Es­tu­por y con­fu­sión

Tras su pe­núl­ti­ma cri­sis po­lí­ti­ca, Gre­cia se pre­pa­ra pa­ra los nue­vos re­cor­tes que exi­gi­rá el se­gun­do res­ca­te. Va­rios grie­gos re­si­den­tes en Es­pa­ña cuen­tan có­mo lo es­tán vi­vien­do.

Tiempo - - MUNDO - CLA­RA PINAR FO­TOS: ELE­NA DEL ESTAL

Con­fun­di­dos y fu­rio­sos. Cons­cien­tes de que el Go­bierno lle­va mu­chos años ha­cien­do las co­sas mal, pe­ro har­tos de ser el es­la­bón más dé­bil de la guerra que se li­bra en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros con­tra el eu­ro y en la que po­co de­be te­ner que ver un país que no re­pre­sen­ta más del 2% del PIB de la UE. Men­ta­li­za­dos de que tar­da­rán dé­ca­das en le­van­tar ca­be­za, se pre­gun­tan quién li­de­ra­rá la re­cu­pe­ra­ción si los más pre­pa­ra­dos se mar­chan. Es­tas re­fle­xio­nes es­tán des­de ha­ce me­ses en la ca­be­za de la ma­yo­ría de los grie­gos, tam­bién de los que no vi­ven en Gre­cia. Tiem­po ha ha­blan­do con un gru­po de re­si­den­tes en Es­pa­ña que for­man par­te de la co­lo­nia ofi­cial de 1.000 per­so­nas y ofi­cio­sa de has­ta 5.000. Sus con­tac­tos con la cri­sis grie­ga son di­ver­sos. Coin­ci­den en sus opi­nio­nes so­bre el ori­gen de la cri­sis y sus cul­pa­bles. Tam­bién en que los grie­gos no pue­den so­por­tar más re­cor­tes.

“Gre­cia de­be­ría ser un país de cuen­to, con to­da la his­to­ria que tie­ne. Y la ima­gen que tie­ne es ca­tas­tró­fi­ca”, se la­men­ta Pa­na­gio­tis Cha­ra­lam­bi­dis, que lle­gó a Es­pa­ña en 1977 y hoy re­gen­ta tres res­tau­ran­tes grie­gos en Ma­drid. Des­de en­ton­ces, y sal­vo una es­tan­cia de dos años en Ale­ma­nia, ha pros­pe­ra­do has­ta con­ver­tir­se en im­por­ta­dor de pro­duc­tos grie­gos y pla­nea abrir una tien­da de especialidades he­le­nas. Ade­más de la cru­da reali­dad que le pin­tan fa­mi­lia­res y ami­gos en su Sa­ló­ni­ca de ori­gen, sus ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les en Es­pa­ña tam­bién se re­sien­ten por la si­tua­ción en Gre­cia. Las su­ce­si­vas huel­gas sec­to­ria­les con­tra los re­cor­tes eco­nó­mi­cos han pa­ra­li­za­do ca­si por com­ple­to el trans­por­te de ca­mio­nes a tra­vés del que im­por­ta a Es­pa­ña. “Ten­go un pe­di­do des­de ha­ce 18 días que tie­ne di­fi­cul­ta­des en sa­lir, no por que es­tén ce­rra­das las fron­te­ras, sino por­que la gen­te no sa­be qué ha­cer”. La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca tam­bién se re­sien­te por­que los ban­cos ce­rra­ron el gri­fo ha­ce me­ses. Lo peor em­pe­zó con “los pro­ble­mas de ines­ta­bi­li­dad, el que si nos iban a ayu­dar o no, si en­tra­rá di­ne­ro o no, si vol­ve­mos al drac­ma, et­cé­te­ra”. Co­mo con­se­cuen­cia, los ban­cos ya no acep­tan ni ta­lo­nes ni pa­ga­rés y las em­pre­sas se ven obli­ga­das a pa­gar con di­ne­ro en efec­ti­vo.

