Vi­vir sin co­ne­xión

Las re­des so­cia­les no pa­ran de cre­cer, pe­ro aún hay gen­te que se nie­ga a en­trar y de­mues­tra que hay vi­da más allá de In­ter­net.

Tiempo - - ESPAÑA - POR CLA­RA PINAR E IGNACIO DE LA CIER­VA

El 2011 tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en el año de la con­fir­ma­ción de las re­des so­cia­les en Es­pa­ña. En ma­yo la con­vo­ca­to­ria de ma­ni­fes­ta­cio­nes por to­do el país pa­ra pro­tes­tar con­tra el sis­te­ma po­lí­ti­co y las me­di­das eco­nó­mi­cas (que dio lu­gar al mo­vi­mien­to 15-M) pren­dió y se man­tu­vo en las re­des so­cia­les. Re­co­gía el re­le­vo de la pro­tes­ta on­li­ne de los in­ter­nau­tas con­tra la ley an­ti­des­car­gas, la ley Sin­de, y mar­có la pau­ta pa­ra otras pro­tes­tas. A fi­na­les de agos­to, la Red vol­vía a her­vir con la pe­ti­ción de un re­fe­rén­dum pa­ra apro­bar la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Ade­más, en 2011 se ha he­cho pa­ten­te que ca­da vez más de­por­tis­tas y otras ce­le­bri­da­des usan las re­des so­cia­les pa­ra ai­rear sus in­ti­mi­da­des. Un es­tu­dio de Cis­co Con­nec­ted World Tech­no­logy des­ve­la que la im­por­tan­cia que tie­ne In­ter­net pa­ra un ele­va­do por­cen­ta­je de jó­ve­nes en Es­pa­ña es mu­cho ma­yor que en los otros 14 paí­ses es­tu­dia­dos, in­clui­dos al­gu­nos tan tec­no­ló­gi­cos co­mo Ja­pón o EEUU. Aquí, la mi­tad de los uni­ver­si­ta­rios y jó­ve­nes tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les con­si­de­ran In­ter­net co­mo un re­cur­so “fun­da­men­tal” en sus vi­das. Seis de ca­da diez ase­gu­ran que no po­drían vi­vir sin In­ter­net, una ne­ce­si­dad que se tras­la­da al uso de las re­des so­cia­les: uno de cua­tro uni­ver­si­ta­rios es­pa­ño­les es­tá co­nec­ta­do per­ma­nen­te­men­te a Fa­ce­book y el 24% ac­ce­de va­rias ve­ces al día.

Sin em­bar­go, tam­bién mu­cha gen­te se las apa­ña per­fec­ta­men­te vi­vien­do des­co­nec­ta­da de la Red. No son so­lo per­so­nas de más de 50 años que vi­ven en pue­blos apar­ta­dos, tam­bién jó­ve­nes ur­ba­nos, estudiantes y pro­fe­sio­na­les que, vo­lun­ta­ria­men­te, eli­gen no for­mar par­te de las re­des so­cia­les; son el po­lo opues­to al 55% de jó­ve­nes es­pa­ño­les que, se­gún el in­for­me ci­ta­do an­tes, con­si­de­ra que In­ter­net es más im­por­tan­te que que­dar con ami­gos o es­cu­char mú­si­ca.

A pe­sar de es­tas ci­fras, una encuesta de 2010 del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) so­bre el uso de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción, re­ve­la­ba que el 58,4% de los es­pa­ño­les ha­bía uti­li­za­do In­ter­net al me­nos una vez por se­ma­na en los úl­ti­mos tres me­ses. El por­cen­ta­je va­ria­ba no­ta­ble­men­te se­gún la edad. El 88,9% de res­pues­tas po­si­ti­vas en en­cues­ta­dos de en­tre 16 y 24 años des­cen­día has­ta el 11,7% en­tre los de más de 64.

Por­que más allá de los tren­ding to­pics o mu­ros per­so­na­les, aún hay gen­te que va­lo­ra más las con­ver­sa­cio­nes en vi­vo y en di­rec­to con gen­te a la que co­no­ce per­so­nal­men­te que de­jar men­sa­jes pri­va­dos a des­co­no­ci­dos.

El ar­cai­co bo­ca a bo­ca.

En­tre ellos se en­cuen­tran Javier Amor, Ricardo Jiménez y Javier Lo­zano. Tres jó­ve­nes en­tre la vein­te­na y la trein­te­na que no uti­li­zan Fa­ce­book, ni Twit­ter, ni Lin­ke­din ni Tuen­ti y que no sien­ten nin- gu­na ne­ce­si­dad de ha­cer­lo. No se con­si­de­ran mar­gi­na­dos y, aunque ad­mi­ten que a ve­ces pue­den per­der in­me­dia­tez, ase­gu­ran que ter­mi­nan en­te­rán­do­se de lo que se cue­ce en las re­des so­cia­les por los ca­na­les tra­di­cio­na­les de in­for­ma­ción, par­ti­cu­lar­men­te por el ar­cai­co bo­ca a bo­ca. Ellos rei­vin­di­can su de­re­cho a la pri­va­ci­dad, va­lo­ran una co­mu­ni­ca­ción cer­ca­na, no en­cuen­tran di­ver­ti­do es­tar to­do el día in­ter­co­nec­ta­do y no creen “ni de le­jos” es­tar per­dién­do­se al­go.

