La Es­pa­ña del 21-N

El nue­vo Go­bierno sa­li­do de las elec­cio­nes del 20-N tie­ne an­te sí ta­reas di­fí­ci­les co­mo ad­mi­nis­trar el desar­me de ETA o re­du­cir el ta­ma­ño de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca. Pe­ro es­ta vez, más que nun­ca, el nu­do es­tá en la eco­no­mía, y más con­cre­ta­men­te en el pa

Tiempo - - ACTUALIDAD PORTADA - POR JO­SÉ MA­RÍA VALS (*)

La coin­ci­den­cia es ca­si uná­ni­me. Eco­no­mis­tas, so­ció­lo­gos, ana­lis­tas y ex­per­tos con­si­de­ran que 2012 va a ser una año du­ro. El nue­vo Go­bierno to­ma­rá po­se­sión en Na­vi­da­des y le va a to­car co­men­zar a ha­cer co­sas ya des­de su pri­me­ra reunión del Con­se­jo de Mi­nis­tros. ¿Qué se­rá lo pri­me­ro? Ahí sí hay al­gu­nas dis­cre­pan­cias. Por ejem­plo, pa­ra el economista Ángel La­bor­da, di­rec­tor de Co­yun­tu­ra de la Fun­da­ción de las Ca­jas de Aho­rros (Fun­cas), lo prio­ri­ta­rio es aco­me­ter cuan­to an­tes la re­for­ma fi­nan­cie­ra en pro­fun­di­dad. Víctor Pé­rez Díaz, ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid y maes­tro de so­ció­lo­gos, cree sin em­bar­go que lo más ur­gen­te es aca­bar con los pro­ble­mas del mer­ca­do la­bo­ral.

Des­de el mun­do em­pre­sa­rial se in­sis­te en que es ne­ce­sa­rio eli­mi­nar ri­gi­de­ces del mer­ca­do de tra­ba­jo pa­ra que las pe­que­ñas em­pre­sas pue­dan crear em­pleo. Los sin­di­ca­tos se opo­nen y prác­ti­ca­men­te to­dos los po­lí­ti­cos han re­pe­ti­do en la cam­pa­ña que al­go más hay que ha­cer en es­te te­ma. Y es que con cin­co mi­llo­nes de per­so­nas des­em­plea­das es di­fí­cil que al­guien op­te por la fór­mu­la de es­pe­rar y ver si las co­sas se arre­glan so­las. Prác­ti­ca­men­te to­dos los ana­lis­tas po­lí­ti­cos apues­tan es­tos días por que el pri­mer Con­se­jo de Mi­nis­tros del nue­vo Go­bierno apro­ba­rá un pa­que­te de me­di­das en­tre las que se en­con­tra­rá una nue­va vuel­ta de tuer­ca a la re­for­ma la­bo­ral.

Ángel La­bor­da es una de las po­cas vo­ces dis­cre­pan­tes en el mun­do de los ex­per­tos eco­nó­mi­cos y re­cha­za que la re­for­ma la­bo­ral sea tan crucial co­mo se di­ce. “He­mos crea­do mu­chí­si­mo em­pleo con la mis­ma ri­gi­dez que aho­ra”, sen­ten­cia. El so­ció­lo­go Víctor Pé­rez Díaz, sin em­bar­go, sí po­ne es­te pro­ble­ma en pri­mer lu­gar. “Hoy sa­be­mos to­dos que hay que re­for­mar los mer­ca­dos de tra­ba­jo. ¿Có­mo se ex­pli­ca que ten­ga­mos el do­ble de pa­ro que la me­dia eu­ro­pea? Al­go no va bien en la re­gu­la­ción del mer­ca­do la­bo­ral y no es un te­ma ideo­ló­gi­co, es la iner­cia de una re­gu­la­ción de me­dio si­glo”.

Pa­ra es­te so­ció­lo­go, el nu­do gor­diano del pro­ble­ma se agra­vó ha­ce po­cos años y po­ne el de­do en la lla­ga. Gran par­te de la cul­pa de la ac­tual si­tua­ción la tie­ne, se­gún Pé­rez Díaz, “la cha­pu­za de la im­plan­ta­ción en los años 80 del mer­ca­do la­bo­ral dual: por un la­do gen­te jo­ven en con­di­cio­nes la­bo­ra­les pre­ca­rias y por otro tra­ba­ja­do­res ubi­ca­dos, con an­ti­güe­dad y blin­da­dos”. En opi­nión de es­te ex­per­to, tal dua­li-

dad lle­va a que “los jó­ve­nes es­tén con­de­na­dos a la pre­ca­rie­dad du­ran­te años y años”, lo que no con­tri­bu­ye co­mo fac­tor de cohe­sión so­cial.

