¿De­be el pre­si­den­te vi­vir en La Mon­cloa?

Co­mo sus an­te­ce­so­res, el pró­xi­mo pre­si­den­te del Go­bierno tam­po­co quie­re vi­vir en La Mon­cloa. Pe­ro igual que a ellos, no le que­da­rá más re­me­dio.

Tiempo - - SUMARIO - CLA­RA PINAR

Se ofre­ce pa­la­ce­te del si­glo XVII, ac­tua­li­za­do ca­da va­rios años, con una su­per­fi­cie de vi­vien­da de unos 200 me­tros cua­dra­dos lis­tos pa­ra re­for­mar y de­co­rar al gus­to, ro­dea­do por 50.000 me­tros de jar­dín, con se­gu­ri­dad las 24 ho­ras y si­tua­do en el dis­tri­to de Mon­cloa, a ti­ro de pie­dra del cen­tro de Ma­drid. Al­qui­ler por cor­te­sía del Es­ta­do.

A pe­sar la ofer­ta, nin­guno de los dos can­di­da­tos con más po­si­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en el pró­xi­mo pre­si­den­te del Go­bierno ve atrac­ti­vo al­guno en mu­dar­se al pa­la­cio de La Mon­cloa, la re­si­den­cia ofi­cial de los je­fes de Go­bierno y sus fa­mi­lias des­de 1977. La ex­pre­sión el nue­vo in­qui­lino de La Mon­cloa, que tan­to se re­pe­ti­rá en los pró­xi­mos me­ses, no se­rá, pues, del agra­do del pro­pio afec­ta­do.

El pri­me­ro en su­ge­rir tal co­sa fue Ma­riano Ra­joy, que en una en­tre­vis­ta ra­dio­fó­ni­ca pri­me­ro, en otra en te­le­vi­sión des­pués y, fi­nal­men­te, en otra a un dia­rio de­jó cla­ro que no le ha­ce nin­gu­na gra­cia te­ner que mu­dar­se a Mon­cloa. A la pre­gun­ta de La Ra­zón de si unos ni­ños pue­den cre­cer con nor­ma­li­dad allí, re­pli­có: “Yo pien­so que lo ideal es que con­ti­núen en su am­bien­te y, evi­den­te­men­te, yo pre­fe­ri­ría se­guir vi­vien­do en mi ca­sa ac­tual, pe­ro ya he di­cho que ha­ré lo que ten­ga que ha­cer”. En eso ca­si coin­ci­de con el can­di­da­to so­cia­lis­ta, Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, que tam­bién pre­fe­ri­ría se­guir vi­vien­do en su ca­sa. No lo ha ma­ni­fes­ta­do en pú­bli­co por­que en­tien­de tam­bién que ha­bi­tar en La Mon­cloa va con el car­go. Se­gún se­ña­lan en su en­torno, a Ru­bal­ca-

El pre­si­den­te no es­tá obli­ga­do a vi­vir ni a tra­ba­jar en La Mon­cloa, que el Es­ta­do po­ne a su dis­po­si­ción

ba “no le ape­te­ce­ría na­da, co­mo tam­po­co le ape­te­cía ir [a vi­vir] al Mi­nis­te­rio del In­te­rior”. Pe­ro en­tien­de que “la se­gu­ri­dad de un pre­si­den­te es muy com­pli­ca­da, que tie­ne que re­unir­se con lí­de­res in­ter­na­cio­na­les o, si hay una cri­sis, po­ner­se a las rien­das”. Y pa­ra to­das es­tas cues­tio­nes, es­tá cla­ro que es en el com­ple­jo mon­clo­vi­ta don­de es­tán to­dos los me­dios.

Vo­lun­ta­rio, en teo­ría.

