Ca­pe­ru­ci­ta en la bi­blio­te­ca

El des­ca­fei­na­mien­to de la na­rra­ti­va in­fan­til su­gie­re que du­ran­te si­glos nos han edu­ca­do co­mo psi­có­pa­tas.

Tiempo - - VISIONES - SAN­TIA­GO RON­CA­GLIO­LO

el ni­ño de es­ta his­to­ria su­fre una dis­ca­pa­ci­dad: es enano. Y pa­ra col­mo, es po­bre de so­lem­ni­dad. Sus pa­dres, aho­ga­dos en la mi­se­ria, de­ci­den qui­tár­se­lo de en­ci­ma a él y a sus siete her­ma­nos. Los aban­do­nan en un bos­que por don­de cir­cu­la un mons­truo con una pre­fe­ren­cia sá­di­ca por los me­no­res de edad. Pe­ro el ni­ño enano es há­bil e ines­cru­pu­lo­so: en­ga­ña al mons­truo pa­ra que ma­te a sus pro­pios hi­jos y lue­go le ro­ba to­do lo que tie­ne. Car­ga­dos con el bo­tín, los her­ma­nos re­gre­san a ca­sa, don­de sus pa­dres los aco­gen de vuel­ta pa­ra po­der em­bol­sar­se el di­ne­ro. Y se su­po­ne que eso es un fi­nal fe­liz. ¿Es es­ta la fan­ta­sía mor­bo­sa de un na­rra­dor pos­mo­derno? ¿O la pe­lí­cu­la de al­gún rea­li­za­dor del más cru­do ci­ne so­cial?

No. Es Pul­gar­ci­to. El cuen­to con que nos íba­mos a dor­mir. Y no es el peor. Los clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra in­fan­til es­tán pla­ga­dos de in­mo­ra­li­da­des, re­tor­ci­mien­tos y mo­de­los fa­mi­lia­res gro­tes­cos. Lo de aban­do­nar a los hi­jos pa­ra no te­ner que ali­men­tar­los fi­gu­ra tam­bién en Han­sel y Gre­tel. Y esos ni­ños pue­den sen­tir­se afor­tu­na­dos, por­que al me­nos tie­nen pa­dres. Las madrastras y her­ma­nas­tras, en cam­bio, no aban­do­nan a sus su­fri­das pa­rien­tes pro­ta­gó­ni­cas, sino que las tor­tu­ran, las en­ve­ne­nan.

Por eso no sal­go de mi asom­bro con las edi­cio­nes ac­tua­les de los clá­si­cos, edi­cio­nes que le leo a mis hi­jos en­tre bu­fi­dos de de­cep­ción y ex­cla­ma­cio­nes de pro­tes­ta. Apa­ren­te­men­te, los fa­mo­sos lo­bos que se re­go­ci­ja­ban en la in­ges­ta de car­ne hu­ma­na se han vuel­to ve­ge­ta­ria­nos. El de Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja, al ata­car a la abue­la, la arran­ca de la ca­ma y la guar­da... en el ar­ma­rio. A su lle­ga­da, al leñador le bas­ta con ahu­yen­tar al lo­bo de un susto y abrir una puer­ta, pe­ro, ¿des­de cuán­do los lo­bos guar­dan a sus víc­ti­mas en los ar­ma­rios? Y, por Dios, ¿pa­ra qué?

En la ver­sión clá­si­ca, el lo­bo no so­lo se co­mía a la abue­la y a la nie­ta, sino que el leñador salvador abría la ba­rri­ga de la fie­ra, le arre­ba­ta­ba a sus

En las edi­cio­nes ac­tua­les de Ca­pe­ru­ci­ta el Lo­bo pa­re­ce ha­ber asis­ti­do a una es­cue­la de buenos mo­da­les

pre­sas -aún vi­vas y en­te­ras- y le lle­na­ba el es­tó­ma­go de pie­dras, que le pro­du­cían una muer­te len­ta y do­lo­ro­sa. ¿Cuán­do leñador y lo­bo asis­tie­ron a la es­cue­la de buenos mo­da­les?

Una breve encuesta en­tre los edi­to­res in­fan­ti­les que co­noz­co ha arro­ja­do los si­guien­tes re­sul­ta­dos: la ima­gen del lo­bo co­mién­do­se a la abue­la pue­de pro­du­cir­les pe­sa­di­llas a los pe­que­ños. Y la del leñador dán­do­le su me­re­ci­do al ani­mal pue­de in­du­cir com­por­ta­mien­tos an­ti­eco­ló­gi­cos. Por cier­to, en edi­cio­nes ac­tua­les, Pul­gar­ci­to ya no es aban­do­na­do por sus pa­dres. Se pier­de en el bos­que. Lo con­tra­rio po­dría con­fun­dir a los ni­ños res­pec­to a los ro­les pa­ren­ta­les ade­cua­dos.

Hay dos ex­pli­ca­cio­nes po­si­bles pa­ra el des­ca­fei­na­mien­to de la na­rra­ti­va in­fan­til: o he­mos es­ta­do edu­cán­do­nos co­mo psi­có­pa­tas du­ran­te si­glos o... los pa­dres an­tes ha­bla­ban con sus hi­jos. Les ex­pli­ca­ban las co­sas. Les ase­gu­ra­ban que no iban a aban­do­nar­los en el bos­que. Hoy, en cam­bio, in­ca­pa­ces de leer un cuen­to con ellos y de res­pon­der pre­gun­tas in­có­mo­das, des­po­ja­mos a los li­bros de cual­quier ima­gen atre­vi­da, les arran­ca­mos cual­quier in­di­cio de desafío in­te­lec­tual, cen­su­ra­mos to­do in­ten­to de ha­cer pen­sar, por­que nos obli­ga­ría a pen­sar a no­so­tros tam­bién, y no te­ne­mos tiem­po. No es de ex­tra­ñar que los chi­cos pre­fie­ran la Plays­ta­tion.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.