Moha­med VI an­te el re­to de las ur­nas

El 25 de no­viem­bre, Ma­rrue­cos ce­le­bra, en­tre el es­cep­ti­cis­mo y la ex­pec­ta­ción, las pri­me­ras elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas tras la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­da en re­fe­rén­dum el pa­sa­do 1 de ju­lio.

Tiempo - - MUNDO - POR EVA CAN­TÓN (Ra­bat)

La es­tra­te­gia del rey de Ma­rrue­cos, Moha­med VI, pa­ra ha­cer fren­te a los de­seos de cam­bio sus­ci­ta­dos por la lla­ma­da Pri­ma­ve­ra ára­be de­be­rá so­me­ter­se a una prue­ba de­ci­si­va el pró­xi­mo 25 de no­viem­bre. Las pri­me­ras elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas que ce­le­bra­rá el país ma­gre­bí des­de la apro­ba­ción en re­fe­rén­dum de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, el pa­sa­do 1 de ju­lio, su­pon­drán tam­bién un exa­men pa­ra la des­pres­ti­gia­da cla­se po­lí­ti­ca del país, que tie­ne an­te sí el re­to de apli­car las no­ve­da­des que in­tro­du­ce la Car­ta Mag­na.

Aunque la nue­va Cons­ti­tu­ción con­tem­pla una ce­sión de po­de­res por par­te del mo­nar­ca y re­fuer­za las com­pe­ten­cias del Go­bierno, mu­chos sec­to­res de la po­bla­ción tie­nen du­das so­bre su in­ci­den­cia en la vi­da co­ti­dia­na de los ma­rro­quíes. “A pe­sar de los cam­bios, el po­der si­gue en ma­nos del rey. Lo que hay en Ma­rrue­cos es des­po­tis­mo. El pue­blo no de­ci­de. Te­ne­mos los mis­mos par­ti­dos y las mis­mas éli­tes y no creo que el ciu­da­dano nor­mal ten­ga es­tas elec­cio­nes en la ca­be­za. No es­pe­ra­mos gran co­sa”, ad­mi­te Ja­di­ya Rya­di, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ma­rro­quí de De­re­chos Hu­ma­nos. Rya­di ve en las

re­for­mas del mo­nar­ca un in­ten­to por cor­tar de raíz el Mo­vi­mien­to 20 de Fe­bre­ro (M-20) pro­ta­go­ni­za­do por la ju­ven­tud ma­rro­quí que, co­mo en otros mu­chos paí­ses ára­bes, sa­lió a la ca­lle tras la re­vo­lu­ción tu­ne­ci­na pa­ra re­cla­mar una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia. Es­te aná­li­sis se ba­sa en la cer­te­za de que el

maj­zén (tér­mino ára­be pa­ra alu­dir al rey y su en­torno) si­gue con­tro­lan­do el país tras una fa­cha­da de apertura, mo­der­ni­dad y plu­ra­lis­mo.

Asi­mis­mo, se cree que no ha­brá elec­cio­nes li­bres y de­mo­crá­ti­cas mien­tras el Es­ta­do no ga­ran­ti­ce la trans­pa­ren­cia, pon­ga en pie una co­mi­sión in­de- pen­dien­te que ve­le por la lim­pie­za del es­cru­ti­nio y re­nue­ve el cen­so pa­ra evi­tar la fal­si­fi­ca­ción de los re­sul­ta­dos. Es cier­to que en la úl­ti­ma dé­ca­da el país se ha mo­der­ni­za­do, so­bre to­do en in­fraes­truc­tu­ras, y que sus ci­fras ma­cro­eco­nó­mi­cas son me­jo­res que las del Vie­jo Con­ti­nen­te (una deu­da pú­bli­ca in­fe­rior al 40%, una in­fla­ción que no lle­ga al 2% y un dé­fi­cit pú­bli­co del 4,5%); sin em­bar­go tie­ne se­rias ca­ren­cias en sanidad y edu­ca­ción, sec­to­res esen­cia­les en un Es­ta­do del bie­nes­tar.