Ra­joy y Ru­bal­ca­ba no son una ex­cep­ción en la re­la­ción, al me­nos en un pri­mer mo­men­to, que han te­ni­do to­dos los pre­si­den­tes del Go­bierno de la de­mo­cra­cia y sus fa­mi­lias con el pa­la­ce­te que des­de la épo­ca de Adol­fo Suá­rez los aco­ge. En reali­dad, no exis­te nin­gu­na nor­ma es­cri­ta por la que el je­fe del Go­bierno ten­ga que ir­se allí a vi­vir. De he­cho, ni si­quie­ra es obli­ga­to­rio que tra­ba­je en el com­ple­jo de La Mon­cloa, el re­cin­to en el que, ade­más de la re­si­den­cia pri­va­da y las ofi­ci­nas del pre­si­den­te, se en­cuen­tran los mi­nis­te­rios de la Pre­si­den­cia y la Vi­ce­pre­si­den­cia, el edi­fi­cio del por­ta­voz del Go­bierno y el pa­be­llón don­de se ce­le­bran los Con­se­jos de Mi­nis­tros. Es­te úl­ti­mo edi­fi­cio fue cons­trui­do en épo­ca de Felipe Gon­zá­lez y es anexo al pa­la­ce­te, en cu­ya pri­me­ra plan­ta el pre­si­den­te tra­ba­ja mien­tras que en la se­gun­da vi­ve con su fa­mi­lia. Las ofi­ci­nas y la vi­vien­da son in­mue­bles que el Es­ta­do po­ne “a dis­po­si­ción” del pre­si­den­te, apun­tan en Mon­cloa.

La mu­dan­za a es­te re­cin­to se de­ci­dió en el año 1977. Has­ta en­ton­ces, la se­de de la Pre­si­den­cia del Go­bierno es­ta­ba en el pa­la­cio de Vi­lla­me­jor, en el Paseo de la Cas­te­lla­na y don­de hoy se ubi­ca el Mi­nis­te­rio de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas. El en­ton­ces pre­si­den­te, Adol­fo Suá­rez, tra­ba­ja­ba allí, pe­ro vi­vía jun­to a su fa­mi­lia en su ca­sa y, por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad, fue quien abrió las puer­tas de la re­si­den­cia ofi­cial de La Mon­cloa, que has­ta en­ton­ces era el lu­gar don­de se alo­ja­ban los dig­na­ta­rio ex­tran­je­ros de vi­si­ta en Es­pa­ña.

Qui­zá por te­ner que ocu­par el dor­mi­to­rio don­de an­tes dur­mie­ron el sá­tra­pa ira­quí Sa­dam Hus­sein o el dic­ta­dor do­mi­ni­cano Ra­fael Leó­ni­das Tru­ji­llo en 1974 y 1954, res­pec­ti­va­men­te, o por­que La Mon­cloa ter­mi­na de dis­tor­sio­nar de­fi­ni­ti­va­men­te la vi­da de una fa­mi­lia don­de el pa­dre se con­vier­te en pre­si­den­te del Go­bierno, la aver­sión por es­ta re­si­den­cia ha si­do co­mún a to­das las fa­mi­lias pre­si­den­cia­les. Por or­den cro­no­ló­gi­co, el pri­me­ro en re­sis­tir­se fue Suá­rez, a quien si­guió Leo­pol­do Cal­vo So­te­lo que, co­mo aho­ra ha­ce Ra­joy, tam­po­co es­pe­ró a su in­ves­ti­du­ra pa­ra ma­ni­fes­tar sus du­das so­bre si él, su mu­jer y sus ocho hi­jos de­ja­rían su ca­sa de So­mo­sa­guas. Car­men Ro­me­ro, ex­mu­jer de Felipe Gon­zá­lez, ma­ni­fes­tó ali­via­da tras de­jar La Mon­cloa: “Re­cu­pe­ra­mos la pri­va­ci­dad”. Pa­ra la es­po­sa de Jo­sé Ma­ría Az­nar, Ana Bo­te­lla, “Mon­cloa es in­ha­bi­ta­ble pa­ra una fa­mi­lia nor­mal”, mien­tras que no es un se­cre­to que Son­so­les Espinosa nun­ca se ha en­con­tra­do có­mo­da allí. Quien sin ha­ber si­do in­qui­li­na sa­be muy bien qué es vi­vir en Mon­cloa es Ma­ría Án­ge­les López de Celis, au­to­ra de Los pre­si­den­tes en za­pa­ti­llas, li­bro en el que cuen­ta sus ex­pe­rien­cias co­mo se­cre­ta­ria de to­dos los pre­si­den­tes has­ta aho­ra en sus 32 años de des­tino en Mon­cloa. “To­do el mun­do sa­be que no se lle­va una vi­da fa­mi­liar, en­tre otras co­sas, por­que es un si­tio de pa­so. Tú eres cons­cien­te de que unos han es­ta­do an­tes y otros ven­drán de­trás”, ex­pli­ca a Tiem­po. A eso hay que aña­dir, por ejem­plo, que to­das las vi­si­tas, des­de las más per­so­na­les, es­tán con­tro­la­das por cá­ma­ras.

El fac­tor se­gu­ri­dad.