Ricardo Jiménez tie­ne 32 años, es ar­qui­tec­to téc­ni­co y abo­mi­na de to­do ti­po de co­mu­ni­dad vir­tual. Tie­ne una cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­co que, prác­ti­ca­men­te, so­lo uti­li­za pa­ra tra­ba­jar. “No ten­go cla­ro por qué no soy de nin­gu­na red so­cial. Creo que la ra­zón prin­ci­pal es por no de­jar­me lle­var por una mo­da”. Se­gún

“Aunque pa­re­ce que las re­des fa­vo­re­cen el sen­ti­mien­to de co­mu­ni­dad, se pier­den las re­la­cio­nes” “Soy pro­fe­sor de in­for­má­ti­ca pe­ro me abu­rre es­tar en un or­de­na­dor es­cri­bien­do qué tal es­toy”

ex­pli­ca, ese fue el ra­zo­na­mien­to de al­guien cu­ya pa­re­ja es “adic­ta a Fa­ce­book”. Tam­bién le echa pa­ra atrás el he­cho de dar in­for­ma­ción per­so­nal que, sos­pe­cha, “es un po­ten­cial pa­ra cual­quier em­pre­sa que quie­ra ex­plo­tar­la”. “Tie­nes per­fi­les per­so­na­li­za­dos, tus mo­vi­mien­tos dia­rios, sa­ben dón­de vas y dón­de no vas, eres una pie­za con­tro­la­da”, afir­ma. Po­si­ble­men­te, es­te sea el as­pec­to que más preo­cu­pa a las per­so­nas. No en vano el INE se­ña­la que so­lo un 39,85% de los en­cues­ta­dos afir­ma de­cla­rar in­for­ma­ción per­so­nal.

Javier Lo­zano, es­tu­dian­te de Pe­rio­dis­mo de 21 años, pa­de­ció en su mo­men­to la fie­bre de las re­des so­cia­les, pe­ro no le du­ró más de tres me­ses, el tiem­po que tar­dó en bo­rrar­se de Tuen­ti, por­que ni le gus­ta­ba pu­bli­car su vi­da en una pá­gi­na web ni le in­tere­sa­ba “ver la de los otros”. Aho­ra que lo ve con dis­tan­cia, y a pe­sar de que las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to de co­mu­ni­ca­ción en­tre pe­rio­dis­tas, po­lí­ti­cos y ce­le­bri­da­des, él cree que “la gen­te que es­tá to­do el día en­gan­cha­da es­tá en­fer­ma; no en­cuen­tra na­da me­jor que ha­cer”.

Los mo­ti­vos por los que Javier Amor, 38 años e in­for­má­ti­co de pro­fe­sión, no quie­re en­trar en re­des so­cia­les no lle­gan ni si­quie­ra al te­rreno de la pri­va­ci­dad. “En mi ca­so creo que es de­sidia, me abu­rre”, con­fie­sa. En cual­quier ca­so, no le pa­re­ce tan gra­ve no for­mar par­te de una co­mu­ni­dad ca­da vez ma­yor de per­so­nas que in­ter­cam­bia va­lo­ra­cio­nes con sus pro­pios lí­de­res de opi­nión, que en oca­sio­nes se con­fun­den con los de la vi­da real. “Hay mu­chas más apli­ca­cio­nes [in­for­má­ti­cas] que son más úti­les y que no uti­li­za­mos. Yo soy pro­fe­sor de in­for­má­ti­ca, ten­go mu­cho ac­ce­so a es­tas co­sas, pe­ro a mí me abu­rre es­tar en un or­de­na­dor es­cri­bien­do qué tal es­toy”, di­ce. Lle­gan­do al ex­tre­mo, ni si­quie­ra tie­ne te­lé­fono mó­vil: “El mó­vil no lo he uti­li­za­do nun­ca y nun­ca me ha he­cho fal­ta”. Con el te­lé­fono fi­jo de to­da la vi­da le bas­ta. Ade­más, no te­ner mó­vil

tie­ne al­go cla­ra­men­te po­si­ti­vo: “La gen­te es más pun­tual, si no tie­nes mó­vil no pue­den lla­mar­te pa­ra de­cir­te que van a lle­gar me­dia ho­ra más tar­de”, di­ce.

