El in­cen­dio de Atlan­ta

ATLAN­TA (GEOR­GIA), 15 DE NO­VIEM­BRE DE 1864 · El ge­ne­ral Sher­man pren­de fue­go a la ca­pi­tal de Geor­gia, pre­lu­dio de Mar­cha ha­cia el mar. su des­truc­ti­va

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Pa­ra el mun­do en­te­ro es una se­cuen­cia cum­bre de la pe­lí­cu­la más mí­ti­ca de to­dos los tiem­pos, Lo que el vien­to se lle­vó, pe­ro pa­ra la me­mo­ria co­lec­ti­va del Sur el in­cen­dio de Atlan­ta es el ar­que­ti­po de la per­fi­dia yan­qui, el pri­mer ac­to de lo que en esa par­te de Es­ta­dos Uni­dos lla­man la in­fa­me Mar­cha ha­cia el mar de Sher­man.

La Guerra de Secesión em­pe­zó con una se­rie de es­pec­ta­cu­la­res vic­to­rias del ejér­ci­to del Sur, don­de abun­da­ban los ofi­cia­les bri­llan­tes y so­bra­ba en­tu­sias­mo pa­trió­ti­co en­tre la tro­pa. Po­co a po­co, sin em­bar­go, fue dán­do­le la vuel­ta a la si­tua­ción la su­pe­rio­ri­dad eco­nó­mi­ca, in­dus­trial y de­mo­grá­fi­ca del Nor­te, así co­mo la de­ter­mi­na­ción po­lí­ti­ca de Abraham Lin­coln. Uno de sus acier­tos fue nom­brar co­man­dan­tes tan de­ci­di­dos a ga­nar co­mo él. En 1864 era ge­ne­ral en je­fe Ulises S. Grant, y je­fe del tea­tro oc­ci­den­tal de ope­ra­cio­nes Wi­lliam Te­cum­seh Sher­man, dos hom­bres ca­pa­ces de lle­var a ca­bo una nue­va cla­se de guerra, la guerra to­tal.

Mien­tras los ge­ne­ra­les del Sur so­ña­ban con vic­to­rio­sas ba­ta­llas al es­ti­lo de Na­po­león, los del Nor­te avan­za­ban lo que se­rían las con­fla­gra­cio­nes del si­glo XX, y bus­ca­ban en­car­ni­za­da­men­te des­truir la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción del enemi­go y la mo­ral de su po­bla­ción. Con es­ta idea, Sher­man se lan­zó a “que­brar la co­lum­na dor­sal del Sur” en el ve­rano de 1864. Su pri­mer ob­je­ti­vo era Atlan­ta, ca­pi­tal de Geor­gia, cen­tro de abas­te­ci­mien­tos de gran va­lor es­tra­té­gi­co si­tua­do en el cen­tro de la Con­fe­de­ra­ción, lo que le da­ba ade­más una im­por­tan­cia sim­bó­li­ca. La con­quis­tó el 1 de sep­tiem­bre, y se pre­pa­ró pa­ra ini­ciar des­de allí una ofen­si­va que, des­de el pun­to de vista del Sur, se­ría el pa­ro­xis­mo de la bru­ta­li­dad.

Sher­man es­tu­dió los cen­sos de po­bla­ción pa­ra bus­car las zo­nas de agri­cul­tu­ra más ri­ca y de con­cen­tra­ción de ma­nu­fac­tu­ras, don­de la po­lí­ti­ca de tie­rra que­ma­da tu­vie­ra unos efec­tos más desas­tro­sos. El pre­si­den­te Lin­coln al­ber­ga­ba du­das so­bre la ofen­si­va, pe­ro fi­nal­men­te fue au­to­ri­za­da me­dian­te un te­le­gra­ma del ge­ne­ral Grant que de­cía sim­ple­men­te: “Go as you pro­po­se” (“Ade­lan­te se­gún pro­po­ne”). En­ton­ces, an­tes de sa­lir de Atlan­ta con su ejér­ci­to, Sher­man or­de­nó que la aban­do­na­se la po­bla­ción pa­ra pren­der­le fue­go.

El Ayun­ta­mien­to le im­plo­ró que no lo hi­cie­se, pe­ro Sher­man dio su fa­mo­sa res­pues­ta: “Us­te­des no pue­den ca­li­fi­car la guerra en tér­mi­nos más du­ros que yo: la guerra es cruel­dad, y us­te­des no la pue­den ci­vi­li­zar. Aque­llos que lle­va­ron la guerra a nues­tro país –aña­dió re­fi­rién­do­se a los su­dis­tas- me­re­cen to­das las mal­di­cio­nes y con­de­nas que la gen­te pue­da ver­ter so­bre ellos”. Y que­mó Atlan­ta.

La Mar­cha ha­cia el mar avan­zó des­de Atlan­ta en di­rec­ción Sud­es­te, ha­cia el puer­to atlán­ti­co de Sa­van­nah, cor­tan­do el Sur por su cen­tro. Iba or­ga­ni­za­do en dos alas, el Ejér­ci­to de Ten­nes­see por la de­re­cha y el Ejér­ci­to de Geor­gia por la iz­quier­da. Pron­to les acom­pa­ña­ron las

“mal­di­cio­nes y con­de­nas” que se­gún Sher­man se me­re­cían los su­dis­tas.

Los hom­bres de Sher­man que­ma­ban co­se­chas, ma­ta­ban el ga­na­do, sa­quea­ban po­bla­cio­nes, des­truían cual­quier for­ma de in­dus­tria, ma­nu­fac­tu­ra, al­ma­cén, mo­lino o in­fra­es­truc­tu­ra de co­mu­ni­ca­ción que en­con­tra­ban a su pa­so. Arran­ca­ban el hi­lo del te­lé­gra­fo y los raí­les de fe­rro­ca­rril, con los que ha­cían las cé­le­bres cor­ba­tas de Sher­man: po­nían la par­te cen­tral del raíl so­bre una ho­gue­ra has­ta que em­pe­za­ba a fun­dir­se, y en­ton­ces lo do­bla­ban por ahí so­bre un pos­te, ha­cien­do una es­pe­cie de cor­ba­ta al­re­de­dor de él.

