El buen día del maes­tro An­tón

Un con­cier­to en el Tea­tro Real y una es­plén­di­da edi­ción dis­co­grá­fi­ca que se ven­de­rá en quios­cos po­nen de re­lie­ve la in­men­sa obra pa­ra voz y piano de Gar­cía Abril.

Tiempo - - CULTURA -

Lle­gó el buen día del maes­tro An­tón y el Tea­tro Real es­ta­ba has­ta arri­ba de gen­te. Di­go bien y re­pi­to: de gen­te. Otros que no eran gen­te, o que no se tie­nen por ta­les, o que po­nen ca­ra co­mo de as­qui­to cuan­do tie­nen que ro­zar­se con la gen­te (tér­mino que les da al­go de re­pe­lús), pues no fue­ron al Real, por­que pien­san que el maes­tro An­tón Gar­cía Abril es “de­ma­sia­do gen­te”, co­mo di­jo en su día na­da me­nos que Su­sa­ni­ta, aquel ale­vín de bru­ja tea party ami­ga de Ma­fal­da que sos­te­nía que a los po­bres no ha­bía que sa­car­los de la po­bre­za; que bas­ta­ba con es­con­der­los, co­mo se ha­ce hoy con los en­fer­mos en las lis­tas de es­pe­ra de los hos­pi­ta­les re­cor­ta­dos.

No sa­ben el elo­gio que le ha­cen. Pues cla­ro que el maes­tro An­tón es gen­te, co­mo us­ted y co­mo yo. Lo úni­co que nos fal­ta­ba era que no lo fue­se. Co­mo us­ted, co­mo yo y co­mo Mo­zart, Schu­bert, Chaikovski, Pro­ko­fiev, Juan dell En­zi­na, Si­be­lius, Du­ke Elling­ton, Ros­si­ni o Ver­di. No tan­to co­mo Wag­ner, ¿ver­dad?, no tan­to co­mo Wag­ner, no sé si adi­vi­nan us­te­des ha­cia dón­de quiero ir; por­que Wag­ner no era gen­te sino un se­ñor que so­lo se ha­lla­ba en su ele­men­to en­tre re­yes y ter­cio­pe­los, en­tre adu­la­do­res y adu­la­bles (era bue­ní­si­mo do­blan­do el es­pi­na­zo), en­tre ex­qui­si­tos que no en­ten­dían su mú­si­ca pe­ro no de­cían na­da por­que to­do el mun­do te­nía muy cla­ro que si no en­ten­días la mú­si­ca de Wag­ner la cul­pa la te­nías tú, so gen­te.

Y eso es lo que le pa­sa al maes­tro An­tón. Que se le en­tien­de cuan­do es­cri­be. La otra no­che se vio. Cier­to es que no hu­bo aplau­sos atro­na­do­res ni ata­ques de his­te­ria ni ríos de lá­gri­mas em­pa­pan­do las al­fom­bras de la Real Fá­bri­ca, al me­nos no en la par­te de aba­jo del tea­tro. En el Real hay usos y cos­tum­bres un po­co ra­ros, un po­co cur­sis, un po­co re­pu­nan­ti­nes, co­mo di­ce Jua­ni­ta la de Can­se­co, y uno de ellos es que si es­tás aba­jo no con­vie­ne en­trar en éx­ta­sis mís­ti­co sino en se­gún qué oca­sio­nes, no va­ya a ser que al­gu­nos tór­to­los con man­do en pá­gi­na te to­men por de­ma­sia­do gen­te.

Pe­ro arri­ba, en los ga­lli­ne­ros y pa­raí­sos, don­de so­lo man­da la pa­sión por la mú­si­ca, sí que hu­bo bra­vi, y gen­te -cla­ro- en pie, y emo­ción. No era pa­ra me­nos. El maes­tro An­tón po­nía de lar­go, gra­cias al apo­yo de la Fun­da­ción BBVA, su obra pa­ra voz y piano, es de­cir, el muy lar­go cen­te­nar de can­cio­nes que ha ido es­cri­bien­do des­de ha­ce dé­ca­das, ca­si des­de que apren­dió a dis­tin­guir una cor­chea de una ne­gra, y eso fue muy al prin­ci­pio de los 78 años y me­dio que aho­ra tie­ne. Es­to es im­por­tan­te por­que el maes­tro An­tón es co­que­to, así que 78 y no “ca­si ochen­ta”, que es lo que vie­nen re­pi­tien­do co­mo co­to­rras los cro­nis­tas de la pren­sa des­de bas­tan­te tiem­po an­tes del fe­liz día del maes­tro.

Al piano, en la ca­ja acús­ti­ca del tea­tro, cua­tro ma­nos es­plén­di­das: las de Ru­bén Fernández Agui­rre y Ale­jan­dro Za­ba­la. Mag­ní­fi­cos. Yo ha­bría aña­di­do a la jo­ven po­la­ca Ber­na­det­ta Raatz, que ga­nó ha­ce cin­co años la quin­ta edi­ción del con­cur­so de piano que lle­va el nom­bre del com­po­si­tor; hay que oír a es­ta mu­jer el Pre­lu­dio de Mi­ram­bel nº 5 o las Tres pie­zas aman­ti­nas, por su­pues­to del maes­tro An­tón. Pe­ro la gran Raatz es­ta­ba en el Ate­neo de Ma­drid in­ter­pre­tan­do a Pro­ko­fiev, Haydn, Liszt y so­bre to­do a Bach. No tie­ne el don de la ubi­cui­dad.

“Hay que po­der­lo sil­bar”.

