N

Tiempo - - OPINIÓN - (*) Con in­for­ma­ción de Miguel Ci­fuen­tes. Más in­for­ma­ción, en el blog de Jo­sé Ma­ría Vals en www.tiem­po­dehoy.com

po­dría te­ner pa­ra la eco­no­mía, es apo­ya­da sin re­ser­vas por el sec­tor in­mo­bi­lia­rio y por las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, aunque es­tas úl­ti­mas han op­ta­do por no pro­nun­ciar­se pú­bli­ca­men­te so­bre el te­ma. Pa­ra el fu­tu­ro nue­vo Go­bierno tam­po­co se­ría ma­lo, se­gún se­ña­lan al­gu­nos ex­per­tos, pues­to que es­tos tí­tu­los de deu­da pú­bli­ca emi­ti­da por el Es­ta­do ayu­da­rían al Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía a no re­du­cir el nú­me­ro de subas­tas de le­tras y obli­ga­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra com­pen­sar los ven­ci­mien­tos de tí­tu­los du­ran­te los pró­xi­mos años. Es­to es así por­que el ban­co ma­lo lo­gra­ría su pro­pia fi­nan­cia­ción, a tra­vés del Fon­do de Res­truc­tu­ra­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria (FROB) y del Ins­ti­tu­to de Cré­di­to Ofi­cial (ICO), cu­yas emi­sio­nes de tí­tu­los no en­gor­dan la deu­da del Es­ta­do.

Lo que no se ve.

Apar­te del mer­ca­do la­bo­ral y del fin efec­ti­vo de la res­truc­tu­ra­ción ban­ca­ria, el nue­vo Go­bierno tie­ne otros pro­ble­mas que vie­nen de an­ti­guo y que la cri­sis ha agra­va­do. Los dos en los que coin­ci­den ma­yor nú­me­ro de ana­lis­tas son la eco­no­mía su­mer­gi­da y las di­fe­ren­cias en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. En el pri­me­ro de los ca­sos, el de la eco­no­mía su­mer­gi­da, prác­ti­ca­men­te to­dos los can­di­da­tos que se han pre­sen­ta­do a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, y por su­pues­to los lí­de­res del PP y el PSOE, tie­nen en su agen­da la lu­cha con­tra el frau­de fis­cal.

Aunque no hay ci­fras ofi­cia­les, lo cier­to es que los téc­ni­cos de Ha­cien­da lle­van años cru­zan­do los da­tos de las de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos de em­pre­sas y par­ti­cu­la­res con las es­ta­dís­ti­cas eco­nó­mi­cas ge­ne­ra­les. De esa la­bor ex­traen unas con­clu­sio­nes que no son na­da ha­la­güe­ñas. La aso­cia­ción de téc­ni­cos de Ha­cien­da Gest­ha cal­cu­la que el 23,3% de la eco­no­mía es­pa­ño­la real es­ca­pa de los con­tro­les ofi­cia­les y no co­ti­za ni por im­pues­tos ni a la Se­gu­ri­dad So­cial.

Ese da­to tie­ne su com­ple­men­to, se­gún Gest­ha, en el he­cho de que se­gún los cálcu­los rea­li­za­dos por es­ta aso­cia­ción, el em­pleo no de­cla­ra­do aho­ga el 8% del PIB. Es­to quie­re de­cir que si to­dos esos tra­ba­ja­do­res que co­bran en ne­gro fue­ran le­ga­li­za­dos y tan­to ellos co­mo quie­nes los con­tra­tan pa­ga­ran los co­rres­pon­dien­tes im­pues­tos y las co­ti­za­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial la crea­ción de ri­que­za en Es­pa­ña po­dría ser un 8% su­pe­rior a la que es aho­ra y el PIB en lu­gar de es­tar es­tan­ca­do po­dría cre­cer a buen rit­mo.

