Co­mien­za el fu­tu­ro

La sa­li­da de Sil­vio Ber­lus­co­ni y la lle­ga­da del ex­co­mi­sa­rio europeo Ma­rio Mon­ti abren un nue­vo es­ce­na­rio en la po­lí­ti­ca ita­lia­na.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Al fi­nal fue el an­ciano pre­si­den­te Gior­gio Na­po­li­tano, 86 años, quien le pu­so el cas­ca­bel al ga­to ma­ne­jan­do con sa­bi­du­ría y pru­den­cia la as­fi­xian­te reali­dad eco­nó­mi­ca ex­pre­sa­da en la pre­sión de los mer­ca­dos so­bre la in­so­por­ta­ble deu­da ita­lia­na, y de ahí de­ri­va­ron las exi­gen­cias del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, la Unión Eu­ro­pea y el dúo que for­man An­ge­la Mer­kel y Ni­co­las Sar­kozy. Es cu­rio­so que fue­ran esos ten­tácu­los os­cu­ros lla­ma­dos mer­ca­dos los que es­tran­gu­la­ran a Sil­vio Ber­lus­co­ni, que du­ran­te tan­tos años hi­zo alar­de de ser uno de los más ima­gi­na­ti­vos em­pre­sa­rios del mun­do y se au­to­pro­cla­mó con fre­cuen­cia el hom­bre más ca­paz pa­ra di­ri­gir el país en una so­cie­dad de mer­ca­do li­bre y abier­to.

Es co­mo si una tru­cha se as­fi­xia­ra en el río. Ber­lus­co­ni se re­sis­tía a aban­do­nar la es­ce­na po­lí­ti­ca y has­ta que no le vie­ron, ami­gos y enemi­gos, acu­dir al pa­la­cio del Qui­ri­nal pa­ra pre­sen­tar su di­mi­sión al pre­si­den­te, du­da­ban de sus in­ten­cio­nes. So­lo en­ton­ces una or­ques­ta de­ci­dió in­ter­pre­tar an­te las puer­tas del pa­la­cio pre­si­den­cial el Ale­lu­ya del Me­sías de Haen­del pa­ra ce­le­brar la re­ti­ra­da de Il Ca­va­lie­re. En esos días ha­bía in­ten­ta­do sa­car un as de la man­ga pa­ra se­guir ju­gan­do y ser él quien mar­ca­ra y alar­ga­ra los tiem­pos de su re­nun­cia, que­ría re­tra­sar­la has­ta co­mien­zos de di­ciem­bre.

Dos hom­bres fren­te a fren­te.

Y en esos mo­men­tos, con sus do­tes de sal­tim­ban­qui y de tri­le­ro, en­sa­ya­ba una ma­nio­bra que le per­mi­tie­ra alar­gar su tiem­po de po­der. Pe­ro no ha­bía tiem­po, era un sen­ti­mien­to que es­ta­ba en la ca­lle y el pre­si­den­te Na­po­li­tano se lo tras­la­dó con to­da cla­ri­dad. Eran dos hom­bres que es­ta­ban de nue­vo fren­te a fren­te, y

en­fren­ta­dos, lo es­tu­vie­ron va­rias ve­ces, ya que en di­ver­sas oca­sio­nes fue Na­po­li­tano el que tu­vo que sal­var la dig­ni­dad de Ita­lia, pues­ta en en­tre­di­cho por las bu­fo­na­das del pri­mer mi­nis­tro.

Aho­ra era dis­tin­to, no se tra­ta­ba de sal­var­le la ca­ra a Ber­lus­co­ni, sino de sal­var a Ita­lia de la ban­ca­rro­ta, y eso exi­gía que di­mi­tie­ra el pri­mer mi­nis­tro. Los ar­gu­men­tos eran de un pe­so aplas­tan­te: an­tes del pró­xi­mo mes de abril el Es­ta­do ten­drá que co­lo­car 200.000 mi­llo­nes de eu­ros en los mer­ca­dos de deu­da pa­ra man­te­ner la res­pi­ra­ción eco­nó­mi­ca y ya no se tra­ta­ba de que los in­tere­ses es­tu­vie­ran por las nu­bes, que lo es­ta­ban, se tra­ta­ba de que na­die com­pra­ría los bo­nos del Te­so­ro por­que na­die se fia­ba de Ber­lus­co­ni. Era ur­gen­te re­cu­pe­rar la con­fian­za de los mer­ca­dos, de Eu­ro­pa y de los ciu­da­da­nos. Los son­deos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes De­mó­po­lis re­fle­ja­ban el de­sen­can­to y la an­sie­dad de los ita­lia­nos, el bu­fón ya no ha­cía gra­cia ni a los su­yos. El Go­bierno so­lo con­ta­ba con el apo­yo del 20% de los ita­lia­nos, los mis- mos del pri­mer mi­nis­tro, y el Par­la­men­to es­ta­ba en las ci­fras del des­pre­cio, so­lo un 16% con­fia­ba en su la­bor.