Uno de los mo­ti­vos por los que los usua­rios de re­des so­cia­les di­cen ser­lo tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad de es­tar en con­tac­to per­ma­nen­te con ami­gos y co­no­ci­dos. Sin em­bar­go, Jiménez no pien­sa que las re­des fa­ci­li­ten las re­la­cio­nes so­cia­les: “Creo que la so­cie­dad ac­tual pier­de el sen­ti­mien­to de co­mu­ni­dad. Aunque pa­re­ce que [las re­des] lo fa­vo­re­cen, se pier­den las re­la­cio­nes. To­dos he­mos es­cri­to un men­sa­je jus­ti­fi­cán­do­nos por no po­der que­dar, es mu­cho más fá­cil que de­cir­lo a la ca­ra”. A Lo­zano sí le preo­cu­pa un po­co más: “Es­te año me voy a Lis­boa y me da mie­do per­der el con­tac­to con mis ami­gos, pues­to que ellos ya no uti­li­zan ni si­quie­ra el e-mail”.

In­for­ma­dos y al día.

Por lo que res­pec­ta a su uso co­mo me­dio de co­mu­ni­ca­ción, Lo­zano, Jiménez y Amor afir­man que sí es cier­to que al­gu­na vez se han sen­ti­do des­pla­za­dos en una con­ver­sa­ción so­bre el úl­ti­mo vídeo col­ga­do en In­ter­net o so­bre la úl­ti­ma cam­pa­ña vi­ral. Pe­ro la des­co­ne­xión dura po­co, ya que ter­mi­nan en­te­rán­do­se por la gen­te a su al­re­de­dor. “El pro­ble­ma es el ac­ce­so a la pri­me­ra in­for­ma­ción –di­ce Javier

“Es­te año me voy a Lis­boa y me da mie­do per­der el con­tac­to con mis ami­gos, que no uti­li­zan ni el e-mail”

Amor– pe­ro siem­pre aca­bas te­nién­do­la de al­gu­na ma­ne­ra”. Ese fue el ca­so del 15-M. A nin­guno le hi­zo fal­ta es­tar co­nec­ta­do a Twit­ter, a tra­vés del cual los pro­mo­to­res del mo­vi­mien­to or­ga­ni­za­ron un efi­cien­te sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción con el que se­guir el desa­rro­llo de las acam­pa­das, la con­vo­ca­to­ria de ma­ni­fes­ta­cio­nes y con­cen­tra­cio­nes y la to­ma de de­ci­sio­nes de las asam­bleas. Amor lo hi­zo a tra­vés de me­dios tra­di­cio­na­les, co­mo los car­te­les callejeros y aunque tam­bién uti­li­zó la Red –pe­ro le­yen­do los dia­rios di­gi­ta­les, no lo que es­cri­bían los ciu­da­da­nos anó­ni­mos con­ver­ti­dos en re­por­te­ros– afir­ma: “Al co­no­cer a gen­te que lo ha vis­to, que ha es­ta­do, par­ti­ci­pas y te en­te­ras por el bo­ca a bo­ca”, un mé­to­do, di­ce, “más só­li­do” pa­ra es­tar in­for­ma­do.

So­bre la im­por­tan­cia de es­tar o no es­tar en la Red, Amor sos­tie­ne que ocu­rre lo mis­mo que “con un por­cen­ta­je de la so­cie­dad que cree que la reali­dad es­tá en la te­le y en la pren­sa” y sen­ten­cia que al fi­nal lo que pa­sa es que se pier­de la no­ción de la reali­dad y “te aca­bas cre­yen­do a pies jun­ti­llas lo que es­tás vien­do”.

A pe­sar de la ani­mad­ver­sión que sien­ten por las re­des so­cia­les, los tres son cons­cien­tes de que han ve­ni­do aquí pa­ra que­dar­se, co­mo el te­lé­fono mó­vil. Javier Amor abri­rá una cuen­ta en Fa­ce­book si lo ne­ce­si­ta y Ricardo Jiménez no des­car­ta caer en la Red –“no sé, nun­ca di­gas de es­ta agua no be­be­ré”–. Fren­te a ellos, Javier Lo­zano ase­gu­ra: “Yo es­tu­ve en una red so­cial pe­ro ni me plan­teo vol­ver”.

So­bres y se­llos. Ricardo Jiménez pre­fie­re el con­tac­to ca­ra a ca­ra o el co­rreo postal, que tan ar­cai­co pa­re­ce en la era del ‘e-mail’.

Otra ma­ne­ra de in­for­mar­se. Javier Lo­zano es­tu­dia Pe­rio­dis­mo y re­cha­za una he­rra­mien­ta ca­da vez más uti­li­za­da en su gre­mio.

Co­mu­ni­ca­do sin mó­vil. Javier Amor, in­for­má­ti­co, ni si­quie­ra tie­ne te­lé­fono mó­vil, lo que no le im­pi­de dis­fru­tar de su vi­da so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.