En el Real, las vo­ces fue­ron igual­men­te im­pe­ca­bles: Ain­hoa Arte­ta, Jo­sé Bros y Ele­na de la Mer­ced (no Mer­ce­des de la Mer­ced, glo­rio­sa me­te­du­ra de pa­ta de la cro­nis­ta de un pe­rió­di­co en el que ese error pa­re­ce, per­do­nen, pre­me­di­ta­do en es­tos días). ¿No es­tu­vie­ron us­te­des? No pa­sa na­da. Por­que lo me­jor de to­do es que a par­tir del do­min­go pa­sa­do, 6 de no­viem­bre, la obra pa­ra voz y piano del maes­tro An­tón es­tá en los quios­cos: cin­co dis­cos com­pac­tos, uno por se­ma­na, en los que in­ter­vie­nen quin­ce de los más gran­des in­tér­pre­tes de nues­tros días (ade­más de los an­te­di­chos), co­mo Ofe­lia Sa­la y Ma­ría Ba­yo. Tam­bién eso ha si­do po­si­ble gra­cias a la Fun­da­ción BBVA.

Ahí, en esos dis­cos, es­tán las me­jo­res can­cio­nes del maes­tro, des­de aque­llas in­fan­ti­les de los años 50, so­bre tex­tos de Fe­de­ri­co Mue­las, has­ta las im­por­tan­tí­si­mas Siete can­cio­nes de Amor so­bre poe­mas de An­to­nio Carvajal, que el maes­tro con­clu­yó el año pa­sa­do. Tam­bién, cla­ro,

las cé­le­bres Can­cio­nes de mar, amor y

Al­bas, de Ángel Gon­zá­lez. Y más. ¿Qué hi­lo con­duc­tor las en­he­bra a to­das? Sal­te­mos lo evi­den­te: mú­si­ca es­pa­ño­la, el es­ti­lo del maes­tro An­tón, etc. Lo que a mí me pa­re­ce más im­por­tan­te es que to­das, sin fal­tar una, son can­cio­nes he­chas pa­ra ser can­ta­das. Per­do­nen us­te­des, no es una pe­ro­gru­lla­da. Los com­po­si­to­res que no se con­si­de­ran gen­te, y me­jor no voy a dar nom­bres ni tí­tu­los, lla­man “can­cio­nes” a ob­je­tos o ar­te­fac­tos so­no­ros a ve­ces muy cu­rio­sos, sin du­da muy in­tere­san­tes pa­ra el es­tu­dio de las le­yes de la fí­si­ca, pe­ro que no hay cris­tiano que las can­te. Una can­ción que no se pue­de can­tar ¿es una can­ción? Pues us­te­des mis­mos. Gar­cía Abril sue­le ci­tar a Stravinsky cuan­do de­cía que “to­da mú­si­ca que no se pue­de sil­bar no es mú­si­ca”. Exa­ge­ra­ba el maes­tro ru­so, por­que es di­fi­ci­lí­si­mo sil­bar lo que es­cri­bió Mes­siaen, por ejem­plo; y exa­ge­ra, a pro­pó­si­to, el com­po­si­tor de Te­ruel, por­que lo que es­tá de­fen­dien­do -y lo que se ve en su obra- no es el re­gre­so a la to­na­li­dad de Gui­do d’arez­zo, cau­ti­vo y des­ar­ma­do el ejér­ci­to van­guar­dis­ta, sino la ho­nes­ti­dad de cual­quier com­po­si­tor de hoy que tie­ne que es­cri­bir la mú­si­ca de su tiem­po y pa­ra su tiem­po, sin du­da, pe­ro que se nie­ga a caer en la pu­ra ex­pe­ri­men­ta­ción co­mo si eso fue­se, por sí so­lo, un va­lor mu­si­cal; es de­cir, que no tie­ne due­lo en me­ter tres no­tas se­gui­das que se pue­dan re­cor­dar (o iden­ti­fi­car si­quie­ra) aunque le lla­men an­ti­guo.

Y la pan­di­lla en la que te mue­ves, que no se tie­ne por gen­te sino por pro­fe­tas (pe­ro los pro­fe­tas de an­tes no vi­vían tan bien co­mo hoy vi­ven al­gu­nos), no te per­do­na­rán si no eres mu­chí­si­mo más que

mo­derno, o sea si no te in­ven­tas el len­gua­je mu­si­cal en­te­ro a los vein­te mi­nu­tos de sa­lir del con­ser­va­to­rio. Lo que ten­gas que de­cir, eso es otro asun­to. A la vista va que­dan­do ya que, en mu­chí­si­mos ca­sos, sue­le ser muuuy po­co. Pe­ro da igual. Lo que im­por­ta es el có­mo, y ay de ti si no es inex­tri­ca­ble. De una vez: ay de ti si la gen­te te en­tien­de.

Pues eso es lo que pa­sa. Que al maes­tro An­tón se le en­tien­de. Cuan­do es to­nal y cuan­do no lo es. Cuan­do ha­ce Di­vi­nas

pa­la­bras o el quin­te­to Al­ba de los ca­mi­nos o cuan­do po­ne mú­si­ca a poe­mas de

Al­ber­ti. Es no so­lo un hom­bre ho­nes­to sino un com­po­si­tor ho­nes­to. El pú­bli­co le si­gue y es­pe­ra sus obras, co­mo se vio en el Tea­tro Real y co­mo se va a ver aho­ra con esos cin­co dis­cos; lo mis­mo le pa­só a Mo­zart. Y los que no quie­ren ser gen­te le ig­no­ran, y los que no tie­nen pú­bli­co que les la­dre le mi­ran por en­ci­ma del hom­bro. Pe­ro eso tam­bién le ocu­rrió a Mo­zart... Ley de vi­da, buen maes­tro An­tón. Eterna ley de vi­da.

An­tón Gar­cía Abril

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.