en­tre­vis­ta

An­ge­la Mer­kel

Tiempo - - SUMARIO - POR K. DUNZ Y W. BÜCH­NER (DPA)

En las úl­ti­mas se­ma­nas ha re­pe­ti­do con fre­cuen­cia que si fra­ca­sa el eu­ro, fra­ca­sa Eu­ro­pa. ¿Cree us­ted que la paz de Eu­ro­pa se en­cuen­tra en pe­li­gro? No, no es­tá en pe­li­gro, pe­ro to­dos es­ta­mos se­gu­ra­men­te en una si­tua­ción muy dura. El eu­ro atra­vie­sa la peor cri­sis de sus diez años de exis­ten­cia. To­dos los pun­tos dé­bi­les han sa­li­do re­pen­ti­na­men­te a la luz. Pe­ro es­ta­mos de­ci­di­dos a su­pe­rar­los, tan­to la cues­tión de la com­pe­ti­ti­vi­dad en to­dos los paí­ses del eu­ro co­mo la de las ca­ren­cias del tra­ta­do. ¿Cuál es real­men­te el gra­do de preocupación por Ita­lia? ¿Po­dría ser una se­gun­da Gre­cia? ¿Au­men­ta­rían las opor­tu­ni­da­des de con­so­li­da­ción de Ita­lia sin Sil­vio Ber­lus­co­ni?

“Ne­ce­si­ta­mos mo­di­fi­car los tra­ta­dos eu­ro­peos”

Los pro­pios paí­ses son los que tie­nen que de­ci­dir so­bre esas cues­tio­nes in­ter­nas, pe­ro sa­bien­do que nin­gún Es­ta­do pue­de ha­cer una po­lí­ti­ca in­de­pen­dien­te de los otros. Eso quie­re de­cir que Ita­lia tie­ne que re­do­blar sus es­fuer­zos de aho­rro. Pa­ra ello, el Go­bierno de Ro­ma ha pre­sen­ta­do un plan que tie­ne que ser apli­ca­do. La di­rec­to­ra del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, di­jo que el pro­ble­ma de Ita­lia no es su po­si­ción eco­nó­mi­ca, sino la con­fian­za. Esa con­fian­za pue­de vol­ver a me­jo­rar cuan­do Ita­lia im­ple­men­te sus pla­nes. La fia­bi­li­dad y la con­fian­za son es­ca­sas es­tos días y las te­ne­mos que mul­ti­pli­car. ¿Es su­fi­cien­te lo que se ha pro­pues­to Ita­lia? Ob­via­men­te to­da­vía no pue­de de­cir­se si bas­ta pa­ra la eter­ni­dad. Pe­ro lo que sí po­de­mos afir­mar es que de mo­men­to Ita­lia se ha pro­pues­to mu­cho. ¿Cree que el Ban­co Cen­tral Europeo (BCE) de­be­ría fi­nal­men­te po­ner en mar­cha la im­pre­sión de bi­lle­tes pa­ra com­prar de for­ma ili­mi­ta­da bo­nos so­be­ra­nos de paí­ses en emer­gen­cia? No me pa­re­ce bien crear es­ce­na­rios de mie­do. El BCE tie­ne un cla­ro co­me­ti­do, es res­pon­sa­ble de la es­ta­bi­li­dad del di­ne­ro. La en­ti­dad siem­pre ha de­ja­do cla­ro que los paí­ses miem­bros tie­nen que ha­cer sus de­be­res. Así, en ve­rano ins­tó a Ita­lia a pre­sen­tar un pro­gra­ma de con­so­li­da­ción. Por eso pien­so que el BCE res­pon­de a sus ta­reas y obli­ga­cio­nes. La cum­bre del G-20 en Can­nes fue una prue­ba del pa­pel cen­tral de Ale­ma­nia en la po­lí­ti­ca mun­dial. ¿Es esa fuer­za

