MÁS DI­FÍ­CIL TO­DA­VÍA

Zar­ka­na, Lle­ga a Ma­drid un mon­ta­je del Cir­que du So­leil con­ce­bi­do pa­ra gran­des re­cin­tos y que so­lo se po­drá ver en otras dos ciu­da­des del mun­do: Mos­cú y Nue­va York.

Tiempo - - VIVIR - AN­TO­NIO DÍAZ FO­TOS: PACO LLA­TA

La com­pa­ñía ca­na­dien­se Cir­que du So­leil ha­ce mu­cho tiem­po que ha re­de­fi­ni­do el sig­ni­fi­ca­do de la ex­pre­sión “más di­fí­cil to­da­vía”, la má­xi­ma que des­cri­be la es­pec­ta­cu­la­ri­dad y el ries­go de las acro­ba­cias cir­cen­ses. Su com­pro­mi­so con in­cre­men­tar la di­fi­cul­tad de los re­tos es una fi­lo­so­fía que apli­can no so­lo a sus ac­tua­cio­nes den­tro del es­ce­na­rio, sino tam­bién fue­ra: lo han adop­ta­do co­mo cul­tu­ra em­pre­sa­rial. Sus mon­ta­jes son ca­da vez más sor­pren­den­tes, ca­da vez más gran­des. Y el ni­vel es­tá ca­da vez más al­to. Des­de el 12 de no­viem­bre y has­ta el 31 de di­ciem­bre se pue­de com­pro­bar en el Ma­drid Are­na, si­tua­do en la Ca­sa de Cam­po de la ca­pi­tal es­pa­ño­la. Es­te es­pa­cio mul-

“So­le­mos de­cir que en Zar­ka­na te­ne­mos diez ópe­ras jun­tas”, bro­mea el di­rec­tor del es­pec­tácu­lo

tiu­sos aco­ge­rá Zar­ka­na, el es­pec­tácu­lo más am­bi­cio­so sa­li­do de es­ta fac­to­ría ar­tís­ti­ca fun­da­da en Que­bec. Se tra­ta de su pri­me­ra pro­duc­ción a gran es­ca­la, crea­da pa­ra ser re­pre­sen­ta­da ex­clu­si­va­men­te en gran­des es­pa­cios. Y no ha si­do fá­cil en­con­trar­los. De he­cho, Ma­drid es una de las tres úni­cas ciu­da­des del mun­do don­de po­drá ver­se, des­pués de Nue­va York, don­de se es­tre­nó en el Ra­dio City Mu­sic Hall, y an­tes de que re­ca­le en el Tea­tro Es­ta­tal del Krem­lin, en Mos­cú.

El mon­ta­je com­bi­na a lo gran­de los dos con­cep­tos es­cé­ni­cos que de­fi­nen la ac­ti­vi­dad del Cir­que du So­leil: la mo­nu­men­ta­li­dad de los es­pec­tácu­los per­ma­nen­tes, co­mo los que tie­nen lu­gar en Las Ve­gas, y la mo­vi­li­dad de los iti­ne­ran­tes, co­mo el re­cien­te Corteo que es­te mis­mo año ha gi­ra­do por Es­pa­ña (y vol­ve­rá, a Bar­ce­lo­na, con­cre­ta­men­te, en enero de 2012). La di­fe­ren­cia prin­ci­pal es que pa­ra es­ta oca­sión no le­van­tan su mí­ti­ca car­pa, el grand cha­pi­teau que al­ber­ga un es­ce­na­rio cir­cu­lar, las bu­ta­cas, un bar y has­ta una tien­da, sino que se ins­ta­lan en

Lo nun­ca vis­to.

un edi­fi­cio y mon­tan un es­ce­na­rio pro­pio, en es­te ca­so fron­tal. Pe­ro hay mu­chos más as­pec­tos que ha­cen de es­te un mon­ta­je sin­gu­lar­men­te arries­ga­do, más cer­cano a la ópe­ra que al cir­co. El au­tor y di­rec­tor de Zar­ka­na, el ca­na­dien­se Fra­nçois Gi­rard (St-fé­li­cien, 1963), re­ci­be a es­ta re­vis­ta en una ofi­ci­na im­pro­vi­sa­da, si­tua­da fren­te a las tablas. “No quiero so­nar pre­ten­cio­so, pe­ro creo que el pú­bli­co va a en­con­trar al­go que nun­ca an­tes ha vis­to”, pro­me­te en su pri­me­ra res­pues­ta. “Es al­go muy es­pe­cial, que tie­ne una es­té­ti­ca pro­pia, co­mo un mun­do apar­te, ca­si co­mo de di­bu­jos ani­ma­dos: lo­co e in­te­li­gen­te al mis­mo tiem­po”, con­ti­núa. “Pe­ro lo más im­por­tan­te es que el pú­bli­co en­con­tra­rá el me­jor es­pec­tácu­lo de acro­ba­cias. Es lo que de­fi­ne al Cir­que: que tie­ne los me­jo­res nú­me­ros. Y, por otro la­do, se en­con­tra­rán con es­te mun­do tan co­lo­ri­do, tan cui­da­do­sa­men­te crea­do en el as­pec­to es­té­ti­co, que es en­lo­que­ce­dor”, con­clu­ye se­ña­lan­do es­te es­ce­na­rio, ins­pi­ra­do en el Art Nou­veau, y en el que en ese mo­men­to en­sa­ya su nú­me­ro un tra­pe­cis­ta ru­so.

