Des­pués de la vic­to­ria

A par­tir del pró­xi­mo mes de di­ciem­bre co­men­za­rán las pri­me­ras me­di­das de aus­te­ri­dad y de ajus­te, así co­mo los pri­me­ros re­cor­tes que tie­ne que to­mar el nue­vo Go­bierno.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

cuan­do el lu­nes 21 de no­viem­bre es­te nú­me­ro de Tiem­po es­té en ma­nos de los lec­to­res, lo más pro­ba­ble es que ya se ha­ya producido ese cam­bio que vie­ne pi­dien­do ( Sú­ma­te al cam­bio ha si­do el eslogan de to­da la lar­guí­si­ma pre­cam­pa­ña y cam­pa­ña elec­to­ral) el Par­ti­do Po­pu­lar pa­ra com­ple­tar su pro­yec­to de po­der, ini­cia­do el pa­sa­do mes de ma­yo con la con­quis­ta de la ca­si to­ta­li­dad de las au­to­no­mías y de los más im­por­tan­tes ayun­ta­mien­tos y dipu­tacio­nes de Es­pa­ña.

De es­te mo­do, con la lle­ga­da de Ma­riano Ra­joy al po­der, des­pués de dos in­ten­tos frus­tra­dos en los años 2004 y 2008, se ini­cia un ci­clo po­lí­ti­co abier­to por Jo­sé Ma­ría Az­nar en el año 1996 y con­so­li­da­do, pos­te­rior­men­te, con una hol­ga­da ma­yo­ría ab­so­lu­ta de 183 dipu­tados en el año 2000, que ha si­do pues­to de ejem­plo de una de­ter­mi­na­da for­ma de go­ber­nar y, so­bre to­do, de en­fren­tar­se con la cri­sis eco­nó­mi­ca, cuan­do, en reali­dad, es­ta cri­sis a la que el nue­vo equi­po de Ra­joy ten­drá que ha­cer fren­te no tie­ne nin­gún pun­to de se­me­jan­za con la que tu­vo que afron­tar el ex­pre­si­den­te Az­nar tras des­pla­zar del po­der, ha­ce 15 años, a Felipe Gon­zá­lez, en lo que el di­ri­gen­te so­cia­lis­ta bau­ti­zó, en­ton­ces, co­mo “amar­ga vic­to­ria”.

Ni la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de 1996 era se­me­jan­te a la de aho­ra (lo que en­ton­ces reac­ti­vó la eco­no­mía fue­ron las cua­tro de­va­lua­cio­nes su­ce­si­vas de la dé­ca­da de los no­ven­ta), ni las re­ce­tas que se apli­ca­ron en­ton­ces ser­vi­rían pa­ra es­tos mo­men­tos, ni el pre­ci­pi­cio en el que nos en­con­tra­mos exis­tía ha­ce 15 años, ni de­pen­día­mos tan­to del di­rec­to­rio fran­co-ale­mán (el lla­ma­do dúo Mer­kozy), ni es­tá­ba­mos en es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co ni en re­ce­sión, ni, por su­pues­to, co­rría­mos nin­gún ti­po de ries­go so­bre un po­si­ble res­ca­te por par­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea (CE) y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) an­te la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer fren­te a nues­tros com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros.

En re­su­men: la si­tua­ción que he­re­da Ma­riano Ra­joy de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro tie­ne po­co que ver con la que he­re­dó Az­nar de Gon­zá­lez, aunque coin­ci­dan las ta­sas de des­em­pleo, si­tua­das en am­bos ca­sos en ci­fras ré­cord den­tro de la Unión Eu­ro­pea, un cier­to har­taz­go por una de­ter­mi-

na­da for­ma de go­ber­nar y el ago­ta­mien­to de un pro­yec­to po­lí­ti­co.

Ra­joy, aunque no quie­ra re­co­no­cer­lo, he­re­da un país cu­ya eco­no­mía es­tá in­ter­ve­ni­da por el di­rec­to­rio europeo, un di­rec­to­rio ca­da día más in­ca­paz de en­con­trar so­lu­cio­nes de­fi­ni­ti­vas a la cri­sis del eu­ro y de la Eu­ro­zo­na pe­ro que ha im­pues­to, in­clu­so, una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, sin la par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía, pa­ra con­tro­lar “cons­ti­tu­cio­nal­men­te” el lí­mi­te de gas­to, tras un du­rí­si­mo ajus­te que to­da­vía no es­tá ter­mi­na­do y que ten­drá que afron­tar el nue­vo Go­bierno con nue­vos re­cor­tes, nue­vas re­for­mas y nue­vos sa­cri­fi­cios que se­gui­rán re­ca­yen­do so­bre los mis­mos de siem­pre, a pe­sar de to­das las pro­me­sas de que los sa­cri­fi­cios se­rán com­par­ti­dos. ni du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, ni du­ran­te los de­ba­tes, ni a lo lar­go de las en­tre­vis­tas que le han he­cho los me­dios, el fu­tu­ro nue­vo pre­si­den­te, que re­uni­rá a su pri­mer Go­bierno en vís­pe­ras de la No­che­bue­na, ha po­di­do ex­pli­car có­mo, an­te las nue­vas pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas de es­tan­ca­mien­to e in­clu­so de re­ce­sión que ha he­cho la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra nues­tro país, va a ha­cer fren­te a las nue­vas exi­gen­cias de Bru­se­las y re­du­cir más de dos pun­tos el dé­fi­cit (30.000 mi­llo­nes de eu­ros) sin to­car el Es­ta­do del bie­nes­tar -sanidad, edu­ca­ción, pres­ta­cio­nes so­cia­les, pen­sio­nes...- sin su­bir nin­gún im­pues­to e, in­clu­so, co­mo ha di­cho en su cam­pa­ña, ba­jan­do al­gu­nos pa­ra que ha­ya más di­ne­ro en el mer­ca­do, au­men­te el con­su­mo, me­jo­re la eco­no­mía y se em­pie­ce a crear em­pleo, el gran ob­je­ti­vo del Go­bierno po­pu­lar.

A par­tir del pró­xi­mo mes de di­ciem­bre (pro­ba­ble­men­te in­me­dia­ta­men­te des­pués del día de Na­vi­dad), la ciu­da­da­nía co­men­za­rá a co­no­cer las pri­me­ras me­di­das de aus­te­ri­dad y de ajus­te, así co­mo los pri­me­ros re­cor­tes que tie­ne que to­mar el nue­vo Go­bierno, presionado por Bru­se­las, y a la vista de los úl­ti­mos da­tos de dé­fi­cit que pue­de que su­peren, con cre­ces, ese 6% del PIB que, en su mo­men­to, se fir­mó con la Co­mi­sión Eu­ro­pea y con el Fon­do.

Se­rá el co­mien­zo del lar­go ca­mino que hay que re­co­rrer de nue­vos sa­cri­fi­cios y, ade­más, con la vista pues­ta en la pró­xi­ma re­ce­sión in­si­nua­da por to­dos los or­ga­nis­mos ofi­cia­les.

Es­te es el pa­no­ra­ma des­pués de la vic­to­ria.

La si­tua­ción que he­re­da Ra­joy de Za­pa­te­ro tie­ne po­co que ver con la que he­re­dó Az­nar de Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.