Ro­mi­na no re­suel­ve la des­apa­ri­ción de Yle­nia

Con se­re­ni­dad in­só­li­ta, Ro­mi­na se so­me­te a tres ho­ras de in­te­rro­ga­to­rio te­le­vi­si­vo sin apor­tar nin­gu­na no­ve­dad res­pec­to a la ex­tra­ña des­apa­ri­ción de su hi­ja.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

En el pro­gra­ma, Be­lén Es­te­ban ac­tuó de me­te­pa­tas en­tro­me­ti­da co­mo ter­tu­lia­na ig­no­ran­te del te­ma

Es­pe­ra­ban su pre­sen­cia co­mo el san­to ad­ve­ni­mien­to. Bus­ca­ban el há­ga­se la luz tras 17 años con su ma­yor des­apa­re­ci­da. Desea­ban que el mis­te­rio que­da­ra al des­cu­bier­to y aca­bar con la te­rri­ble in­cóg­ni­ta. Le pa­ga­ron 120.000 eu­ros por des­en­tra­ñar el en­re­do ya his­tó­ri­co y disipar cla­ros­cu­ros acer­ca de la po­si­ble de­ci­sión –¿un sui­ci­dio?– de arro­jar­se al Mis­sis­sip­pi a su pa­so por Nue­va Orleans. Ro­mi­na era la cla­ve, una ca­si so­lu­ción al vía cru­cis cues­tio­na­dor que pa­de­ce Li­dia Lo­zano des­de que ha­ce siete años di­fun­dió la po­si­bi­li­dad de su­per­vi­ven­cia. Cues­tio­na­ron tal in­for­ma­ción bien ali­men­ta­da y sos­te­ni­da por Te­le-5 que en­con­tró un fi­lón mor­bo­so en la ru­bia hi­ja de Al Bano, siem­pre rea­cio a creer en la su­per­vi­ven­cia de la que ha­bía si­do la ni­ña de sus ojos. Así, con es­ta ex­pec­ta­ción dis­pues­ta a qui­tar­se el muer­to de en­ci­ma, ate­rri­zó Ro­mi­na con cua­tro má­na­gers –es­pa­ñol, ale­mán y dos ita­lia­nos- e in­clu­so con su pro­pio pe­lu­que­ro. Du­ran­te tres ho­ras se pres­tó na­da in­có­mo­da al in­te­rro­ga­to­rio que le hi­zo Jor­ge Javier Váz­quez en un Sál­va­me de Lu­xe en­ga­la­na­do y don­de Be­lén Es­te­ban ac­tuó de me­te­pa­tas en­tro­me­ti­da co­mo ter­tu­lia­na ig­no­ran­te del te­ma. Re­sul­ta in­tré­pi­da y au­daz, con una osa­día sin lí­mi­tes sub­ra­ya­do­ra de una cier­ta in­tui­ción más allá de su evi­den­te do­mi­nio del te­ma Cam­pa­na­rio-Je­su­lín. No da pa­ra más.

Con aplo­mo y se­re­ni­dad in­só­li­tos tra­tán­do­se de una hi­ja, Ro­mi­na do­mi­nó el diá­lo­go. Ca­si di­ría que apa­ren­tó im­po­si­ble frial­dad, qui­zá pro­duc­to del re­la­ja­dor bu­dis­mo que prac­ti­ca des­de ha­ce dos años. Tres ho­ras sin sol­tar una lá­gri­ma re­ve­la­do­ra de su­fri­mien­to in­terio­ri­za­do con im­po­si­ble re­ten­ción. Sor­pren­dió su en­te­re­za in­clu­so bro­mean­do. Los cons­tan­tes al­fi­le­ra­zos pa­ra des­cu­brir la dura o vio­len­ta reali­dad hu­ma­na del ex­ma­ri­do, pa­dre de sus cua­tro hi­jos. Las ra­zo­nes del di­vor­cio que nun­ca lle­ga: “Me fui con lo pues­to, él se que­dó con to­das nues­tras ga­nan­cias y has­ta vi que al­guno de mis ves­ti­dos se los po­nía Lo­re­da­na, la que me re­em­pla­zó co­mo su com­pa­ñe­ra. Se­ría que le gus­ta­ban”, ca­si rió an­te la usur­pa­ción in­du­men­ta­ria, no des­per­di­cian­do tiem­po pa­ra lan­zar in­ce­san­tes pu­yi­tas: “Qui­zá él to­da­vía si­ga enamo­ra­do de mí, a bue­nas ho­ras...”.

