­do pun­tos de dis­tan­cia.

Su sim­ple irrup­ción ha sa­ca­do de la ca­ma a Arrio­la y a sus cir­cuns­tan­cias. Hay adep­tos que arru­llan la teo­ría pe­pe­cén­tri­ca de que ha si­do ins­ta­la­do en las al­tu­ras so­la­men­te

Hay adep­tos que arru­llan la teo­ría de que ha si­do ins­ta­la­do en las al­tu­ras pa­ra cris­par a Ra­joy

pa­ra cris­par a Ra­joy. Al me­nos pa­ra tur­bar­lo, has­ta el pun­to de for­zar­le un streap­tea­se ideo­ló­gi­co por el que aso­ma la patita de ese lo­bo que se tra­vis­te de Ca­me­ron. Una vez des­pier­ta, la ba­rahún­da lan­za con­tra él me­tra­lla de pa­sa­do y la bi­lis de fu­tu­ro. No sa­ben que el tan­ta­lio es apre­cia­do por su ca­pa­ci­dad inau­di­ta pa­ra re­sis­tir el ata­que de los áci­dos. Y tam­bién pue­den hin­char­se a lar­gar, su pun­to de ebu­lli­ción su­pera los 5.000º y por mu­cho que lo ca­lien­ten se­gui­rá sien­do es­ta­ble por sí mis­mo. Su­pli­cio de tán­ta­lo les es­pe­ra. No obs­tan­te, Ru­bal­ca­ba me­tal tam­po­co lo tie­ne fá­cil. To­do de­pen­de del uso y abu­so de las cualidades pa­ra­mag­né­ti­cas que ador­nan al ele­men­to. Le van a ha­cer fal­ta. Los otros di­cen que me­te mie­do. Aún no se han en­te­ra­do de que el tan­ta­lio es­tá den­tro de to­dos nues­tros mó­vi­les, los gps, las agen­das elec­tró­ni­cas. Cuan­do se cos­quen, se da­rán cuen­ta de por qué, en reali­dad, el su­per­mi­nis­tro di­ce que lo sa­be to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.