LOS NUE­VOS AL­BA

Los nue­ve nie­tos de Ca­ye­ta­na tie­nen po­co en co­mún si des­con­ta­mos su li­na­je, una edu­ca­ción ex­qui­si­ta y que to­dos son hi­jos de pa­dres se­pa­ra­dos. Sus afi­cio­nes van des­de la pin­tu­ra a la li­te­ra­tu­ra o la mú­si­ca.

Tiempo - - SOCIEDAD - CELIA LORENTE clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Tres matrimonios, seis hi­jos, nue­ve nie­tos y un bis­nie­to. La du­que­sa de Al­ba ha cons­trui­do una ex­ten­sa fa­mi­lia, un clan que pa­re­ce tan lon­ge­vo co­mo la vi­ta­li­dad de su abue­la. Son los nie­tos y el fu­tu­ro de la ca­sa de Al­ba. Su pre­sen­cia se echó mu­cho de me­nos du­ran­te la re­cien­te ce­le­bra­ción del en­la­ce de la du­que­sa con Al­fon­so Díez.

La nue­va ge­ne­ra­ción Al­ba re­cuer­da po­co a la de sus pre­de­ce­so­res. El nie­to que se­rá fu­tu­ro du­que de Al­ba es Fer­nan­do Fitz-ja­mes Stuart y So­lís, que aho­ra cuen­ta con 21 años. Él asu­mi­rá el pe­so del le­ga­do de la Fun­da­ción Ca­sa de Al­ba, aunque pa­ra ello aún ten­drá que es­pe­rar. Su pa­dre, Car­los Fit­zJa­mes Stuart, le pre­ce­de en el car­go y a sus 62 años si­gue to­da­vía ejer­cien­do de eterno he­re­de­ro. Fer­nan­do es hi­jo del du­que de Hués­car y de Ma­til­de So­lís, se­pa­ra­dos en 1993. Tras ob­te­ner la nu­li­dad ecle­siás­ti­ca su pro­ge­ni­tor ha si­do pa­re­ja de la mi­llo­na­ria em­pre­sa­ria Alicia Ko­plo­witz, mar­que­sa de Be­lla­vis­ta, aunque pa­re­ce que es­ta re­la­ción ya ha con­clui­do.

Es ade­más el úni­co nie­to que ha ob­te­ni­do al­go en el re­par­to de la he­ren­cia que Ca­ye­ta­na dis­pu­so an­tes de con­traer ma­tri­mo­nio con Al­fon­so Díez. La du­que­sa ha de­ci­di­do que sea Fer­nan­do quien he­re­de el pa­la­cio de Due­ñas, en Se­vi­lla -que no per­te­ne­ce a la Fun­da­ción-, tan querido por ella, re­si­den­cia ac­tual de la du­que­sa y don­de aho­ra dis­fru­ta de su re­cién es­tre­na­do ma­tri­mo­nio. El pa­la­cio, que se cons­tru­yó du­ran­te los si­glos XV y XXI, abar­ca 9.452 me­tros cua­dra­dos de pa­tios y edi­fi­cios y con­tie­ne en su in­te­rior va­lio­sas obras de So­ro­lla, Gior­dano, Zu­loa­ga o Ro­me­ro de To­rres.

Fer­nan­do ado­ra Se­vi­lla, aunque por el mo­men­to vi­ve en Ma­drid, don­de es­tu­dia már­ke­ting. Di­cen los que le co­no­cen que es un chi­co res­pon­sa­ble, ca­ri­ño­so y con una bue­na edu­ca­ción, ha es­tu­dia­do en pres­ti­gio­sos co­le­gios ame­ri­ca­nos e in­gle­ses, y sien­te por su abue­la au­tén­ti­ca adoración. Ca­ye­ta­na tam­bién mues­tra por él una es­pe­cial pre­di­lec­ción. Me­nos co­no­ci­do es su úni­co her­mano, Car­los Fit­zJa­mes Stuart y So­lís, que cum­ple 20 años el pró­xi­mo 29 de no­viem­bre y se en­cuen­tra aho­ra vi­vien­do en In­gla­te­rra, don­de cursa sus es­tu­dios.

La han he­cho bi­sa­bue­la.

