“Mi prio­ri­dad es man­te­ner el po­der ad­qui­si­ti­vo de las pen­sio­nes”

Tiempo - - PORTADA - POR S. G. FO­TOS: DIE­GO CRES­PO sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

sus ami­gos di­cen de él que es pre­de­ci­ble, fia­ble, se­rio, lo que Es­pa­ña ne­ce­si­ta en es­te mo­men­to. Sus enemi­gos, que es­tá ins­ta­la­do en el “de­pen­de” y que su úni­co mé­ri­to co­mo lí­der de la opo­si­ción ha si­do cru­zar­se de bra­zos y ver pa­sar el ca­dá­ver de los so­cia­lis­tas por de­lan­te de su puer­ta. Ma­riano Ra­joy, ga­lle­go de 56 años, pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar, seguidor del Real Ma­drid y can­di­da­to a la pre­si­den­cia del Go­bierno, es hoy, se­gún di­cen to­das las en­cues­tas, quien tie­ne más po­si­bi­li­da­des de ser el pró­xi­mo in­qui­lino de La Mon­cloa. Es­pa­ña tie­ne ca­si cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos. ¿Qué tres re­for­mas pro­po­ne pa­ra vol­ver a crear em­pleo? Una re­for­ma la­bo­ral y una re­for­ma fis­cal que ayu­den a los em­pren­de­do­res. Ade­más es pre­ci­so re­du­cir el dé­fi­cit pú­bli­co y aca­bar la res­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­ra que vuel­va a fluir el cré­di­to a las fa­mi­lias y a las em­pre­sas. Pe­ro por mu­chas me­di­das que adop­te­mos, mu­chas le­yes que dic­te­mos, si no vuel­ve el cré­di­to no vol­ve­rá la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y no con­se­gui­re­mos sa­lir de la cri­sis. Su prin­ci­pal ri­val en es­tas elec­cio­nes, el so­cia­lis­ta Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, ha di­cho que ase­gu­ra­rá a los es­pa­ño­les las pen­sio­nes, la pres­ta­ción por des- em­pleo, la edu­ca­ción y la sanidad, pe­ro no un pues­to de tra­ba­jo. ¿Se atre­ve a pro­me­ter­lo us­ted? Mi gran prio­ri­dad es el em­pleo. Te­ne­mos que vol­ver a crear em­pleo en Es­pa­ña por­que de eso de­pen­de to­do lo de­más. Sin em­pleo no se pue­den man­te­ner las po­lí­ti­cas so­cia­les ni las pen­sio­nes. Con el em­pleo vie­ne la pros­pe­ri­dad y, con ella, los in­gre­sos pa­ra el Es­ta­do. Con esos in­gre­sos se pa­gan la edu­ca­ción y la sanidad, y son las co­ti­za­cio­nes de quie­nes tra­ba­jan las que pa­gan las pen­sio­nes. Por eso mi prio­ri­dad es el em­pleo. A mí me pa­re­ce muy res­pe­ta­ble lo que di­ce ca­da cual, pe­ro los he­chos son in­cues­tio­na­bles. El he­cho es que el Go­bierno so­cia­lis­ta ha si­do el pri­me­ro de la de­mo­cra­cia que ha con­ge­la­do las pen­sio­nes y eso ha ocu­rri­do por­que no ha sa­bi­do ges­tio­nar la eco­no­mía. El PSOE ha pro­me­ti­do que si go­bier­na crea­rá una ta­sa a la ban­ca pa­ra crear em­pleo ju­ve­nil. ¿Es­ta­ría el Par­ti­do Po­pu­lar a fa­vor de im­po­ner una ta­sa a la ban­ca? En un mun­do glo­ba­li­za­do, esa pro­pues­ta so­lo tie­ne sen­ti­do si se apli­ca en un ám­bi­to su­pra­na­cio­nal. Si así se acuer­da en los or­ga­nis­mos eu­ro­peos, no­so­tros no nos opon­dre­mos. De to­dos mo­dos, con­si­de­ro mu­cho más ur­gen­te pa­ra nues­tro in­te­rés na­cio­nal di­se­ñar me­ca­nis­mos que per­mi­tan a los ban­cos es­pa­ño­les su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des que les es­tán crean­do sus ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios. Us­ted ha di­cho que el pac­to al­can­za­do en la UE da­ña­rá la re­cu­pe­ra­ción de Es­pa­ña. ¿Qué con­se­cuen­cias ten­drá pa­ra los es­pa­ño­les? La más gra­ve es que el cré­di­to, que tan­ta fal­ta ha­ce, se va a re­du­cir aún más. Es de pu­ra ló­gi­ca. Si los ban­cos se ven obli­ga­dos a con­se­guir más ca­pi­tal, de­di­ca­rán sus re­cur­sos a ese ob­je­ti­vo y no a fa­ci­li­tar el cré­di­to. En se­gun­do lu­gar, a la ban­ca es­pa­ño­la, que no te­nía pro­ble­mas con la deu­da grie­ga, se la es­tig­ma­ti­za por un pro­ble­ma que no tie­ne, mien­tras se de­jan sin aten­der sus au­tén­ti­cos pro­ble­mas con los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios. En ter­cer lu­gar, con­si­de­ro que es ab­so­lu­ta­men­te inacep­ta­ble que se ha­ya per­mi­ti­do cues­tio­nar la ca­li­dad de la deu­da es­pa­ño­la cuan­do nues­tro país siem­pre ha he­cho fren­te a sus com­pro­mi­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.