A Na­po­li­tano, que es un po­lí­ti­co de ra­za, no le gus­ta el Go­bierno de téc­ni­cos, pe­ro se tra­ta­ba de evi­tar el nau­fra­gio y re­cu­pe­rar el sen­ti­do de pa­la­bras co­mo dig­ni­dad, ser­vi­cio, es­crú­pu­los, res­pon­sa­bi­li­dad, bien co­mún. El úni­co que apar­te de te­ner la com­pe­ten­cia cons­ti­tu­cio­nal te­nía au­to­ri­dad mo­ral pa­ra po­ner en mar­cha un go­bierno de emer­gen­cia for­ma­do por téc­ni­cos, sin des­car­tar a los po­lí­ti­cos, era el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Los son­deos de De­mó­po­lis le da­ban al pre­si­den­te, en me­dio de las tur­bu­len­cias de la cri­sis, una va­lo­ra­ción su­pe­rior al 80%. Se ba­ra­jó la po­si­bi­li­dad de unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, pe­ro ca­si to­dos ter­mi­na­ron por des­car­tar­las, los pla­zos elec­to­ra­les se­gún la le­gis­la­ción ita­lia­na ne­ce­si­ta­rían un tiem­po que no ha­bía, y sa­lir de la emer­gen­cia fi­nan­cie­ra era un im­pe­ra­ti­vo ca­te­gó­ri­co.

Cam­bio ne­ce­sa­rio.

Se tra­ta­ba de afron­tar un es­ta­do de ne­ce­si­dad. La con­fron­ta­ción elec­to­ral con sus exi­gen­tes y ás­pe­ros de­ba­tes se­ría al­go así co­mo to­car mú­si­ca bai­la­ble mien­tras el

Ti­ta­nic se hun­día. So­lo los neo­fas­cis­tas pa­da­nos de Um­ber­to Bos­si y el ala de­re­chis­ta y dura del par­ti­do Pue­blo de la Li­ber­tad (PDL) de Ber­lus­co­ni de­fen­dían, y si­guen de­fen­dien­do, acu­dir a las ur­nas. Na­po­li­tano asu­mió el pa­pel de guio­nis­ta de la si­tua­ción. En­con­tró al mir­lo blan­co sin ne­ce­si­dad de sa­car­lo de la chis­te­ra.

Se tra­ta­ba del pro­fe­sor Ma­rio Mon­ti, un nom­bre que ge­ne­ra con­sen­sos muy am­plios y de un pres­ti­gio in­dis­cu­ti­ble. Tie­ne una só­li­da for­ma­ción aca­dé­mi­ca ad­qui­ri­da en la Uni­ver­si­dad Boc­co­ni de Mi­lán, de la que fue alumno, pro­fe­sor, rec­tor y pre­si­den­te. No se tra­ta de un téc­ni­co, ni de un tec­nó­cra­ta en el sen­ti­do más pu­ro de la pa­la­bra, ya que ha desa­rro­lla­do a lo lar­go de diez años una in­ten­sa ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca co­mo co­mi­sa­rio europeo, en dos co­mi­sa­rías tan exi­gen­tes de cin­tu­ra po­lí­ti­ca co­mo la del Mer­ca­do In­te­rior y so­bre to­do la de la Com­pe­ten­cia. Por eso tam­po­co ha querido for­mar un Go­bierno de téc­ni­cos asép­ti­cos, sino en­tre­ve­ra­do de po­lí­ti­cos. Na­po­li­tano le nom­bró se­na­dor vi­ta­li­cio po­cos días an­tes de en­car­gar­le for­mar Go­bierno. Es la ca­ra opues­ta de Ber­lus­co­ni, co­mo se es­tá vien­do es­tos días en la pren­sa in­de­pen­dien­te ita­lia­na y eu­ro­pea, don­de un di­lu­vio de ad­je­ti­vos lau­da­to­rios caen so­bre Mon­ti, mien­tras una gra­ni­za­da de des­ca­li­fi­ca­cio­nes aplas­tan a Il Ca­va­lie­re.

