lob­bies Los se des­nu­dan

¿Qué em­pre­sas han in­flui­do a los po­lí­ti­cos en la mo­di­fi­ca­ción de una ley? Dos ini­cia­ti­vas pa­ra dar trans­pa­ren­cia a los gru­pos de pre­sión pue­den dar res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta. Mien­tras, al­gu­nos co­mien­zan a des­ta­par sus clien­tes.

Tiempo - - ECONOMÍA - JAVIER OTE­RO

uién ha­ce lobby pa­ra To­yo­ta? ¿Y pa­ra las ta­ba­que­ras? Al­gu­nos lob­bies han con­fe­sa­do a es­ta re­vis­ta to­dos o al­gu­nos de sus clien­tes. Otros no. Pe­ro si la ini­cia­ti­va de crear un re­gis­tro an­te el Par­la­men­to y el Go­bierno pros­pe­ra­ra, co­mo de­fien­den va­rias em­pre­sas y la aso­cia­ción de pro­fe­sio­na­les del sec­tor, po­drían co­no­cer­se más. La em­pre­sa de co­mu­ni­ca­ción Llo­ren­te & Cuenca ha he­cho lobby, por ejem­plo, pa­ra el sec­tor del ta­ba­co, y ha in­flui­do en me­jo­ras pa­ra la in­dus­tria en las dos úl­ti­mas le­yes, se­gún se­ña­la Joan Na­va­rro, vi­ce­pre­si­den­te y di­rec­tor se­nior de asun­tos pú­bli­cos de es­ta fir­ma. Tam­bién han re­pre­sen­ta­do a em­pre­sas del sec­tor del jue­go pa­ra in­fluir en una re­for­ma le­gis­la­ti­va que les per­mi­ta ob­te­ner li­cen­cias pa­ra ope­rar en un sec­tor an­tes muy res­trin­gi­do pa­ra pro­te­ger los in­tere­ses del jue­go pú­bli­co. Na­va­rro, vin­cu­la­do an­tes a em­pre­sas re­la­cio­na­das con los de­re­chos de au­tor, co­mo SGAE y Egeda, tra­ba­ja en Llo­ren­te & Cuenca tam­bién en la de­fen­sa con­tra la lla­ma­da pi­ra­te­ría di- gi­tal. Es­ta em­pre­sa tam­bién tie­ne co­mo clien­tes a co­le­gios pro­fe­sio­na­les, per­ju­di­ca­dos por los bo­rra­do­res de la Ley de Ser­vi­cios Pro­fe­sio­na­les, que fi­nal­men­te no ha vis­to la luz en es­ta le­gis­la­tu­ra. “Lo he­mos he­cho con trans­pa­ren­cia y abier­ta­men­te –di­ce Na­va­rro– Cuan­do los in­tere­ses son le­gí­ti­mos hay que de­fen­der­los y asu­mir el debate pú­bli­co co­mo par­te de la nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca”.

Ket­chum Len­ci, la em­pre­sa de lobby que di­ri­ge el ex­po­lí­ti­co Jo­sé Ra­món Ca­so, tu­vo co­mo clien­tes has­ta ha­ce po­co a Mi­cro­soft y Dia­geo (dis­tri­bui­do­ra de be-

bi­das al­cohó­li­cas co­mo el whisky J&B). Hoy lle­va, en­tre otros, a la ae­ro­lí­nea Easy­jet o a Mc­do­nald’s.

Otra em­pre­sa del sec­tor co­mo Po­li­ti­cal In­te­lli­gen­ce ha tra­ba­ja­do pa­ra To­yo­ta pa­ra pro­mo­ver la tec­no­lo­gía hí­bri­da (co­ches eléc­tri­cos y de car­bu­ran­te) en los pla­nes es­ta­ta­les o au­to­nó­mi­cos re­la­cio­na­dos con la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca o con la ca­li­dad del ai­re, por ejem­plo. Tam­bién han te­ni­do co­mo clien­te al gi­gan­te de las apues­tas por In­ter­net Bwin en la re­cién apro­ba­da nor­ma­ti­va so­bre el jue­go que ha ase­gu­ra­do un mar­co es­ta­ble a es­te ti­po de em­pre­sas en Es­pa­ña. Po­li­ti­cal In­te­lli­gen­ce tra­ba­ja, por ejem­plo, en Eu­ro­pa con Goo­gle y en el Reino Uni­do con la far­ma­céu­ti­ca No­var­tis o la tu­rís­ti­ca TUI.