Gi­rard es un ar­tis­ta ver­sá­til y de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal. Com­pa­gi­na su fa­ce­ta co­mo ci­neas­ta con la di­rec­ción de es­ce­na en tea­tro y ópe­ra, que es lo que más ocu­pa­do le tie­ne en los úl­ti­mos años. En es­tos mo­men­tos, mien­tras su­per­vi­sa el es­treno de Zar­ka­na en Ma­drid, es­tá pre­pa­ran­do una ver­sión del Par­si­fal, su se­gun­do acer­ca­mien­to a Wag­ner des­pués de mon­tar Sieg­fried con la Ca­na­dian Ope­ra Com­pany. Y unos me­ses atrás pre­sen­tó en Ja­pón la adap­ta­ción tea­tral de La es­co­pe­ta de ca­za, de Ya­sus­hi Inoue, un clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra

ni­po­na del si­glo XX. De he­cho, en es­te país el ca­na­dien­se ha to­ca­do va­rios pa­los. Allí ro­dó par­te de Se­da, la adap­ta­ción al ci­ne de la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Ales­san­dro Ba­ric­co, y en To­kio ins­ta­ló en el año 2008 el es­pec­tácu­lo per­ma­nen­te ZED, su pri­me­ra co­la­bo­ra­ción con el cir­co más fa­mo­so del mun­do. “Ellos me bus­ca­ron y me ofre­cie­ron ha­cer al­go di­fe­ren­te”, re­cuer­da Gi­rard. “Fue una sor­pre­sa pa­ra mí, no te­nía pla­nea­do, en mi ca­rre­ra, tra­ba­jar con acró­ba­tas. He he­cho tea­tro, ópe­ra y ci­ne, y el cir­co pa­ra mí era un cam­po nue­vo por ex­plo­rar. Al prin­ci­pio me sen­tía co­mo un ex­tra­ño en es­te mun­do, pe­ro muy pron­to me he sen­ti­do co­mo en ca­sa, por­que com­bi­na to­do el tra­ba­jo que he he­cho an­tes, es­pe­cial­men­te des­de aquí, di­ri­gien­do”, ex­pli­ca.

Lo más com­pli­ca­do, ase­gu­ra, ra­di­ca en la di­fe­ren­cia en­tre la es­cri­tu­ra de un li­bre­to pa­ra ópe­ra o un guión ci­ne­ma­to­grá­fi­co y la na­rra­ción de una his­to­ria ce­ñi­da a los có­di­gos cir­cen­ses. “Qui­zá no sea el me­jor lu­gar pa­ra con­tar una his­to­ria por­que es­te es un des­fi­le de gran­dí- si­mos acró­ba­tas, pe­ro sí pa­ra cons­truir per­so­na­jes. Po­de­mos de­cir que es­te me­dio es­tá más ba­sa­do en los per­so­na­jes que en la his­to­ria. Lo que crea­mos aquí es una es­pe­cie de mi­to­lo­gía, y du­ran­te la re­pre­sen­ta­ción de­ja­mos al pú­bli­co que viva en ese mun­do”, ex­pli­ca. Aun así, in­sis­te en tono có­mi­co en el en­vol­to­rio ar­tís­ti­co de la obra: “Tam­bién es muy ope­rís­ti­co. Es co­mo un grand ta­bleau mu­si­cal. No­so­tros so­le­mos de­cir que en Zar­ka­na te­ne­mos co­mo diez ópe­ras jun­tas”.

La trans­for­ma­ción.

