Ob­je­ti­vo: bom­bar­dear Irán

Unas de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te de Israel, Si­mon Pe­res, han desata­do la alar­ma an­te un po­si­ble plan de Je­ru­sa­lén pa­ra di­na­mi­tar los ar­se­na­les nu­clea­res de Tehe­rán.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Israel es­tá pre­pa­ra­do pa­ra bom­bar­dear los ar­se­na­les nu­clea­res de Irán y los tie­ne en la dia­na de sus mi­si­les, lo que no quie­re de­cir que lo va­ya a ha­cer de ma­ne­ra in­me­dia­ta, aunque tam­po­co se pue­da des­car­tar del to­do que no lo ha­ga. La ten­sión y los áni­mos es­tán en aler­ta má­xi­ma tan­to en Je­ru­sa­lén co­mo en Tehe­rán.

Las lu­ces ro­jas se en­cen­die­ron en las más im­por­tan­tes can­ci­lle­rías del mun­do y, por su­pues­to, en las del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, im­pul­sa­das por unas de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te de Israel, Si­mon Pe­res, al ca­nal 2 de la te­le­vi­sión is­rae­lí en las que afir­ma­ba que su país es­ta­ba más cer­ca de acu­dir a una so­lu­ción de fuer­za pa­ra afron­tar la ame­na­za nu­clear ira­ní que de una so­lu­ción di­plo­má­ti­ca. Y des­pués aña­dió: “Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de va­rios paí­ses es­tán mi­ran­do sus re­lo­jes y ad­vier­ten a sus lí­de­res que no que­da mu­cho tiem­po. No sé si los lí­de­res mundiales ac­tua­rán ba­jo es­ta ad­ver­ten­cia”. An­te es­tas afir­ma­cio­nes, y pa­ra que las co­sas que­da­rán más cla­ras, la pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó de ma­ne­ra di­rec­ta: “¿Us­ted pien­sa que es­ta­mos hoy más cer­ca de una op­ción mi­li­tar que de una so­lu­ción di­plo­má­ti­ca?”. El pre­si­den­te res­pon­dió de for­ma afir­ma­ti­va. No obs­tan­te, tal vez asus­ta­do por lo que aca­ba­ba de afir­mar y te­mien­do que ha­bía ido de­ma­sia­do le­jos, pa­só a acon­se­jar a los di­ri­gen­tes tran­qui- li­dad de es­pí­ri­tu en si­tua­cio­nes tan di­fí­ci­les co­mo las que se es­ta­ban vi­vien­do, y les re­co­men­dó ac­tuar con el ce­re­bro y no con los ner­vios.

En los úl­ti­mos tiem­pos se sa­bía que ha­bía fuer­tes dis­cu­sio­nes en el seno del Go­bierno so­bre ese plan­tea­mien­to, pe­ro las de­cla­ra­cio­nes de Pe­res las sa­ca­ron a la opi­nión pú­bli­ca y el asun­to pro­du­jo in­me­dia­ta­men­te un debate apa­sio­na­do, no so­lo en Israel sino tam­bién en Irán y en los di­ver­sos cen­tros de po­der, em­pe­zan­do por el De­par­ta­men­to de Es­ta­do y si­guien­do por la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la OTAN. Es ló­gi­co, se tra­ta de uno de los pro­ble­mas más du­ra­de­ros y sen­si­bles del pai­sa­je po­lí­ti­co mun­dial, que en al­gu­nas oca­sio­nes apa­re­ce con más vi­ru­len­cia que en otras, pe­ro que es­tá ahí des­de que la re­vo­lu­ción jo­mei­nis­ta to­mó el po­der en Tehe­rán en 1979. Con el pre­si­den­te Ah­ma­di­ne­jad ha lle­ga­do a los lí­mi­tes más ex­tre­mos, ya que tie­ne co­mo uno de los ob­je­ti­vos de su po­lí­ti­ca bo­rrar del ma­pa el Es­ta­do de Israel. Nie­ga de for­ma gro­tes­ca el Ho­lo­caus­to y se­ña­la al sio­nis­mo co­mo ori­gen de to­dos los ma­les.

A sus 88 años, el pre­si­den­te Si­mon Pe­res ha par­ti­ci­pa­do en to­das las ba­ta­llas de su pue­blo y las ha co­no­ci­do de to­dos los co­lo­res. Com­par­tió con Isaac Ra­bin y Yas­ser Ara­fat el No­bel de la Paz en 1994. Es­tu­vo más ve­ces alia­do con las pa­lo­mas que con los hal­co­nes de Israel, por eso sus pa­la­bras ha des­per­ta­do tan­to in­te­rés co­mo preocupación. Es cier­to que la pre­si­den­cia es un car­go re­pre­sen­ta­ti­vo, pe­ro tie­ne una re­co­no­ci­da au­to­ri­dad mo­ral.

