Jo­ve­lla­nos, la pe­núl­ti­ma víc­ti­ma

El 27 de no­viem­bre ha­rá 200 años que mu­rió el gran ilus­tra­do y per­se­gui­do por el fa­na­tis­mo. Cul­mi­nan aho­ra me­ses de con­me­mo­ra­ción.

Tiempo - - CULTURA - POR IGNACIO ME­RINO

Han pa­sa­do dos si­glos y tan­to su pen­sa­mien­to co­mo su ejem­plo si­guen vi­vos. Lo prue­ban los cien­tos de ac­tos ce­le­bra­dos en su me­mo­ria y pa­ra el es­tu­dio de su obra. Su pres­ti­gio no ha men­gua­do. Por­que co­mo in­te­lec­tual com­pro­me­ti­do con su tiem­po, en pleno Si­glo de las Lu­ces, Bal­ta­sar Gas­par Mel­chor de Jo­ve­lla­nos su­po la­brar­se una repu­tación ex­tra­or­di­na­ria. Una ta­rea, cier­ta­men­te, bas­tan­te arries­ga­da pa­ra un li­bre­pen­sa­dor po­co dó­cil a las ser­vi­dum­bres del po­der y el ga­rro­te del fa­na­tis­mo. La In­qui­si­ción ace­cha­ba cual­quier atis­bo de he­te­ro­do­xia has­ta en los asun­tos más ni­mios. So­pla­ban vien­tos de re­for­ma, sí, pe­ro pa­ra los fer­vien­tes par­ti­da­rios de es­ta po­lí­ti­ca inau­gu­ra­da por Car­los III ha­bía ade­más otro fren­te ul­tra­mon­tano, más du­ro de pe­lar in­clu­so: la aris­to­cra­cia te­rra­te­nien­te que aca­pa­ra­ba car­gos y pre­ben­das, dis­pues­ta a cor­tar de raíz cual­quier ini­cia­ti­va que cer­ce­na­ra sus pri­vi­le­gios.

Jo­ve­lla­nos co­no­cía bien los dos es­ta­men­tos que tra­ta­ban de fre­nar las re­for­mas ilus­tra­das -jerarquía ecle­siás­ti­ca y al­ta no­ble­za- con­tra los que tu­vo que com­ba­tir to­da su vi­da. Ha­bía na­ci­do en una fa­mi­lia no­ble de As­tu­rias, aunque sin for­tu­na, y reali­zó es­tu­dios ecle­siás­ti­cos has­ta li­cen­ciar­se en cá­no­nes. Fue en la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá de He­na­res, en 1764, don­de co­no­ció a Ca­dal­so y Cam­po­ma­nes, dos só­li­das co­lum­nas del ra­cio­na­lis­mo po­lí­ti­co, el li­be­ra­lis­mo mer­can­til y la re­for­ma de la so­cie­dad. De am­bos fue ami­go y tam­bién del re­for­mis­ta Ola­vi­de. Des­de en­ton­ces per­te­ne­ció a la éli­te del des­po­tis­mo ilus­tra­do, que con­sis­tía en el go­bierno de los más pre­pa­ra­dos (no obli­ga­to­ria­men­te de los no­bles por he­ren­cia), el re­for­za­mien­to de la au­to­ri­dad real (pa­ra fre­nar la in­ter­ven­ción de la Igle­sia) y la preocupación por el bie­nes­tar co­mún. “To­do pa­ra el pue­blo, pe­ro sin el pue­blo” fue el le­ma con el que se co­no­ció es­ta for­ma de go­bierno.

En es­te con­tex­to Jo­ve­lla­nos bri­lló y triun­fó. No por ar­di­des cor­te­sa­nos sino por mé­ri­tos pro­pios y co­rrec­ta es­tra­te­gia. Tras li­cen­ciar­se vi­vió 12 años en Se­vi­lla (1766-78), don­de co­men­zó una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en el ám­bi­to ju­rí­di­co que le hi­zo ga­nar la con­si­de­ra­ción de los go­ber­nan­tes. Sus ideas li­be­ra­les, que iban más allá del re­for­mis­mo ilus­tra­do y bus­ca­ban la pre­pa­ra­ción e in­te­gra­ción de las cla­ses me­dias en la vi­da pú­bli­ca, aflo­ra­ron en el her­vi­de­ro an­da­luz, don­de fue uno de los pro­mo­to­res de la So­cie­dad Pa­trió­ti­ca de Se­vi­lla.