una car­ga pa­ra us­ted o una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca? Ale­ma­nia es uno de los 17 paí­ses del eu­ro, es la ma­yor eco­no­mía en Eu­ro­pa. En Can­nes que­dó de­mos­tra­do que Fran­cia y Ale­ma­nia son fuer­tes cuan­do ac­túan uni­das y sin em­bar­go no son to­da Eu­ro­pa. Lo que vi­mos en Can­nes fue la per­cep­ción de que ya no exis­ten de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca in­ter­na a ni­vel na­cio­nal. Hay una po­lí­ti­ca in­te­rior en la Eu­ro­zo­na. En la cues­tión de si Gre­cia con­vo­ca o no un re­fe­rén­dum so­lo pue­de de­ci­dir Ate­nas. Esa de­ci­sión tu­vo efec­tos en to­dos no­so­tros por­que de re­pen­te fue cues­tio­na­da la fia­bi­li­dad de nues­tros acuer­dos. Los 16 paí­ses res­tan­tes se vie­ron igual­men­te afec­ta­dos por esa de­ci­sión del re­fe­rén­dum (...). Da­do que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en los 17 paí­ses del eu­ro tam­bién es po­lí­ti­ca in­te­rior, las dis­cu­sio­nes son más du­ras, por­que se tra­ta de te­mas im­por­tan­tes que afec­tan tam­bién a la es­ta­bi­li­dad y pros­pe­ri­dad del otro. ¿Se con­si­de­ra us­ted una es­pe­cie de au­to­ri­dad, qui­zá con Fran­cia, pa­ra fi­jar la di­rec­ción en la Eu­ro­zo­na? No, sen­ti­mos a ve­ces que te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de de­jar las co­sas bien cla­ras (...). No so­mos una es­truc­tu­ra je­rar­qui­za­da. En la Eu­ro­zo­na se man­tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad ab­so­lu­ta de ca­da país so­bre su pre­su­pues­to y nin­gu­na ins­ti­tu­ción eu­ro­pea tie­ne ca­pa­ci­dad de in­ter­ven­ción. Se tra­ta de una cons­truc­ción sui ge­ne­ris, que per­mi­te que ca­da uno cum­pla las nor­mas por cuen­ta pro­pia. Pe­ro co­mo ni si­quie­ra se pue­de ga­ran­ti­zar su cum­pli­mien­to en los paí­ses de­mo­crá­ti­cos, por­que el Par­la­men­to es ob­via­men­te au­tó­no­mo, es­toy con­ven­ci­da de que ne­ce­si­ta­mos mo­di­fi­car los tra­ta­dos. Los com­pro­mi­sos con­jun­tos del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to nos pro­te­gen a to­dos. Si no son cum­pli­dos, una ins­ti­tu­ción eu­ro­pea de­be te­ner el de­re­cho de po­der in­ter­ve­nir en el pre­su­pues­to na­cio­nal que no ha cum­pli­do (...). Si es­ta me­di­da es­tá pre­vis­ta, los Par­la­men­tos na­cio­na­les por re­gla ge­ne­ral apro­ba­rán pre­su­pues­tos acor­des a los re­qui­si­tos del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to (...). Pe­ro si es­to no es así, si ni si­quie­ra exis­te el de­re­cho de re­cur­so de la Co­mi­sión Eu­ro­pea o de otro Es­ta­do miem­bro an­te el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea, las sanciones no se­rán lo su­fi­cien­te­men­te efi­ca­ces. ¿Y có­mo lla­ma­ría­mos a eso? ¿Con­trol pre­su­pues­ta­rio europeo? Sí, un con­trol pre­su­pues­ta­rio europeo vin­cu­lan­te que in­clu­ya un de­re­cho de re­cur­so an­te el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE pa­ra la Co­mi­sión Eu­ro­pea y los Es­ta­dos miem­bros por­que to­dos es­tán afec­ta­dos por to­dos los pre­su­pues­tos. En la CSU au­men­tan las vo­ces a fa­vor de un re­fe­rén­dum so­bre las pre­vis­tas me­di­das de res­ca­te europeo. ¿Quie­re us­ted que el pue­blo de­ci­da? Y en ca­so con­tra­rio, ¿por qué no? No es la pri­me­ra vez que se dis­cu­te so­bre las de­ci­sio­nes por re­fe­rén­dum. Te­ne­mos una de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va. Te­ne­mos un sis­te­ma bi­ca­me­ral. La ba­lan­za de po­der en­tre el Bun­des­tag y el Bun­des­rat es­tá real­men­te bien equi­li­bra­da. Qui­zás se con­se­gui­ría una ma­yo­ría sim­ple de los ciu­da­da­nos que se tra­du­ci­ría ne­ce­sa­ria­men­te en una ma­yo­ría en el Bun­des­rat. Ten­dría que cam­biar la es­truc­tu­ra de to­do el sis­te­ma pa­ra con­vo­car ple­bis­ci­tos (...). En es­te sis­te­ma fe­de­ral me pa­re­ce com­pli­ca­do. Por eso lo re­cha­zo (...). Creo que nues­tro or­den de­mo­crá­ti­co, tal co­mo es, ha pro­por­cio­na­do y pro­por­cio­na una gran es­ta­bi­li­dad in­ter­na. ¿Es la cri­sis del eu­ro la más dra­má­ti­ca que ha vi­vi­do des­de que ocu­pa la Can­ci­lle­ría? ¿Cuá­les son sus ob­je­ti­vos pa­ra la se­gun­da mi­tad de es­ta le­gis­la­tu­ra?