El pe­rió­di­co Ye­diot Ah­ro­not, el más leí­do del país, fue más le­jos al es­cri­bir que el pri­mer mi­nis­tro, Ben­ja­min Ne­tan­yahu, y el mi­nis­tro de de­fen­sa, Ehud Ba­rak, dan la im­pre­sión de ha­ber op­ta­do ya por una ope­ra­ción mi­li­tar so­bre Irán. Es sa­bi­do que, des­de que lle­gó al po­der en 2009, Ne­tan­yahu tie­ne co­mo fi­ja­ción evi­tar que Irán se con­vier­ta en una po­ten­cia nu­clear. Lo con­si­de­ra una prio­ri­dad geo­es­tra­té­gi­ca y pa­ra man­te­ner ese ob­je­ti­vo no du­da­ría en acu­dir a los bom­bar­deos. En am­plios sec­to­res de la opi­nión pú­bli­ca ha ca­la­do el men­sa­je de que des­truir las ins­ta­la­cio­nes nu­clea­res ira­níes es una cues­tión de su­per­vi­ven­cia. En un re­cien­te son­deo, el 41% de is­rae­líes se de­cla­ra par­ti­da­rio de la in­ter­ven­ción, mien­tras un 39% es­tá en con­tra. Una pa­re­ci­da pro­por­ción se man­tie­ne en­tre los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y en­tre las per­so­na­li­da­des más pres­ti­gio­sas. El co­no­ci­do ex­je­fe del Mos­sad Meir Da­gan afir­ma que el Go­bierno da­ría un pa­so es­tú­pi­do ata­can­do, y el tam­bién ex­je­fe del Mos­sad Efrain Ha­le­vi sos­tie­ne que gol­pean­do a Irán se abri­ría una guerra de cien años.

Se­gún el pe­rió­di­co Haa­retz, tan­to el je­fe del ejér­ci­to, ge­ne­ral Benny Gantz, co­mo los je­fes de los tres ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia son con­tra­rios a la ope­ra­ción. Haa­retz tam­bién ha in­for­ma­do de que la ma­yo­ría de los 15 miem­bros que com­po­nen el Ga­bi­ne­te de Ne­tan­yahu es par­ti­da­ria de la in­ter­ven­ción. El se­cre­ta­rio de De­fen­sa es­ta­dou­ni­den­se, Leon Pa­net­ta, sa­lió bas­tan­te per­ple­jo de la reunión que man­tu­vo el pa­sa­do 3 de oc­tu­bre con Ne­tan­yahu y Ba­rak, ya que a su pro­pues­ta de coor­di­nar las ac­cio­nes a se­guir con­tra Irán, res­pon­die­ron en tér­mi­nos bas­tan­te va­gos. Lo que no ex­tra­ña al leer unas de­cla­ra­cio­nes de Ba­rak en las que afir­ma: “Se pue­den crear si­tua­cio­nes en Orien­te Me­dio en las cua­les Israel de­be­rá de­fen­der sus in­tere­ses vi­ta­les, y de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, sin ne­ce­si­dad de apo­yar­se en otras fuer­zas re­gio­na­les o de otras par­tes”.

Da­ños co­la­te­ra­les.

La ver­dad es que un ata­que en so­li­ta­rio de Israel con­tra Irán sin el acom­pa­ña­mien­to, co­mo mí­ni­mo, de Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra se­ría al­go más que una peligrosa aven­tu­ra. Sal­drían de­ma­sia­das avis­pas del avis­pe­ro. Es cier­to que Israel po­dría dar un gol­pe con éxi­to, ya que dis­po­ne de un nue­vo mi­sil ba­lís­ti­co que al­can­za los 6.000 ki­ló­me­tros y dis­po­ne de una ca­pa­ci­dad ató­mi­ca de 200 ca­be­zas nu­clea­res, pe­ro no to­do que­da­ría re­du­ci­do a un gol­pe efi­caz.

