Al­gu­nas re­fle­xio­nes pa­ra nues­tro tiem­po

El pro­gra­ma de Ru­bal­ca­ba su­po­ne una al­ter­na­ti­va creí­ble y pro­gre­sis­ta pa­ra im­pul­sar la eco­no­mía y lu­char con­tra el pa­ro mien­tras que la in­de­fi­ni­ción de Ra­joy produce preocupación y has­ta mie­do.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - GREGORIO PE­CES- BAR­BA

so­bre el pa­ro. Es evi­den­te que es­ta­mos an­te el prin­ci­pal pro­ble­ma de nues­tra so­cie­dad y el que más preo­cu­pa a los ciu­da­da­nos. Tam­bién pa­re­ce evi­den­te que exis­te una eco­no­mía su­mer­gi­da que ate­núa el pro­ble­ma, y que evi­ta, con ci­fras tan al­tas, una ex­plo­sión so­cial. Pe­ro tam­bién ese be­ne­fi­cio tie­ne di­men­sio­nes ne­ga­ti­vas y con­tra­pro­du­cen­tes, por­que la eco­no­mía su­mer­gi­da im­pi­de la po­si­bi­li­dad de pa­go de im­pues­tos en los ne­go­cios in­vi­si­bles. Si esa eco­no­mía aflo­ra­se con luz y ta­quí­gra­fos, se­gu­ra­men­te ha­bría más di­ne­ro dis­po­ni­ble por pa­go de im­pues­tos, e in­clu­so se pu­die­ra avan­zar en una po­si­ble re­duc­ción. En to­do ca­so es un pro­ble­ma de gra­ve­dad ex­tre­ma, no so­lo por la po­bre­za que ge­ne­ra, sino por­que afec­ta a la raíz de la dig­ni­dad de las per­so­nas y a su au­to­es­ti­ma. El de­te­rio­ro de la per­so­na­li­dad, en el queha­cer de ca­da uno y en el desa­rro­llo de las ex­pec­ta­ti­vas in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas, produce un su­fri­mien­to di­fí­cil de so­por­tar, y la sa­li­da del tú­nel no pa­re­ce fá­cil y, ade­más, lle­va­rá tiem­po. Por eso las in­ten­cio­nes del PP de de­bi­li­tar nues­tras ga­ran­tías so­cia­les y nues­tra pro­tec­ción no son el me­jor au­gu­rio, si ga­nan las elec­cio­nes. Creo que es el de­ber de las per­so­nas lú­ci­das afron­tar con va­len­tía el pro­ble­ma e in­ten­tar sa­lir del es­tan­ca­mien­to pro­te­gien­do más el tra­ba­jo y car­gan­do apor­ta­cio­nes a las per­so­nas con me­dios su­fi­cien­tes. so­bre los pro­gra­mas de las elec­cio­nes. Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba se ha ex­pues­to y ha cons­trui­do una al­ter­na­ti­va creí­ble con me­di­das pro­gre­sis­tas, co­no­cien­do las di­fi­cul­ta­des y sin caer en el aven­tu­re­ris­mo ni en una com­pla­cien­te inac­ti­vi­dad: la combinación en­tre aho­rro y aus­te­ri­dad por una par­te y la ani­ma­ción de la eco­no­mía con in­ver­sio­nes de desa­rro­llo por otra. So­lo con ese equi­li­brio evi­ta­re­mos el es­tan­ca­mien­to. Por eso Ru­bal­ca­ba se ex­po­ne y quie­re avan­zar en esa lí­nea de in­ver­sión y ac­ti­vi­dad crea­ti­va.

Ma­riano Ra­joy si­gue en la in­de­fi­ni­ción. Co­mo es per­so­na in­te­li­gen­te y bien pre­pa­ra­da sa­be que al­guno de los sa­cri­fi­cios de “su aus­te­ri­dad” va a de­te­rio­rar la pro­tec­ción so­cial de los más mo­des­tos. Produce no so­lo preocupación sino mie­do es­cu­char al pre­si­den­te de la pa­tro­nal de Ma­drid, las so­lu­cio­nes y re­ce­tas que pro­po­ne, en­va­len­to­na­do por la con­vic­ción de una vic­to­ria del PP por ma­yo­ría ab­so­lu­ta, y la se­gu­ri­dad de que el mo­de­ra­do Ra­joy no va a po­der re­sis­tir las pre­sio­nes de sus ra­di­ca­les. Re­sul­ta sor­pren­den­te que los em­pre­sa­rios ma­dri­le­ños no ha­yan pen­sa­do que les per­ju­di­ca se­ria­men­te te­ner al fren­te de su or­ga­ni­za­ción a una per­so­na tan po­co cen­tra­da co­mo Ar­tu­ro Fernández. Te­ner pues­tas las ve­las so­lo a un sec­tor y aban­do­nar a su suerte al otro, pro­gre­sis­ta y abier­to, que for­ma tam­bién par­te im­por­tan­te de la ciu­da­da­nía ma­dri­le­ña es un error que les pue­de cos­tar ca­ro.

La se­ño­ra Ro­sa Díez tie­ne pre­ten­sio­nes y una idea muy al­ta de su va­lor y de sus po­si­bi­li­da­des. Ade­más se cree una in­te­lec­tual. Es di­fí­cil apre­ciar a una per­so­na­li­dad que fun­da un par­ti­do pro­pio des­pués de per­der unas elec­cio­nes en el PSOE, su par­ti­do de to­da la vi­da, y que, di­ga lo que di­ga, es­tá sien­do un apo­yo al PP, siem­pre que lo ne­ce­si­ta, man­te­nien­do con di­fi­cul­tad la in­de­pen­den­cia y una po­si­ción po­lí­ti­ca pro­pia y di­fe­ren­cia­da. Es di­fí­cil, por fin, no pen­sar que res­pi­ra por el ren­cor y la frustración y que siem­pre ha­rá lo po­si­ble por per­ju­di­car al par­ti­do que no su­po apre­ciar sus “in­du­da­bles va­lo­res” y que no qui­so que fue­ra se­cre­ta­ria ge­ne­ral. so­bre el pre­si­den­te del go­bierno. Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro se re­ti­ra de la po­lí­ti­ca y se da él mis­mo por amor­ti­za­do. Al­gu­nos sec­to­res le han cri­ti­ca­do y des­pre­cia­do ex­ce­si­va­men­te. Creo que no me­re­ce ese tra­to y que al ca­bo del tiem­po se aca­ba­rán re­co­no­cien­do sus mé­ri­tos y su im­pul­so pa­ra me­jo­rar la con­di­ción de los ciu­da­da­nos, es­pe­cial­men­te de los más po­bres. Des­de mi po­si­ción de ob­ser­va­dor de la reali­dad de Es­pa­ña, ten­go una ex­ce­len­te opi­nión y una adoración muy po­si­ti­va de su apor­ta­ción al in­te­rés ge­ne­ral y al bien co­mún. To­dos los pro­gre­sos en be­ne­fi­cio de los más hu­mil­des, en sanidad, en edu­ca­ción y en pro­tec­ción so­cial, son obra de la eta­pa de­mo­crá­ti­ca de los Go­bier­nos del PSOE. A Za­pa­te­ro la cri­sis le ha os­cu­re­ci­do esa fa­ce­ta de su Go­bierno, pe­ro no se pue­de ne­gar su pro­ta­go­nis­mo en las le­yes de de­pen­den­cia, igual­dad y con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, en­tre otras. Al me­nos le de­be­mos agra­de­ci­mien­to por to­do eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.