Los is­la­mis­tas van por de­lan­te en Egip­to

Los is­la­mis­tas es­tán en ca­be­za en los son­deos pa­ra las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 28 de no­viem­bre mien­tras el ejér­ci­to fa­vo­re­ce en se­cre­to el re­gre­so del clan Mu­ba­rak.

Tiempo - - MUNDO - POR ALAN LOQUET

“ejér­ci­to y pue­blo egip­cio uni­dos” era uno de los es­ló­ga­nes de la re­vo­lu­ción que de­rri­bó a Hos­ni Mu­ba­rak el 11 de fe­bre­ro pa­sa­do. La pla­za Tah­rir, epi­cen­tro de la con­tes­ta­ción y sím­bo­lo de la Pri­ma­ve­ra ára­be, ce­le­bró la mar­cha del dic­ta­dor 30 años des­pués de su lle­ga­da. El apo­yo po­pu­lar al Ejér­ci­to se ma­te­ria­li­zó el 19 de mar­zo en un re­fe­rén­dum. Un 77% de los egip­cios vo­ta­ron las en­mien­das a la Cons­ti­tu­ción que abre la puer­ta a las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. Em­pe­za­rán por el es­cru­ti­nio de la Asam­blea del Pue­blo a par­tir del pró­xi­mo 28 de no­viem­bre.

El pro­ce­so elec­to­ral se ca­rac­te­ri­za co­mo uno de los prin­ci­pa­les avan­ces de­mo­crá­ti­cos en el país. Ca­be aña­dir tam­bién que la crea­ción de sin­di­ca­tos li­bres o la di­so­lu­ción del Par­ti­do Na­cio­nal De­mo­crá­ti­co (PND) –par­ti­do de Hos­ni Mu­ba­rak- son otros sig­nos del vien­to del cam­bio que so­pla aho­ra en Egip­to. A pe­sar de to­do, las re­la­cio­nes en­tre el Con­se­jo Su­pre­mo de las Fuer­zas Ar­ma­das y los egip­cios se han de­gra­da­do, ocho me­ses des­pués del prin­ci­pio de la Tran­si­ción. Pa­ra Khat­tar Abou Diab, po­li­tó­lo­go, es­pe­cia­lis­ta en el mun­do ára­be: “La trans­pa­ren­cia del rol del Ejér­ci­to cons­ti­tu­ye un pro­ble­ma. In­ter­fie­re en la vi­da po­lí­ti­ca y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del Es­ta­do. Di­ce que va a re­gre­sar a su cuar­tel tras la tran­si­ción. Pe­ro, ¿lo ha­rá? Quie­re man­te­ner sus pre­rro­ga­ti­vas eco­nó­mi­cas. Ne­go­cia­rá su sa­li- da con fuer­za”. El Par­ti­do de la Li­ber­tad y de la Jus­ti­cia, pro­ve­nien­te de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, en­ca­be­za los son­deos pa­ra las le­gis­la­ti­vas. Se­gún las en­cues­tas de opi­nión, un 35% de los egip­cios apo­ya la co­fra­día is­la­mis­ta, que com­pi­te con­tra una de­ce­na de par­ti­dos. Sus di­ri­gen­tes se mues­tran co­mo pro­fe­sio­na­les de la po­lí­ti­ca y son los úni­cos que pre­sen­tan can­di­da­tos en to­do el te­rri­to­rio egip­cio. Cla­si­fi­ca­dos co­mo con­ser­va­do­res, los is­la­mis­tas no han des­ve­la­do to­da­vía su pro­gra­ma de cam­pa­ña. “Po­drían po­ner en te­la de jui­cio el acuer­do de paz con Israel, el prin­ci­pio de ciu­da­da­nía o la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, por­que es­tán en con­tra del tu­ris­mo por ejem­plo”, ex­pli­ca As­sia Bou­ta­leb, doc­to­ra­da en la Uni­ver­si­dad París 13.

Pa­ra evi­tar una epi­de­mia is­la­mis­ta en el po­der, la jun­ta mi­li­tar es­ta­ría re­in­te­gran­do al jue­go po­lí­ti­co las re­des, los fon­dos y los hom­bres del PND. La ley elec­to­ral, con­ce­bi­da por los mi­li­ta­res, fa­vo­re­ce a los in­de­pen­dien­tes. De he­cho, ase­gu­ra la pre­sen­cia de los an­ti­guos ca­ci­ques del sis­te­ma de Mu­ba­rak en el pró­xi­mo pro­ce­so po­lí­ti­co.

Euforia, de­cep­ción y te­mor.

“El asun­to más im­por­tan­te de las le­gis­la­ti­vas re­si­de en el re­sul­ta­do de los nú­cleos na­ci­dos en la re­vo­lu­ción –ex­pli­ca Abou Diab–. Re­pre­sen­tan un con­tra­pe­so úni­co pa­ra de­fen­der un Es­ta­do de De­re­cho, la po­si­ción de la mu­jer o de los cop­tos en la so­cie­dad”. A pe­sar de la fuer­te mo­vi­li­za­ción que se pro­du­jo an­te el re­fe­rén­dum de mar­zo, los ana­lis­tas te­men en es­ta oca­sión una ba­ja ta­sa de vo­tan­tes por va­rias ra­zo­nes. La euforia que acom­pa­ñó la caí­da de Mu­ba­rak ha si­do sus­ti­tui­da por la de­cep­ción re­sul­tan­te de la ges­tión mi­li­tar. Más aún, el de­rrum­ba­mien­to de la po­li­cía du­ran­te los 18 días de mo­vi­li­za­ción pre­sa­gia dis­tur­bios y vio­len­cias sus­cep­ti­bles de po­ner en te­la de jui­cio una elec­ción trans­pa­ren­te. La muer­te de un pre­so por tor­tu­ra po­li­cial a fi­na­les del mes de oc­tu­bre au­men­tó la ten­sión en­tre la ins­ti­tu­ción y el pue­blo.

Más allá del co­le­gio elec­to­ral, la re­no­va­ción del país pa­sa tam­bién por la paz so­cial. Ba­jo Mu­ba­rak, so­lía man­te­ner­se con el in­cre­men­to de los suel­dos. Pe­ro en un con­tex­to de cri­sis mun­dial, la Pri­ma­ve­ra ára­be no arre­gló las co­sas. La caí­da del tu­ris­mo -con un des­cen­so de un 40% en los seis pri­me­ros me­ses del año-, uno de los pi­la­res de la eco­no­mía, im­pi­dió es­te pro­ce­so. Se mul­ti­pli­can las ma­ni­fes­ta­cio­nes de abo­ga­dos, po­li­cías y otros fun­cio­na­rios y los jue­ces tam­bién se han in­vo­lu­cra­do en la eco­no­mía ile­ga­li­zan­do las pri­va­ti­za­cio­nes de los úl­ti­mos 15 años.

En es­te es­ce­na­rio de des­or­den, Egip­to lle­ga al cru­ce de ca­mi­nos: una ines­ta­bi­li­dad du­ra­de­ra o el prin­ci­pio de la de­mo­cra­cia. Las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas da­rán la pri­me­ra in­di­ca­ción.

Cam­pa­ña. Pro­pa­gan­da pa­ra las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en una ave­ni­da de El Cai­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.