Tras va­rios em­pe­ños por fin con­si­gue que lo tras­la­den a Ma­drid, su me­ta po­lí­ti-

ca. Ahí pa­sa­rá otros 12 años (1778-1790), los me­jo­res de su ca­rre­ra, an­tes de que co­mien­ce el lar­go de­cli­ve, con per­se­cu­ción, exi­lios y has­ta cár­cel. La muer­te de Car­los III en 1778 fue la cús­pi­de des­de la que se pre­ci­pi­tó el in­ci­pien­te li­be­ra­lis­mo es­pa­ñol, a ma­nos del in­tri­gan­te Godoy y la si­nies­tra rei­na Ma­ría Lui­sa, que odia­ba to­do lo que aten­ta­ra con­tra el po­der om­ní­mo­do de la Co­ro­na. El mie­do de Car­los IV an­te los acon­te­ci­mien­tos de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa hi­zo que to­do lo que olie­ra a li­be­ral o re­for­mis­ta fue­se ta­cha­do de trai­dor.

Ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo.

La gran ca­rre­ra de Jo­ve­lla­nos en Ma­drid no le va­lió de mu­cho. Ha­bía lle­ga­do co­mo pro­te­gi­do del du­que de Al­ba y en­se­gui­da for­mó par­te del gru­po de co­la­bo­ra­do­res del Fis­cal del Con­se­jo de Cas­ti­lla, su ami­go Cam­po­ma­nes, quien le en­car­gó di­ver­sos tra­ba­jos e in­for­mes, cum­pli­dos es­cru­pu­lo­sa­men­te y con bri­llan­tez. Su ac­ti­vi­dad no co­no­cía lí­mi­te ni ape­nas des­can­so. Ac­ce­dió al Con­se­jo de las Ór­de­nes Mi­li­ta­res y for­mó par­te de la co­mi­sión que pu­so en mar­cha el Ban­co de San Car­los (fu­tu­ro Ban­co de Es­pa­ña). Fue tam­bién di­rec­tor de la So­cie­dad Eco­nó­mi­ca Ma­tri­ten­se de Ami­gos del País, una ins­ti­tu­ción que re­co­gía los idea­les ma­só­ni­cos en un país don­de la Franc­ma­so­ne­ría es­ta­ba per­se­gui­da por el Al­tar y el Trono. El In­for­me agra­rio pre­sen­ta­do al Con­se­jo de Cas­ti­lla, ade­más de es­tar es­cri­to con to­tal pul­cri­tud, re­co­ge por pri­me­ra vez la ne­ce­si­dad de li­be­rar sue­lo en po­der de “ma­nos muer­tas”. Su vi­da cul­tu­ral es ple­na en la ca­pi­tal de las Es­pa­ñas, lle­ga a ser miem­bro de las tres Reales Aca­de­mias.

To­da es­ta efer­ves­cen­cia se es­fu­mó en 1789. El te­mor a los des­ma­nes re­vo­lu­cio­na­rios hi­zo que las re­for­mas se pa­ra­li­za­ran, se per­si­guie­ran las ideas ilus­tra­das y que­da­ran apar­ta­dos de la Cor­te los pen­sa­do­res más avan­za­dos. Jo­ve­lla­nos era par­ti­da­rio del conde de Aran­da, más pro­gre­sis­ta que los mo­de­ra­dos de Flo­ri­da­blan­ca, y eso le aca­rreó el pri­mer des­tie­rro de Ma­drid por su in­ti­mi­dad con el di­rec­tor del Ban­co de San Car­los, Fran­cis­co Ca­ba­rrús, a quien la ava­ri­cia de la rei­na Ma­ría Lui­sa ha­bía lo­gra­do en­car­ce­lar. Es­ta­ble­ci­do en As­tu­rias, no se que­dó quie­to. Via­jó por Can­ta­bria y el País Vas­co pa­ra co­no­cer e in­for­mar so­bre la mi­ne­ría de car­bón has­ta que con­si­guió que se li­be­ra­ra su ex­plo­ta­ción, has­ta en­ton­ces en ma­nos de la Co­ro­na. En los 90, cuan­do Es­pa­ña vi­vía a la som­bra de Na­po­león,