400.000 mi­llo­nes de deu­da.

Y di­ne­ro es jus­to lo que ne­ce­si­ta Gre­cia pa­ra de­vol­ver la tre­men­da deu­da de 400.000 mi­llo­nes de eu­ros y ali­viar una si­tua­ción de dé­fi­cit por en­ci­ma del 13% y un pa­ro his­tó­ri­co del 17%. La opi­nión ge­ne­ral es que Ate­nas no po­drá de­vol­ver el di­ne­ro que de­be, ni aun la mi­tad, so­bre to­do con las me­di­das ac­tua­les. En ma­yo de 2010 la UE dio luz ver­de jun­to al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) a un pri­mer res­ca­te de 110.000 mi­llo­nes de eu­ros. A cam­bio, Ate­nas se com­pro­me­tió a ha­cer re­cor­tes pa­ra cua­drar sus cuen­tas. Brus­cas re­ba­jas de los suel­dos de los fun­cio­na­rios, de las pen­sio­nes y el au­men­to de im­pues­tos exis­ten­tes -el IVA pa­só del 19% al 21%-y crea­ción de otros nue­vos -uno adi­cio­nal so­bre in­mue­bles y otro de lu­jo so­bre mo­tos y co­ches de gran ci­lin­dra­da- no fue­ron su­fi­cien­tes y ha­ce unas se­ma­nas la UE pac­tó con los prin­ci­pa­les ban­cos eu­ro­peos y acree­do­res de Gre­cia (par­ti­cu­lar­men­te ale­ma­nes y fran­ce­ses) per­do­nar la mi­tad de la deu­da del país, la fa­mo­sa qui­ta del 50%, a la vez que apro­ba­ba un se­gun­do plan de res­ca­te, por va­lor de otros 130.000 eu­ros, al que acom­pa­ña­rá otro do­lo­ro­so plan de re­cor­tes aún por de­ter­mi­nar.

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Grie­gos Re­si­den­tes en Es­pa­ña, Ioan­nis Mit­kas, lo ex­pli­ca con la me­tá­fo­ra del en­fer­mo

-“el sis­te­ma fi­nan­cie­ro”- y su tra­ta­mien­to, que erró­nea­men­te se apli­ca a “los tra­ba­ja­do­res, des­de el ba­rren­de­ro has­ta el di­rec­tor ge­ne­ral de una gran com­pa­ñía”. “No en­ten­de­mos las me­di­das, pe­ro ve­mos que son con­tra los asa­la­ria­dos, que no es­tán en­fer­mos. El que es­tá en­fer­mo es el sis­te­ma fi­nan­cie­ro y nos es­tán me­di­can­do a no­so­tros”, di­ce.

An­ge­li­ka Re­vi co­no­ce muy bien los re­cor­tes y su efec­to. Na­tu­ral de Ioan­ni­na, en el nor­te del país, tie­ne 29 años y lle­va 4 en Ma­drid im­par­tien­do cla­ses de in­glés. Su ma­dre es una al­ta fun­cio­na­ria con más de 30 años de ca­rre­ra, y su pa­dre, empleado en el sec­tor pri­va­do. Los dos han su­fri­do las con­se­cuen­cias de los pla­nes de ajus­te. A la pri­me­ra le han re­ba­ja­do “bas­tan­te” el suel­do -un 15%-, de don­de han des­apa­re­ci­do los plu­ses y la an­ti­güe­dad. Su pa­dre, en el sec­tor pri­va­do, pa­de­ce la subida del IVA del 19% al 21%. Elias Da­ni­los, pro­fe­sor de Grie­go mo­derno en la Es­cue­la Ofi­cial de Idio­mas en Ma­drid y na­tu­ral de Ate­nas, el cen­tro de las pro- tes­tas, re­la­ta ca­sos de suel­dos de 2.500 eu­ros a los que se les ha res­ta­do 800 y otros de 1.000 que con los re­cor­tes han pa­sa­do a 700-800 eu­ros. “La gen­te en ge­ne­ral es­tá har­ta de la si­tua­ción ac­tual, no aguan­ta más con es­tos re­cor­tes y no cree ya más en los po­lí­ti­cos”, a los que in­clu­so se les ha aca­ba­do la in­mu­ni­dad del guar­daes­pal­das. En las úl­ti­mas se­ma­nas se han re­gis­tra­do in­clu­so lan­za­mien­tos de yo­gu­res a po­lí­ti­cos.

