El PP bus­ca con­so­li­dar­se en Ca­ta­lu­ña

Ra­joy se vuel­ca en tie­rras ca­ta­la­nas pa­ra atraer­se los vo­tos de na­cio­na­lis­tas y so­cia­lis­tas. Mien­tras, los lí­de­res lo­ca­les del Par­ti­do Po­pu­lar sue­ñan con te­ner in­clu­so un se­na­dor por elec­ción di­rec­ta.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO FERNÁNDEZ na­cio­nal.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

el par­ti­do po­pu­lar con­fía en re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da en Ca­ta­lu­ña pa­ra po­der si­tuar a Ma­riano Ra­joy en La Mon­cloa des­pués del 20 de no­viem­bre, fe­cha de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. En las dos úl­ti­mas ci­tas elec­to­ra­les, el PP su­frió sen­dos y se­ve­ros castigos en es­ta co­mu­ni­dad (en 2008, los so­cia­lis­tas ob­tu­vie­ron in­clu­so un re­sul­ta­do his­tó­ri­co, con 25 dipu­tados), de tal mo­do que el re­sul­ta­do fi­nal fue la vic­to­ria de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. En 2011, Ra­joy ha pres­ta­do una inusi­ta­da aten­ción a las tie­rras ca­ta­la­nas, has­ta el pun­to de que ha co­men­za­do la cam­pa­ña elec­to­ral en la lo­ca­li­dad de Cas­tell­de­fels, una lo­ca­li­dad al sur de Bar­ce­lo­na, ubi­ca­da en pleno cin­tu­rón ro­jo pe­ro que en las an­te­rio­res mu­ni­ci­pa­les pa­só a ma­nos de los po­pu­la­res.

Fuen­tes del PP se­ña­lan a Tiem­po: “Pa­re­ce cla­ro que Ra­joy ga­na­rá las elec­cio­nes, pe­ro he­mos de mo­vi­li­zar aún más a nues­tro elec­to­ra­do pa­ra evi­tar sor­pre­sas”. Tie­nen cla­ro que su prin­ci­pal ri­val en Ca­ta­lu­ña es Con­ver­gèn­cia i Unió (CIU), cu­yo ca­be­za de lis­ta, Jo­sep An­to­ni Du­ran i Llei­da, es­tá des­ple­gan­do una in­ten­sa ac­ti­vi­dad des­de el ve­rano. “Es una cam­pa­ña muy lar­ga, ya que se con­vo­có con mu­cha an­te­la­ción. A Du­ran se le ve muy ner­vio­so, has­ta el pun­to de lle­gar al in­sul­to pa­ra lla­mar la aten­ción y mo­vi­li­zar a sus elec­to­res. Ru­bal­ca­ba tam­bién es­tá ac­ti­vo, pe­ro a es­te rit­mo no se­ría ex­tra­ño que lle­ga­sen des­fon­da­dos al 20-N”, aña­den las mis­mas fuen­tes.

Aunque una par­te de los vo­tos se los dispu­ta a CIU, el PP no pier­de de vista a sus prin­ci­pa­les ri­va­les en Es­pa­ña, los so­cia­lis­tas. “Que­re­mos que ha­ya un tras­va­se de vo­tos del PSC al PP, que los vo­tos de­sen­can­ta­dos no se va­yan a la abs­ten­ción”, ra­zo­na una de las fuen­tes con­sul­ta­das de la cú­pu­la po­pu­lar. En las mu­ni­ci­pa­les, se­gún las cá­ba­las de los hom­bres de Ra­joy, es­te par­ti­do fue el que más cre­ció: pa­só de 283.000 vo­tos a 363.000, o sea, 80.000 su­fra­gios más, pa­san­do de 283 con­ce­ja­les a 473. “Pe­ro so­lo 30.000 vo­tos pro­ve­nían de las fi­las so­cia­lis­tas. Esa ten­den­cia se ha de co­rre­gir”, sub­ra­yan.

El an­sia­do se­na­dor.

El PP afir­ma que no tie­ne en­cues­tas pre­lec­to­ra­les pro­pias, pe­ro sí tie­ne co­no­ci­mien­to de que los tres gran­des par­ti­dos en Ca­ta­lu­ña “que­da­rán muy pa­re­jos en vo­tos”. Eso no quie­re de­cir que to­dos sa­quen los mis­mos dipu­tados, ya que por las cir­cuns­crip­cio­nes elec­to­ra­les, el par­ti­do más be­ne­fi­cia­do se­ría CIU. “En la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na, es po­si­ble que ga­ne­mos a CIU, pe­ro el pro­ble­ma se pue­de plan­tear en Gerona y Lé­ri­da, que es don­de CIU re­cu­pe­ra. En Lé­ri­da, es po­si­ble que sa­que­mos un es­ca­ño. Y en Gerona te­ne­mos opciones a re­cu­pe­rar el dipu­tado que ha­bía­mos te­ni­do. Aho­ra pue­de ser un buen mo­men­to pa­ra ello, ya que en las úl­ti­mas ge­ne­ra­les ob­tu­vi­mos más de 40.000 vo­tos y al fi­nal se lo lle­vó ERC por un pu­ña­do de vo­tos. Se tra­ta­ría más de una cues­tión a ni­vel sim­bó­li­co, ya que cuan­ti­ta­ti­va­men­te no ten­drá mu­cha im­por­tan­cia”, ex­pli­can des­de la cú­pu­la po­pu­lar. En mar­zo de 2008, el PP ob­tu­vo ocho es­ca­ños en tie­rras ca­ta­la­nas. “Los es­tu­dios cua­li­ta­ti­vos de que he­mos te­ni­do co­no­ci­mien­to nos dan un au­men­to, co­mo mí­ni­mo, de cua­tro es­ca­ños, aunque po­drían ser cin­co o seis”, re­co­no­ce un dipu­tado del PP. La zo­na don­de más re­cu­pe­ra es Bar­ce­lo­na, aunque en Ta­rra­go­na pa­re­ce con­fir­mar­se la op­ción de au­men­tar el so­li­ta­rio dipu­tado que tie­ne en la ac­tua­li­dad. Si se le su­ma el ba­jón de los so­cia­lis­tas, las cuen­tas les sa­len a los po­pu­la­res: pue­den op­tar a una ma­yo­ría ab­so­lu­ta en las ge­ne­ra­les, aunque sea por po­co.

Pe­ro hay otra va­ria­ble que da es­pe­ran­zas al PP: “Por pri­me­ra vez, po­de­mos te­ner al­gún se­na­dor. Y eso es un sal­to im­por­tan­te”. Se­ría un hi­to his­tó­ri­co, ya que nun­ca an­tes los po­pu­la­res ha­bían con­se­gui­do ob­te­ner re­pre­sen­ta­ción pa­ra la Cá­ma­ra Al­ta. A pe­sar de to­do, el PP no quie­re lan­zar las cam­pa­nas al vue­lo. Su es­tra­te­gia pa­sa por mo­vi­li­zar a su elec­to­ra­do y al vo­to de­sen­can­ta­do de los so­cia­lis­tas, ya que si los su­yos se que­dan en ca­sa, por­que ya ven a Ra­joy sen­ta­do en La Mon­cloa, pue­de su­frir u nue­vo y mo­nu­men­tal fra­ca­so elec­to­ral.

Bar­ce­lo­na. La pre­si­den­ta del PP ca­ta­lán, Alicia Sán­chez Ca­ma­cho, y Jor­ge Fernández, can­di­da­to por Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.