Se tra­ta de una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción cul­tu­ral en la que se pa­sa­rá de la fri­vo­li­dad al ri­gor, de la le­ve­dad del ser al co­no­ci­mien­to com­pe­ten­te, de la in­mo­ra­li­dad

Ha si­do Na­po­li­tano quien ha sal­va­do la dig­ni­dad de Ita­lia, pues­ta en en­tre­di­cho por las bu­fo­na­das de Il Ca­va­lie­re Ma­rio Mon­ti, que ge­ne­ra con­sen­sos y tie­ne un pres­ti­gio in­dis­cu­ti­ble, es la ca­ra opues­ta de Ber­lus­co­ni

sus­tan­ti­va a los va­lo­res del com­pro­mi­so, de la in­sen­sa­tez a la sen­sa­tez. Mon­ti ar­ti­cu­ló su Go­bierno pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo de evi­tar el res­ca­te y sa­near la si­tua­ción fi­nan­cie­ra, re­to­mar el ca­mino del cre­ci­mien­to en un cua­dro de aten­ción a la equi­dad so­cial. El nue­vo pri­mer mi­nis­tro tam­bién se ha referido “al tra­ba­jo bien he­cho pa­ra re­cu­pe­rar nues­tro pues­to en Eu­ro­pa, de la que fui­mos fun­da­do­res y de la que de­be­mos vol­ver a ser protagonistas”.

El cam­bio de cul­tu­ra se em­pe­zó a ver en los mo­vi­mien­tos de Mon­ti y de sus mi­nis­tros en las com­pa­re­cen­cias pú­bli­cas, no hu­bo las ri­sas des­con­tro­la­das y los abra­zos des­me­su­ra­dos de la épo­ca de Ber­lus­co­ni cuan­do pi­sa­ba los es­ce­na­rios del po­der. Lo que se vie­ron fue­ron ges­tos de preocupación, y no es pa­ra me­nos, ya que el re­to que tie­nen por de­lan­te es enor­me. Tie­nen que ha­cer mu­chas re­for­mas es­truc­tu­ra­les, ya que los úl­ti­mos diez años de Ber­lus­co­ni fue­ron de un in­mo­vi­lis­mo to­tal. No se­rá un pla­to gus­to­so ni pa­ra Mon­ti, ni pa­ra sus mi­nis­tros. Se­rá un Go­bierno que exi­gi­rá su­dor y lá­gri­mas. Por in­di­ca­ción de Na­po­li­tano tra­ta­rá de que el sa­cri­fi­cio no des­car­gue su pe­so so­bre los más dé­bi­les, buen pro­pó­si­to pe­ro de di­fí­cil cum­pli­mien­to.

Uno de los pro­ble­mas pa­ra que el nue­vo Go­bierno desa­rro­lle su ac­ción con nor­ma­li­dad y efi­ca­cia va a ser Ber­lus­co­ni. Il

Ca­va­lie­re, en vez de des­pe­dir­se, ma­ni­fes­tó que pen­sa­ba se­guir en po­lí­ti­ca y de ma­ne­ra muy ac­ti­va, y co­mo es un in­sen­sa­to les pon­drá a Mon­ti y a Na­po­li­tano to­dos los pa­los que pue­da en las rue­das. Es­pe­re­mos que tan­to el ho­ri­zon­te ju­di­cial co­mo un me­jor co­no­ci­mien­to de su ges­tión ter­mi­nen hun­dién­do­le. Per­de­rá bue­na par­te de los apo­yos me­diá­ti­cos que has­ta aho­ra tu­vo, en con­cre­to los de la RAI y de al­gu­nos pe­rió­di­cos que res­ca­ta­rán su in­de­pen­den­cia. Es­to tam­bién con­tri­bui­rá a que le aban­do­ne el ala más cen­tris­ta de su par­ti­do.

La so­lu­ción del Go­bierno de Mon­ti no es la ideal, pe­ro es la me­nos ma­la.

Re­le­vo. Ma­rio Mon­ti, nue­vo pri­mer mi­nis­tro ita­liano, en

el pa­la­cio del Qui­ri­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.