Hi­pó­te­sis do­ble del día des­pués

Es­pa­ña ten­drá en di­ciem­bre un Go­bierno sa­li­do de las ur­nas, fru­to de la cri­sis, pe­ro no for­za­do co­mo en Ita­lia y en Gre­cia, aunque aho­ra, ni si­quie­ra una ma­yo­ría ab­so­lu­ta hol­ga­da ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­dad.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Rivasés en www.tiem­po­dehoy.com

Con­flic­to a la vista. Las en­cues­tas coin­ci­dían en la vic­to­ria del PP y el re­cha­zo a los ajus­tes

ma­riano ra­joy se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te del Go­bierno, si la de­mos­co­pia, siem­pre bas­tan­te inexac­ta, no fa­lla en es­ta oca­sión. Hay pre­ce­den­tes, pe­ro so­lo Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, en los úl­ti­mos bal­bu­ceos es­tri­den­tes del fi­nal de la cam­pa­ña, se afe­rra­ba a esa po­si­bi­li­dad. El fu­tu­ro nue­vo in­qui­lino de La Mon­cloa se­rá tam­bién el sex­to pre­si­den­te de la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, tras Suá­rez, Cal­vo So­te­lo, Gon­zá­lez, Az­nar y Za­pa­te­ro. Una his­to­ria de es­ta­bi­li­dad y tam­bién de éxi­to, has­ta el es­ta­lli­do, ne­ga­ción y pos­te­rior re­co­no­ci­mien­to de la ma­yor cri­sis eco­nó­mi­ca de los úl­ti­mos 80 años, ru­bri­ca­da has­ta aho­ra con cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos, pe­ro que to­da­vía pue­den ser más.

La ta­rea del pró­xi­mo pre­si­den­te y del pró­xi­mo Go­bierno es her­cú­lea y na­da ni na­die pue­de ga­ran­ti­zar­le el éxi­to. Jor­ge Si­ci­lia, economista je­fe del BBVA que pre­si­de Fran­cis­co Gon­zá­lez, pre­vé más pa­ro en los pró­xi­mos me­ses. AFI (Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros In­ter­na­cio­na­les), pre­si­di­da por Emi­lio Ontiveros, mu­cho más cer­cano del PSOE que del PP, su­gie­re la ci­fra de 5,4 mi­llo­nes de des­em­plea­dos pa­ra la pri­ma­ve­ra y los apo­ca­líp­ti­cos de siem­pre la ele­van has­ta los 6 mi­llo­nes. Mien­tras los as­pi­ran­tes pro­fe­rían sus úl­ti­mos gri­tos elec­to­ra­les, la cri­sis de la deu­da se ex­ten­día por Eu­ro­pa y em­pe­za­ba a do­ler­le tam­bién a Bél­gi­ca, a Fran­cia e in­clu­so a la muy ale­ma­na Aus­tria. “¿Por qué Fran­cia de­be­ría preo­cu­par­se por su ra­ting?”, pre­gun­ta­ba ha­ce un par de días el se­ma­na­rio ale­mán Der Spie­gel. Preo­cu­pan­te. El Reich mo­ne­ta­rio ger­mano de frau Mer­kel avan­za so­bre Eu­ro­pa a lo­mos del eu­ro y hay po­cas al­ter­na­ti­vas.

Es­pa­ña tie­ne la ven­ta­ja, a di­fe­ren­cia de Ita­lia y Gre­cia, de que va a te­ner un Go­bierno sa­li­do de las ur­nas, con to­do el res­pal­do más de­mo­crá­ti­co di­rec­to en sus ma­nos. Un Go­bierno po­lí­ti­co, pa­ra afron­tar una cri­sis po­lí­ti­ca que en­gen­dró el mons­truo de una enor­me cri­sis eco­nó­mi­ca. El nue­vo Go­bierno es­pa­ñol in­cor­po­ra­rá tec­nó­cra­tas, cla­ro, pe­ro no a la de­ses­pe­ra­da y ca­si por la fuer­za, co­mo ha ocu­rri­do con Ma­rio Mon­ti en la Ita­lia post Sil­vio Ber­lus­co­ni y con Lu­cas Pa­pa­de­mos en la Gre­cia que ha­ce ape­nas dos años le dio una ma­yo­ría ab­so­lu­ta a Geor­ge Pa­pan­dreu, que no su­po o no pu­do ges­tio­nar.

En Es­pa­ña, y tam­bién en otros paí­ses, los pla­zos de­mo­crá­ti­cos son más pro­pios del si­glo XIX que del si­glo XXI. Des­de el cie­rre del úl­ti­mo co­le­gio elec­to­ral en las is­las Ca­na­rias el 20-N, ho­ra del ar­chi­pié­la­go, has­ta que el nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno se ins­ta­le en La Mon­cloa, in­clu­so aunque ten­ga una más que hol­ga­da ma­yo­ría ab­so­lu­ta, ha­brá pa­sa­do ca­si un mes, en el me­jor de los ca­sos. La de­mo­cra­cia es tam­bién, so­bre to­do, el res­pe­to a las for­mas y a los pro­ce­di­mien­tos, qui­zá ha­ya lle­ga­do la ho­ra de una adap­ta­ción al nue­vo mun­do glo­bal e ins­tan­tá­neo. El ejem­plo bri­tá­ni­co es pa­ra­dig­má­ti­co. Cuan­do un par­ti­do ga­na las elec­cio­nes por ma­yo­ría ab­so­lu­ta -lo que ocu­rre ca­si siem­pre-, al día si­guien­te de las elec­cio­nes, el nue­vo pri­mer mi­nis­tro to­ma po­se­sión y se ins­ta­la en el fa­mo­so nú­me­ro 10 de Dow­ning Street. Y cuan­do hay que pac­tar, co­mo pa­só con Ca­me­ron y Clegg, en una se­ma­na re­suel­ven el asun­to.

