Di­na­mar­ca quie­re el con­trol del Po­lo Nor­te

Se­gún los ex­per­tos, la re­gión ár­ti­ca con­cen­tra al­re­de­dor del 25% de las re­ser­vas mundiales sin ex­plo­tar de gas y pe­tró­leo. El des­hie­lo es­tá am­plian­do las po­si­bi­li­da­des de ex­plo­ta­ción, lo que ha des­en­ca­de­na­do una ca­rre­ra por el con­trol de es­tas zo­nas.

Tiempo - - MUNDO - POR GLO­RIA MO­RENO (Co­pen­ha­gue)

a pe­sar de ser el más pe­que­ño del mun­do, el Océano Ár­ti­co ocu­pa una gran ex­ten­sión de mar, cu­yos lí­mi­tes se en­cuen­tran en paí­ses tan ale­ja­dos en­tre sí co­mo Ru­sia, Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos, No­rue­ga y Di­na­mar­ca. A es­tas cin­co na­cio­nes les co­rres­pon­de el con­trol de las 200 mi­llas náu­ti­cas mar aden­tro des­de sus cos­tas. Ade­más, se­gún la Con­ven­ción de De­re­cho Ma­rino de la ONU, ca­da país tie­ne de­re­cho a am­pliar su zo­na eco­nó­mi­ca si con­si­gue de­mos­trar que el le­cho ma­rino que se en­cuen­tra más allá de sus fron­te­ras es una con­ti­nua­ción de la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal. Es­to ha abier­to una es­pe­cie de com­pe­ti­ción en­tre los dis­tin­tos paí­ses pa­ra ase­gu­rar­se el con­trol so­bre la ma­yor ex­ten­sión po­si­ble de fon­do de mar y, por lo tan­to, del gas, pe­tró­leo y mi­ne­ra­les que pue­da ha­ber de­ba­jo de él.

El úl­ti­mo en dar un pa­so más en es­ta di­rec­ción ha si­do Di­na­mar­ca, que a me­dia­dos de ma­yo con­fir­mó que as­pi­ra a in­cluir el Po­lo Nor­te en su zo­na de con­trol. La no­ti­cia tra­jo a la men­te el epi­so­dio de má­xi­ma ten­sión que se creó en el ve­rano de 2007 cuan­do, sin pre­vio avi­so, Ru­sia cla­vó su ban­de­ra jus­to de­ba­jo del Po­lo Nor­te. Más allá del sim­bo­lis­mo, es­ta ac­ción tra­ta­ba de reivin­di­car la vas­ta ex­ten­sión de le­cho ma­rino que se en­cuen­tra en­tre es­te pun­to y la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal si­be­ria­na. La osa­día le va­lió du­ras crí­ti­cas al Go­bierno de Mos­cú y lle­vó a las cin­co na­cio­nes ár­ti­cas, Ru­sia in­clui­da, a pro­me­ter an­te el mun­do que so­me­te­rán sus res­pec­ti­vas reivin­di­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les al ar­bi­tra­je de la ONU.

“Si bien es­ta es la pri­me­ra vez que Di­na­mar­ca afir­ma for­mal­men­te que pre-

El in­te­rés de los paí­ses por am­pliar su zo­na de con­trol se ba­sa en la es­pe­ran­za de en­con­trar nue­vas re­ser­vas

ten­de reivin­di­car el Po­lo Nor­te, en reali­dad es­te no re­pre­sen­ta un ob­je­ti­vo en sí mis­mo”, ex­pli­ca Mar­tin Breum, pe­rio­dis­ta da­nés y au­tor del li­bro Cuan­do el hie­lo des­apa­re­ce. “De he­cho, no exis­te nin­gu­na evi­den­cia geo­ló­gi­ca de que exis­ta pe­tró­leo jus­to de­ba­jo del Po­lo Nor­te y tam­po­co en el área más cer­ca­na a es­te –con­ti­núa Breum–. De mo­do que si Di­na­mar­ca lo reivin­di­ca se­gu­ra­men­te es por­que ha des­cu­bier­to que su fon­do ma­rino es­tá co­nec­ta­do con otras zo­nas que sí le in­tere­sa re­cla­mar”. Es­tas in­clu­yen cin­co ex­ten­sas áreas al­re­de­dor de las is­las Fe­roe y de Groen­lan­dia, las dos re­gio­nes au­tó­no­mas de­pen­dien­tes de Co­pen­ha­gue.

Re­cla­mos.

“En reali­dad, el 97% de las re­ser­vas de gas y pe­tró­leo has­ta aho­ra iden­ti­fi­ca­das en to­da la zo­na ár­ti­ca se en­cuen­tra den­tro de fron­te­ras bien de­fi­ni­das, ya sea cer­ca de la cos­ta de Si­be­ria, don­de se ha­lla la ma­yor re­ser­va, co­mo en el nor­te de Alas­ka y Ca­na­dá, o en el es­te y oes­te de Groen­lan­dia”, des­ta­ca Breum. Por lo tan­to, el in­te­rés de los dis­tin­tos paí­ses por am­pliar su zo­na de con­trol se ba­sa más que na­da en la es­pe­ran­za de en­con­trar nue­vos de­pó­si­tos más allá de los ya des­cu­bier­tos.

Pe­ro los com­bus­ti­bles fó­si­les no cons­ti­tu­yen el úni­co reclamo eco­nó­mi­co de la re­gión. A ellos se su­man el con­trol por las atrac­ti­vas ru­tas de na­ve­ga­ción que el des­hie­lo pro­me­te abrir en el fu­tu­ro, cre­cien­tes po­si­bi­li­da­des pa­ra la pes­ca y, so­bre to­do, la pers­pec­ti­va de des­cu­brir nue­vas mi­nas de oro y mi­ne­ra­les ra­ros. La ex­plo­ta­ción de es­tos úl­ti­mos, así co­mo la po­si­bi­li­dad de en­con­trar más gra­cias al des­hie­lo, es­tá abrien­do un gran cam­po de com­pe­ti­ción, es­pe­cial­men­te por el mo­no­po­lio de Chi­na en es­te va­lio­so te­rreno. Y es que de es­ta ma­te­ria pri­ma de­pen­de no so­lo la cons­truc­ción de ar­tícu­los de al­ta tec­no­lo­gía, sino tam­bién la pro­duc­ción de ener­gías re­no­va­bles, dos sec­to­res en ple­na ex­pan­sión in­dus­trial.

Re­cla­ma­ción. El Po­lo Nor­te no es un ob­je­ti­vo en sí mis­mo, sino las re­ser­vas de pe­tró­leo o mi­ne­ra­les que pue­da ha­ber en él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.