Pi­lar Lla­dó, di­rec­to­ra del área de re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les de Es­tu­dio de Co­mu­ni­ca­ción, la com­pa­ñía del ex­pe­rio­dis­ta La­lo Az­co­na, sos­tie­ne que no ha­cen

lobby, sino que iden­ti­fi­can pa­ra el clien­te con quién tie­nen que ha­blar, pre­pa­ran la in­for­ma­ción y en­car­gan los es­tu­dios ne­ce­sa­rios a ins­ti­tu­cio­nes o ex­per­tos de pres­ti­gio. Ellos, a di­fe­ren­cia de otros, no tra­tan con el Go­bierno o los po­lí­ti­cos, sino su clien­te. Por lo tan­to, cree que, si exis­tie­ra un re­gis­tro de gru­pos de pre­sión en Es­pa­ña, no se ins­cri­bi­rían, aunque con­si­de­ra po­si­ti­va su pues­ta en mar­cha. Es­tu­dio de Co­mu­ni­ca­ción ha tra­ba­ja­do en gran­des fu­sio­nes de im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca pa­ra Es­pa­ña, en las que no hay que per­der de vista las re­la­cio­nes con el Go­bierno. Así, por ejem­plo, tu­vo co­mo clien­te a Bri­tish Air­ways en su fu­sión con Ibe­ria y tam­bién a Ar­ce­lor en la ope­ra­ción de con­cen­tra­ción con Mit­tal. Tam­bién ha tra­ba­ja­do en el cam­po de las re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra el con­sor­cio del he­li­cóp­te­ro de com­ba­te Eu­ro­cop­ter, pa­ra los que or­ga­ni­zó, por ejem­plo, vi­si­tas de par­la­men­ta­rios a su fá­bri­ca fran­ce­sa.

El ex­mi­nis­tro Sol­cha­ga.

Sin em­bar­go, Sol­cha­ga, Re­cio y Aso­cia­dos, la fir­ma del ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía con Felipe Gon­zá­lez, no fa­ci­li­ta sus clien­tes. Co­mo ex­pli­ca Jor­di Flo­res, di­rec­tor ge­ne­ral del des­pa­cho, las cláu­su­las de con­fi­den­cia­li­dad que tie­nen fir­ma­das con sus clien­tes se lo im­pi­den,

Con la re­gu­la­ción de los

lob­bies “se tra­ta de que sea más di­fí­cil can­jear fa­vo­res en la som­bra”

pe­ro sos­tie­ne: “Es­to se de­be, en gran me­di­da, a la au­sen­cia de un mar­co le­gal que dé co­ber­tu­ra a nues­tra ac­ti­vi­dad. Si el mar­co cam­bia­ra, tal co­mo pro­po­ne­mos, adap­ta­ría­mos nues­tros con­tra­tos a la nue­va re­gu­la­ción”. En una le­gis­la­tu­ra con gran­des in­tere­ses cru­za­dos, por ejem­plo, en el área ener­gé­ti­ca en­tre las eléc­tri­cas tra­di­cio­na­les y las re­no­va­bles, no to­dos en el sec­tor sa­ben quién ha tra­ba­ja­do pa­ra ca­da par­te.

En prin­ci­pio, un gru­po de des­pa­chos del sec­tor, Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros In­ter­na­cio­na­les, Cre­ma­des & Cal­vo So­te­lo, Llo­ren­te & Cuenca, Pri­ce­wa­ter­hou­se­coo­pers, Ro­ca Jun­yent y Sol­cha­ga, Re­cio & Aso­cia­dos, im­pul­san una ini­cia­ti­va pa­ra que se re­gu­le es­te sec­tor y se le do­te de ma­yor trans­pa­ren­cia. Pa­ra ello de­fien­den la crea­ción de un re­gis­tro vo­lun­ta­rio de in­tere­ses en el Par­la­men­to y el Go­bierno, la pu­bli­ca­ción de un có­di­go de con­duc­ta pa­ra los que se ins­cri­ban, la con­ce­sión de una tar­je­ta de li­bre ac­ce­so, ade­más del ac­ce­so pú­bli­co a las agen­das de al­tos car­gos y per­so­nal de li­bre de­sig­na­ción.