Un ca­so sin re­sol­ver.

“Es im­po­si­ble que Yle­nia se sui­ci­da­se por­que ama­ba de­ma­sia­do la vi­da. Creo que si­gue viva. Que fue se­cues­tra­da por no se sa­be quién y que al­gún día re­apa­re­ce­rá”, así ex­pre­só la es­pe­ran­za de nun­ca aca­bar. Lo que ca­be en una ma­dre an­gus­tia­da. O en una abue­la co­mo lo fue la ac­triz Lin­da Ch­ris­tian, des­apa­re­ci­da ha­ce tres me­ses. To­da­vía la llo­ra: “Ella con­fia­ba co­mo yo en que mi hi­ja si­ga viva. Lo di­fí­cil es des­cu­brir dón­de y cuán­do re­gre­sa­rá. Yo no de­jo de con­sul­tar vi­den­tes que me con­fir­man esa po­si­bi­li­dad. To­dos coin­ci­den en lo mis­mo”, se man­tu­vo fir­me mien­tras la cues­tio­na­da Li­dia Lo­zano gi­mo­tea­ba en otro ex­tre­mo del pla­tó desean­do acer­cár­se­le pa­ra ver­ter lá­gri­mas in­con­te­ni­bles. “Quiero pe­dir­te per­dón...”, le di­jo Li­dia a pun­to de cho­rreo.

“¿Per­dón por qué?”, re­pli­có Ro­mi­na dán­do­le un re­pa­so de arri­ba aba­jo. Echó una mi­ra­da ful­mi­na­do­ra. Pe­ro no pa­só de ahí. “Bueno, lue­go ha­bla­re­mos sin cá­ma­ras de­lan­te”, di­jo, y los cla­ros ojos de Li­dia se ilu­mi­na­ron con un des­te­llo es­pe­ran­za­dor. Va­ga ilu­sión no con­cre­ta­da por­que la ca­si ita­lia­na nun­ca la re­ci­bió en su ca­me­rino, no se pro­du­je­ron abra­zos, ni llan­tos, ni en­cuen­tro ín­ti­mo.

Mien­tras Ro­mi­na sos­tie­ne la te­sis so­bre­vi­vi­do­ra , su her­mano Ty­ro­ne di­ce lo con­tra­rio: “Es­toy se­gu­ro de que Yle­nia no qui­so vi­vir más, de que Ro­mi­na se equi­vo­ca cre­yén­do­la viva, de que se aga­rra a esa po­si­bi­li­dad pa­ra man­te­ner­se en pie. Cier­to que mi so­bri­na no era adic­ta a nin­gu­na dro­ga y que acaso la for­za­ron a to­mar­las pa­ra qui­tár­se­la de en me­dio. Es un mis­te­rio”. Per­sis­te ca­si dos dé­ca­das des­pués, lo pre­ten­di­da­men­te cla­ri­fi­ca­dor que­dó en otra cha­pu­za y tram­pa, nue­va com­pli­ca­ción en­re­da­do­ra. El te­ma ba­tió ré­cords de au­dien­cia y la pren­sa hi­zo am­plio alar­de de se­me­jan­te vi­si­ta tan bien pa­ga­da, du­ro con­tras­te eco­nó­mi­co a los 9.000 eu­ros que ha­bía per­ci­bi­do la ma­dre de el Cu­co, tan res­pon­sa­ble de la muer­te se­vi­lla­na de Mar­ta del Cas­ti­llo. Y es que el do­lor co­ti­za tan­to co­mo al­go tan ju­bi­lo­so y fes­te­ja­dor co­mo los 200 que

fe­li­ci­ta­ron al em­pre­sa­rio Pe­dro Tra

po­te tras re­ci­bir la me­da­lla del Mé­ri­to Tu­rís­ti­co. La ga­nó a pul­so co­mo fir­me man­te­ne­dor de la nuit ma­dri­le­ña que tan ri­co lo hi­zo, a él per­te­ne­ce el pi­sa­zo de 400 me­tros que Felipe Gon­zá­lez ha­bi­ta co­mo ho­gar de su re­la­ción ya ca­si ofi­cial -la bo­da es­tá al caer, en cuan­to

