LA AGEN­DA DE ETA Y LOS ABER­ZA­LES

Tiempo - - PORTADA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

El pró­xi­mo pre­si­den­te del Go­bierno va a te­ner que en­cau­zar el des­man­te­la­mien­to de ETA y el más que pre­vi­si­ble as­cen­so elec­to­ral y so­cial de la iz­quier­da aber­za­le, sean cua­les sean sus si­glas (Sor­tu, Bil­du, Amaiur, etc...). Lo pri­me­ro, aun a ries­go de es­ci­sión en la ban­da te­rro­ris­ta, se pro­du­ci­rá pre­vi­si­ble­men­te a lo lar­go de 2012, con el fin de que los he­re­de­ros de Ba­ta­su­na in­ten­ten el asal­to al po­der en las pró­xi­mas elec­cio­nes vas­cas, pre­vis­tas pa­ra mar­zo de 2013. La ban­da in­ten­ta­rá es­ce­ni­fi­car la en­tre­ga de ar­mas y la lo­ca­li­za­ción de zu­los a una co­mi­sión in­ter­na­cio­nal, se­gún fuen­tes de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta. Los ar­se­na­les de ETA han men­gua­do mu­cho en los úl­ti­mos años, fru­to de la efi­cien­te la­bor de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do, tan­to de Es­pa­ña co­mo de Fran­cia o Por­tu­gal, don­de en fe­bre­ro de 2010 se lo­ca­li­zó el ma­yor ar­se­nal eta­rra de la His­to­ria, con más de 1.500 ki­los de ex­plo­si­vos. Des­de 2006 se han re­cu­pe­ra­do más de 6.000 ki­los en di­fe­ren­tes zu­los. El ma­yor pe­li­gro de ETA es­tá en las 350 ar­mas de fue­go, la ma­yo­ría de ellas re­vól­ve­res, que ro­bó en Vau­vert (Fran­cia) du­ran­te la tre­gua que ter­mi­nó en la T-4 de Ba­ra­jas, ya que de es­tas ar­mas se han re­cu­pe­ra­do úni­ca­men­te un cen­te­nar en los úl­ti­mos años. En cuan­to a los tres mi­si­les que su­pues­ta­men­te com­pró ETA en 2009, el úni­co da­to que exis­te es una no­ta ma­nus­cri­ta in­ter­ve­ni­da al en­ton­ces je­fe del apa­ra­to po­lí­ti­co de la ban­da, Ai­tor Eli­za­rán, tras su de­ten­ción. Los in­ves­ti­ga­do­res no han da­do con otras pis­tas y creen que la ven­ta, si en al­gún mo­men­to se pla­ni­fi­có, nun­ca lle­gó a rea­li­zar­se. En 2004 ya se lo­ca­li­za­ron los dos mi­si­les de fa­bri­ca­ción ru­sa que la ban­da ha­bía com­pra­do al IRA du­ran­te el al­to el fue­go de 1998 y que, por cier­to, es­ta­ban de­fec­tuo­sos.

En cuan­to a la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de la iz­quier­da aber­za­le, el desafío pa­ra el pró­xi­mo Go­bierno es­pa­ñol se­rá ges­tio­nar -y di­ge­rir- la po­si­bi­li­dad de ver a Bil­du co­mo pri­me­ra fuer­za po­lí­ti­ca del País Vas­co en 2013 y que el PNV le pres­te su apo­yo al fren­te de la Lehen­da­ka­rit­za. Se crea­ría así un fren­te na­cio­na­lis­ta que es­ta­ría muy ten­ta­do de re­cla­mar el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción en el ho­ri­zon­te de 2015... por las bue­nas o por las ma­las. El por­ta­voz de Amaiur, Iña­ki An­ti­güe­dad, ya ha di­cho en va­rios mí­ti­nes que la iz­quier­da aber­za­le es­ta­rá en Ma­drid “una o dos le­gis­la­tu­ras co­mo má­xi­mo”, mien­tras que Jo­su Er­ko­re­ka (PNV) alu­de con­ti­nua­men­te al ejem­plo de Ko­so­vo, don­de hu­bo una de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia. ¿Su­ce­de­rá lo mis­mo en el País Vas­co? La fir­me­za del Es­ta­do se­rá cla­ve pa­ra evi­tar las ve­lei­da­des in­de­pen­den­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.