¿Por qué aho­ra una co­sa que ha ocu­rri­do siem­pre es más pro­ble­ma? Fren­te a quie­nes pien­san que la eco­no­mía su­mer­gi­da tie­ne una es­pe­cie de efec­to anes­té­si­co so­bre la po­si­ble in­ci­den­cia so­cial del

pa­ro, los téc­ni­cos de Ha­cien­da se­ña­lan en sus es­tu­dios que con un plan efec­ti­vo de lu­cha con­tra el frau­de no ha­ría fal­ta su­bir im­pues­tos.

Pa­ra ello, es­te co­lec­ti­vo pro­fe­sio­nal pi­de un plan am­plio y am­bi­cio­so, “má­xi­me si se tie­ne en cuen­ta que pa­ra man­te­ner los em­pleos irre­gu­la­res de la eco­no­mía su­mer­gi­da las em­pre­sas ne­ce­si­tan en pri­mer lu­gar dis­po­ner de di­ne­ro ne­gro con el que pa­gar al tra­ba­ja­dor ile­gal”. Otro ejem­plo, en Es­pa­ña hay re­par­ti­dos 50.000 mi­llo­nes de eu­ros en bi­lle­tes de 500 eu­ros, lo que su­po­ne cer­ca del 20% del to­tal en cir­cu­la­ción en la Unión Eu­ro­pea, a pe­sar de que el 56% de la po­bla­ción del Vie­jo Con­ti­nen­te con­fie­sa no ha­ber te­ni­do nun­ca uno en sus ma­nos.

Dis­tin­tos im­pues­tos.

Y otra de las co­sas que no se ven a sim­ple vista es la gran di­fe­ren­cia exis­ten­te en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas a la ho­ra de apli­car la nor­ma­ti­va ge­ne­ral. Las di­fe­ren­cias en sanidad o edu­ca­ción, in­clu­so las de apo­yo a sus pro­pias len­guas, han si­do y son motivo de po­lé­mi­ca en ca­si to­dos los fo­ros po­lí­ti­cos. Pe­ro las di­fe­ren­cias que tie­nen en los im­pues­tos apa­re­cen me­nos en las dis­cu­sio­nes pú­bli­cas y en al­gu­nos ca­sos ta­po­nan po­si­bles so­lu­cio­nes a las cri­sis.

“No tie­ne sen­ti­do –di­ce a Tiem­po al­guien cer­cano a los re­dac­to­res del pro­gra­ma elec­to­ral del PP– que aho­ra que in­ten­ta­mos fa­vo­re­cer la mo­vi­li­dad geo­grá­fi­ca co­mo mé­to­do pa­ra in­cen­ti­var el cre­ci­mien­to y re­du­cir el pa­ro, cam­biar una em­pre­sa de lu­gar den­tro de Es­pa­ña ten­ga a ve­ces con­se­cuen­cias im­por­tan­tes en los nú­me­ros de la com­pa­ñía por las car­gas fis­ca­les di­fe­ren­tes”.

Y ni que de­cir tie­ne que des­de el pun­to de vista in­di­vi­dual, esa mo­vi­li­dad en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas tie­ne to­da­vía más im­pac­to. Re­car­gos dis­tin­tos en el IRPF, des­gra­va­cio­nes di­fe­ren­tes se­gún qué re­gión se eli­ja pa­ra re­si­dir. E in­clu­so pa­gar can­ti­da­des ra­di­cal­men­te dis­tan­tes si se he­re­da un pi­so en una re­gión u otra o si se tras­pa­sa la pro­pie­dad de la vi­vien­da ha­bi­tual en vi­da a los hi­jos.

Ha­cia No­che­bue­na el nue­vo Con­se­jo de Mi­nis­tros se ha­rá la tra­di­cio­nal fo­to de fa­mi­lia an­tes de re­unir­se en el pa­la­cio de La Mon­cloa. An­te sí tie­ne años di­fí­ci­les y pro­ble­mas en los que, por pri­me­ra vez en mu­chos años, la eco­no­mía –y no so­lo el pa­ro– se ha con­ver­ti­do en pro­ta­go­nis­ta de unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

El je­fe. Miguel Ángel Fernández Ordóñez, go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.