La des­orien­ta­ción y la in­dig­na­ción de los grie­gos tie­ne ori­gen y des­tino en dos dia­nas. Por una par­te, en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal, que ha to­ma­do a su país co­mo el es­la­bón más dé­bil pa­ra ata­car el eu­ro. “¿Qué pro­ble­ma pue­de oca­sio­nar Gre­cia, con 10 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes? ¿Qué quie­ren, que no exis­ta­mos co­mo país o se­rá que una de­ci­sión de Ate­nas va a sal­var el mun­do? ¿Por qué tiem­bla to­do el mun­do con lo que va­ya a de­ci­dir Gre­cia?”, se pre­gun­ta Cha­ra­lam­bi­dis. Mit­kas in­tu­ye “un jue­go” en torno a Gre­cia que “la gen­te de a pie no lle­ga-

“Ve­mos que el en­fer­mo es el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, pe­ro apli­can la me­di­ci­na a los asa­la­ria­dos” Los grie­gos te­men ser des­po­ja­dos de sus re­ser­vas de pe­tró­leo y gas y de su pa­tri­mo­nio cul­tu­ral

mos a com­pren­der”. Vu­la Bu­zu­la­ku, economista y re­si­den­te en Es­pa­ña des­de ha­ce 24 años, apun­ta en­tre quie­nes ma­ne­jan los hi­los a “las agencias de ca­li­fi­ca­ción y las gran­des for­tu­nas que jue­gan al ca­sino de la bol­sa y a los que des­de lue­go no les im­por­ta­rá có­mo lo es­tá pa­san­do la gen­te”. En­tre sus peo­res sos­pe­chas, que los acree­do­res quie­ren des­po­jar a Gre­cia de las em­pre­sas que aún le que­dan, vía pri­va­ti­za­ción, y que­dar­se con los re­cur­sos na­tu­ra­les de los que se tie­ne cons­tan­cia y con el in­cal­cu­la­ble­men­te va­lio­so pa­tri­mo­nio cul­tu­ral del país.

Tam­bién es evi­den­te pa­ra to­dos que los su­ce­si­vos Go­bier­nos grie­gos tie­nen mu­cha cul­pa de lo que es­tá pa­san­do. Ar­gi­ris Vaio­pou­lus ci­ta a Aris­tó­te­les cuan­do de­cía aque­llo de que la vir­tud es­tá en el tér­mino me­dio. “Pues aquí se han ro­to to­dos los equi­li­brios”, di­ce. “No so­mos an­ge­li­tos”, ad­vier­te Cha­ra­lam­bi­dis. Un clien­te­lis­mo que ha ter­mi­na­do por hin­char la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca has­ta lí­mi­tes in­sos­te­ni­bles, la co­rrup­ción -“si vas a un hos­pi­tal y quie­res otro doc­tor o en­trar an­tes en qui­ró­fano, pa­gas”, re­la­ta Re­vi-, cré­di­tos ili­mi­ta­dos sin nin­gún con­trol, un ne­fas­to uso de los mi­llo­nes y mi­llo­nes de eu­ros que lle­ga­ron des­de Bru­se­las pa­ra in­fraes­truc­tu­ras que nun­ca se cons­tru­ye­ron o la ex­ter­na­li­za­ción de la eco­no­mía ha­cia paí­ses más ba­ra­tos son al­gu­nos de los erro­res de las úl­ti­mas dé­ca­das. La con­se­cuen­cia es una so­cie­dad que tar­da­rá en re­cu­pe­rar­se dé­ca­das y con jó­ve­nes tan pre­pa­ra­dos co­mo pre­ca­rios. “Yo ten­go mu­chos so­bri­nos, con ca­rre­ras y más­ters, que vi­ven con un sa­la­rio de mi­se­ria, sin con­tra­to. Son jó­ve­nes pre-