Has­ta aho­ra, la per­cep­ción de que el rey ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y la cohe­sión so­cial del país ha apar­ta­do a Ma­rrue­cos de la fór­mu­la re­vo­lu­cio­na­ria se­gui­da por otros paí­ses ára­bes y, por eso, se ha­bla de la ex­cep­ción ma­rro

quí. To­do pue­de ser cri­ti­ca­do sin tras­pa­sar tres lí­neas ro­jas: el rey, el is­lam y el Sáha­ra; los de­re­chos de la mu­jer se am­plia­ron en 2004 con un nue­vo Có­di­go (aunque mu­chas de sus nor­mas no se apli­can) y en­tre los 395 es­ca­ños del pró­xi­mo Par­la­men­to ma­rro­quí 60 es­ta­rán re­ser­va­dos pa­ra mu­je­res y 30, pa­ra jó­ve­nes. No obs­tan­te, pa­ra You­ness Belg­ha­zi, es­tu­dian­te de ci­ne en Ca­sa­blan­ca y miem­bro del M-20, las cuo­tas no tie­nen nin­gún sen­ti­do, por­que “ni si­quie­ra re­fle­jan la so­cie­dad ma­rro­quí”

y res­pon­den so­lo a una dis­po­si­ción del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. “Es­ta­mos har­tos de ese dis­cur­so que se re­pi­te y de que na­da cam­bie. So­bre la ley to­do es­tá clean, pe­ro en la reali­dad es otra co­sa”, re­la­ta.

Lu­cha con­tra la abs­ten­ción.

Los úl­ti­mos pa­sos re­for­mis­tas de Moha­med VI se que­dan, pues, le­jos de las as­pi­ra­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de mu­chos ma­rro­quíes y, por ello, va­rias for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas se han su­ma­do al boi­cot elec­to­ral que pro­mue­ve el Mo­vi mien­to 20 de Fe­bre­ro. Así pues, una de las ba­ta­llas a li­brar se­rá la de la abs­ten­ción, que en las le­gis­la­ti­vas de 2007 al­can­zó el 63%. En es­te con­tex­to Ami­na Buai­nach, miem­bro de la co­mi­sión crea­da pa­ra la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y pre­si­den­ta de la Or­ga­ni­za­ción Ma­rro­quí de De­re­chos Hu­ma­nos, aler­ta de que el cam­bio es­tá li­ga­do a la par­ti­ci­pa­ción en los co­mi­cios. “La gen­te no vo­ta por­que cri­ti­ca a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, pe­ro lo que no sa­ben es que, cuan­do no van a vo­tar, son las per­so­nas a quie­nes se les ha pa­ga­do las que ga­nan. Si acu­den a vo­tar, su fuer­za se­rá su­pe­rior”, in­sis­te.

El es­ce­na­rio que se abri­rá tras el 25N es una in­cóg­ni­ta por­que el nue­vo mar­co cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ce que el rey nom­bra­rá pre­si­den­te del Go­bierno -has­ta aho­ra Ma­rrue­cos con­ta­ba con un pri­mer mi­nis­tro- a un miem­bro del par­ti­do que ga­ne las elec­cio­nes, pe­ro no es­pe­ci­fi­ca si el ven­ce­dor de­ber ser­lo en nú­me­ro de vo­tos o en es­ca­ños. Co­mo, ade­más, la ley prohí­be pu­bli­car son­deos quin­ce días an­tes del ini­cio de la cam­pa­ña y has­ta el cie­rre del pro­ce­so, na­die pue­de aven­tu­rar quién tie­ne más pro­ba­bi­li­da­des de asu­mir las rien­das del país.

A ello se su­ma el com­ple­jo mo­sai­co po­lí­ti­co en el que se pue­den con­tar has­ta 33 for­ma­cio­nes dis­tin­tas y un jue­go de alian­zas que fluc­túa en fun­ción de la arit­mé­ti­ca par­la­men­ta­ria. Sim­pli­fi­can­do el ma­pa po­lí­ti­co, pue-