Plan­teó la ur­gen­cia de li­be­rar la tie­rra de las

ma­nos muer­tas, o sea la Igle­sia y la no­ble­za Pre­so por or­den de Godoy, se ga­nó el afec­to de sus car­ce­le­ros, tan­to frai­les co­mo mi­li­ta­res

rehu­só la em­ba­ja­da en Ru­sia (un exi­lio en­cu­bier­to), pe­ro sí acep­tó el Mi­nis­te­rio de Gra­cia y Jus­ti­cia, pues­to des­de el que tra­tó de dis­mi­nuir la in­fluen­cia de la In­qui­si­ción. Du­ró nue­ve me­ses. De nue­vo en Gi­jón se de­di­có al es­tu­dio de la len­gua ver­ná­cu­la de su tie­rra y al pro­yec­to de una Aca­de­mia As­tu­ria­na de la Len­gua.

A la cár­cel con las ideas.

La con­tra­rre­vo­lu­ción alum­bra el nue­vo si­glo. En Fran­cia, Na­po­león es­ca­la las me­se­tas del po­der a la ma­ne­ra de Ju­lio César, con la vista en el im­pe­rio. Godoy vuel­ve a las an­da­das en Es­pa­ña, pe­ro es­ta vez no quie­re me­dias tin­tas: or­de­na la de­ten­ción de Jo­ve­lla­nos y que se le aís­le en Ma­llor­ca, es­tre­cha­men­te vi­gi­la­do en la car­tu­ja de Vall­de­mo­sa. Pe­ro los mon­jes no lo­gra­rán do­ble­gar su es­pí­ri­tu crí­ti­co y ra­cio­nal. Al con­tra­rio, se de­jan ga­nar por su eru­di­ción y ca­ba­lle­ro­si­dad, re­la­jan las du­ras con­di­cio­nes im­pues­tas a su ré­gi­men de vi­da, le de­jan re­ci­bir vi­si­tas y con­sul­tar su bi­blio­te­ca. Es­ta co­mo­di­dad en­fu­re­ce a los tor­tu­ra­do­res de la li­ber­tad. Nue­vas ór­de­nes ta­jan­tes de la po­li­cía de Godoy: Jo­ve­lla­nos de­be in­gre­sar co­mo pre­so en el cas­ti­llo de Bell­ver. Se­rá cus­to­dia­do por un des­ta­ca­men­to de guar­dias y no po­drá re­ci­bir vi­si­tas.

Tam­po­co lo­gran aho­ra que los guar­dia­nes se en­sa­ñen con la víc­ti­ma. Los pro­pios sol­da­dos, vien­do có­mo se de­te­rio­ra su sa­lud, le traen co­mi­da de sus ca­sas, jue­gan con él a los nai­pes pa­ra en­tre­te­ner­lo y has­ta le leen al­gún li­bro –el que sa­be ha­cer­lo-, por­que don Gas­par ha per­di­do mu­cha vista y ya ni si­quie-

ra dis­tin­gue las le­tras con sus an­te­ojos. En Vall­de­mo­sa su ac­ti­vi­dad no de­cre­ció: or­ga­ni­zó be­cas pa­ra estudiantes po­bres, plan­tó ár­bo­les, man­tu­vo una ter­tu­lia, no de­jó de es­cri­bir. En Bell­ver, sin em­bar­go, su es­pí­ri­tu in­dó­mi­to se quie­bra an­te los ba­rro­tes y la sa­lud pre­ca­ria. An­te el de­cai­mien­to del cuer­po y la pro­xi­mi­dad de la muer­te, se acen­túa la re­li­gio­si­dad del reo. Es­cri­be a unos y a otros, de­ja es­ca­par su ve­na lí­ri­ca en poe­mas in­fla­ma­dos de amor y has­ta man­tie­ne una re­la­ción con una mu­jer, él, em­pe­der­ni­do sol­te­rón.

