“2012 se­rá un año muy du­ro y no hay ata­jos”

Tiempo - - PORTADA - POR M.C.

Lle­va­mos ya mu­cho tiem­po en cri­sis. ¿Qué fal­ta por ha­cer? Tras cua­tro años de cri­sis no se pue­de cam­biar de es­tra­te­gia. El diag­nós­ti­co es­tá muy he­cho. Es la ho­ra de con­ti­nuar el ajus­te a fon­do, y de ter­mi­nar el sa­nea­mien­to fi­nan­cie­ro, lo pri­me­ro y de in­me­dia­to. ¿Es eso lo que con­di­cio­na nues­tra pri­ma de ries­go tan al­ta? Los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les que nos pres­tan no ter­mi­nan de fiar­se de no­so­tros, de la ban­ca y el sec­tor pú­bli­co, y nos mi­ra­rán con lu­pa en 2012, oja­lá que sea en un cli­ma más se­reno. La pri­ma de ries­go que nos exigen es muy al­ta, es co­mo el oxí­geno, si nos lo van cor­tan­do nos as­fi­xian. De­be­mos ha­cer lo po­si­ble por ali­viar esa pre­sión ha­cien­do nues­tros de­be­res. Se ha vis­to ya en 2011 có­mo se ha ali­via­do la pre­sión, en mu­chas oca­sio­nes, siem­pre que dá­ba­mos se­ña­les po­si­ti­vas de trans­pa­ren­cia o de ajus­tar­nos. Pe­ro aquí se han he­cho ya mu­chas co­sas en los úl­ti­mos me­ses... He­mos da­do pa­sos de trans­pa­ren­cia, pu­bli­ca­mos los ba­lan­ces, los stress test de ban­cos y ca­jas, prue­bas de re­sis­ten­cia que pro­pu­so Es­pa­ña. Ha ha­bi­do una con­cen­tra­ción bru­tal de ca­jas, pa­ra dar sol­ven­cia al sec­tor, a ve­ces con po­ca ló­gi­ca y sen­ti­do te­rri­to­rial, se ha da­do una vuel­ta de tuer­ca en pro­vi­sio­nes en los ba­lan­ces de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras pa­ra afron­tar pér­di­das ocul­tas, pe­ro si­gue la des­con­fian­za. ¿Hay un por­qué cla­ro? Hay una ra­zón po­de­ro­sa. Las pér­di­das la­ten­tes de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, que de­ben apa­re­cer. No de gol­pe, por­que ten­dría con­se­cuen­cia muy fuer­tes, pe­ro que de­ben aflo­rar de al­gu­na ma­ne­ra. ¿Se ha he­cho al­go mal? Es­tá he­cho mu­cho tra­ba­jo en ban­cos y ca­jas, pe­ro que­da ta­jo. Es pre­ci­so sa­near las fi­nan­zas, el ban­co ma­lo era una so­lu­ción pa­ra me­ter los ac­ti­vos ban­ca- rios da­ña­dos, y de­bió crear­se ese ban­co, o una me­di­da al­ter­na­ti­va, ha­ce tiem­po. ¿Se ha reac­cio­na­do tar­de? Se per­dió mu­cho tiem­po (dos años). Los di­rec­ti­vos de mu­chas de ellas se re­sis­tían a los cam­bios, a re­co­no­cer su de­li­ca­da si­tua­ción, se ju­ga­ban su ca­rre­ra. Pe­ro aho­ra es­tá el te­ma en­ca­rri­la­do, las ca­jas son ban­cos y la su­per­vi­sión y de­pen­den­cia úni­ca del Ban­co de Es­pa­ña ter­mi­na con las in­ter­fe­ren­cias au­to­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas. Las ca­jas fue­ra de la ór­bi­ta au­to­nó­mi­ca es­ta­rán bien su­per­vi­sa­das y aje­nas a otros in­tere­ses. ¿Tan im­por­tan­tes son los ban­cos? El pró­xi­mo Go­bierno de­be ata­car to­dos los pro­ble­mas a la vez, y es­tá muy cla­ro que el cre­ci­mien­to, el em­pleo, los des­equi­li­brios fis­ca­les, son vi­ta­les, pe­ro el sec­tor fi­nan­cie­ro es el sis­te­ma ner­vio­so que mue­ve to­do. Apar­te de es­to, ¿có­mo ve el es­treno del nue­vo Go­bierno? No lo tie­ne fá­cil. To­do apun­ta a una le­ve caí­da de nues­tra eco­no­mía en 2011, lo ve­re­mos en el cuar­to tri­mes­tre. El pa­ro se­gui­rá muy al­to y el cre­ci­mien­to no ter­mi­na­rá de ver­se. Y ten­dre­mos ma­las ci­fras ma­cro­eco­nó­mi­cas en 2012. Con al­go de op­ti­mis­mo po­dría­mos ver al­go de luz ha­cia el fi­nal del año pró­xi­mo.

Los más op­ti­mis­tas di­cen que Ra­joy es mal lí­der de la opo­si­ción, pe­ro que pue­de ser un buen go­ber­nan­te

desatas­car el ca­rro, pa­ra ha­cer fren­te a la deu­da, pa­ra ali­viar la an­gus­tia de cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos. ¿Real­men­te Ra­joy o Ru­bal­ca­ba guar­dan en su ma­le­ta los pla­nos pa­ra la re­cons­truc­ción de la Es­pa­ña en rui­nas? A Ra­joy se le pue­de apli­car el be­ne­fi­cio de la du­da y una cier­ta inocen­cia (aunque des­de la opo­si­ción ape­nas plan­teó al­ter­na­ti­vas), pe­ro Ru­bal­ca­ba es so­li­da­rio del Go­bierno que nos lle­vó a la rui­na, o no la im­pi­dió.

Al pue­blo so­lo le que­da desear­le suerte al nue­vo pre­si­den­te. Nos va mu­cho en ello. Los más op­ti­mis­tas di­cen que Ra­joy es mal lí­der de la opo­si­ción, pe­ro que pue­de ser un buen go­ber­nan­te. Que des­de el ban­qui­llo no se me­ten go­les, y que hay que dar­le una opor­tu­ni­dad co­mo capitán. No es­tá la pul­mo­nía de Es­pa­ña pa­ra as­pi­ri­nas, pe­ro el abu­rri­mien­to de la po­lí­ti­ca se nu­tre de la re­sig­na­da op­ción por el mal me­nor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.