El nue­vo Go­bierno es­pa­ñol, so­bre to­do si es el de Ra­joy, se en­fren­ta­ría a un es­ce­na­rio en­re­ve­sa­do en el que con­tem­plan, más allá de sus pla­nes y pro­yec­tos, con­di­cio­na­dos por las obli­ga­cio­nes eu­ro­peas, dos hi­pó­te­sis. La pri­me­ra es que la opo­si­ción, en la que es­ta­rían, ade­más del PSOE e Iz­quier­da Uni­da, y des­de fue­ra del Par­la­men­to, UGT y CCOO, de­ci­die­ra con­ce­der­le un pe­rio­do de gra­cia pa­ra que go­ber­na­ra. La se­gun­da es que, des­de el prin­ci­pio, co­mo al­gu­nos desea­rían “al PP ni agua”, y se con­cen­tre en mo­vi­li­zar a ciu­da­da­nos. Ca­yo La­ra lo ha anun­cia­do: “Iz­quier­da Uni­da es­ta­rá en las ac­cio­nes de la ca­lle”. Las en­cues­tas pre­lec­to­ra­les anun­cia­ban el po­si­ble con­flic­to. Los mis­mos ciu­da­da­nos que de­cían, de for­ma ma­yo­ri­ta­ria, que iban a vo­tar al PP, tam­bién se opo­nían, con la mis­ma fir­me­za, a cual­quier po­lí­ti­ca de ajus­te. Otra vez un sudoku im­po­si­ble. La aus­te­ri­dad, a pe­sar de to­do, in­clu­so con un hi­po­té­ti­co y sor­pre­si­vo Go­bierno del PSOE se im­po­ne. Es inevi­ta­ble. Es­pa­ña no ge­ne­ra los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra aten­der sus gas­tos y por eso ne­ce­si­ta en­deu­dar­se y ca­da vez le cues­ta más ca­ro. Si los pres­ta­mis­tas no ven in­di­cios de que el país se aprie­ta el cin­tu­rón y ob­tie­ne re­cur­sos pa­ra de­vol­ver sus deu­das de­ja­rán de pres­tar ese di­ne­ro ne­ce­sa­rio. Un círcu­lo vi­cio­so del que no se sa­le más que con aus­te­ri­dad y con más ac­ti­vi­dad. Por si acaso, en los arra­ba­les eco­nó­mi­cos del PP, cir­cu­la la teo­ría de que Es­pa­ña ne­ce­si­ta­rá al­gu­na ayu­da ex­ter­na pa­ra sa­lir del ato­lla­de­ro.

Ru­bal­ca­ba, que no se ha vis­to a sí mis­mo co­mo ven­ce­dor en nin­gún mo­men­to, tam­po­co ten­dría opciones muy di­fe­ren­tes. Qui­zá por eso na­die se fi­jó en sus pro­pues­tas, tan ex­pan­si­vas y de gas­to co­mo qui­mé­ri­cas, im­po­si­bles. El 20-N, tras las elec­cio­nes, el can­di­da­to del PSOE, pa­se lo que pa­se, se­rá so­lo dipu­tado y tam­po­co ten­drá nin­gún pues­to or­gá­ni­co en el par­ti­do.

Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro to­da­vía se­rá se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas has­ta que ha­ya un con­gre­so en el que, aho­ra pa­re­ce cla­ro, ha­bría más as­pi­ran­tes que Ru­bal­ca­ba. En­ton­ces sí, la le­gis­la­tu­ra ya na­ve­ga­ría, con un nue­vo Go­bierno al fren­te, a la es­pe­ra de que amai­na­ra el tem­po­ral. Aho­ra al­gu­nos re­cuer­dan el con­gre­so del PSOE que ga­nó por sor­pre­sa Za­pa­te­ro, mien­tras que otros se fi­jan en que Pa­pan­dreu, en Gre­cia, en oc­tu­bre de 2009 ga­nó las elec­cio­nes por ma­yo­ría ab­so­lu­ta -le so­bra­ron 10 dipu­tados- a la de­re­cha de un Ka­ra­man­lis que ha­bía ocul­ta­do la cri­sis. Dos años des­pués, fra­ca­sa­do y de­nos­ta­do, Pa­pan­dreu ha te­ni­do que di­mi­tir, por­que no es­tá es­cri­to que los Go­bier­nos con ma­yo­ría ab­so­lu­ta sean in­vul­ne­ra­bles.

20-N. Des­de el cie­rre del úl­ti­mo co­le­gio elec­to­ral has­ta que el nue­vo

pre­si­den­te del Go­bierno se ins­ta­le

en La Mon­cloa ha­brá pa­sa­do ca­si

un mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.