La Mar­cha ha­cia el mar no cau­só mu­chos muer­tos. Se res­pe­ta­ba a los ci­vi­les y las tro­pas su­dis­tas no se en­fren­ta­ron a Sher­man, pe­ro de­jó tras de sí a una po­bla­ción con­de­na­da al ham­bre y la mi­se­ria. Aunque el in­cen­dio que pa­só a la His­to­ria fue el de Atlan­ta, Sher­man tam­bién que­mó al­gu­nas otras ciu­da­des, co­mo Co­lum­bia, ca­pi­tal de Ca­ro­li­na del Sur, o par­te de Sa­van­nah, una de las ciu­da­des más be­llas de Es­ta­dos Uni­dos, don­de con­clu­yó con éxi­to la Mar­cha en di­ciem­bre de 1864.

Tres cuar­tos de si­glo des­pués del in­cen­dio de Atlan­ta, una pe­rio­dis­ta de esa ciu­dad lla­ma­da Mar­ga­ret Mit­chell es­cri­bió un lar­go fo­lle­tín don­de re­co­gía los sen­ti­mien­tos que la guerra ha­bía de­ja­do en las gen­tes del Sur. Lo pu­bli­có con el tí­tu­lo de Lo que el vien­to se lle­vó, e in­me­dia­ta­men­te se con­vir­tió en un bes­tse­ller en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro lo que hi­zo que se re­cuer­de en to­do el mun­do aquel acon­te­ci­mien­to de la Guerra de Secesión nor­te­ame­ri­ca­na fue el ci­ne.

La pe­lí­cu­la.

Un vi­sio­na­rio pro­duc­tor de Holly­wood, Da­vid O. Selz­nick, de­ci­dió li­te­ral­men­te que­mar sus na­ves a prin­ci­pios de 1939. Selz­nick ha­bía pa­ga­do una for­tu­na por los de­re­chos de Lo que el vien­to se lle­vó, y se em­bar­có en una pro­duc­ción que se­ría real­men­te épi­ca. To­da­vía no ha­bía re­suel­to el pro­ble­ma fun­da­men­tal, en­con­trar una ac­triz pa­ra el pa­pel pro­ta­go­nis­ta de Es­car­la­ta O’ha­ra, cuan­do de­ci­dió em­pe­zar el ro­da­je de for­ma gran­dio­sa. Que­ma­ría to­dos los de­co­ra­dos de sus es­tu­dios pa­ra ro­dar en vi­vo las es­ce­nas del in­cen­dio de la ciu­dad su­dis­ta de Atlan­ta, y de esas ce­ni­zas sur­gi­ría su pe­lí­cu­la co­mo un ave Fé­nix. Selz­nick con­vir­tió la que­ma de sus es­tu­dios en un gran ac­to de pro­mo­ción de Lo que el vien­to se lle­vó, y en­tre los in­vi­ta­dos al even­to se en­con­tra­ba la que se­ría el al­ma de la pe­lí­cu­la, su fu­tu­ra pro­ta­go­nis­ta, Vi­vian Leigh.

Cu­rio­sa­men­te, el in­cen­dio de Selz­nick no te­nía na­da que ver con el de la reali­dad, era una mix­ti­fi­ca­ción del acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co, co­mo tan­tas ve­ces su­ce­de en el ci­ne. En la pe­lí­cu­la no era Sher­man, sino los pro­pios su­dis­tas quie­nes pro­vo­ca­ban el fue­go en su re­ti­ra­da. Pe­se a es­te cam­bio de res­pon­sa­bi­li­dad, ni los del Sur se lo to­ma­ron mal ni los del Nor­te se lo to­ma­ron bien. Es­ta­ba to­da­vía tan pre­sen­te en el sub­cons­cien­te co­lec­ti­vo de unos y otros el cli­ché de la que­ma de Sher­man que no vie­ron lo que se con­ta­ba en la pan­ta­lla, sino lo que re­cor­da­ban.

La in­flu­yen­te aso­cia­ción Daugh­ters of Union Ve­te­rans of the Ci­vil War (Hi­jas de Ve­te­ra­nos Unio­nis­tas de la Guerra Ci­vil), que reunía a des­cen­dien­tes de com­ba­tien­tes nor­dis­tas, ame­na­za­ba con boi­co­tear la pe­lí­cu­la por re­cor­dar es­te pa­sa­je te­rri­ble. Era el con­tra­tiem­po que le fal­ta­ba al ho­mé­ri­co ro­da­je; Selz­nick, ate­rra­do por­que una cam­pa­ña así po­día arrui­nar la ex­hi­bi­ción de la pe­lí­cu­la en Es­ta­dos Uni­dos, dio or­den a su de­par­ta­men­to pu­bli­ci­ta­rio de que nun­ca se ha­bla­ra del in­cen­dio de Atlan­ta. Una or­den im­po­si­ble de cum­plir, por­que ese in­cen­dio, su ro­da­je en vi­vo de los es­tu­dios ar­dien­do, ha­bía en­tra­do ya por de­re­cho pro­pio en la mi­to­lo­gía del sép­ti­mo ar­te.

Fue­go real. Selz­nick ro­dó el in­cen­dio que­man­do sus es­tu­dios.

‘Cor­ba­tas de Sher­man’. Los nor­dis­tas des­tru­yen los fe­rro­ca­rri­les del Sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.