El nie­to ma­yor de los Al­ba es Luis Mar­tí­nez de Iru­jo Hohen­lohe, fru­to del ma­tri­mo­nio en­tre Al­fon­so, du­que de Aliaga, el hi­jo economista de la du­que­sa de Al­ba y miem­bro del Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa, y Ma­ría de Hohen­lohe. Luis ha se­gui­do los pa­sos de su pa­dre, aunque a sus 33 años per­ma­ne­ce sol­te­ro. Le gus­ta dis­fru­tar de la vi­da y por aho­ra no se ha de­ci­di­do a sen­tar ca­be­za co­mo sí ha he­cho su her­mano me­nor, Javier Mar­tí­nez de Iru­jo Hohen­lohe, de 30 años, el pri­mer nie­to que ha he­cho bi­sa­bue­la a la du­que­sa ya que es­te pa­sa­do ve­rano na­ció su pri­me­ra hi­ja, lla­ma­da Sol. Su bo­da en sep­tiem­bre de 2008 fue tam­bién la pri­me­ra de uno de los nie­tos y a ella acu­die­ron to­dos los Al­ba, una ce­re­mo­nia re­li­gio­sa que se ce­le­bró en Je­rez de la Fron­te­ra, Cá­diz. Su mu­jer, Inés Do­mecq, per­te­ne­ce a una de las fa­mi­lias con más so­le­ra de la so­cie­dad an­da­lu­za, es hi­ja de Um­ber­to Do­mecq Yba­rra, co­no­ci­do ji­ne-

te, y Ma­ría Je­sús Fernández Go­van­tes. Es una chi­ca clá­si­ca pe­ro aman­te de la mo­da y muy es­ti­lo­sa que co­la­bo­ra ha­bi­tual­men­te en pren­sa y es so­cia de la em­pre­sa Ca­si Ar­te Co­mu­ni­ca­ción, una “con­sul­to­ra de ser­vi­cios in­te­gra­dos de co­mu­ni­ca­ción es­pe­cia­li­za­da en li­festy­le y lu­jo”, que se de­di­ca fun­da­men­tal­men­te a las re­la­cio­nes pú­bli­cas y la or­ga­ni­za­ción de even­tos.

La ra­ma ar­tís­ti­ca.

Los nie­tos de la ra­ma bohe­mia de la fa­mi­lia son Ja­co­bo y Brian­da Fitz-ja­mes Stuart, hi­jos de Ja­co­bo, conde de Si­rue­la, y de su pri­me­ra mu­jer, Ma­ría Eu­ge­nia Fernández de Cas­tro. Ja­co­bo ha si­do siem­pre el hi­jo bohe­mio de la du­que­sa, un apa­sio­na­do de la pin­tu­ra y la li­te­ra­tu­ra y fun­da­dor de la edi­to­rial que lle­va su nom­bre, Si­rue­la. Su pri­mo­gé­ni­to, Ja­co­bo Fitz-ja­mes Stuart, de 30 años, es el vi­vo re­tra­to de su pa­dre, lle­va el pe­lo lar­go co­mo él y es li­cen­cia­do en Fi­lo­so­fía. Se ca­só el pa­sa­do 15 de ma­yo con Ase­la Pé­rez Becerril en el pa­la­cio de Li­ria de Ma­drid y tra­ba­ja con su mu­jer en un co­no­ci­do cen­tro cul­tu­ral de ex­po­si­cio­nes en la ca­pi­tal. Ase­la pro­ce­de de una ilus­tre fa­mi­lia y de­bi­do a su pa­sión por el ar­te es due­ña de Es­pa­cio Val­ver­de, “ga­le­ría mul­ti­dis­ci­pli­nar y es­pa­cio de interacción de las ar­tes más ac­tua­les”, ubi­ca­da en el ba­rrio de Ma­la­sa­ña. Ase­la es tam­bién so­bri­na de la exal­cal­de­sa de Se­vi­lla So­le­dad Becerril. El ter­ce­ro de los nie­tos de la du­que­sa es ade­más su ahi­ja­do y ha es­ta­do des­de pe­que­ño muy ape­ga­do a su abue­la.

Su her­ma­na, Brian­da Fitz- Ja­mes Stuart, la nie­ta ma­yor de la du­que­sa, de 27 años, tam­bién ha he­re­da­do la ve­na ar­tís­ti­ca de los Al­ba. Le gus­ta mu­cho la mú­si­ca y es pin­cha­dis­cos en sus ra­tos li­bres y di­se­ña­do­ra de mo­da pa­ra la fir­ma La Ca­si­ta de Wendy. Brian­da es­tu­dió di­se­ño y tra­ba­jó du­ran­te un tiem­po en Nue­va York, don­de se ini­ció en la mú­si­ca. Aho­ra ejer­ce co­mo DJ en al­gu­nos even­tos que se ce­le­bran en la ca­pi­tal co­mo Ca­sa De­cor o la Fas­hion´s Night Out, la fies­ta de puer­tas abier­tas de las tien­das más eli­tis­tas de la lla­ma­da Mi­lla de Oro. Tam­bién ha ejer­ci­do de DJ en reunio­nes fa­mi­lia­res, lo hi­zo en la bo­da de su her­mano en el pa­la­cio de Li­ria y fue un des­cu­bri­mien­to pa­ra to­dos los in­vi­ta­dos que no sa­bían de esa ha­bi­li­dad es­con­di­da.