pa­ra­dos que se van fue­ra”, de­nun­cia Bu­zu­la­ku. De es­to tam­bién es tes­ti­go Ar­gi­lis Vaio­pou­los, co­pro­pie­ta­rio en Ma­drid de la agen­cia de via­jes Gre­cia Va­ca­cio­nes, a la que des­de ha­ce me­ses no de­jan de lle­gar cu­rrícu­los de jó­ve­nes muy cua­li­fi­ca­dos. “De­ci­mos que ni jun­tan­do los per­fi­les de to­dos no­so­tros igua­la­mos el cu­rrí­cu­lum de gen­te dis­pues­ta a tra­ba­jar por 1.000 eu­ros”.

El tu­ris­mo se sal­va.

Pre­ci­sa­men­te, el tu­ris­mo es el úni­co sec­tor que de mo­men­to no so­lo se ha sal­va­do de la cri­sis, sino que, al me­nos des­de Es­pa­ña, pre­su­me de ci­fras. Vaio­pou­los con­fie­sa que es­te año cre­cie­ron en­tre un 22%-23% con res­pec­to a 2010, que ya ha­bía si­do bueno. El me­jor alia­do del tu­ris­mo grie­go ha si­do la Pri­ma­ve­ra ára­be, que in­cen­dió uno de sus prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res, el nor­te de Áfri­ca. Sin em­bar­go, apun­ta otra reali­dad: que las ma­yo­res pro­tes­tas han te­ni­do lu­gar en Ate­nas y han to­ca­do po­co el otro gran atrac­ti­vo he­leno, las is­las del mar Egeo. A pe­sar de que des­de Ma­drid no no­ta la cri­sis, coin­ci­de con sus com­pa­trio­tas en se­ña­lar al cul­pa­ble. “La gen­te echa la cul­pa a los po­lí­ti­cos y yo, tam­bién”. En par­ti­cu­lar, la res­pon­sa­bi­li­dad se la lle­van las dos fa­mi­lias que han go­ber­na­do el país du­ran­te los úl­ti­mos 50 años, los Pa­pan­dreu y los Ka­ra­man­lis. A es­ta úl­ti­ma per­te­ne­ce el ex pri­mer mi­nis­tro en­tre 2004 y 2009, Kos­tas Ka­ra­man­lis, del par­ti­do de cen­tro de­re­cha Nue­va De­mo­cra­cia, que aho­ra li­de­ra An­to­nis Sa­ma­ras. La in­dig­na­ción y la “des­con­fian­za ge­ne­ral en los po­lí­ti­cos” vie­ne de dé­ca­das atrás, a tra­vés de las cua­les, sin em­bar­go, no se han vis­to mu­chos episodios co­mo los que se han su­ce­di­do en los úl­ti­mos 10 días.