Car­men Ro­me­ro fa­ci­li­te el úl­ti­mo trá­mi­te di­vor­cia­dor del ex­pre­si­den­te– en la ca­rí­si­ma ca­lle Se­rrano. Allí com­par­te to­do con Mar Gar­cía Va­que­ro, ahue­ca­da por un fo­rra­do en mar­tas ci­be­li­nas. Es her­ma­na se­gun­da de Be­go­ña Tra­po­te, la jo­ven y mo­re­na es­po­sa del

me­da­lla­do. Exul­ta­ba ba­jo re­ce­ñi­dor tra­je blan­co ca­si mono po­san­do sa­tis­fe­cha con la va­rio­pin­ta des­cen­den­cia de Pe­dro, Pe­dro ju­nior y Ser­gio de su pri­mer ma­tri­mo­nio, y Pa­blo, na­ci­do de años al la­do de la exó­ti­ca y gas­ta­do­ra

Gi­se­le Be­tan­cour, una ve­ne­zo­la­na exu­be­ran­te que en­se­gui­da con­quis­tó los ma­dri­les y a sus gen­tes y que hoy re­si­de en París co­mo lo ha­cían los exi­lia­dos cin­co es­tre­llas.

Re­cor­da­ban que Tra­po­te no po­día más con sus gas­tos, era un sa­co sin fon­do. Muy en­do­min­ga­do él real­zó el re­co­no­ci­mien­to otor­ga­do por ese mi­nis­tro Sebastián co­mo en ho­ras ba­jas. Dis­tin­ción a la que se hi­zo acree­dor con Pa­chá, Joy Es­la­va -que com­pró a un

Luis Es­co­bar, mar­qués de las Ma­ris­mas, que siem­pre con­ta­ba: “Me engañaron en la ven­ta”- y el ve­tus­to tea­tro de Are­nal, mu­chas ve­ces es­ce­na­rio triun­fal de la mi­ti­fi­ca­da Celia Gá­mez. Lo re­me­mo­ró con ri­gor his­tó­ri­co Raúl

del Pozo an­te un Ar­tu­ro Ber­trand con una di­la­ta­da tra­yec­to­ria co­mo em­pre­sa­rio de co­sos tau­ri­nos. El de Za­ra­go­za fue man­te­ni­do con su em­pre­sa de la ma­dri­le­ña Vis­ta­le­gre. “Las vi­ñas dan me­nos preo­cu­pa­cio­nes y las ten­go en Rio­ja y Na­va­rra, don­de pro­duz­co mos­ca­tel y Ara­gón”, pre­su­mía an­te una Li­ta

Tru­ji­llo co­mo sa­li­da de las ca­ta­cum­bas. Vi­ta­li­dad sem­pi­ter­na co­mo su amis­tad con Tra­po­te.

La fa­mi­lia ca­si al com­ple­to.

Com­po­ne el mis­mo clan mar­be­lle­ro co­mo los cin­co hi­jos de Pe­dro don­de fal­tó un sex­to re­si­den­te en Es­ta­dos Uni­dos. Gon­za­lo, el pe­que­ño, tie­ne 12 años y el ma­yor ya tie­ne 43 y es­tá ca­sa­do con Mar­ta, que se re­ves­tía en

crep fuc­sia po­ten­cia­dor de su en­can­to. Lo re­co­no­cían an­te Ca­ye­tano Rivera im­pe­ca­ble­men­te en­cor­ba­ta­do –“aunque es­toy de va­ca­cio­nes y pre­fie­ro lo

sport”, afir­mó–. Es un po­co el ca­so de Felipe re­ves­ti­do co­mo de bo­da aje-

Pa­lo­mo Linares man­tie­ne dig­ni­dad y fi­gu­ra igual que en sus tiem­pos de to­re­ro im­pa­ra­ble

na de­jan­do a un la­do “el uni­for­me de cam­pa­ña” con­sis­ten­te en ca­mi­sa arre­man­ga­da.