Los par­ti­dos se mue­ven en­tre las pro­me­sas eco­nó­mi­cas y las de re­no­va­ción po­lí­ti­ca Los par­ti­dos se mue­ven en­tre las pro­me­sas eco­nó­mi­cas y las de re­no­va­ción po­lí­ti­ca

den iden­ti­fi­car­se tres gran­des blo­ques. En pri­mer lu­gar, la lla­ma­da Kutla, coa­li­ción in­te­gra­da por los con­ser­va­do­res del Is­tiq­lal (PI), la Unión So­cia­lis­ta de Fuer­zas Po­pu­la­res ( USFP), y el Par­ti­do de Pro­gre­so y So­cia­lis­mo (PPS). En se­gun­do lu­gar, la alian­za de ocho par­ti­dos de cor­te li­be­ral, bau­ti­za­da co­mo G-8, ca­pi­ta­nea­da por la Unión Na­cio­nal de In­de­pen­dien­tes ( RNI) y el Par­ti­do Au­ten­ti­ci­dad y Mo­der­ni­dad ( PAM). El ta­ble­ro lo com­ple­tan los is­la­mis­tas mo­de­ra­dos del Par­ti­do Jus­ti­cia y Desa­rro­llo (PJD), que, pro­pul­sa­dos por el efec­to Tú­nez, po­drían ex­pe­ri­men­tar un as­cen­so, e in­clu­so ga­nar, el día 25.

Un mo­men­to “apa­sio­nan­te”.

En cuan­to a los pro­gra­mas elec­to­ra­les, los par­ti­dos se mue­ven en­tre las pro­me­sas eco­nó­mi­cas y las de re­no­va­ción po­lí­ti­ca. La for­ma­ción del ac­tual pri­mer mi­nis­tro, Ab­bas el Fas­si (PI), pro­me­te un cre­ci­mien­to del 5% (el FMI cal­cu­la que Ma­rrue­cos ter­mi­na­rá 2011 con un 4,6%, siete dé­ci­mas por en­ci­ma de los paí­ses de la re­gión), crear 850.000 em­pleos o dis­mi­nuir la ta­sa de anal­fa­be­tis­mo del 45% al 20%. Sa­lahed­di­ne Me­zuar, lí­der del RNI y ac­tual mi­nis­tro de Eco­no­mía, a quien la pren­sa ve bien si­tua­do pa­ra pre­si­dir el fu­tu­ro Go­bierno, pre­ten­de do­tar al país de ma­yo­res co­tas de pro­gre­so. “Es­ta­mos an­te dos mo­de­los de so­cie­dad: una so­cie­dad mo­der­na, de­mo­crá­ti­ca y abier­ta, fren­te a un mo­de­lo con­ser­va­dor”, de­cla­ra­ba re­cien­te­men­te des­mar­cán­do­se del idea­rio is­la­mis­ta. Mien­tras, el lí­der del PJD, Ab­de­li­lah Ben­ki­ra­ne, defiende un is­lam “li­be­ral” y sue­le de­cir que, si go­bier­nan, no in­ter­ven­drán en la vi­da per­so­nal de la gen­te, pe­ro que si los ho­mo­se­xua­les quie­ren ma­ni­fes­tar­se en las ca­lles, se en­con­tra­rán con una ne­ga­ti­va.

Des­de Es­pa­ña se es­tu­dia con aten­ción la nue­va eta­pa abier­ta im­pul­sa­da por el rey de Ma­rrue­cos y, se­gún el em­ba­ja­dor en Ra­bat, Al­ber­to Na­va­rro, Es­pa­ña tie­ne que “acom­pa­ñar” es­te mo­men­to “apa­sio­nan­te” en la his­to­ria del país ma­gre­bí. El di­plo­má­ti­co re­sal­ta el he­cho de que Ma­rrue­cos no se ha­ya de­can­ta­do, co­mo han he­cho Tú­nez, Egip­to o Li­bia, por la re­vo­lu­ción o por la ruptura, y sos­pe­cha que la reor­de­na­ción del ta­ble­ro po­lí­ti­co en el nor­te de Áfri­ca ten­drá con­se­cuen­cias en el con­flic­to del Sáha­ra Oc­ci­den­tal. De he­cho, la pos­tu­ra de Ma­rrue­cos se es­tá vien­do re­for­za­da tan­to a ni­vel re­gio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal­men­te des­pués de la des­apa­ri­ción de Mua­mar el Ga­da­fi, uno de los va­le­do­res del Fren­te Polisario.

Ejem­plo. El rey Moha­med

VI vo­tan­do en el pa­sa­do re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.