“O sa­li­mos de es­ta cri­sis to­dos jun­tos co­mo país o no sa­li­mos”

Tiempo - - PORTADA - POR MIGUEL CI­FUEN­TES

Hay una es­pe­cie de bús­que­da de cul­pa­bles de la cri­sis so­cial... Es mo­men­to de res­pon­sa­bi­li­dad y ejem­pla­ri­dad de los po­lí­ti­cos, pe­ro tam­bién de los ciu­da­da­nos. No va­le bus­car cul­pa­bles. Pue­de ser­vir, pe­ro so­lo pa­ra sa­car lec­cio­nes, no veo útil bus­car res­pon­sa­bles, sal­vo pa­ra apren­der. Pe­ro, ¿có­mo he­mos lle­ga­do aquí? Es­ta­mos en una cri­sis pro­fun­da, na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, con mu­chas ca­be­zas, y sin sa­li­da pró­xi­ma, pe­ro lo im­por­tan­te es lo que va­mos a apren­der to­dos. Re­co­noz­ca­mos que he­mos vi­vi­do por en­ci­ma de nues­tras po­si­bi­li­da­des y he­mos aca­ba­do en una gran cri­sis. ¿Tie­ne eso al­go que ver con el 15-M? El fu­tu­ro del 15-M no de­pen­de de los chi­cos y chi­cas del mo­vi­mien­to, sino de có­mo la so­cie­dad lo en­tien­de y lo apo­ya o de­ja de apo­yar­lo. Sí, pe­ro, ¿có­mo cree que se le ve? Hay un mo­vi­mien­to de sim­pa­tía, pa­ra mu­cha gen­te ha­cen al­go y ex­pre­san lo que ellos sien­ten, y en esa me­di­da se iden­ti­fi­can. Pe­ro si ven que por su ex­pe­rien­cia les pa­re­cen in­ge­nuos o ab­sur­dos, se dis­tan­cia­rán. Esa reac­ción de la so­cie­dad es com­ple­ja, no es blan­co o ne­gro, lle­va a de­cir: hay una par­te de sus reivin­di­ca­cio­nes acer­ta­das, pe­ro hay otras que les lle­va a de­cir “¡pe­ro dón­de va­mos!”. En to­do ca­so, ¿cree que Es­pa­ña es aho­ra mis­mo un país in­dig­na­do? Es­ta­mos aler­ta, des­con­fia­dos, con­fu­sos, na­da ha cam­bia­do. Es­pa­ña vi­ve más aler­ta por­que aho­ra sa­be más de la cri­sis, es­tá vien­do la gra­ve­dad de la cri­sis y es­tá más som­bría. Yo no creo que el país es­té in­dig­na­do, más bien es que ha lle­ga­do la ho­ra de la ver­dad. Pue­de ocu­rrir que no pa­se na­da y el país si­ga ca­yen­do en una es­pe­cie de pro­ce­so caó­ti­co ha­cia un país de su­per­vi­ven­cia en sen­ti­do es­tric­to, no lo sé... Pe­ro, ¿se pue­de es­pe­rar la luz al fi­nal del tú­nel? Hay un mar­gen pa­ra la es­pe­ran­za, pa­ra ver cam­bios, y los es­pa­ño­les es­pe­ran con­tri­buir a esos cam­bios. La cri­sis es tan gra­ve que pue­de pro­du­cir dos co­sas: una, ha pa­sa­do el tiem­po de con­tar his­to­rias, es­ta­mos en la cru­da reali­dad, y dos, hay que desa­rro­llar el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia. To­dos sa­ben cuál es la reali­dad, no hay cuen­tos ni mi­lon­gas. El ciu­da­dano ya sa­be que tie­ne que so­bre­vi­vir y dar pa­sos im­por­tan­tes, que no pue­de es­pe­rar mi­la­gros, que en bue­na par­te de­pen­de de él mis­mo. ¿Quie­re de­cir es­to que es ne­ce­sa­ria una do­sis adi­cio­nal de so­li­da­ri­dad? La cri­sis va a traer su­fri­mien­to pa­ra los tra­ba­ja­do­res, las fa­mi­lias, los em­pre­sa­rios, los po­lí­ti­cos, el Es­ta­do, las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas... Y de­be ha­ber equi­dad. No es de re­ci­bo que unos se sal­ven y otros no. No va­le el ¡sál­ve­se quien pue­da! De aquí sa­li­mos to­dos co­mo país o no sa­li­mos. Y el pró­xi­mo Go­bierno... Ten­drá que to­mar mu­chas me­di­das, go­ber­nar so­bre la mar­cha, y a lo me­jor la mi­tad no fun­cio­nan. Pe­ro tie­ne que ir acom­pa­ña­do de un país que en­tien­da lo que se ha­ce. Es una ope­ra­ción muy com­pli­ca­da.

pue­de ve­nir de prés­ta­mos del BCE, sino de am­plia­cio­nes de ca­pi­tal o emi­sio­nes de bo­nos con­ver­ti­bles, por los que los ban­cos van a te­ner que pa­gar un buen pre­cio si los mer­ca­dos no se cal­man. Eso va a su­po­ner que par­te del di­ne­ro que po­dría uti­li­zar­se pa­ra dar prés­ta­mos a clien­tes va a te­ner que ser apar­ca­do co­mo col­chón de sol­ven­cia.

