UNA AD­MI­NIS­TRA­CIÓN CON SO­BRE­PE­SO

Tiempo - - PORTADA - SIL­VIA GAMO

Que el sec­tor pú­bli­co en Es­pa­ña ne­ce­si­ta so­me­ter­se a un pro­ce­so de adel­ga­za­mien­to lo su­fren los ciu­da­da­nos y lo sa­ben los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Du­pli­ci­da­des, bu­ro­cra­cia... el Es­ta­do de las Au­to­no­mías ha traí­do un gran desa­rro­llo pa­ra las re­gio­nes, pe­ro tam­bién un gran cos­te y una ca­rre­ra po­lí­ti­ca por te­ner más que el de al la­do. To­do es­to ha lle­va­do a que, por po­ner un ejem­plo, el dé­fi­cit de las co­mu­ni­da­des ha­ya al­can­za­do el 1,20% del PIB en el pri­mer se­mes­tre del año, cuan­do el ob­je­ti­vo pa­ra to­do el año era del 1,30%. Un des­ajus­te que se de­be no so­lo a un des­cen­so de los in­gre­sos, sino tam­bién a un au­men­to del gas­to en un 0,48%, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía.

De ahí que los dos gran­des par­ti­dos po­lí­ti­cos ha­yan pro­pues­to me­di­das pa­ra tra­tar de con­te­ner el gas­to de un sec­tor pú­bli­co que ha­ce aguas por to­dos los la­dos. El PP pro­po­ne una re­for­ma de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas pa­ra re­for­mar o su­pri­mir to­dos aque­llos con­sor­cios, fun­da­cio­nes y or­ga­nis­mos que no sean úti­les o es­tén du­pli­ca­dos. Ade­más, ha lan­za­do una ad­ver­ten­cia a las co­mu­ni­da­des, la ma­yo­ría go­ber­na­das por ellos. Si ac­ce­den al Eje­cu­ti­vo, es­ta­ble­ce­rá sanciones pa­ra to­das aque­llas ad­mi­nis­tra­cio­nes que gas­ten más de lo que in­gre­san. El cri­te­rio es, se­gún el PP, la ra­cio­na­li­za­ción eco­nó­mi­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va.

Por su par­te, el PSOE ha pro­pues­to la su­pre­sión de las dipu­tacio­nes con el fin tam­bién de evi­tar du­pli­ci­da­des y re­for­zar, a la vez, el po­der de los ayun­ta­mien­tos. En su pro­gra­ma elec­to­ral re­co­ge su fór­mu­la de “trans­for­mar las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les en con­se­jos de al­cal­des”. Los so­cia­lis­tas quie­ren ade­más que nin­gún car­go pú­bli­co pue­da co­brar más de un sa­la­rio por par­te de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. Una pro­pues­ta que lle­ga tras me­ses de po­lé­mi­ca por­que al­gu­nos se­na­do­res y dipu­tados co­bran, a su vez, un suel­do co­mo al­cal­des o dipu­tados au­to­nó­mi­cos.

En la mis­ma lí­nea, Iz­quier­da Uni­da ha plan­tea­do en su pro­gra­ma elec­to­ral la acla­ra­ción de com­pe­ten­cias de ca­da una de las ad­mi­nis­tra­cio­nes –Es­ta­do, au­to­no­mías y ayun­ta­mien­tos– y la trans­for­ma­ción de dipu­tacio­nes en man­co­mu­ni­da­des.

Quien más le­jos ha lle­ga­do en su trans­for­ma­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción ha si­do UPD, que pre­ten­de que el Es­ta­do vuel­va a re­cu­pe­rar las com­pe­ten­cias en sanidad y edu­ca­ción pa­ra que sean las mis­mas en to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.