La Es­pa­ña que vie­ne

Tiempo - - OPINIÓN - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

to­do in­di­ca que la Es­pa­ña que vie­ne se­rá aún más ás­pe­ra que la ac­tual, y es ne­ce­sa­ria una al­ta do­sis de va­lor pa­ra ha­cer­se con el ti­món. Uno se pre­gun­ta de qué ma­te­rial es­tán he­chos los po­lí­ti­cos, por­que no bas­ta con la am­bi­ción o la va­ni­dad pa­ra asu­mir el ries­go de en­trar por la puer­ta prin­ci­pal de La Mon­cloa y, pa­sa­do al­gún tiem­po, ser arro­ja­do des­de una ven­ta­na, co­mo le es­tá ocu­rrien­do a Za­pa­te­ro. So­lo a los to­re­ros se les re­co­no­ce más al­ta ca­pa­ci­dad de aguan­te y ra­pi­dez pa­ra re­cu­pe­rar­se de un per­can­ce. A Ra­joy oa Ru­bal­ca­ba les to­ca­rá li­diar el to­ro más fe­roz y con peo­res in­ten­cio­nes de los que han sal­ta­do, en de­mo­cra­cia, has­ta el ruedo ibé­ri­co. Los po­lí­ti­cos tie­nen ma­la pren­sa y re­ci­ben los pi­tos de los ten­di­dos. Pe­ro va­lor se les su­po­ne, aunque a ve­ces sea más pro­pio de in­cons­cien­tes. Se en­tien­de que as­pi­re a go­ber­nar quien, ade­más de ha­ber si­do de­sig­na­do co­mo can­di­da­to, ten­ga al­gún plan pa­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.