Y que­da el ter­ce­ro de los pro­ble­mas, que es en el que los ex­per­tos y ana­lis­tas po­nen el fo­co: los in­mue­bles y fin­cas que los ban­cos se han te­ni­do que que­dar por fal­ta de pa­go con el es­ta­lli­do de la cri­sis in­mo­bi­lia­ria. Son más de 70.000 mi­llo­nes de eu­ros po­ten­cial­men­te pro­ble­má­ti­cos por­que tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra ser ven­di­dos a pre­cios ra­zo­na­bles du­ran­te los pró­xi­mos años. Prác­ti­ca­men­te to­das las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­pa­ño­las bus­can fór­mu­las pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma. Mu­chas de ellas op­tan es­tos úl­ti­mos días por crear di­vi­sio­nes in­ter­nas en las que agru­pan es­tos ac­ti­vos por los que el Ban­co de Es­pa­ña les obli­ga a man­te­ner blo­quea­do di­ne­ro que cu­bra par­te de su va­lor.

Hay di­ver­sas fór­mu­las y ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal. Los ban­cos ir­lan­de­ses, por ejem­plo, que­da­ron al bor­de de la quie­bra cuan­do es­ta­lló la cri­sis, de­bi­do a que su ex­po­si­ción al la­dri­llo se vio agra­va­da con in­ver­sio­nes en otros ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros po­co re­co­men­da­bles. Muy ren­ta­bles, pe­ro con gran ries­go co­mo des­pués se de­mos­tró. El Go­bierno de Ir­lan­da op­tó por in­yec­tar di­ne­ro pú­bli­co. Prác­ti­ca­men­te na­cio­na­li­zó la ban­ca, pe­ro tu­vo que emi­tir tan­ta deu­da pú­bli­ca pa­ra ello que des­pués Ir­lan­da ha te­ni­do que ser res­ca­ta­da por la UE.

En Ale­ma­nia, que es el ca­so con­tra­rio, tam­bién hay ban­cos que ha­bían in­ver­ti­do en ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros po­co re­co­men­da­bles. En al­gu­nos ca­sos el Es­ta­do ale­mán tu­vo que in­ter­ve­nir di­rec­ta­men­te y con­ver­tir­se en ac­cio­nis­ta a cam­bio de in­yec­tar di­ne­ro fres­co. Pe­ro en otros mu­chos lo que ha he­cho el Go­bierno ger­mano es apar­car en una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca esos ac­ti­vos tó­xi­cos a cam­bio de que los ban­cos que se aco­gen a es­ta fór­mu­la con­tri­bu­yan a la fi­nan­cia­ción del pro­pio Es­ta­do ale­mán.

Pe­ro, ¿qué tie­ne que ver to­do es­to con la ban­ca es­pa­ño­la? Pues mu­cho, por­que una de las me­di­das que ca­si con to­da se­gu­ri­dad to­ma­rá el nue­vo Go­bierno en los

pró­xi­mos me­ses se­rá la crea­ción de esa es­pe­cie de apar­ca­mien­to pú­bli­co (lla­ma­do por al­gu­nos téc­ni­cos ban­co ma

lo) en el que los ban­cos y ca­jas es­pa­ño­les pue­dan de­jar sus in­mue­bles en hi­ber­na­ción a la es­pe­ra de tiem­pos me­jo­res pa­ra po­der ven­der­los. Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que se aco­jan a es­ta so­lu­ción re­ci­bi­rán a cam­bio de es­tos ac­ti­vos de­po­si­ta­dos tí­tu­los de ren­ta pú­bli­ca que ellos mis­mos fi­nan­cia­rán.

Deu­da por pi­sos.

La so­lu­ción con­sis­ti­ría en­ton­ces en que los ban­cos y ca­jas sa­can de sus cuen­tas los pi­sos y las fin­cas que han ve­ni­do acu­mu­lan­do con la cri­sis y, a cam­bio, fi­nan­cian bo­nos del Es­ta­do a 20 años a un pre­cio pac­ta­do con el Go­bierno. Esos tí­tu­los de deu­da pue­den ser a su vez de­po­si­ta­dos por los ban­cos es­pa­ño­les en el BCE co­mo ga­ran­tía de prés­ta­mos de di­ne­ro a lar­go pla­zo. Es de­cir, que los fon­dos que in­vier­ten ban­cos y ca­jas en los bo­nos de deu­da pú­bli­ca los con­vier­ten des­pués en di­ne­ro me­dian­te prés­ta­mos del BCE y así no pier­den li­qui­dez. Lo que sí se qui­tan de en­ci­ma es la lo­sa de to­dos es­tos in­mue­bles que les obli­gan, por la nor­ma­ti­va le­gal de sol­ven­cia, a blo­quear mi­les de mi­llo­nes de eu­ros co­mo ga­ran­tía de que no que­bra­rán en el ca­so de que sean in­ca­pa­ces de ven­der­los.

La crea­ción de es­te ban­co ma­lo, al que al­gu­nos co­mien­zan a lla­mar ya ban­co

bueno por los efec­tos be­ne­fi­cio­sos que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.