So­bre la ne­ce­si­dad de dar más trans­pa­ren­cia en un te­rreno tam­bién tran­si­ta­do por los co­no­ci­dos co­mo con­se­gui­do­res, Joan Na­va­rro, de Llo­ren­te & Cuenca, co­men­ta: “En Es­pa­ña se prac­ti­ca lobby de mu­chas for­mas, co­mo en to­das par­tes. De lo que se tra­ta es de que ca­da vez sea más di­fí­cil ven­der hu­mo o can­jear fa­vo­res en la som­bra. Co­mo en cual­quier otra ac­ti­vi­dad, la luz y los ta­quí­gra­fos ayu­dan a quie­nes tra­ba­jan de for­ma le­gí­ti­ma y per­ju­di­ca a quie­nes ten­gan al­go que ocul­tar”. So­bre las lec­cio­nes que se pue­den ex­traer de los ca­sos de trá­fi­co de in­fluen­cias, Na­va­rro con­si­de­ra que es­te es­tá más vin­cu­la­do a la fi­nan­cia­ción de los par­ti­dos y a de­ter­mi­na­das obras pú­bli­cas, por lo que sub­ra­ya que “la lec­ción es bá­si­ca: to­do aque­llo que se pue­da ha­cer, ha de po­der con­tar­se, no de­be ha­ber es­pa­cio pa­ra el se­cre­to”.

Uno de los pro­ble­mas que pue­de ha­ber es la vo­lun­ta­rie­dad del re­gis­tro. En Bru­se­las, por ejem­plo, los des­pa­chos de abo­ga­dos no se han ins­cri­to, pa­ra dis­gus­to de la Co­mi­sión y del Par­la­men­to. En el re­gis­tro europeo tam­po­co se han ins­cri­to las prin­ci­pa­les em­pre­sas y aso­cia­cio­nes em­pre­sa­ria­les es­pa­ño­las, ni las com­pa­ñías que en Es­pa­ña ha­cen lobby.

El Par­la­men­to Europeo aca­ba de apro­bar la lla­ma­da hue­lla le­gis­la­ti­va, que

con­sis­te en que po­drán co­no­cer­se los gru­pos de pre­sión que han par­ti­ci­pa­do en el pro­ce­so. Las em­pre­sas es­pa­ño­las que de­fien­den una re­gu­la­ción no han in­cor­po­ra­do es­ta fór­mu­la, pe­ro se mues­tran par­ti­da­rias de apli­car­la en Es­pa­ña “sin nin­gu­na du­da”, co­mo defiende Jor­di Flo­res, de Sol­cha­ga, Re­cio y Aso­cia­dos. Ade­más, aunque es­tas em­pre­sas pro­po­nen que el re­gis­tro sea vo­lun­ta­rio, an­te la po­si­bi­li­dad de que sea obli­ga­to­rio, Flo­res ade­lan­ta que “to­do se an­da­rá” y ex­pli­ca que una pro­pues­ta más agre­si­va aho­ra po­dría ha­cer fra­ca­sar su apli­ca­ción.

Con­se­gui­do­res.

Jo­sé Ra­món Ca­so, CEO de Ket­chum Len­ci, vie­ne de la po­lí­ti­ca. Fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Cen­tro De­mo­crá­ti­co y So­cial (CDS) y re­cuer­da que ya ha­ce 18 años de­fen­dió en el Con­gre­so de los Dipu­tados una pro­pues­ta, apro­ba­da por una­ni­mi­dad, pa­ra re­gu­lar los lob­bies. Sin em­bar­go, no ha te­ni­do efec­to des­de en­ton­ces. El má­xi­mo di­rec­ti­vo de Ket­chum Len­ci cree que los ca­da día más es­tric­tos có­di­gos deon­to­ló­gi­cos que apli­can las gran­des em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les em­pu­jan tam­bién a fa­vor de re­gu­lar los lob­bies en Es­pa­ña. Ca­so cree que los con­se­gui­do­res lo tie­nen ca­da vez más di­fí­cil de­bi­do a es­to y opi­na que no es ne­ce­sa­rio en­du­re­cer la re­gu­la­ción nal so­bre el trá­fi­co de in­fluen­cias.