No quie­ren mu­dar­se, has­ta que se ter­mi­na im­po­nien­do el fac­tor se­gu­ri­dad. Ru­bal­ca­ba no quie­re pe­ro en­tien­de que de­be ser así, y Ra­joy, que tam­bién se re­vuel­ve con­tra la mu­dan­za, di­ce que ha­rá lo que le re­co­mien­den. El con­se­jo ven­drá del je­fe de se­gu­ri­dad que sue­len he­re­dar en prin­ci­pio unos pre­si­den­tes de otros. Él es el en­car­ga­do de ex­pli­car­les “lo que se pue­de y no se pue­de” y, de pa­so, co­lo­car­les en su nue­va reali­dad.

“Des­de el pun­to de vista per­so­nal, lo com­par­to. Des­de el pun­to de vista de la se­gu­ri­dad, no tie­ne nin­gún sen­ti­do”, di­ce el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Es­col­tas, Vi­cen­te de la Cruz, pa­ra quien se­ría in­con­ce­bi­ble que un pre­si­den­te del Go­bierno vi­vie­ra en su do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar. Ade­más de por los evi­den­tes tras­tor­nos que pro­vo­ca­ría en un ve­cin­da­rio que de­be­ría es­tar acor­do­na­do en to­do mo­men­to, De la Cruz re­cuer­da que el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad que ro­dea al pre­si­den­te es “el se­gun­do más gran­de des­pués del Rey”. En lí­neas ge­ne­ra­les, en una vi­si­ta or­di­na­ria del je­fe de Go­bierno, hay que con­tar con unos ocho o diez es­col­tas que for­man lo que se lla­ma “dis­po­si­ti­vo di­ná­mi­co”. A él se su­ma el “dis­po­si­ti­vo es­tá­ti­co”, com­pues­to por po­li­cías “de plan­tón” en el en­torno, con­tro­lan­do el pe­rí­me­tro y las cá­ma­ras, guar­dias ci­vi­les de con­tra­vi­gi­lan­cia, efec­ti­vos del ser­vi­cio de in­for­ma­ción, más otros de pai­sano in­fil­tra­dos en­tre la gen­te. Si un pre­si­den­te de­ci­die­ra que­dar­se en su ca­sa, ha­bría que in­ten­tar re­pro­du­cir el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad que ya exis­te en Mon­cloa, don­de se ha ido adap­tan­do y per­fec­cio­nan­do, con los cos­tes que ello su­pon­dría. La can­ti­dad se do­bla­ría, ade­más, si de­ci­die­ra vi­vir en su ca­sa pe­ro tra­ba­jar en Mon­cloa, ad­vier­te De la Cruz.

Mu­dan­za e in­ves­ti­du­ra.

Así pues, pa­re­ce que el pró­xi­mo pre­si­den­te del Go­bierno tam­bién se ve­rá abo­ca­do no so­lo a tra­ba­jar, sino tam­bién a vi­vir en Mon­cloa. Cu­rio­sa­men­te, un ac­to tan per­so­nal co­mo una mu­dan­za con la fa­mi­lia sue­le con­fun­dir­se con el tras­pa­so de po­de­res en­tre el pre­si­den­te sa­lien­te y el en­tran­te. Lo nor­mal es que el pre­si­den­te sa­lien­te per­ma­nez­ca has­ta el debate de in­ves­ti­du­ra, di­cen fuen­tes del pa­la­cio, que com­pa­ran quién ocu­pa la re­si­den­cia con quién ocu­pa el ban­co azul del Go­bierno en el Con­gre­so de los Dipu­tados. Co­mo es ha­bi­tual, no se es­pe­ra que la nue­va fa­mi­lia de in­qui­li­nos no lle­gue has­ta que el nue­vo pre­si­den­te ha­ya ju­ra­do su car­go an­te el Rey y su nom­bra­mien­to se pu­bli­que, un día des­pués, en el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do (BOE).

