“Es­toy de des­pe­di­da”

Me­rino po­ne a su úl­ti­mo pro­ta­go­nis­ta en los ale­da­ños de la muer­te.

Tiempo - - SELECTOR - LUIS ALGORRI

El li­bro de las ho­ras con­ta­das. Jo­sé Ma­ría Me­rino (Al­fa­gua­ra).

co­no­ci­mos a jo­sé ma­ría me­rino de chi­cos, cuan­do em­pe­zá­ba­mos a leer bien, y en­ton­ces se nos apa­re­cie­ron, por es­te or­den, El cal­de­ro de oro y La ori­lla os­cu­ra. Lue­go ya fue di­fí­cil de­jar­lo. Ad­ver­ti­mos in­me­dia­ta­men­te que Me­rino re­la­ta­ba, fue­se cual fue­se el te­ma de su re­la­to, la del­ga­dez de la lí­nea que se­pa­ra lo que lla­ma­mos reali­dad de lo que lla­ma­mos de otro mo­do; una lí­nea ines­ta­ble que a ve­ces es un mu­ro (ca­si nun­ca) pe­ro que ca­si siem­pre es co­mo una me­dia de cu­ple­tis­ta de los años 30, o sea una ma­lla, una su­per­fi­cie con agu­je­ros a tra­vés de los cua­les los pe­ces lec­to­res en­tran y sa­len, van y vie­nen con mu­cha na­tu­ra­li­dad. Lo ha­bía­mos vis­to en Co­ma­la, con Rul­fo. Lo se­gui­mos vien­do en el Port au Prin­ce de Car­pen­tier y des­de lue­go en Ma­con­do. Pe­ro Me­rino lle­vó el es­tu­dio de esa me­dia ca­la­da o co­mi­da de po­li­llas has­ta el alfoz mis­mo de la te­sis doc­to­ral. Así lle­ga aho­ra es­te ti­po na­da ex­tra­ño, Pe­dro, a quien van a ope­rar con muy po­cas po­si­bi­li­da­des de éxi­to, y que se es­tá des­pi­dien­do a base de gol­pear el te­cla­do con lo que se le ocu­rre. Y de nue­vo el vie­jo ma­reo, la na­rra­ción que se en­tre­ve­ra de pe­que­ñas jo­yas de di­ver­so ta­ma­ño y ti­po­gra­fía, bur­bu­jas de pen­sa­mien­to que acom­pa­ñan al pez lec­tor, y de nue­vo es im­po­si­ble sol­tar el li­bro, y otra vez el gran Me­rino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.