La úni­ca so­lu­ción es un gran pac­to

El 21 de no­viem­bre Ra­joy y Ru­bal­ca­ba de­ben po­ner fin a las hos­ti­li­da­des y bus­car un gran acuer­do na­cio­nal.

Tiempo - - OPINIÓN - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/agus­tin2666 y en el blog de Agus­tín Va­lla­do­lid en www.tiem­po­dehoy.com

No ha­bía­mos di­ge­ri­do aún el atra­cón na­vi­de­ño de 2007 cuan­do Pe­dro Sol­bes con­ven­ció a Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro de que la cri­sis fi­nan­cie­ra que se ha­bía desata­do unos me­ses an­tes en Wall Street no iba a in­fluir de for­ma se­ria en la eco­no­mía real. Hoy ya son le­gión los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas y al­tos car­gos de la ad­mi­nis­tra­ción que cul­pan al ex­vi­ce­pre­si­den­te de la rui­no­sa ce­gue­ra de aque­llos me­ses y de los dis­pen­dios que se su­ce­die­ron tras la vic­to­ria elec­to­ral del PSOE en mar­zo de 2008. A pe­sar de que la co­mi­sión de se­cre­ta­rios de Es­ta­do y sub­se­cre­ta­rios que pre­pa­ra los Con­se­jos de Mi­nis­tros dic­ta­mi­nó la im­po­si­bi­li­dad de fi­nan­ciar a me­dio y lar­go pla­zo la Ley de De­pen­den­cia, es­ta fue fi­nal­men­te apro­ba­da sin que Sol­bes ma­ni­fes­ta­ra, que se se­pa, dis­con­for­mi­dad al­gu­na. Al­go pa­re­ci­do acae­ció con el lla­ma­do “che­que be­bé”, un bo­ni­to re­ga­lo de Re­yes que es­te país ya no es­ta­ba en con­di­cio­nes de per­mi­tir­se.

El ca­rác­ter cua­si bri­tá­ni­co y la bon­ho­mía de Sol­bes, su bue­na ges­tión en an­te­rio­res eta­pas, Bru­se­las y go­bier­nos de Felipe Gon­zá­lez, y el he­cho de que se qui­ta­ra de en me­dio cuan­do em­pe­za­ban a caer in­mi­se­ri­cor­des chu­zos de pun­ta, son fac­to­res que per­mi­ti­rán que la fi­gu­ra po­lí­ti­ca de don Pe­dro si­ga sien­do bien tra­ta­da por la His­to­ria. Pe­ro ese re­co­no­ci­mien­to a una tra­yec­to­ria no im­pi­de que aho­ra se le se­ña­le, con bas­tan­te buen jui­cio, co­mo uno de los res­pon­sa­bles má­xi­mos del cos­to­sí­si­mo re­tra­so con el que Es­pa­ña afron­tó es­ta cri­sis. A Ele­na Sal­ga­do se le ha ad­ju­di­ca­do el pa­pel de ma­la ma­lí­si­ma, pe­ro de no ha­ber si­do por su de­ter­mi­na­ción ha­ce tiem­po que es­ta­ría­mos in­ter­ve­ni­dos. Una po­si­bi­li­dad que, en ho­nor a la ver­dad, aún no po­de­mos des­car­tar. De ahí la in­sis­ten­cia de Ma­riano Ra­joy en pro­cla­mar su dis­po­si­ción a con­tar con to­dos des­pués de su se­gu­ra vic­to­ria elec­to­ral. De es­ta no nos sa­ca un par­ti­do en so­li­ta­rio, por mu­cha que sea la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de que dis­pon­ga. Ra­joy les tie­ne que de­cir cuan­to an­tes a los es­pa­ño­les, el 21 de no­viem­bre me­jor que el 22, la ver­dad. Y la ver­dad es que va­le­mos en­tre un 20% y un 25% me­nos de lo que apa­ren­ta­mos. Lo ex­pli­có muy bien en el ho­tel Ritz el pre­si­den­te de la pa­tro­nal ban­ca­ria, Miguel Mar­tín. Es­pa­ña, vino a de­cir, tie­ne tres opciones: 1.- Que Ale­ma­nia y Fran­cia pa­guen la fies­ta (y no es­tán por la la­bor); 2.- Sa­lir del eu­ro (la peor de las hi­pó­te­sis); y 3.- La de­va­lua­ción in­ter­na (no de la mo­ne­da, que no po­de­mos, sino de la eco­no­mía). Y es es­ta úl­ti­ma, di­jo, la úni­ca po­si­ble.

Una ta­rea ti­tá­ni­ca.

No es ta­rea fá­cil co­mu­ni­car ofi­cial­men­te a un país que es un 25% más po­bre; o me­nos ri­co. Ra­joy tie­ne por de­lan­te una ta­rea ti­tá­ni­ca, im­po­si­ble de lle­var a ca­bo sin un mí­ni­mo con­sen­so so­cial y po­lí­ti­co. Por muy in­dis­cu­ti­ble que sea su le­gi­ti­mi­dad, por muy contundente que sea su éxi­to en las ur­nas, el Par­ti­do Po­pu­lar no po­drá con­ven­cer por sí so­lo a los es­pa­ño­les de la ne­ce­si­dad de acep­tar sin amo­ti­nar­se los gran­des sa­cri­fi­cios que nos es­pe­ran. El pri­mer ob­je­ti­vo de Ra­joy de­bie­ra ser la cons­truc­ción de un gran acuer­do. Y el de Ru­bal­ca­ba, es­tar a la al­tu­ra de la exi­gen­cia del mo­men­to y fa­vo­re­cer un pac­to que tras­la­de una cier­ta es­pe­ran­za a los es­pa­ño­les y con­fian­za a nues­tros acree­do­res. ¿Sin con­di­cio­nes? Con dos: que se fre­ne el de­te­rio­ro de la edu­ca­ción pú­bli­ca, fac­tor esen­cial pa­ra evi­tar el preo­cu­pan­te in­cre­men­to de las de­sigual­da­des, y desa­rro­llar un plan in­te­gral que, con las re­for­mas ne­ce­sa­rias, pre­ser­ve la ca­li­dad y las pres­ta­cio­nes de nues­tra sanidad.

Creo que ese acuer­do se ha­rá. Por­que no que­da otra. Por­que la al­ter­na­ti­va es la pa­ra­dó­ji­ca reali­dad de una so­le­dad tan gran­de y au­to­des­truc­ti­va co­mo el ta­ma­ño de la vic­to­ria, la de­glu­ción ex­prés de una ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cos que es­ta­ban lla­ma­dos a con­va­li­dar, en cla­ve eu­ro­pea, la ver­da­de­ra de­re­cha li­be­ral es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.