Ha­ce tiem­po que se ha­bla del te­rreno que el ma­tri­mo­nio Ro­drí­guez-espinosa com­pró en León y del pi­so en el cen­tro de Ma­drid don­de tie­nen pen­sa­do vi­vir has­ta que cons­tru­yan su nue­va ca­sa. En Mon­cloa, de mo­men­to, no hay mo­vi­mien­tos de mu­dan­za por­que lo nor­mal es “es­pe­rar has­ta el úl­ti­mo día”, aunque, co­mo ha­ría cual­quie­ra, es de es­pe­rar que Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y su fa­mi­lia va­yan sa­can­do sus co­sas “po­co a po­co”, se­ña­lan en Mon­cloa. No to­dos los pre­si­den­tes tu­vie­ron tan­ta pri­sa. López de Celis re­cuer­da que en 1996 Felipe Gon­zá­lez “se fue co­mo una se­ma­na an­tes de la in­ves­ti­du­ra de Az­nar”, mien­tras que es­te apu­ró has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to. “Az­nar se fue un vier­nes a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, cuan­do al día si­guien­te, sá­ba­do por la ma­ña­na, to­ma­ba po­se­sión en Zar­zue­la Za­pa­te­ro”, re­la­ta. Igual que a to­dos les cues­ta lle­gar, “lue­go na­die se quie­re ir”, di­ce López de Celis.

Uno de los fac­to­res que más de­ter­mi­nan la me­jor o peor adap­ta­ción a Mon­cloa tie­ne que ver con los hi­jos del pre­si­den­te. Es­te año, lo que es­tá cla­ro es que no lle­ga­rá nin­gún ado­les­cen­te al pa­la­cio, que es qui­zá la peor edad pa­ra ser in­qui­lino de La Mon­cloa. Es co­no­ci­do el re­cha­zo de los hi­jos de Gon­zá­lez a vi­vir en un am­bien­te tan con­tro­la­do; los dos hi­jos ma­yo­res de Az­nar, Jo­sé Ma­ría y Ana, lle­ga­ron a Mon­cloa con 18 y 15 años, mien­tras que las

Sea quien sea pre­si­den­te, de mo­men­to no ha­brá adolescentes en Mon­cloa, la peor edad pa­ra vi­vir allí

hi­jas de Za­pa­te­ro, Laura y Ana, lle­ga­ron con 11 y 8 años y en las ca­si dos le­gis­la­tu­ras que han pa­sa­do allí se han con­ver­ti­do en adolescentes, que han te­ni­do que con­vi­vir con com­pli­ca­cio­nes evi­den­tes. “Sa­lir con un mu­cha­chi­to un día y que te acom­pa­ñe a ca­sa, por ejem­plo, ha­ce las co­sas muy di­fí­ci­les”, apun­ta la ex­se­cre­ta­ria de los pre­si­den­tes. Ru­bal­ca­ba no tie­ne hi­jos y los de Ra­joy -Ma­riano, de 12 años, y Juan, de 6- es­tán en­tre los ni­ños más pe­que­ños que han pi­sa­do Mon­cloa. De mo­men­to, no ten­drán que lu­char por un po­co de pri­va­ci­dad, aunque no po­drán evi­tar ir al Co­le­gio Bri­tá­ni­co en co­che ofi­cial con chó­fer.

El ri­tual de la lle­ga­da.

Ade­más de una mu­dan­za que se co­rres­pon­de ca­si siem­pre con el tras­pa­so de po­de­res, Mon­cloa es­pe­ra tam­bién al­go que se ha con­ver­ti­do ca­si en un ri­tual. Lo ha­bi­tual es que na­da más lle­gar, la nue­va fa­mi­lia sa­lu­de y se pre­sen­te a to­do el per­so­nal, tan­to el de ca­sa co­mo el de las ofi­ci­nas del pi­so in­fe­rior, in­de­pen­dien­te­men­te de que pos­te­rior­men­te va­yan a con­tar con ellos. Lo nor­mal es que en Se­cre­ta­ría de Pre­si­den­cia per­ma­nez­ca bue­na par­te del per­so­nal, so­bre to­do al prin­ci­pio, pa­ra ha­cer fun­cio­nar un en­gra­na­je “com­pli­ca­do” y cu­ya “me­cá­ni­ca” sólo co­no­cen los fun­cio­na­rios que lle­van tiem­po. Des­pués lle­ga­rá el staff del pre­si­den­te, don­de es­te año se vis­lum­bran di­fe­ren­cias: tan­to Ra­joy co­mo Ru­bal­ca­ba han si­do vi­ce­pre­si­den­tes y ca­da uno de­jó una im­pron­ta. Si es el pri­me­ro, Mon­cloa es­pe­ra una in­va­sión del gran nú­me­ro de co­la­bo­ra­do­res con los que tra­ba­ja des­de ha­ce años, mu­chos más que en el ca­so del se­gun­do.

Re­le­vo. Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y Ma­riano Ra­joy du­ran­te un en­cuen­tro en Mon­cloa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.