“De mo­men­to, Ita­lia se ha pro­pues­to mu­cho, aunque to­da­vía no sa­be­mos si se­rá su­fi­cien­te” “Una ins­ti­tu­ción eu­ro­pea de­be po­der in­ter­ve­nir en los pre­su­pues­tos na­cio­na­les que no han cum­pli­do”

Des­de la cri­sis eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra glo­bal he­mos vi­vi­do si­tua­cio­nes que an­tes no po­día­mos ima­gi­nar: el res­ca­te de los ban­cos -con 400.000 mi­llo­nes de eu­ros, una su­ma in­con­ce­bi­ble has­ta en­ton­ces pa­ra mí-, el fon­do de re­ca­pi­ta­li­za­ción de los ban­cos, los pro­gra­mas co­yun­tu­ra­les, las ga­ran­tías de los aho­rros de los ciu­da­da­nos. Se­gui­mos atra­ve­san­do fa­ses de la mis­ma cri­sis que co­men­zó con una cri­sis ban­ca­ria mun­dial, que lle­vó a una re­ce­sión eco­nó­mi­ca que tu­vo que su­pe­rar­se con pro­gra­mas co­yun­tu­ra­les. Ya en­ton­ces una de mis ad­ver­ten­cias fue la de ser cau­tos con esos pro­gra­mas por­que era pre­vi­si­ble que los Es­ta­dos se en­deu­da­rían y que el en­deu­da­mien­to se­ría el pró­xi­mo pun­to pen­dien­te en sus agen­das. Y así ocu­rrió. La gen­te que quie­re de­po­si­tar su di­ne­ro en el ban­co tie­ne aho­ra una per­cep­ción muy dis­tin­ta. Eu­ro­pa, so­bre to­do, fue siem­pre un puer­to se­gu­ro pa­ra los aho­rros. Pe­ro aho­ra los in­ver­so­res ven a Eu­ro­pa des­de otra pers­pec­ti­va. Te­ne­mos que tra­ba­jar in­can­sa­ble­men­te pa­ra ga­nar­nos esa con­fian­za (...). Aho­ra, quie­nes quie­ren in­ver­tir di­ne­ro en nues­tro con­ti­nen­te, los de­no­mi­na­dos mer­ca­dos, se plan­tean el te­ma del desa­rro­llo de­mo­grá­fi­co, la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción, el des­em­pleo ju­ve­nil y la edu­ca­ción de los ni­ños. No se tra­ta so­lo del en­deu­da­mien­to. Por eso es tan im­por­tan­te ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra me­jo­rar nues­tra ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción por­que esa es nues­tra ven­ta­ja, tam­bién en Ale­ma­nia, con la que po­de­mos im­pre­sio­nar al mun­do. No te­ne­mos un mer­ca­do que cre­ce a pa­sos agi­gan­ta­dos, ni una gran can­ti­dad de di­ne­ro en re­ser­vas, ni so­mos un con­ti­nen­te ri­co en re­cur­sos. Pe­ro lo que sí te­ne­mos es nues­tra ex­pe­rien­cia cul­tu­ral, nues­tra es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y nues­tra ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción. Si un día lle­ga­mos a una si­tua­ción en la que ya no po­de­mos se­guir fabricando los pro­duc­tos más no­ve­do­sos, no se­re­mos es­pe­cial­men­te atrac­ti­vos (...).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.