Bea Abascal Val­de­ne­bro, se­vi­lla­na de fi­na es­tir­pe y li­na­je an­ti­guo, lle­va ocho años con Pe­dro Tra­po­te Jr. y com­po­nen pa­re­ja que ha­ce vol­ver ca­be­zas. Son otros que qui­zá pron­to pa­sa­rán por la vi­ca­ría y com­par­ten la pa­sión to­re­ra que los ha he­cho fra­ter­na­les de Jo­sé

To­más. Tra­po­te aca­bó com­pran­do Los Ti­na­jo­nes, an­ti­guo cor­ti­jo de An­to­nio

Ordóñez, sím­bo­lo de una di­nas­tía, que sus he­re­de­ros Fran, Ca­ye­tano y

Ju­lián ven­die­ron con to­do lo que ha­bía den­tro. Más co­ra­je de­mos­tra­ron y man­tu­vie­ron pe­lean­do con la Pantoja pa­ra que les de­vol­vie­ra unos ca­po­tes de to­reo, al­gún tra­je y es­to­ques que fue­ron de Pa­qui­rri. Usa­ron dis­tin­tas va­ras de me­dir el pa­tri­mo­nio, se­ña­la­ron an­te una Be­ba Lon­go­ria ra­dian­te, Maika Pe

res de Cu­bas alar­dean­do con Ca­ye­tano –“fui ín­ti­ma de tu ma­dre”– mien­tras la ad­mi­ra­ba el jo­ven­cí­si­mo Ai­tor, que no se le des­pe­ga co­mo Pa­lo­mo Li­na

res hi­zo con ese tes­ti­mo­nio ad­mi­ra­ble lla­ma­do Cha­ro Ve­ga. Jun­tas llo­ra­ban pe­nas de amor. “To­da­vía no me per­do­nó que con­ta­se, tan­tos años des­pués, su amo­río con Fran Rivera. Es­pe­ro que al­gún día se le pa­se”. Se desaho­ga­ba con un Pa­lo­mo más con­mo­vi­do por la pe­na aje­na que an­te lo que va su­peran­do. Man­tie­ne dig­ni­dad y fi­gu­ra igual que en sus tiem­pos de to­re­ro im­pa­ra­ble.

“So­lo pue­do de­cir­te que he vis­to la luz, Dios ac­túa con mano úni­ca. Pe­ro nun­ca me ima­gi­né que me ha­ría es­to tras 34 años jun­tos. Re­sul­ta im­pen­sa­ble”. Lo es­cu­cha­ba un Jai­me Os­tos tam­bién re­cién sa­li­do de in­ter­ven­ción pa­ra me­jo­rar­le el flu­jo en la de­re­cha. Su es­po­sa, Ma­ría Án­ge­les Gra­jal, da­ba de­ta­lles de la ope­ra­ción sin de­jar de ha­cer no­tar los tres per­lo­nes de su sor­ti­ja, muy ad­mi­ra­da por Pas­to­ra Ve­ga, bue­na he­re­de­ra de Pas­to­ra, su abue­la in­mor­tal re­vi­vi­da en co­plas de la Ju­ra­do. Lo ci­ta­ban con tra­jea­do Javier Hi­dal­go em­pa­re­ja­do no a una de esas ru­bias que siem­pre pa­sea sino pre­su­mien­do de ma­dre siem­pre jo­ven y jo­vial. Lo cer­ti­fi­ca­ba Israel Ba­yón, ex de Vicky Mar­tín

Berrocal, con­ver­san­do con el re­apa­re­ci­do J.L. Mat­hieu, a quien la mo­nar­quía ma­rro­quí pa­re­ce pro­po­ner­le ju­bi­la­ción en Ma­rra­kech. Lo ani­ma­ba el jo­vial

Luis Gil, el jo­ye­ro más de­man­da­do du­ran­te el fran­quis­mo.

De­ta­lla­ba la re­cien­te subas­ta al­ha­je­ra de la con­de­sa de Ro­ma­no­nes por­que to­das las pie­zas se hi­cie­ron en sus ta­lle­res. Lo­gra­ron pu­jas mul­ti­mi­llo­na­rias que ali­via­rán eco­nó­mi­ca­men­te a la pim­pan­te ca­si no­na­ge­na­ria. Con­ser­va las pier­nas más bien he­chas de la Vi­lla y Cor­te. Car­men Va­li­ño, con más que obe­si­dad, e Inés Ma­ri­ne­ro re­pi­tien­do una cha­que­ta de ter­cio­pe­lo ver­de bo­te­lla. Tra­po­te emo­cio­na­do y emo­cio­na­dor, agra­de­ció “el es­tí­mu­lo que

La fa­mi­lia de Enrique Morente sos­tie­ne que su muer­te se de­bió a una ne­gli­gen­cia mé­di­ca

en es­tos 15 años jun­tos” le dio Be­go­ña. “Con­fío en que com­par­ta­mos al me­nos otros 15”, deseó mien­tras la im­pa­ra­ble

Li­ta Tru­ji­llo re­co­no­cía “ser una in­dig­na­da más” aunque vi­ve en su pa­la­ce­te de La Mo­ra­le­ja usan­do un Rolls ve­tus­to y pa­ra co­lec­cio­nis­tas.