La elec­ción de Ma­drid, con­fie­sa Gi­rard, no fue co­sa su­ya, pe­ro tie­ne una teo­ría que no du­da en com­par­tir: “No soy el me­jor pa­ra res­pon­der a eso, pe­ro sé que el Cir­que du So­leil tie­ne una lar­ga e in­ten­sa his­to­ria con Es­pa­ña. Han ve­ni­do aquí con un mon­tón de es­pec­tácu­los y tie­nen es­ta fuer­te co­ne­xión, así que pa­re­cía el lu­gar na­tu­ral pa­ra re­pre­sen­tar­la”. Pe­ro, apar­te de ra­zo­nes de már­que­tin sen­ti­men­tal, ha­bía otro gran motivo,

“El Cir­que du So­leil tie­ne una lar­ga e in­ten­sa re­la­ción con Es­pa­ña, era el lu­gar na­tu­ral pa­ra ve­nir”

que el ca­na­dien­se ex­pli­ca de es­ta ma­ne­ra: “El Cir­que tie­ne los es­pec­tácu­los per­ma­nen­tes y los iti­ne­ran­tes. Zar­ka

na es­tá en­tre esos dos con­cep­tos. Via­ja, muy len­ta­men­te, pe­ro es mu­cho más gran­de que uno am­bu­lan­te e in­clu­so que uno per­ma­nen­te y ne­ce­si­ta lu­ga­res muy es­pe­cia­les, por ta­ma­ño, pa­ra que sea re­pre­sen­ta­do”.

El Ma­drid Are­na es­tá irre­co­no­ci­ble. No es la pri­me­ra vez que es­te pa­be­llón -que era la can­cha del club de ba­lon­ces­to Estudiantes y ha al­ber­ga­do el Open de Te­nis- se con­vier­te en un tea­tro. El pa­sa­do mes de ju­lio aco­gió du­ran­te una se­ma­na el ci­cló­peo mon­ta­je de San Fran­cis­co de

Asís de Mes­siaen que, por su en­ver­ga­du­ra, no se pu­do re­pre­sen­tar en el Tea­tro Real. Co­mo en aque­lla oca­sión, la pis­ta de­por­ti­va se ha des­mon­ta­do por pie­zas y es­tá api­la­da en un al­ma­cén en el in­te­rior del edi­fi­cio, don­de per­ma­ne­ce­rá du­ran­te las pró­xi­mas seis se­ma­nas.

El in­glés y el fran­cés, los dos idio­mas co­fi­cia­les de la com­pa­ñía, se mez­clan en las con­ver­sa­cio­nes y re­tum­ban en los mu­ros de hor­mi­gón de los pa­si­llos in­te­rio­res. Más de cien téc­ni­cos de va­rias na­cio­na­li­da­des tra­ba­jan pa­ra trans­for­mar es­te re­cin­to que ges­tio­na Ma­drid Es­pa­cios y Con­gre­sos. El ma­te­rial ha si­do trans­por­ta­do en 12 con­te­ne­do­res des­de Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra, y al tér­mino de las ac­tua­cio­nes del es­pec­tácu­lo en Nue­va York se des­mon­tó la pro­duc­ción (lu­ces, so­ni­do, ves­tua­rio) y se pre­pa­ró pa­ra el en­vío de las más de 450 to­ne­la­das de ma­te­rial en avio­nes de car­ga. El pe­so de la es­truc­tu­ra cons­trui­da pa­ra es­te es­pec­tácu­lo es de 50 to­ne­la­das, que se dis­tri­bu­yen en­tre cua­tro co­lum­nas pa­ra las que se han cons­trui­do unas ba­ses es­pe­cia­les que evi­tan da­ñar el sue­lo de la ins­ta­la­ción.

Las di­men­sio­nes de los ele­men­tos uti­li­za­dos en el es­ce­na­rio son in­men­sas y las ci­fras asus­tan. El ma­yor de los tres ar­cos tie­ne más de 45 me­tros de ser­pien­tes fa­bri­ca­das con es­pu­ma de po­li­es­ti­reno; las dos pla­ta­for­mas con ca­be­za de águi­la que alo­jan a los mú­si­cos a ca­da la­do del es­ce­na­rio mi­den unos 9 me­tros de al­to y pe­san 4 to­ne­la­das ca­da una. Y, ade­más de to­do eso, 140 ca­be­zas mo­to­ri­za­das son ne­ce­sa­rias pa­ra ele­var a los ar­tis­tas, de­co­ra­dos y uti­le­ría du­ran­te el es­pec­tácu­lo. Lo di­cho: más gran­de, más sor­pren­den­te, más di­fí­cil to­da­vía. Pa­sen y vean.

Úl­ti­mos pre­pa­ra­ti­vos. Cua­tro ar­tis­tas ita­lia­nos

en­sa­yan en el Ma­drid Are­na el nú­me­ro de las

ban­de­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.