La pe­que­ña Ca­ye­ta­na se pa­re­ce a su pa­dre, el to­re­ro Fran Rivera, y no ha sa­ca­do la ti­mi­dez de su ma­dre

Y con una di­fe­ren­cia con­si­de­ra­ble de edad es­tán los tres nie­tos pe­que­ños de la du­que­sa de Al­ba, por los que ella sien­te una pre­di­lec­ción es­pe­cial. Los ge­me­los Ami­na y Luis, hi­jos del ji­ne­te Ca­ye­tano Mar­tí­nez de Iru­jo y la me­xi­ca­na Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va, y la hi­ja na­ci­da del ma­tri­mo­nio de Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo y el to­re­ro Fran Rivera. Son los que más con­tac­to tie­nen con su abue­la y tam­bién en­tre sí, ya que van al mis­mo co­le­gio, el Ins­ti­tu­to Bri­tá­ni­co de Po­zue­lo de Alarcón, en Ma­drid. Tam­bién son los más co­no­ci­dos ya que tan­to Eu­ge­nia co­mo Ca­ye­tano son los hi­jos más me­diá­ti­cos de la du­que­sa de Al­ba.

Los nie­tos ge­me­los de la du­que­sa na­cie­ron en 2001 y tie­nen aho­ra 10 años. Los con­des de Sal­va­tie­rra se co­no­cie­ron en el año 2000 y con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio el 15 de oc­tu­bre de 2005 en el pa­la­cio de Due­ñas. Tan so­lo dos años des­pués, en oc­tu­bre de 2007, se se­pa­ra­ron, aunque la pa­re­ja ha se­gui­do man­te­nien­do una ex­ce­len­te re­la­ción que ha da­do lu­gar a in­sis­ten­tes ru­mo­res de re­con­ci­lia­ción que nun­ca han lle­ga­do a ma­te­ria­li­zar­se. Aun así, la du­que­sa de Al­ba, que ado­ra a Ge­no­ve­va, con la que sue­le que­dar a me­nu­do, guar­da to­da­vía la es­pe­ran­za de que al­gún día vuel­van a es­tar jun­tos. Una es­pe­ran­za que se ve ali­men­ta­da por la bue­na re­la­ción que exis­te en­tre ellos. El pa­sa­do mes de ju­nio los me­lli­zos ce­le­bra­ron la co­mu­nión y el ji­ne­te y su ex­mu­jer ofre­cie­ron un ejem­plo de cor­dia­li­dad.

Las hip­pies de la fa­mi­lia.

La du­que­sa ado­ra a to­dos los ex de sus hi­jos, a los que in­vi­tó a su bo­da in­clu­so con sus pa­re­jas ac­tua­les pro­vo­can­do no po­cos res­que­mo­res en su fa­mi­lia. Uno de sus pre­fe­ri­dos es el ex de Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo, el to­re­ro Fran­cis­co Rivera. La du­que­sa tam­bién guar­da la es­pe­ran­za, bas­tan­te im­pro­ba­ble, de que Eu­ge­nia vuel­va con él. Ca­ye­ta­na Rivera Mar­tí­nez de Iru­jo es la úni­ca hi­ja fru­to de es­ta re­la­ción, y la úni­ca nie­ta que ha he­re­da­do el nom­bre de su abue­la, qui­zá tam­bién la que más se pa­re­ce a ella.

La du­que­sa sien­te adoración por su nie­ta Ca­ye­ta­na, a la que ha en­se­ña­do des­de pe­que­ña a bai­lar se­vi­lla­nas y en la que ve su pro­pia pro­lon­ga­ción. Aho­ra tie­ne ya 12 años y es­te ve­rano se la ha po­di­do ver con su ma­dre en las pla­yas de Ibi­za y ya la igua­la en al­tu­ra y tam­bién en el look es­ti­lo hippie que le gus­ta lu­cir (pul­se­ras, to­bi­lle­ras, co­lla­res...), un es­ti­lo del que tam­bién es fan su abue­la. Aunque to­do el mun­do di­ce que Ca­ye­ta­na guar­da un gran pa­re­ci­do con su pa­dre, Fran­cis­co Rivera Ordóñez, y es más ex­tro­ver­ti­da y no tan tí­mi­da co­mo Eu­ge­nia, su ma­dre.

Brian­da Fit­zJa­mes Stuart. La nie­ta ma­yor de la du­que­sa de Al­ba es ‘DJ’ y di­se­ña­do­ra de la fir­ma La Ca­si­ta de Wendy.

68

Fer­nan­do Fit­zJa­mes Stuart. Se­rá el fu­tu­ro du­que de Al­ba, su abue­la ya le ha le­ga­do el pa­la­cio de Due­ñas, en Se­vi­lla

1

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.