Una muer­te cues­tio­na­da.

So­nó a can­te o ca­si ré­quiem co­mo el ren­to­na­do fa­mi­liar­men­te an­te el jui­cio cues­tio­na­dor de có­mo mu­rió Enrique

Morente. Los su­yos sos­tie­nen y de­fien­den que fue des­cui­do, des­preo­cu­pa­ción y ne­gli­gen­cia mé­di­ca del equi­po del pro­fe­sor Enrique Mo­reno, pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias. Pe­na an­te los juz­ga­dos con Cu­rro Conde, her­mano del

Javier ma­ri­do de la es­tu­pen­da Es­tre­lla, di­va de nues­tro fol­clo­re pa­trio, re­ve­lan­do al­go es­pe­luz­nan­te con­cre­ta­do en co­rres­pon­dien­te de­nun­cia: “Tras una puer­ta vi có­mo uno de los mé­di­cos re­co­men­dó ma­ni­pu­lar el in­for­me clí­ni­co, pa­ra que ‘no nos pi­llen es­tos ar­tis­tas de mier­da y así evi­tar que nos cau­sen pro­ble­mas”. Era reunión de tri­bu­to y afec­to ofre­ci­do a Javier de Mon­ti­ni. Ad- he­sio­nes ca­si re­ta­blo his­tó­ri­co en­ca­be­za­dos por el inex­tin­gui­ble es­tre­lla­to de

Li­na Mor­gan, em­blan­que­ci­da en zo­rros co­mo pa­ra pri­me­ra co­mu­nión.

Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo re­apa­re­ció me­nos mo­mi­fi­ca­da con Ro­sa Tous pa­ra re­ci­bir un pre­mio per­fu­me­ro a la fir­ma del oso bar­ce­lo­nés. Hu­bo re­pa­so bus­cán­do­le se­ña­les de la inopor­tu­na va­ri­ce­la más que su­pe­ra­da. Lu­ció in­clu­so me­jor que an­tes con cu­tis me­jo­ra­do an­te una Va­ne­sa Lorenzo a pun­to de afin­car­se en los Án­ge­les con Abel Ca­ba­lle­ro. Han ven­di­do pa­ra allí Aquí no

hay quien viva. “Que­re­mos cui­dar la pro­duc­ción”, an­ti­ci­pó fe­liz cer­ca de la cur­si­lo­na y per­ma­nen­te­men­te ri­sue­ña

Car­la Ro­yo, ad­he­ri­da a lo ro­sa por pro­mo­cio­nar sus cre­mas búl­ga­ras. Ya son co­mo la piel que ha­bi­ta ca­si al ai­re de Marily Coll y una ati­gra­da Mary Án­ge­les Sanz ex de Ca­mino. Ella su­peró los do­lo­res que pa­de­ce Pa­lo­mo co­mo la ju­ven­tud de Ma­le­na Cos­ta el des­pi­do del azul­gra­na Pu­yol. Era la crónica de una muer­te anun­cia­da, ase­gu­ran quie­nes co­no­cen có­mo el ju­ga­dor ya le ha­bía he­cho las ma­le­tas va­rias ve­ces. Ella va ti­ran­do con pu­bli­ci­da­des co­mo las de bi­su­te­ría Aga­ta igual que Ma­ri Car­men, sin mu­ñe­cos, sor­pren­de con pe­lo pla­tino. Si la ve Ro­mi­na le pi­de el nú­me­ro de co­lor por­que sus on­du­la­cio­nes ac­tua­les no di­si­mu­lan unas ca­nas ló­gi­cas, con­se­cuen­cia de la re­cor­da­da y bien pa­gá tris­te­za por Yle­nia. Co­sas ve­re­des.

Pe­dro Tra­po­te con su hi­jos Ser­gio y Pe­dro y la no­via de es­te

Jun­cal Ri­ve­ro con La­ra Dibildos y Ma­ría Án­ge­les Gra­jal

Li­ta Tru­ji­llo y Be­ba Lon­go­ria

Ma­le­na Cos­ta

Car­la Ro­yo Vi­lla­no­va

Va­ne­sa Lorenzo

Eu­ge­nia Mar­tí­nez

de Iru­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.