Días des­pués de acep­tar el se­gun­do res­ca­te de 130.000 mi­llo­nes de eu­ros, Pa­pan­dreu anun­ció por sor­pre­sa que so­me­te­ría el acuer­do a un re­fe­rén­dum pa­ra que los grie­gos lo aprue­ben o lo re­cha­cen. Ade­más de la caí­da ge­ne­ra­li­za­da de las bol­sas eu­ro­peas -y pro­ba­ble­men­te tam­bién de los “fuer­tes do­lo­res ab­do­mi­na­les” por los que tu­vo que ser hos­pi­ta­li­za­do su mi­nis­tro de Eco­no­mía, Evan­ge­los Ve­ni­ze­los-, la idea pro­vo­ca el ner­vio­sis­mo má­xi­mo en los dos ideó­lo­gos del res­ca­te y de la qui­ta del 50% de la deu­da grie­ga que con él ha­bía acep­ta­do la ban­ca eu­ro­pea: tras una tar­de en la que se su­ce­die­ron las ad­ver­ten­cias a Ate­nas des­de París y Ber­lín, el pre­si­den­te fran­cés, Ni­co­las Sar­kozy, y la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, con­vo­ca­ron a Pa­pan­dreu a una ce­na con el G-20, al tér­mino de la cual se rea­fir­mó en su idea. Al mis­mo tiem­po, Mer­kel y Sar­kozy ad­vir­tie­ron de que un “no” al res­ca­te su­pon­drá la sa­li­da au­to­má­ti­ca del eu­ro y la vuel­ta al drac­ma. Al día si­guien­te, Pa­pan­dreu can­ce­ló el re­fe­rén­dum a cam­bio del apo­yo del prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción, Nue­va De­mo­cra­cia, de que en­tra­rá en un Go­bierno de uni­dad na­cio­nal, que apro­ba­rá los re­cor­tes ne­ce­sa­rios pa­ra re­ci­bir la nue­va ayu­da, a cam­bio, a su vez, de la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes, pre­vis­tas aho­ra pa­ra fe­bre­ro.

Bu­zu­la­ku, la economista, ve un plan per­ver­so de­trás de una bue­na idea. Aunque, di­ce, “que­re­mos un res­ca­te, pe­ro no con más re­cor­tes”, afir­ma que Pa­pan­dreu pre­ten­día con el re­fe­rén­dum po­ner a los grie­gos fren­te a la es­pa­da y la pa­red. “Si de­cían no, se­rían res­pon­sa­bles del desas­tre; si lo acep­ta­ban, se­rían res­pon­sa­bles de los re­cor­tes”. To­dos los par­ti­ci­pan­tes en es­te reportaje ven ne­ce­sa­rio pre­gun­tar a los grie­gos si quie­ren car­gar con más re­for­mas, aunque con di­vi­sio­nes so­bre sa­lir del eu­ro y vol­ver al drac­ma, una op­ción ca­da vez más me­nos ta­bú en Gre­cia. “Que a es­tas al­tu­ras sal­ga­mos del eu­ro es una ca­tás­tro­fe to­tal”, di­ce Cha­ra­lam­bi­dis, que re­co­no­ce que “el 35%40% de la gen­te” en su país se lo plan­tea y no lo ve­ría con ma­los ojos si con ello se reac­ti­va­ra la eco­no­mía. Vaio­pou­los ase-

“Aris­tó­te­les de­cía que la vir­tud es­tá en el tér­mino me­dio, pues aquí se han ro­to to­dos los equi­li­brios”

gu­ra que pa­ra el tu­ris­mo vol­ver al drac­ma “des­de lue­go se­ría co­mo to­car­nos la lo­te­ría”. “El se­gun­do res­ca­te tie­ne con­di­cio­nes que aún se des­co­no­cen, me­di­das de aus­te­ri­dad que tie­ne que so­por­tar el pue­blo, por­que los po­lí­ti­cos es­tán a sal­vo eco­nó­mi­ca­men­te, la de­mo­cra­cia es es­to, que de­ci­die­ra el pue­blo”.

Los grie­gos, de­mo­ni­za­dos.

Ade­más de la eco­no­mía, la sos­te­ni­bi­li­dad del país y ca­li­dad de vi­da de sus ciu­da­da­nos pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das, la cri­sis de deu­da grie­ga ha de­ja­do por los sue­los la ima­gen de los grie­gos. A ojos de to­dos es­tá que Gre­cia min­tió en sus cuen­tas pa­ra po­der en­trar en el eu­ro, en 2002, una fa­ma de cha­pu­za a la que se su­ma­ron las de­nun­cias que hi­zo Pa­pan­dreu a su lle­ga­da al po­der en 2009, cuan­do ase­gu­ró que las cuen­tas pú­bli­cas es­ta­ban mu­cho peor de lo ad­mi­ti­do por el an­te­rior Go­bierno. Esa fue la pri­me­ra re­vi­sión -al al­za- del dé­fi­cit y la deu­da que han da­do al tras­te con la con­fian­za en el país.

