AMAIA MON­TE­RO

Tiempo - - LA ÚLTIMA - POR ÁL­VA­RO NIE­TO anie­to.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Twit­ter: @al­va­ro­nie­to

“Pa­ra com­po­ner una can­ción es me­jor es­tar to­ca­da”

Amaia Mon­te­ro (Irún, Gui­púz­coa, 1976) aca­ba de po­ner a la ven­ta su se­gun­do dis­co en so­li­ta­rio, pa­ra cu­yo nom­bre no se ha ca­len­ta­do de­ma­sia­do la ca­be­za: ‘Amaia Mon­te­ro 2’. Es­te ál­bum es más mo­vi­do que el an­te­rior y tie­ne cier­tos ai­res ‘sha­ki­ria­nos’. Lo que no cam­bia son su voz y sus mi­les de se­gui­do­res, que ya han co­lo­ca­do el tra­ba­jo en­tre los más ven­di­dos de Es­pa­ña.

¿Qué en­con­tra­re­mos en es­te dis­co? Un po­co de to­do: ba­la­das, me­dios tiem­pos, ca­ña… Es un dis­co muy com­ple­to, pe­ro qué te voy a con­tar yo… Es­toy muy con­ten­ta con có­mo ha que­da­do. ¿Qué di­fe­ren­cias hay con el an­te­rior? Es­te es un po­co más rít­mi­co, más mo­vi­do. Sue­na muy la­tino, ¿acaso pre­ten­de con­ver­tir­se en la nue­va Sha­ki­ra? Sí, he querido que sea más la­tino. Y que me com­pa­re con Sha­ki­ra pa­ra mí es mu­cho más que un pi­ro­po. Di­cen que el se­gun­do dis­co es el más com­pli­ca­do. ¿Te­me no man­te­ner el éxi­to? Sí, sien­to cier­ta an­gus­tia. Con­fío en el dis­co y en el pú­bli­co, que siem­pre me ha da­do un ca­ri­ño in­creí­ble, pe­ro re­co­noz­co que se sien­te vér­ti­go. Eso sí, pa­se lo que pa­se, ten­dré la con­cien­cia tran­qui­la por­que he he­cho más de lo que po­día ha­cer. Unos días an­tes de lan­zar su pri­me­ra can­ción se fil­tra­ron unos se­gun­dos por In­ter­net y creo que es­to le afec­tó mu­cho... Sí, pa­ra mí fue un dra­ma por­que yo ha­bía pre­pa­ra­do el dis­co con mu­cho ca­ri­ño. Lo ocu­rri­do de­mues­tra que va­mos a peor. En­tien­do que aho­ra to­do es­té in­for­ma­ti­za­do, pe­ro an­tes en el mun­do de la mú­si­ca se tra­ba­ja­ba de for­ma más pro­fe­sio­nal. Us­ted ha com­pues­to to­dos los te­mas. ¿Có­mo se ins­pi­ra pa­ra ha­cer una can­ción? Bueno, te sien­tas un día y em­pie­zas. Siem­pre co­mien­zo por la melodía y la le­tra la de­jo pa­ra el fi­nal. Y po­co a po­co me va vi­nien­do to­do. Eso sí, hay días que vie­nen mu­chas co­sas y días que no vie­ne na­da. ¿Es más fá­cil com­po­ner cuan­do se es­tá to­ca­do emo­cio­nal­men­te? Es me­jor es­tar to­ca­da, pe­ro no es im­pres­cin­di­ble. Al fi­nal sa­bes ha­cer una can­ción en cual­quier cir­cuns­tan­cia. ¿Har­ta ya de que le pre­gun­ten en las en­tre­vis­tas por La ore­ja de Van Gogh? Sí, pro­ba­ble­men­te es­té har­ta yo y es­tén har­tos ellos, más que na­da por­que no hay na­da más que de­cir. No te­ne­mos tra­to. ¿Nin­guno? Na­da. ¿Y no le pa­re­ce un po­co tris­te aca­bar así des­pués de tan­tos años jun­tos? Sí, es su­per­tris­te. Cuan­do me mar­ché pen­sé que man­ten­dría­mos un tra­to aunque fue­ra mí­ni­mo, pe­ro no ha si­do así, no nos ha­bla­mos. No sé na­da de ellos. Pe­ro di­go yo que al me­nos ha­brá oí­do su úl­ti­mo dis­co. Le ju­ro que no. ¿Ni si­quie­ra el sin­gle? El sin­gle sí por­que lo po­nen en la ra­dio. ¿Y qué le ha pa­re­ci­do? Es­tá muy bien. Su­pon­go que us­ted no es­tá arrepentida de ha­ber de­ja­do el gru­po... En nin­gún mo­men­to me he arre­pen­ti­do. Fue al­go muy pen­sa­do. Y cuan­to más tiem­po pa­sa, más con­ten­ta es­toy. ¿Qué le pa­re­ce que ETA ha­ya anun­cia­do el ce­se de­fi­ni­ti­vo de su ac­ti­vi­dad? Es­toy muy fe­liz por ha­ber vi­vi­do es­te mo­men­to, por­que hu­bo un tiem­po en que lle­gué a pen­sar que nun­ca lo iba a ver. Es­toy muy con­ten­ta, co­mo to­dos. Pues hay cier­ta gen­te a la que pa­re­ce que le ha sen­ta­do mal la de­ci­sión de ETA... No creo que ha­ya na­die que se pue­da to­mar mal es­ta no­ti­cia. Que la vio­len­cia va­ya des­apa­re­cien­do del pla­ne­ta es po­si­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.