el ejér­ci­to to­ma la fa­ve­la de ro­cin­ha en río de ja­nei­ro

Ca­ce­rías de ace­ro

Tiempo - - ZOOM -

se­me­jan­te vehícu­lo de­be de ser muy útil pa­ra pa­sear al cón­yu­ge por una jun­gla lle­na de ca­ní­ba­les sin per­der la fle­ma, pe­ro pue­de cons­ti­tuir un pe­que­ño im­pe­di­men­to a la ho­ra de ga­nar­se la con­fian­za y el ca­ri­ño de unos sue­gros pa­ci­fis­tas. En Río de Ja­nei­ro la po­li­cía y el ejér­ci­to tie­nen que ha­cer un uso fre­cuen­te de es­tos co­che­ci­tos con el fin de dar a en­ten­der a los nar­co­tra­fi­can­tes ocul­tos en las fa­ve­las que hay un ataúd pre­pa­ra­do pa­ra el cri­mi­nal que si­ga por­tán­do­se mal o que in­ten­te ha­cer­se el ma­cho­te. Cuan­do las co­sas se com­pli­can, las fuer­zas del or­den bra­si­le­ñas dis­pa­ran an­tes y pre­gun­tan des­pués. No pa­re­ce el tra­ba­jo idó­neo pa­ra un uni­ver­si­ta­rio con­tra­rio a la guerra preventiva. Bra­sil se­rá la se­de del mun­dial de fút­bol de 2014 y Río aco­ge­rá los Jue­gos Olím­pi­cos de 2016. Por am­bas ra­zo­nes las au­to­ri­da­des as­pi­ran a de­sin­fec­tar ese país en tiem­po ré­cord. Sin es­ca­ti­mar en ba­las ni en se­pul­tu­ras. Al­re­de­dor de 3.000 po­li­cías (o sol­da­dos) irrum­pie­ron ha­ce unos días en Ro­cin­ha, una de las fa­ve­las más gran­des de la ca­pi­tal ca­rio­ca, y se hi­cie­ron con el con­trol de sus ca­lle­jue­las sin cau­sar nin­gún ba­ño de san­gre. La prác­ti­ca ha­ce al maes­tro. No hay du­da de que es­tos agen­tes em­pie­zan a ser maes­tros en el ar­te de en­ca­ño­nar y de ame­dren­tar al dia­blo sin cau­sar más he­ri­das de las ne­ce­sa­rias. Al­gu­nos aca­ba­rán dis­fru­tan­do con es­te ti­po de ca­ce­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.