Es­ta per­cep­ción no se da so­lo en Ale­ma­nia -país de mar­ca­do ca­rác­ter aus­te­ro y el que sue­le pa­gar con los pla­tos ro­tos de la UE-. Tam­bién se da en Es­pa­ña, don­de “se es­tá de­mo­ni­zan­do a Gre­cia, al Go­bierno y, lo peor, a los grie­gos”, di­ce Mit­kas. “Ve­mos con es­tu­por la reac­ción del gran pú­bli­co, co­sa que yo no acep­to, yo no he en­ga­ña­do a na­die nun­ca”, di­ce des­de la Aso­cia­ción de Grie­gos Re­si­den- tes en Es­pa­ña y de­nun­cia co­men­ta­rios de lec­to­res en pren­sa que han lle­ga­do a acu­ñar un “nue­vo re­frán: ‘Don­de es­tá la tram­pa es­tá el grie­go” o a acu­sar­les de que Es­pa­ña ten­ga cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos. “Nun­ca ha­bía per­ci­bi­do es­te es­ta­do de opi­nión. No­so­tros, los grie­gos, so­mos las víc­ti­mas pro­pi­cia­to­rias de to­dos los ma­les del mun­do”, afir­ma.

¿Qué va a pa­sar a par­tir de aho­ra, có­mo se arre­gla­rán las co­sas? En­tre las res­pues­tas, po­ca fe en que nin­gún Go­bierno ten­ga ca­pa­ci­dad real pa­ra dar­le la vuel­ta a las co­sas: “Yo no sé lo que pa­sa­rá, es­pe­ro que esa ayu­da lle­gue y, a par­tir de ahí, que Dios nos ayu­de, lo di­go sin­ce­ra­men­te”, di­ce Cha­ra­lam­bi­dis, que coin­ci­de con Re­vi en que en nin­gún ca­so Gre­cia de­be de­jar­se go­ber­nar por la troi­ka de la UE-FMI-BCE, sino por un Go­bierno al que to­dos pi­den uni­dad y au­sen­cia de in­tere­ses par­ti­dis­tas. O “un go­bierno de sa­bios, de per­so­nas dig­nas que pue­dan juz­gar a los co­rrup­tos”, pro­po­ne Bu­zu­la­ku. Tam­bién los hay le­ve­men­te op­ti­mis­tas. Da­ni­los, el pro­fe­sor de Grie­go, es­pe­ra que la nue­va eta­pa que ten­drá que abrir­se obli­ga­to­ria­men­te “a lo me­jor se pue­de apro­ve­char pa­ra arre­glar co­sas que no fun­cio­nan bien, no so­lo del eu­ro, tam­bién del país en cuan­to a la em­pre­sa pú­bli­ca, a dis­mi­nuir el gas­to en co­sas que no sean ne­ce­sa­rias, me­nos des­pil­fa­rro, me­nos co­rrup­ción, me­nos eco­no­mía su­mer­gi­da...”.

Ar­gi­lis Vaio­pou­los. Pro­pie­ta­rio de una agen­cia de via­jes, le pa­re­ce ló­gi­co pre­gun­tar a los grie­gos si quie­ren el se­gun­do res­ca­te.

Pa­na­gio­tis Cha­ra­lam­bi­dis. Es­pe­ra que lle­guen los pro­duc­tos, blo­quea­dos por las huel­gas, que im­por­ta pa­ra sus res­tau­ran­tes.

Elias Da­ni­los. Es­te pro­fe­sor de grie­go es­pe­ra que la so­lu­ción a la cri­sis de Gre­cia su­pon­ga más con­trol del gas­to pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.