Las re­ce­tas de Ma­ri­noff

El fi­ló­so­fo ca­na­dien­se Lou Ma­ri­noff, rey mi­das de las Más lis­tas de ven­ta y au­tor de Pla­tón y me­nos Pro­zac, pu­bli­ca El po­der del Tao. Fi­lo­so­fía mi­le­na­ria pa­ra com­ba­tir el es­trés con­tem­po­rá­neo: con­tra la cri­sis, re­ce­tas es­pi­ri­tua­les.

Tiempo - - CULTURA - POR PE­DRO GAR­CÍA

el fi­ló­so­fo que más li­bros ven­de en to­do el pla­ne­ta nos re­ci­be en un rincón apar­ta­do y si­len­cio­so del ve­tus­to Ate­neo de Ma­drid. De fon­do, un le­ve eco de cu­cha­ri­llas y ta­zas de ca­fé. En pri­mer plano, el au­tor de best-se­llers co­mo Más Pla­tón y me­nos Pro­zac –“mi agen­te me ad­vir­tió que ese li­bro me iba a cam­biar la vi­da... y lo hi­zo”–, una pre­sen­cia ava­sa­lla­do­ra e hi­per­ac­ti­va en­vuel­ta en una son­ri­sa pe­ga­di­za. Un to­rren­te de pa­la­bras, ges­tos y mi­ra­das afi­la­das. Cuer­po es­pi­ga­do y un par de ma­nos fi­nas y del­ga­das. Dos bra­zos in­quie­tos que po­nen pun­to fi­nal a ca­da fra­se ca­yen­do so­bre sus dos pier­nas, co­mo si las ideas, una a una, aca­ba­ran por po­sar­se una a una so­bre la reali­dad. Eso y dos ce­jas que no pa­ran quie­tas aguan­tan­do el rit­mo de dos ojos que, más que mi­rar, bai­lan al son de su ver­bo.

El dos es un nú­me­ro es­pe­cial pa­ra Lou Ma­ri­noff (Mon­treal, 1951). Re­pre­sen­ta el ying y el yang, dos reali­da­des con­ti­guas que flu­yen en­tre­la­za­das y que son la esen­cia de una re­li­gión mi­le­na­ria, el taoís­mo, cu­yas en­se­ñan­zas im­preg­nan el úl­ti­mo li­bro de Ma­ri­noff, El po­der del

“Te­ne­mos que des­cu­brir­nos de nue­vo y en­con­trar nue­vos ta­len­tos, ahí es­tán los be­ne­fi­cios de la cri­sis”

Tao (Edi­cio­nes B), que aca­ba de pre­sen­tar en Es­pa­ña, país que ha es­co­gi­do pa­ra su es­treno mun­dial.

Ma­ri­noff es de­vo­ra­do en los cin­cos con­ti­nen­tes por una le­gión de lec­to­res que le con­vier­ten en uno de los au­to­res más so­li­ci­ta­dos del mun­do. Una si­tua­ción que se dis­pa­ró a par­tir de la pu­bli­ca­ción de Más Pla­tón y me­nos Pro­zac (1999), una bi­blia con­tra el es­trés con­tem­po­rá­neo y la ex­ce­si­va me­di­ca­li­za­ción de los es­ta­dos de­pre­si­vos que ter­mi­nó tra­du­cién­do­se a más de 25 len­guas.

Los be­ne­fi­cios de la cri­sis.

Más allá de es­con­der en sus pá­gi­nas un sa­bro­so com­pen­dio de re­ce­tas es­pi­ri­tua­les, El po­der del Tao es una guía –pa­sa­da por la tur­mix de es­te ca­te­drá­ti­co del City Co­lle­ge de Nue­va York- pa­ra com­pren­der que la cri­sis tam­bién tie­ne sus co­sas bue­nas: “El ar­te -con­fie­sa na­da más sen­tar­se- es­tá en sa­ber dón­de es­tán los be­ne­fi­cios”. Pe­ro, ¿qué ga­na­mos con es­ta cri­sis? Ma­ri­noff le­van­ta los dos bra­zos, afi­la el ges­to y abre fue­go: “To­do el mun­do ha­bla de cri­sis. Lo bueno es que, lle­ga­dos a es­te pun­to, so­lo nos que­da des­cu­brir re­cur­sos pro­pios y per­so­na­les pa­ra in­ten­tar ser op­ti­mis­tas. La eco­no­mía es­tá cam­bian­do la vi­da de las per­so­nas”.

Se­gún Ma­ri­noff, ne­ce­si­ta­mos nue­vos lí­de­res. Per­so­nas que se mi­ren en el es­pe­jo de Con­fu­cio y Lao Tse -au­tor del Tao Te Ching, li­bro fun­da­cio­nal del taoís­mo mi­le­na­rio-: “Co­mo sa­be, he si­do -son- ríe Ma­ri­noff- con­se­je­ro de va­rios lí­de­res mundiales y pre­si­den­tes de em­pre­sas y en­ti­da­des fi­nan­cie­ras [lo fue du­ran­te más de 15 años, an­tes de pu­bli­car Más Pla­tón y me­nos Pro­zac en 1999] y siem­pre les di­je que te­nían que uti­li­zar su po­der y su po­si­ción pa­ra crear opor­tu­ni­da­des y no pa­ra en­ri­que­cer­se ma­si­va­men­te. Ne­ce­si­ta­mos cul­ti­var me­jo­res lí­de­res, y eso me ha­ce pen­sar en Con­fu­cio y Lao Tse. Ha­ce 2.500 años ellos ya ha­bían en­ten­di­do que un lí­der que ro­ba a sus súb­di­tos no dura mu­cho y, ade­más, cau­sa mu­cho su­fri­mien­to. Yo les de­cía es­to, así que no nos en­ga­ñe­mos, sa­bían lo que ha­cían. Mi­re, los lí­de­res au­tén­ti­cos in­vier­ten la pi­rá­mi­de. No es­tán arri­ba sino que car­gan con el pe­so de las res­pon­sa­bi­li­da­des, de eso tra­ta mi li­bro”.

La re­ce­ta es el Tao. ¿Con­tra qué? “Con­tra una cri­sis de va­lo­res -ex­pli­ca- que se ha con­ver­ti­do en una cri­sis ma­te­rial. Lo que di­go es que te­ne­mos que rein­ven­tar­nos, y lo te­ne­mos que ha­cer aho­ra por­que los an­ti­guos mo­de­los ya no va­len. La gen­te de­be bus­car co­sas nue­vas y an­tes tie­ne que en­con­trar re­cur­sos pro­pios. Hay que des­cu­brir­se de nue­vo y bus­car otros ta­len­tos den­tro de no­so­tros mis­mos, y desa­rro­llar­los”.

¿Ne­ce­si­ta­mos readap­tar­nos? ¿Rein­ven­tar­nos? “Exac­to, el Tao es­tá en la fun­da­ción de esa idea. To­do es­tá en per­ma­nen­te cam­bio: el ying y el yang nos en­se­ñan que be­ne­fi­cio y pér­di­da es­tán en­tre­la­za­dos. Si pier­des al­go, siem­pre hay al­go que pue­des ga­nar”.

Lou Ma­ri­noff, en el Ate­neo de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.