Ra­joy fue reha­cien­do el PP a su me­di­da, se ro­deó de lea­les, des­ac­ti­vó ca­ma­ri­llas y nos­tal­gias

Tiempo - - OPINIÓN -

Fe­rraz, las ri­tua­les cons­pi­ra­cio­nes o las in­tra­his­to­rias pe­pe­ras de Ma­drid, Va­len­cia, Ca­ta­lu­ña, As­tu­rias, et­cé­te­ra. Los hoo­li­gans pa­re­cen ig­no­rar lo que se le vie­ne en­ci­ma. Hay tres de­ba­tes abier­tos. El pri­me­ro: ¿ga­na Ra­joy o pier­den Ru­bal­ca­ba y Za­pa­te­ro? El se­gun­do: ¿pa­ra qué no ca­llar­se cuan­do el enemi­go es­tá hun­di­do y an­te unos co­mi­cios en que se va a vo­tar con la car­te­ra? Y el ter­ce­ro: si el po­der tam­bién es po­tro de tor­tu­ra, ¿qué va a ha­cer con un éxi­to tan arro­lla­dor co­mo el que le pro­nos­ti­can, con la ca­ja va­cía, y con Ber­lín y París acos­tum­bra­dos a ma­ne­jar el guion del Con­se­jo de Mi­nis­tros?

Sin gran­des rui­dos, fue reha­cien­do el PP a su me­di­da, se ro­deó de lea­les, des­ac­ti­vó ca­ma­ri­llas y nos­tal­gias, apar­tó a los cris­tia­nos vie­jos y mi­dió a gol­pe de sus­tos los tiem­pos po­lí­ti­cos. La len­ta ren­di­ción de Za­pa­te­ro le ha­ce al can­di­da­to del PP un re­ga­lo en­ve­ne­na­do que se en­tre­ga sin ma­nual de ins­truc­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.