Las úl­ti­mas pre­vi­sio­nes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea no son na­da op­ti­mis­tas tam­po­co y si­túan las ta­sas de pa­ro es­pa­ño­las pa­ra 2012 y 2013 en el 20,9% y el 20,3%, lo que sig­ni­fi­ca otros dos años con una ci­fra de pa­ra­dos muy por en­ci­ma de los cua­tro mi­llo­nes. ¿ Pue­den cam­biar­se esas ci­fras? Los po­lí­ti­cos, ca­da uno con sus ma­ti­ces, creen que sí y que ya en el pri­mer año del nue­vo Go­bierno pue­de co­men­zar a ver­se la luz al fi­nal del tú­nel y aban­do­nar las ta­sas de des­em­pleo su­pe­rio­res al 20%, aunque na­die se atre­ve a dar un pla­zo con­cre­to pa­ra re­tor­nar a ci­fras de pa­ro del en­torno del 8% al 10%, que eran las que Es­pa­ña te­nía an­tes del es­ta­lli­do de la ac­tual cri­sis eco­nó­mi­ca.

El nu­do de la ban­ca.

Pe­ro si el mer­ca­do la­bo­ral es im­por­tan­te, tam­bién hay coin­ci­den­cia ge­ne­ral en que el atas­co de la eco­no­mía es­pa­ño­la no po­drá arre­glar­se si no flu­ye el di­ne­ro. “Es­ta­mos en un sis­te­ma en el que lo fi­nan­cie­ro lo con­di­cio­na to­do y por ahí de­be­mos em­pe­zar”, di­ce Ángel La­bor­da, pa­ra aña­dir des­pués que “sin los pro­ble­mas del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, que

Los ban­cos tie­nen que so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios que tie­nen en sus cuen­tas

son con­ta­gio­sos y ex­pan­si­vos, el sec­tor pú­bli­co es­ta­ría mu­cho me­jor; ve­nía­mos de un su­pe­rá­vit de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y un en­deu­da­mien­to pú­bli­co muy por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea, lo que nos ha­bría per­mi­ti­do so­por­tar dé­fi­cits del 8% al 10% del PIB du­ran­te va­rios años”.

Y cuá­les son, a jui­cio de los ex­per­tos, los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol. El pri­me­ro y más im­por­tan­te es la gran can­ti­dad de di­ne­ro que pi­die­ron pres­ta­do al ex­te­rior en mi­tad de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria pa­ra te­ner fon­dos con los que dar prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios. Aho­ra se en­fren­tan a la de­vo­lu­ción de la par­te co­rres­pon­dien­te o a pe­dir nue­vos cré­di­tos pa­ra man­te­ner su ac­ti­vi­dad en unos mer­ca­dos en los que los ban­cos de­ja­ron de pres­tar­se di­ne­ro en­tre sí por la des­con­fian­za que se ins­ta­ló en el sec­tor tras la quie­bra de Leh­man Brot­hers en 2007. Un ejem­plo: se­gún los úl­ti­mos da­tos del Ban­co Cen­tral Europeo (BCE), el con­jun­to de la ban­ca eu­ro­pea tie­ne de­po­si­ta­dos en es­ta ins­ti­tu­ción cer­ca de 200.000 mi­llo­nes de eu­ros al 0,5% de in­te­rés por mie­do a pres­tár­se­los a me­jor pre­cio a sus co­le­gas.

Ese pro­ble­ma de fal­ta de li­qui­dez es­tá de mo­men­to re­suel­to en par­te por las me­di­das adop­ta­das por el BCE, que da di­ne­ro a los ban­cos de la zo­na del eu­ro a pre­cios mu­cho más ba­jos que los del mer­ca­do (les pres­ta di­ne­ro al 1%) pa­ra que pue­dan man­te­ner su ac­ti­vi­dad. Pe­ro tie­nen otro. Las nue­vas exi­gen­cias le­ga­les de sol­ven­cia les van a obli­gar du­ran­te los pró­xi­mos me­ses a bus­car di­ne­ro pa­ra for­ta­le­cer su ca­pi­tal y ese ya no

Una lo­sa. Los pi­sos sin ven­der son una au­tén­ti­ca lo­sa pa­ra la ban­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.