Uno de los asun­tos con­tro­ver­ti­dos en el sec­tor es la en­tra­da y sa­li­da de los des­pa­chos de ex­po­lí­ti­cos o ex al­tos car­gos. Aunque Ca­so sa­lió ya ha­ce mu­chos años de la po­lí­ti­ca, la mi­nis­tra de Eco­no­mía Ele­na Sal­ga­do, por ejem­plo, tra­ba­jó ha­ce años en Len­ci, cuan­do ce­só de su an­te­rior car­go de se­cre­ta­ria de ge­ne­ral de Co­mu­ni­ca­cio­nes del Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas. Ca­so cree que no es un pro­ble­ma si se cum­plen los dos años de lí­mi­te que im­po­ne la ley de in­com­pa­ti­bi­li­da­des, aunque ad­mi­te que se po­dría dis­cu­tir so­bre si dos años son su­fi­cien­tes. Pri­ce­wa­ter­hou­se­coo­pers, una de las em­pre­sas pro­mo­to­ras de la ini­cia­ti­va por la trans­pa­ren­cia, fi­chó al ex­mi­nis­tro Jor­di Se­vi­lla. Joan Na­va­rro, en­car­ga­do de re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les en Llo­ren­te & Cuenca, fue su je­fe de Ga­bi­ne­te en el Mi­nis­te­rio.

La Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­na­les de las Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les (APRI) de­fen­dió ya en 2008 una ini­cia­ti­va so­bre la trans­pa­ren­cia an­te los gru­pos po­lí­ti­cos. Su pre­si­den­ta, Ma­ría Ro­sa Ro­ton­do, cree que “es ra­zo­na­ble que en es­ta nue­va le­gis­la­tu­ra se re­gu­le”. Es­te año aún pre­sen­ta­ban sus pro­pues­tas en círcu­los po­lí­ti­cos cuan­do es­ta­lló el mo­vi­mien­to del 15-M, por lo que cree que aho­ra co­bra más ac­tua­li­dad. APRI defiende que el re­gis­tro de lob­bies en Es­pa­ña sea obli­ga­to­rio y cree que una fu­tu­ra ley de trans­pa­ren­cia de­be­ría per­mi­tir el ac­ce­so a la in­for­ma­ción so­bre los con­cur­sos y ad­ju­di­ca­cio­nes pú­bli­cas.

En es­te mun­do de los gru­pos de pre­sión tam­bién hay ma­las prác­ti­cas. Na­va­rro, de Llo­ren­te & Cuenca, afir­ma: “He­mos vis­to co­sas, po­cas, pe­ro gor­das, que no nos han gus­ta­do. Cam­bios de úl­ti­ma ho­ra en las po­si­cio­nes de­fen­di­das por al­gu­nos res­pon­sa­bles pú­bli­cos que su­po­nían cien­tos de de­ce­nas de mi­llo­nes pa­ra al­gu­nos sec­to­res que ha­bían ocul­ta­do sus po­si­cio­nes pa­ra evi­tar el debate pú­bli­co”. Na­va­rro con­fía, a pe­sar de to­do, en que “pue­des co­lar una, pe­ro a la si­guien­te te la aca­ban de­vol­vien­do”.

Ro­ton­do re­cuer­da co­mo un ejem­plo de ma­la prác­ti­ca en el sec­tor que con la le­gis­la­tu­ra a pun­to de aca­bar, el Go­bierno lle­vó al Par­la­men­to un Real De­cre­to que, de sos­la­yo, en una dis­po­si­ción adi­cio­nal, fle­xi­bi­li­za­ba las nor­mas so­bre la ven­ta de ta­ba­co en las lla­ma­das tien­das de con­ve­nien­cia, que tie­nen un ho­ra­rio más am­plio. En el debate par­la­men­ta­rio, la dipu­tada de UPD, Ro­sa Díez, di­jo que al ver el de­cre­to se pre­gun­tó: “¿Dón­de es­tá Wally?”. Cuan­do le apre­ta­ron en el debate ase­gu­ró que de­trás de es­ta mo­di­fi­ca­ción es­ta­ba una ca­de­na de tien­das. Que ese era Wally.

44

Los pa­si­llos del po­der. Ru­bal­ca­ba y Lla­ma­za­res en el Con­gre­so

de los Dipu­tados.

Jo­sé Ra­món Ca­so, en su eta­pa co­mo po­lí­ti­co (en el cen­tro).

Car­los Sol­cha­ga

Joan Na­va­rro

Ma­ría Ro­sa Ro­ton­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.