En 1808, en Aran­juez, el mo­tín con­tra Godoy se sal­da con la ab­di­ca­ción de Car­los IV en su hi­jo Fer­nan­do, el Desea

do. El jo­ven rey, maes­tro en el do­blez y la ocul­ta­ción, man­da li­be­rar a los pre­sos de con­cien­cia, ha­ce alar­de de li­be­ra­li­dad y pro­cla­ma su ad­mi­ra­ción por el em­pe­ra­dor de los fran­ce­ses has­ta el pun­to de acu­dir a Ba­yo­na y arro­jar­se a sus bra­zos pa­ra sa­lir rum­bo a un do­ra­do exi­lio; mien­tras, Jo­sé Bo­na­par­te, her­mano del ávi­do cor­so, de­ja a re­ga­ña­dien­tes su trono na­po­li­tano y acep­ta la co­ro­na de Es­pa­ña, a sa­bien­das de que no se­rá acep­ta­do. So­lo un pu­ña­do de li­be­ra­les op­ti­mis­tas, que con­fían en que los Bo­na­par­te trae­rán pro­gre­so y le­yes jus­tas, lo apo­yan. No es­tá en­tre ellos Gas­par de Jo­ve­lla­nos, quien re­cha­za en­trar en el Go­bierno y de­cla­ra: “Yo no si­go un par­ti­do, sino la san­ta y jus­ta cau­sa que sos­tie­ne mi pa­tria”.

Y así fue. Pre­sen­te en los pre­pa­ra­ti­vos de las Cor­tes Cons­ti­tu­yen­tes de Cá­diz, en las que tu­vo un pa­pel des­ta­ca­do, no al­can­zó a ver su cul­mi­na­ción en la Car­ta Mag­na del año 12, que sig­ni­fi­có la en­tra­da de Es­pa­ña en la Edad Con­tem­po­rá­nea. Mu­rió el 27 de no­viem­bre de 1811, ha­ce aho­ra 200 años. Pe­ro bas­ta ha­ber­le leí­do pa­ra apre­ciar la luz del gran as­tu­riano en el tex­to cons­ti­tu­cio­nal.

Es­te año, su Gi­jón na­tal ha ce­le­bra­do el bi­cen­te­na­rio con una ex­tra­or­di­na­ria ex­po­si­ción de alien­to reivin­di­ca­ti­vo en el pa­la­cio Re­vi­lla­gi­ge­do, don­de se han reuni­do as­pec­tos de su vi­da fa­mi­liar, obras eco­nó­mi­cas, pro­yec­tos pe­da­gó­gi­cos, di­se­ños ur­ba­nís­ti­cos y co­rres­pon­den­cia.

En­tre los mu­chos es­tu­dio­sos de Jo­ve­lla­nos des­ta­ca el as­tu­riano Jo­sé Miguel Ca­so, quien de­di­có gran par­te de su vi­da a in­ves­ti­gar la lar­ga tra­yec­to­ria del maes­tro. La bio­gra­fía que le de­di­có es una de las me­jo­res re­fe­ren­cias pa­ra co­no­cer la epopeya de un hom­bre rec­to, en­tre­ga­do al bien pú­bli­co a la ma­ne­ra de la Re­pú­bli­ca ro­ma­na, un po­lí­ti­co com­pro­me­ti­do que por no trai­cio­nar a su con­cien­cia su­frió per­se­cu­ción y encierro. El gran in­te­lec­tual a la van­guar­dia de su tiem­po que, aunque eclip­sa­do por las gran­des

fran­ce­sas, si­gue bri­llan­do hoy en el fir­ma­men­to del Si­glo de las Lu­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.