Es so­lo di­ne­ro

La ga­le­ría de ti­pos que apa­re­cen en Mar­gin Call da una idea muy pre­ci­sa del mun­do que se nos ha de­rrum­ba­do en­ci­ma.

Tiempo - - GASTRONOMÍA/ TAL COMO SOMOS - NATIVEL PRE­CIA­DO

Di­ne­ro, di­ne­ro, di­ne­ro... es la pa­la­bra más re­pe­ti­da por los protagonistas du­ran­te to­da la pe­lí­cu­la

no es más que una fic­ción, pe­ro Mar­gin Call es­tá tan lo­gra­da que su­mi­nis­tra ar­gu­men­tos emo­cio­na­les de mu­cho pe­so pa­ra fo­men­tar aún más la in­dig­na­ción. No des­cu­bre no­ve­dad al­gu­na y es pu­ra­men­te des­crip­ti­va, pe­ro la ga­le­ría de ti­pos que apa­re­cen en la pe­lí­cu­la re­pre­sen­ta una idea muy pre­ci­sa del mun­do que se nos ha de­rrum­ba­do en­ci­ma. Una se­rie de per­so­na­jes sin es­crú­pu­los, am­pa­ra­dos por un sis­te­ma ca­na­lles­co, se em­bol­san mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res a base de arrui­nar la vi­da de otros tan­tos mi­llo­nes de per­so­nas que su­fren los da­ños co­la­te­ra­les de su co­lo­sal ava­ri­cia. Es re­ve­la­dor el diá­lo­go en­tre el je­fe John Tuld, un ti­bu­rón fi­nan­cie­ro que in­ter­pre­ta im­pe­ca­ble­men­te Je­remy Irons, y su bra­zo eje­cu­tor, Sam Ro­gers (ma­gis­tral Ke­vin Spa­cey) que eje­cu­ta sus ór­de­nes a pe­sar de sus con­tra­dic­to­rios sen­ti­mien­tos. El úni­co atis­bo de hu­ma­ni­dad lo re­pre­sen­ta un pe­rro mo­ri­bun­do, el úni­co ser vi­vo por el que Sam Ro­gers es ca­paz de llo­rar des­con­so­la­da­men­te. Lo de­más es di­ne­ro, di­ne­ro, di­ne­ro... la pa­la­bra más re­pe­ti­da du­ran­te to­da la pe­lí­cu­la por el res­to de los protagonistas que, sin du­da, dan la ta­lla in­ter­pre­ta­ti­va. “El di­ne­ro es so­lo di­ne­ro, un pa­pel con una ima­gen im­pre­sa crea­do pa­ra que no nos ma­te­mos por co­mi­da”, pon­ti­fi­ca el gran je­fe du­ran­te su almuerzo so­li­ta­rio en lo al­to del ras­ca­cie­los con vis­tas al mun­do. Más que pa­ra co­mer, lo ne­ce­si­tan pa­ra so­bor­nos y, so­bre to­do, pa­ra com­prar co­ches, man­sio­nes y pros­ti­tu­tas de lu­jo, co­men­tan con asom­bro los eje­cu­ti­vos más jo­ven­ci­tos.

Sur­gen inevi­ta­bles com­pa­ra­cio­nes en­tre es­ta fic­ción, di­ri­gi­da por un des­co­no­ci­do J.C. Chan­dor, que se­ña­la con so­brie­dad y cer­te­ra efi­ca­cia a los cul­pa­bles del crack, el mag­ní­fi­co do­cu­men­tal In­si­de Job, o el me­nos co­no­ci­do Deb­to­cracy, de Ki­ti­di y Hat­zis­te­fa­nou, so­bre la cri­sis grie­ga, e in­clu­so otras pro­duc­cio­nes de me­nor im­pac­to co­mo Up in the Air, de Ja­son Reit­man. Se­ría opor­tuno que se pro­yec­ta­sen de vez en cuan­do en al­gu­nas de las cum­bres don­de se to­man de­ci­sio­nes erró­neas o in­tere­sa­das que si­guen fa­vo­re­cien­do a es­tos pá­ja­ros y a sus cóm­pli­ces que si­guen vo­lan­do por el mun­do en to­tal li­ber­tad. No es una me­tá­fo­ra. Al­gu­nos, in­clu­so, se han re­co­lo­ca­do ven­ta­jo­sa­men­te en ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y em­pre­sas es­tra­té­gi­cas, gra­cias a ese tra­sie­go de las puer­tas gi­ra­to­rias, que per­mi­te a po­lí­ti­cos y fi­nan­cie­ros de­vol­ver­se fa­vo­res, co­mo se­ña­la­ba ha­ce un mes en es­ta sec­ción. ¿Cuán­tos de los ti­bu­ro­nes fi­nan­cie­ros, que lle­va­ron a ca­bo una es­ta­fa pla­ne­ta­ria, es­tán en­tre re­jas o han de­vuel­to su for­tu­na ama­sa­da de for­ma ilí­ci­ta? Que­da uno en pri­sión a mo­do de chi­vo ex­pia­to­rio, el em­ble­má­ti­co Ber­nard Ma­doff, cau­san­te de la ma­yor es­ta­fa pi­ra­midal de Wall Street. En los úl­ti­mos días se han pu­bli­ca­do dos li­bros so­bre el es­ta­fa­dor: El fin de la nor­ma­li­dad, tes­ti­mo­nio es­cri­to por la viu­da del hi­jo de Ma­doff que se sui­ci­dó, y Ver­dad y con­se­cuen­cias: la vi­da en la fa­mi­lia Ma­doff, en el que co­la­bo­ran la mu­jer y el úni­co hi­jo vi­vo que le que­da. Ca­da miem­bro de la fa­mi­lia pre­ten­de, ade­más de ven­der ejem­pla­res, reivin­di­car su inocen­cia. Arra­san am­bos en las lis­tas de ven­tas. Lo pri­me­ro ya lo han con­se­gui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.