En Eu­ro­pa no hay cum­bre sin susto

Ver el ca­len­da­rio de reunio­nes de mi­nis­tros de la Unión Eu­ro­pea co­mien­za a ser si­nó­ni­mo de ob­ser­var cuán­do se pro­du­ci­rán los si­guien­tes sus­tos en la Eu­ro­zo­na.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

De­be de ser muy tris­te ver có­mo las bol­sas suben so­lo con el ru­mor de que vas a di­mi­tir”. Con es­ta fra­se la­pi­da­ria de­fi­nía el lu­nes pa­sa­do un ana­lis­ta po­lí­ti­co ita­liano la si­tua­ción de Sil­vio Ber­lus­co­ni, que en un ges­to de los que le ca­rac­te­ri­zan ha­bía di­cho po­cas ho­ras an­tes que la ins­pec­ción del FMI y de la Unión Eu­ro­pea so­bre el cum­pli­mien­to de sus com­pro­mi­sos eco­nó­mi­cos aca­ba­ría cuan­do él qui­sie­ra, por­que ha­bía si­do él quien la ha­bía pe­di­do. El man­da­ta­rio ita­liano sa­bía que tal afir­ma­ción no se ajus­ta a la reali­dad y que tal vi­gi­lan­cia ha si­do im­pues­ta por Fran­cia y Ale­ma­nia, que ya no se fían de sus pro­me­sas, tan­tas ve­ces in­cum­pli­das.

El ca­so es que ese mis­mo lu­nes, el día 7 de no­viem­bre, vol­vió a em­pe­zar en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros co­mo el enési­mo lu­nes ne­gro de los úl­ti­mos me­ses. “Ya ca­si se ha con­ver­ti­do en una ru­ti­na”, co­men­ta­ba un in­ter­me­dia­rio de bol­sa a me­dia se­sión, au­gu­ran­do que al­go pa­sa­ría pa­ra que las co­sas cam­bia­ran en las ho­ras si­guien­tes, y vuel­ta a em­pe­zar. Pe­ro lo cier­to es que in­de­pen­dien­te­men­te de las cos­tum­bres de los mer­ca­dos, que ob­se­quian úl­ti­ma­men­te a los in­ver­so­res con mu­chos lu­nes y mar­tes ne­gros, los da­tos no in­ci­tan pre­ci­sa­men­te a una paz du­ra­de­ra.

Los mi­nis­tros de fi­nan­zas de los paí­ses del eu­ro, el de­no­mi­na­do eu­ro­gru­po, se ha­bían reuni­do pa­ra avan­zar en el au­men­to del fon­do de res­ca­te europeo, el de­no­mi­na­do Fon­do Europeo de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra (EFSF, por sus si­glas en in­glés) pa­ra do­tar­lo de una po­ten­cia de has­ta un bi­llón (con b) de eu­ros y con­se­guir así una cier­ta cal­ma en los mer­ca­dos y eli­mi­nar el ries­go de con­ta­gio de la cri­sis grie­ga a las deu­das pú­bli­cas de Ita­lia y Es­pa­ña. Pe­ro una vez más la cum­bre aca­bó en de­cep­ción. No fue­ron ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do. Unos di­cen que por­que el pac­to es com­pli­ca­do y otros que por­que los pre­sen­tes no qui­sie­ron dar el aval a Ita­lia y aho­ra quie­ren for­zar que ha­ga los de­be­res co­mo los de­más.

El pro­ble­ma es que la fal­ta de acuer­do se ex­ten­dió a la po­si­bi­li­dad de des­blo­quear los 8.000 mi­llo­nes de eu­ros de ayu­da ur­gen­te a Gre­cia que fue­ron pa­ra­li­za­dos cuan­do el pri­mer mi­nis­tro Yor­gos Pa­pan­dreu anun­ció so­me­ter a re­fe­rén­dum el plan de res­ca­te europeo a su país. Eli­mi­na­da la ame­na­za del re­fe­rén­dum, pa­re­cía que el eu­ro­gru­po ten­dría más fá­cil au­to­ri­zar el des­blo­queo de los fon­dos, pe­ro no. Los mi­nis­tros quie­ren más se­gu­ri­da­des y es­pe­ran a que ter­mi­nen las ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas in­ter­nas de Gre­cia. Co­mo les ocu­rre a los mer­ca­dos, no les sir­ve que ha­ya fe­cha pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les an­ti­ci­pa­das (el 19 de fe­bre­ro) ni que Pa­pan­dreu se ha­ya com­pro­me­ti­do a de­jar el Go­bierno. Quie­ren ver­lo an­tes de fir­mar el che­que.

Avisos y pá­ni­co.

Ya lo ha­bía de­ja­do en­tre­ver el co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y Mo­ne­ta­rios, Olli Rehn, quien an­tes de in­cor­po­rar­se a la reunión di­jo que con­fia­ba en que Gre­cia ten­ga “en breve” un Go­bierno de uni­dad na­cio­nal ca­paz de po­ner en mar­cha las me­di­das que la Unión Eu­ro­pea le exi­ge a cam­bio de los des­em­bol­sos pre­vis­tos en el plan de res­ca­te, así co­mo del per­dón de la mi­tad de su deu­da pú­bli­ca. Evan­ge­los Ve­ni­ze­los, mi­nis­tro de Eco­no­mía grie­go, in­for­mó a sus co­le­gas de los avan­ces en el pro­ce­so, pe­ro no lo­gró

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.