EL PRI­MER MI­NIS­TRO CA­SA QUIE­RE...

Tiempo - - ESPAÑA -

Si echa­mos un vis­ta­zo a dón­de vi­ven los di­ri­gen­tes fue­ra de nues­tras fron­te­ras, la ma­yo­ría ha­bi­tan en re­si­den­cias ofi­cia­les, a di­fe­ren­cia de Es­pa­ña, si­tua­das en el cen­tro de la ca­pi­tal. En Fran­cia, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ni­co­las Sar­kozy, y el pri­mer mi­nis­tro, Fra­nçois Fi­llon, vi­ven en sen­dos pa­la­cios, el Elí­seo y Ma­tig­non. Dow­ning Street es la ca­lle lon­di­nen­se mun­dial­men­te co­no­ci­da por al­ber­gar en el nú­me­ro 10 la re­si­den­cia del pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Da­vid Ca­me­ron; en el nú­me­ro 11, la del mi­nis­tro de Ha­cien­da y en el 12, las de­pen­den­cias de Co­mu­ni­ca­cio­nes e In­te­li­gen­cia. Por se­gu­ri­dad, en 1989 es­ta ca­lle fue ce­rra­da al pú­bli­co, al que unas grue­sas re­jas ne­gras im­pi­den atra­ve­sar de un la­do a otro. Tam­bién co­no­ci­da en to­do el mun­do es la Ca­sa Blan­ca, en Washington, por ser re­si­den­cia ofi­cial del pre­si­den­te de EEUU. En el nor­te de Eu­ro­pa, en paí­ses tra­di­cio­nal­men­te me­nos ex­pues­tos a ata­ques te­rro­ris­tas, la co­sas tam­bién pa­re­cen cam­biar. No­rue­ga, don­de en ju­lio va­rias ex­plo­sio­nes en Os­lo y un ti­ro­teo en la is­la de Uto­ya de­ja­ron 76 muer­tos en un día, re­cu­pe­ró en 2008 por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad la re­si­den­cia del pri­mer mi­nis­tro, en un com­ple­jo de ofi­ci­nas gu­ber­na­men­ta­les en Os­lo.

Pe­ro en la re­gla tam­bién hay ex­cep­cio­nes. En­tre ellas, la de la can­ci­ller de Ale­ma­nia, An­ge­la Mer­kel, que igual que hi­zo su an­te­ce­sor, Ger­hard Schroe­der, re­cha­zó tras­la­dar­se a la re­si­den­cia ofi­cial, el pa­la­cio de Be­lle­vue, y si­gue vi­vien­do jun­to a su ma­ri­do en su apar­ta­men­to del ba­rrio Mit­te, en el cen­tro de Ber­lín. In­ten­ta, in­clu­so, se­guir ha­cien­do la com­pra en el su­per­mer­ca­do, se­gún de­cla­ra­ba ha­ce un par de años. El úni­co pro- ble­ma de se­gu­ri­dad que se ha ai­rea­do ha si­do el des­cu­bri­mien­to en 2009 de una bom­ba so­vié­ti­ca sin ex­plo­tar de la Se­gun­da Guerra Mun­dial cer­ca de su vi­vien­da que obli­gó a des­alo­jar a to­do el ve­cin­da­rio. El pri­mer mi­nis­tro de Por­tu­gal, Pe­dro Pas­sos Coel­ho, es de la mis­ma opi­nión. A pe­sar de las ad­ver­ten­cias des­de el pun­to de vista de la se­gu­ri­dad y del tiem­po que ca­da ma­ña­na tar­da en lle­gar a sus ofi­ci­nas de­bi­do al trá­fi­co, Pas­sos Coel­ho ha ro­to la tra­di­ción y si­gue vi­vien­do en su do­mi­ci­lio de Mas­sa­má, en la pe­ri­fe­ria de Lis­boa. El pre­si­den­te por­tu­gués, Aní­bal Ca­va­co Sil­va, sí vi­ve en la re­si­den­cia ofi­cial, en el pa­la­cio de Belém. Quien tam­bién es pro­ba­ble que ha­ga lec­tu­ra li­bre de dón­de vi­vir es el nue­vo pri­mer mi­nis­tro de Bél­gi­ca, Elio di Rup­po, al­cal­de de Mons, que aún no tie­ne cla­ro que va­ya a mu­dar­se a Bru­se­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.