Los ira­níes han res­pon­di­do con ira y arro­gan­cia a la po­si­bi­li­dad de un raid. El je­fe del Es­ta­do Ma­yor del ejér­ci­to, ge­ne­ral Has­san Fi­rou­za­di , ha di­cho: “Los Es­ta­dos Uni­dos sa­ben que un ata­que del ré­gi­men sio­nis­ta con­tra Irán pro­du­ci­rá se­rios da­ños no so­lo con­tra ese ré­gi­men,

Un ata­que en so­li­ta­rio de Israel con­tra Irán se­ría una peligrosa aven­tu­ra de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles

sino con­tra las per­so­nas y los in­tere­ses es­ta­dou­ni­den­ses”. El mi­nis­tro ira­ní de Asun­tos Ex­te­rio­res, Alí Ak­bar Sa­lehi, ha ma­ni­fes­ta­do que siem­pre es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra la guerra, y al igual que Ah­ma­di­ne­jad y otros lí­de­res re­li­gio­sos, ha pro­cla­ma­do con pa­la­bras muy di­ver­sas que un ata­que sig­ni­fi­ca­ría al­go así co­mo el sui­ci­dio de Israel y la tra­ge­dia pa­ra to­do Orien­te Me­dio.

La ver­dad es que las con­se­cuen­cias de una ope­ra­ción de ese ca­li­bre se­rían im­pre­vi­si­bles, por eso el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OTAN, An­ders Ras­mus­sen, ha de­cla­ra­do que no in­ter­ven­drán en Irán en el mar­co de un po­si­ble con­flic­to y se ha ofre­ci­do pa­ra apo­yar los es­fuer­zos po­lí­ti­cos y di­plo­má­ti­cos pa­ra so­lu­cio­nar­lo. A con­ti­nua­ción pe­di­do a las au­to­ri­da­des ira­níes que cum­plan las re­so­lu­cio­nes del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad y que de­ten­gan los pro­gra­mas nu­clea­res que ha de­nun­cia­do la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca. Sar­kozy, muy ac­ti­vo en la po­lí­ti­ca de la zo­na, ha ma­ni­fes­ta­do a tra­vés de su mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Alain Jup­pé, que una ac­ción de fuer­za se­ría des­es­ta­bi­li­zan­te pa­ra to­da la zo­na.

En una par­te im­por­tan­te del mun­do ára­be su­ní la ope­ra­ción se ve­ría con buenos ojos, aunque se di­je­ra lo con­tra­rio con la bo­ca. Paí­ses co­mo Ara­bia Sau­dí odian pro­fun­da­men­te a Irán y otros co­mo Egip­to te­men su he­ge­mo­nía en la zo­na. El rey y los prín­ci­pes sau­díes, se­gún Wi­ki­leaks, fue­ron siem­pre par­ti­da­rios de una ac­ción mi­li­tar con­tra Irán. Irak res­pi­ra­ría, ya que des­pués de la re­ti­ra­da es­ta­dou­ni­den­se vi­vi­rá ba­jo la ame­na­za de Irán. Al ré­gi­men si­rio de Ba­char el As­sad, fer­vo­ro­so alia­do de Irán, le con­ven­dría es­tra­té­gi­ca­men­te ese gol­pe, ya que le li­be­ra­ría, o eso creen al­gu­nos ob­ser­va­do­res, de las pre­sio­nes de re­be­lio­nes in­ter­nas que tra­ta de aplas­tar sin mi­se­ri­cor­dia. Mo­vi­mien­tos co­mo Hez­bo­lá o Ha­más, sos­te­ni­dos por Irán, se ac­ti­va­rían vio­len­ta­men­te con­tra Israel.

Las con­se­cuen­cias de la ac­ción mi­li­tar tam­bién se­rían im­pre­vi­si­bles en el cam­po de la ener­gía, ya que el 17% del pe­tró­leo mun­dial pa­sa por el es­tre­cho de Or­muz. Es cier­to que Israel tie­ne ex­pe­rien­cia en ese ti­po de ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas, ya des­tru­yó un reac­tor nu­clear en Irak en 1981 y en 2007 ata­có unas ins­ta­la­cio­nes de mi­si­les si­rios. Pe­ro con­vie­ne de­cir que el Irán ac­tual no es el Irak de ha­ce 30 años, tam­po­co es com­pa­ra­ble con Si­ria. Pa­re­ce di­fí­cil que se pue­da lle­var a ca­bo una ope­ra­ción bé­li­ca contundente y lim­pia, sin gran­des per­tur­ba­cio­nes en to­da la zo­na. No es pro­ba­ble, a pe­sar de las pa­la­bras, que Israel de­ci­da ac­tuar en so­li­ta­rio y sin una co­ber­tu­ra de apo­yo fuer­te. Un raid so­bre Irán no es lo mis­mo que un raid so­bre Ga­za.

De­ci­sio­nes. Ben­ja­min Ne­tan­yahu, pro­nun­cian­do un dis­cur­so en el Par­la­men­to is­rae­lí an­te la mi­ra­da de Si­mon Pe­res, el 31 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.